El Correo de las Indias

Hacia un nuevo mundo

Grupo Cooperativo de las Indias

las Indias

las Indias 1099 ~ 29/01/2015 ~ 0 2

Lecturas interesantes del 29/01/2015

    aflatoun

  • El EIIL ya ha cruzado la frontera saudí
    Llegan los primeros informes de incursiones al otro lado de la frontera.
  • El estado saudí como «empresa familiar»
    Un gigantesco sistema clientelar alimentado por las rentas petroleras (públicas).
  • Programas Aflatoun
    El programa de Aflatoun contiene temas sociales y financieros. Los niños aprenden acerca de sí mismos, derechos de niños, ahorros, conceptos financieros básicos, y acerca de emprendimiento. Aflatoun pone a los niños en el centro de su proceso de aprendizaje y los involucra con el mundo a su alrededor.
Juan Urrutia

Juan Urrutia 2198 ~ 29/01/2015 ~ 0

Continúa Ramón: saber mirar y hacer ver

dr.MinervaLa reunión y la conversación de la que hablaba el otro día me hizo girar mis cavilaciones hacia un lugar ya visitado otras veces con la esperanza de que esta vez quizá pueda dar unos pasos más en el camino que marcha hacia lo que, a falta de bonita traducción, llamé la Good Society como aquella en la que se vive una Good Life o lo que a mí en particular me parecería bien traducida como una Vida Digna. Y estas cavilaciones se hicieron más alegres cuando me enteré de la existencia de una nueva rama de la Economía que ha dado en llamarse Economics of Knowledge y que, de una u otra manera, trata de entender más y más sobre los aspectos económicos de lo que en su día se llamó la Sociedad del Conocimiento un concepto con una rica polisemia. Desde ese momento ya no hay dudas de que vivimos en un mundo en el que la mayor parte del valor añadido está generado directa o indirectamente por por lo que llamamos «Knowledge», esa especie de conocimiento que generan la ciencia y la técnica. Y esa convicción nos arrastra hacia problemas intelectuales nuevos sobre los que medita precisamente la Economics of Knowledge cuyo objetivo se convierte en entender justamente la manera en la que funciona una economía basada en el conocimiento (knowledge-based economies)

MinervaCuando esta rama del conocimiento, dedicada precisamente al conocimiento, se desplegó ante mis ojos sufrí un shock que no tengo más remedio que tratar de utilizar a fin de aprovechar la ocasión para ordenar mis ideas. Contaba hace unos días mi falta de mala conciencia allá en la juventud por largarme a otro país con el único afán de saber más o, me atrevo a decir ahora, saber algo pues lo que la carrera me había proporcionado era una mera acumulación de saberes parciales enfocados a la aplicación inmediata a la generación de valor añadido sin garantía alguna de estar preparado para hacer eso mismo cuando aparecieran nuevas formas de generar ese valor añadido. Es decir quería transitar desde la información en sentido antiguo, o acumulación de datos o procesos, hacia el conocimiento u ordenación parcial de algunos de esos datos en un corpus cuasi único. Y esto fue posible pues solo hacía falta, además de un poco de inteligencia, mucho estudio para hacerte una idea de en dónde se encontraba el estado presente de ese conocimiento. Una tesis doctoral era muestra suficiente de que no solo uno podía alcanzar ese conocimiento sino que, además, estaba en disposición de empujarlo hacia una nueva frontera aunque fuera un milímetro.

Y este esfuerzo fue suficiente para dar sentido a una vida dedicada, más o menos intensamente, a la acumulación de conocimiento que la profesión admitía como verdadero en un sentido empírico. Pero la fe comenzó a flaquear cuando la capacidad reflexiva de uno se volvió sobre su propia generación de conocimiento y entendió que no estaba nada claro que la verdad en sentido empírico fuera una de las cualidades de su propia creación de conocimiento. Y en ese estado de ánimo pasé de D. Ramón a Ramón y de experto o algo así a un pobre buscador de un oro mal identificado que un día entendí que debía llamar sabiduría o, en inglés, wisdom.Y creí encontrar el camino hacia un Nuevo Mundo al que, con ayuda de unos Isabel y Fernando actuales yo podría descubrir.

Pero el haber vislumbrado la posibilidad de encontrar la sabiduría me produjo una alegría muy precaria debido a que en cuanto se generalizó el viajar a este Nuevo Mundo se trivializó la novedad y los emigrantes hacia esta Knowledge Economy hicieron de ella una fuente adicional de conocimiento utilizable una vez más para la creación de valor añadido. En una especie de analogía tonta me atrevería a decir que la sabiduría se apiló sobre el resto de conocimientos que seguían acumulándose y se transformó en una herramienta más para mejorar la innovación y otras maneras de seguir creciendo acríticamente. Esto es la impresión que me queda después de escudriñar el Handbook on the Knowledge Economy, Volume Two. Ciertamente se trata de un Nuevo Mundo en el que los trabajos que lo conforman son una clase distinta de animales, sin fórmulas y publicados en revistas pretendidamente técnicas por investigadores desconocidos para mí. Pero no estoy seguro de que se trate de ese Mundo Nuevo al que yo pensaba llegar y en el que la sabiduría es totalmente inútil en sentido vulgar y no necesita justificación ulterior del tipo que sea. Ni meramente utilitaria ni siquiera trascendente. Basta con saber mirar y hacer ver.

David de Ugarte

David de Ugarte 2862 ~ 29/01/2015 ~ 19 ~ 9 50

Cómo transforma a una comunidad salir a vender

presentacion comercial ventaEn una comunidad productiva que funciona, salir a vender es cosa de todos. La venta es la forma de comunicación que más miedo da a todo el mundo. La cultura en la que la mayoría de nosotros creció transpira miedo a salir al mercado. Es otro resto de la sociedad autoritaria. En este caso la «conciencia» y la «lógica privada» se unirán para decirnos que «no valemos para eso» y que «éso», vender, está muy cerca del engaño. Pero no es verdad. Vender es un ejercicio radical de empatía: exige «ponerse en las necesidades del otro», comprenderle y explicarle honestamente por qué y cómo pensamos que nuestro trabajo puede servir a lo que desea conseguir.

familyPero tiene una parte aun más difícil, más íntima: enfrentar nuestro miedo a ser rechazados, a no ser valorados. Nuestros productos son una proyección de nosotros, de nuestros valores y de nuestro trabajo. Tienen un valor y ese valor a las finales se objetiva en un precio. Defender un precio sensato, que cubra todos los costes y refleje el valor que va a recibir el cliente, no es fácil. Queremos empatizar con quien tenemos delante. Pero lógicamente él quiere conseguir lo máximo posible por su dinero, que a fin de cuentas es el resultado del esfuerzo de su trabajo o el de su organización. Intentar bajar el precio es su forma de demostrar respeto por los suyos. Mostrar firmeza en el valor de la oferta, asociar menos precio a menos prestaciones es la forma en la que el vendedor respeta su propio trabajo y el de sus compañeros. Pero no es fácil. Nuestros sentimientos de inferioridad aflorarán fácilmente ante la tensión, nuestro miedo a ser rechazados tratará de tomar el control para conseguir «una venta a cualquier precio» o aun peor «un piloto», «un test gratuito»… Convertir una venta en un regalo involuntario solo puede empeorar las cosas.

vendiendoEl problema de vender no está en el hecho de vender, está en nosotros. Vender requiere coraje. Coraje para ser firmes en nuestra honestidad, para no dudar del valor del trabajo de nuestra comunidad y de nosotros mismos. Vender nos exige ser virtuosos.

El vendedor de los relatos populares, el charlatán, el prestidigitador de palabras que «vende un peine a un calvo» refleja un arquetipo de otra estrategia errónea: la huida hacia delante. Hablar sin parar, buscar sorprender continuamente al comprador, ofrecerle algo distinto ante el primer gesto de duda… son otras tantas expresiones de temor. Y no, no funciona. Por muchos peines que vendieran, ¿alguien recuerda a un charlatán que consiguiera alcanzar una vida confortable?

Ganador de la competición de robots 2013Vivimos en una sociedad donde la palabra «mercader» es una descalificación. Como muchas de las descalificaciones amparadas en la tradición y la cultura religiosa, en realidad pretende funcionar como una suerte de «conjuro». Descalificar la base de la autonomía personal en un campo tan importante como el mercado, exonera al que lo dice de enfrentarse a un reto que le da pánico. Cuanto más deseable sienta esa autonomía en su intimidad, más confortado se verá por la descalificación.

Una PYME, una familia que monta un negocio, una comunidad que pasa a producir, necesita ganar cuanto antes una base mínimamente diversa de clientes, pero vender es también una verdadera prueba que tensa la fibra moral de cada uno.

Vender honesta, respetuosamente, vender con significado, poniendo en valor el trabajo, es un ejercicio de superación personal. Exige ganar confianza en nosotros mismos. Exige ganar coherencia con nuestros compromisos. Exige superarnos y superar nuestros miedos. Y en una comunidad o una PYME que arranca, ha de ser una responsabilidad compartida, algo que debe poder ser capaz de hacer cada uno con el apoyo de todos los demás. Por eso nada habla tanto de la solidez, de la fortaleza íntima de una comunidad como la puesta en valor de lo comercial y lo mercantil.

las Indias

las Indias 1099 ~ 28/01/2015 ~ 0 4

Lecturas interesantes del 28/01/2015

las Indias

las Indias 1099 ~ 27/01/2015 ~ 0 2

Lecturas interesantes del 27/01/2015

Qué es «las Indias»

David de Ugarte2862 ~ 26/01/2015 ~ 5 18

¿La Europa de Syriza o la Europa de Podemos?

tsiprasRecuerdo 1981, tenía once años e, imagino que como muchos otros niños nacidos a principios de los setenta, sentía que lo que salía en las noticias era Historia en tiempo presente. En primavera fueron las presidenciales francesas con el triunfo de Miterrand y en otoño las griegas con el de Papandreu (padre). Se olía y ansiaba «el cambio» con el cuerpo todavía destemplado por el 23F y la colza. En el mundo brillaba una joven Petra Kelly y por sorpresa llegaría el shock de la guerra de las Malvinas antes de las elecciones en que Felipe González, con 39 años, se instalaría en la Moncloa.

Aquella fue la Europa de Miterrand. También la de Thatcher y la de Kohl. Pero sobre todo, para los meridionales progres, la de Miterrand. Su programa incluía nacionalizar la banca e incorporar a los trabajadores a la gestión de las empresas. Su aplicación generó tal terremoto económico que Miterrand acabó dando un giro de 180 grados y conduciendo el socialismo europeo de la socialdemocracia clásica al liberalismo social en tiempo record. Quizá donde antes se notó fue en España. Los últimos programas económicos de los setenta del PSOE, redactados por Miguel Boyer, no tenían nada que envidiar a los de la izquierda autogestionaria. La banca se nacionalizaría y las grandes empresas se cooperativizarían o incluirían órganos de gestión paritaria con los sindicatos. Pero los programas se corrigen con más facilidad que las políticas y el programa económico del PSOE en el 82 ya estaba alineado con el nuevo socialismo francés que también reorientaba a los griegos. Al lado de eso, pasar de la salida de la OTAN al atlantismo, no parecía un giro radical. El «cambio» ya no era un cambio en el sistema de propiedad, había pasado a querer decir «hacer que las cosas funcionen», en frase célebre de Alfonso Guerra. Es curioso que todo se parezca tanto ahora a aquella época en España. Con Podemos en el lugar del PSOE y las elecciones municipales de mayo recordando tanto a aquellas municipales del 79 en las que «la izquierda», es decir el PSOE, el PSP de Tierno y el PCE eurocomunista de Carrillo, se preparaban para formar gobiernos locales.

Pero en realidad muchas de estas similitudes son solo superficiales, como lo son las que se establecen, demasiado alegremente entre Podemos y un Syriza en realidad se parecería más una Izquierda Unida que hubiera conseguido agrupar a casi todos los grupos a la izquierda del PCE sin que se sacaran los ojos. Los modelos organizativos y la base militante son más importantes de lo que refleja la prensa. Syriza llega al poder tras un proceso parecido al de ERC: tras haber socavado y absorbido las redes clientelares que articulan el poder local y sobre todo tras haber desarticulado a su propia militancia, pasando de un partido de militantes a un partido de adherentes. Ese cambio de foco para articular la cultura de la adhesión parece estar desde el principio en el diseño de partido del grupo de Iglesias, que teme las cagadas de los propios más que el acoso de los medios. Las corrientes críticas lo ven de otra manera, pero a día de hoy el enfrentamiento entre ambos modelos es una correlación de fuerzas entre TV -Iglesias- e Internet -los grupos críticos- y parece que «el grupo de Madrid» y sus seguidores serán quienes den forma a la cosa.

La cuestión es que el poder, esa capacidad para generar consensos, se construye de abajo a arriba, precisamente sobre esas pequeñas redes locales que articulan los intereses de las ciudades medianas. De abajo a arriba la generación González constituyó su hegemonía en la izquierda y la de Aznar en la derecha. Y de abajo a arriba también, la corrupción se extendió hasta poner en cuestión a unos y a otros. Syriza ha jugado la misma estrategia y tendrá que aprender a cortar la corrupción abajo para no repetir los desastres de la generación anterior. Podemos en cambio apuesta por utilizar una corriente de opinión para llegar a Moncloa. No quiere organizar esa opinión porque quiere llegar limpio y seguramente no tiene herramientas para cortar los efectos nocivos de un previsible arribismo, sea interesado o idealista. Son dos modelos opuestos: construir poder, asumiendo los costes, en Syriza; llegar arriba rápido y luego se verá, en Podemos.

En esta alternativa hay algo más que diferencias de tempo. Hay dos modelos de Europa. Por eso no es lo mismo que la Europa que comienza hoy sea la Europa de Syriza o la Europa de Podemos.

RecetarioIdiomas

Diccionario de Go/Baduk/Weiqi

Cursos de Go Baduk Weiqi

Juan Urrutia2198 ~ 25/01/2015 ~ 0

BCE

mario_draghi_2330989bEl jueves fue un día grande y el viernes unos cuantos amigos brindamos por Mario Draghi admirando esa capacidad suya de moverse en el enmarañado campo de juego de los intereses europeos que, en esta ocasión ha resultado en la decisión por parte del BCE que se anunció el día anterior y que ha comenzado a poner en práctica la idea de los eurobonos. Esta idea de que, desde hace algo más de siete años años que se inició la Gran Recesión, lo que hay que hacer es generar inflación y mutualizar la deuda mediante la emisión de Eurobonos que permitan compartir el riesgo de un país entrara en bancarrota, se ha llevado a la practica finalmente gracias a las dotes diplomáticas del mandamás del BCE. El enorme tiempo que ha llevado la discusión entre los partidarios de esta idea sencilla y aquellos que creían que estas medidas eran contraproducentes por diversas razones que iban desde la necesidad de tomar medidas estructurales que la inflación podría hacer olvidar o por el azar moral que la solidaridad podría generar entre aquellos países rescatados por todos los demás, ha hecho que Europa comience a actuar. Con demasiada tardanza en mi opinión, pero hay que celebrar que, por fin, lo haya hecho.

En Crónica de una Crisis que acaba más o menos con la subida al poder en España del PP ya se mencionó esta manera de actuar, (por ejemplo aquí) y desde entonces se ha defendido muy a menudo en este blog. La última vez aquí como hace dos meses escasos en un post en el que no se citaba y debía haberse hecho este otro post de Garicano escrito hace dos años. Por fin tenemos una cierta versión parcial de los eurobonos, limitados al 20% del valor de la deuda pública viva que podrá adquirir el BCE, dejando el 80% restante al albur de los bancos centrales nacionales, razón por la que no nos satisface del todo a muchos de nosotros cuando hay no pocas ideas de cómo haberlos implementado de manera más completa; pero que, en cualquier caso, puede generar alguna inflación que devaluará el euro haciendo Europa más competitiva podrá reducir el peso de la deuda viva que siga en manos de los bancos quienes así podrán prestar más sin poner en riesgo su calificación crediticia.

Es posible que nuestra memoria nos lleve a Modigliani y Miller y nos haga dudar de que esta decisión del BCE pueda llegar a ser una solución tal como piensa Fernández Villaverde, pero también debemos recordar las condiciones de su idea de neutralidad o ideas derivadas como para pensar que no es muy evidente que ese famoso teorema sea aplicable del todo.Pero, en cualquier caso, más allá de estas disquisiciones me parece que el jueves pasado asistimos a un hito en la construcción de Europa. Parece mentira que un hombre solo (por así decirlo) pueda tener tanta influencia; pero hemos de recordar que Europa ya ha progresado así en el pasado, empujada por el entusiasmo de unos pocos.

Carolina Ruggero149 ~ 13/01/2015 ~ 0 21

Ciudades Colaborativas, Ciudades Inteligentes

Bajo San IsidroTerminando el 2014 me invitaron a dar una charla en la ciudad de San Isidro, en la Provincia de Buenos Aires. Más específicamente, en el Bajo de San Isidro, una zona que se vio revitalizada en los últimos años gracias a, entre otras cosas, la acción innovadora de jóvenes empresarios gastronómicos que, animándose a emprender pero también a colaborar entre ellos, lograron dotar de una interesante vida cultural a la zona.

Unos días después de la presentación, me hicieron una entrevista. La dejo aquí.

David de Ugarte2862 ~ ~ 08/01/2015 ~ 8 29

El nuevo perfil del militante global

ucraniaAyer vi el muy recomendable documental de PBS sobre el ascenso del EIIL. En un momento alrededor del minuto 43, una frase me llamó la atención. Cuando relataba el tipping point en el reclutamiento, apuntaba que el propio grupo se había sorprendido ante la respuesta masiva de una generación que:

quiere ser parte de algo especial, quiere ser parte de algo con éxito

Hoy un artículo de «El País» que cita como fuente a «Le Parisien» recoge una declaración del abogado de uno de los asesinos de la matanza de París que le describe como:

un chico despistado que no sabía qué hacer con su vida, y que un día se encontró con gente que le hacía sentir importante

Creo que en el jihadismo se ve más claramente, pero que en realidad es la generalización de este tipo de sentimientos los que hacen que los movimientos militantes de todo tipo alcancen su tipping point. Lo que ocurre es que estamos llegando al momento en que los nuevos movimientos políticos empiezan a ser ganadores creíbles. Y la gente se apunta a protagonizar un cambio histórico… el que le resulte más creíble.

Por supuesto no es lo mismo que sea el EIIL quien capitalice ese sentimiento en Siria e Irak que el nuevo PKK en el Kurdistán, o en Europa que lo haga el nacionalismo ucraniano que Podemos o Syriza, pero el fenómeno, desde el punto de vista del análisis de redes es muy similar y su consecuencia es que el perfil del protagonista de los grandes movimientos sociales está cambiando en todo el mundo. Ya pasó el tiempo del joven jihadista que se inmolaba afirmando un antipoder destructivo frente al poder aparentemente inapelable del estado, del mismo modo que pasó el tiempo del activista que vio en el ciberactivismo la posibilidad de impulsar una nueva conversación social.

Quédense con dos claves de las citas anteriores: «sentirse importante» y «ser parte de algo con éxito». Esas serán las claves de todos los discursos movilizadores en la etapa que viene.

Estadísticas del Correo de las Indias

1.590 feed subscribers

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)