El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

las Indias

las Indias 1050 ~ 19 de noviembre de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 19 de noviembre de 2014

  • Crecimiento horizontal
    Una de las tensiones más fuertes de organizaciones jerárquicas es la de «up or out» (…) En este contexto de agresividad, cuando uno pierde su posición, es difícil volver a una posición jerárquicamente inferior: a nivel emocional, pero también a nivel grupal. Hay algo que se rompe. Hay algo en «los perdedores» que no gusta en ese tipo de entornos
  • Cómo incorporar la economía del regalo a tu negocio
    Interesante especialmente por las divisorias culturales como la idea de reciprocidad.
las Indias

las Indias 1050 ~ 18 de noviembre de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 18 de noviembre de 2014

las Indias

las Indias 1050 ~ 16 de noviembre de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 16 de noviembre de 2014

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2175 ~ 16 de noviembre de 2014 ~ 0

Enrique, Jon y Johann W.

GoetheQue Johann W. Goethe es un escritor vasco es algo que ya sabemos al menos desde hace años según nos cuenta Juan José Miralles, físico del departamento de Física Aplicada de la Universidad de Castilla La Mancha, en un post inquietante al que yo enlazaba años ha porque hacía referencia a un amigo muy querido y que pueden leer aquí. Esta certeza, continúo yo tongue in cheek, se refuerza por si fuera necesario con su parecido conmigo tal como resalté aquí con ocasión de mi visita a la Neue Pinakoteke de Munich el verano pasado.

Si se toman el trabajo de rastrear las señales en la arena del post enlazado dentro del blog inquietante al que me refiero encontrarán una especie de primer esbozo de lo que luego sería un ejemplo de teoría conspiratoria referida a los acontecimientos del 11M. Tal como explica Jon Juaristi en el prólogo del libro de Rosa María Rodríguez Magda, mi amigo Enrique, compañero de despacho de Jon en la UPV sería, de acuerdo con la autora del libro, no solo un enrabietado antiespañolista sino también un converso al Islam a través de las enseñanzas de Ian Dallas supuestamente recibidas en la Universidad de Colorado en el campus de Boulder a donde llegamos tanto Enrique como yo (¡ya casado) al final de los años sesenta.

El profesor de física aplicada Miralles interesado en redes y sistemas complejos que abocan al caos ve aquí un hilo del que tirar a fin de documentar las posible conexiones entre ETA y el Islamismo que, coordinados en red, podrían estar socavando la civilización occidental a través del terrorismo que lleva no solo al 11M sino que también llevó tres años antes al 11S. Una de las posibles pruebas estaba en el homenaje que se le hizo a Jünger en la UPV a raíz de la concesión del doctorado Honoris Causa. Esta teoría conspiratoria aplicada al 11M dejó paso a otras menos ad-hoc pero tan iluminadas como esta. Ya para siempre tanto Enrique como yo (en mucha menor medida) seremos sospechosos de conspiradores pero lo que quiero destacar es que nadie podrá decir que somos nacionalistas identitarios pues, aun sabiendo que el origen de todo somos nosotros los vascos, admitimos el entramado con gente que aparece en la historia mucho más tarde como serían los discípulos de Mahoma y, en mi caso y para incrementar la complejidad del trabajo de Miralles, tuve en el Vicerrectorado de Investigación de la UPV un ayudante judío israelí a pesar del nazi que llevo dentro.

Para colaborar en lo posible en esta búsqueda de tramas ocultas les cuento que no solo Goethe era vasco o que Jünger fue homenajeado en la UPV (campus de Lejona) sino que los alemanes que acuden al mismo supermercado que yo aquí en Madrid en busca de arenques visten exactamente como un bilbaíno de mi época con gabardina y boina (o similar) más paraguas.

Estos recuerdos me llegan de golpe en una entrada de otoño en que Madrid no brilla como suele y en la que me desplazo con todos los adminículos que me identifican como un vasco bilbaíno sospechoso de enredarme con islamistas, judíos e incluso nazis para cambiar el mundo a fin de que se reconozca de una vez por todas el liderazgo natural de nosotros los vascos. Pero sin Enrique, y con Jon ganando premios Euskadi de escritura en castellano, me encuentro solo y me abandono a una de mis nostalgias favoritas consistente en canciones folklóricas alemanas. Escuchen:

Verlassen, verlassen
verlassen bin ich
wie ein Stein auf der Straße
so verlassen bin ich
Keinen Vater, keine Mutter
kein Feinsliebchen hab ich
jetzt seh ich recht deutlich
wie verlassen bin ich

Jetzt geh ich zum Friedhof
zum Friedhof hinaus
dort knie ich mich nieder
und weine mich aus

Ach Liebchen ach Liebchen
was hab ich dir getan
du gehst an mir vorüber
und schaust mich nicht an

Sí, me encuentro abandonado como un adoquín sin que nadie me conozca.

las Indias

las Indias 1050 ~ 15 de noviembre de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 15 de noviembre de 2014

María Rodríguez

María Rodríguez 604 ~ 13 de noviembre de 2014 ~ 7

¿Te aburres?

Boredom¿Quién no ha oído a un niño pronunciar quejicosamente la frase «me aburro»? Parece ser más común de lo que debería y puede producir en el adulto que lo escucha sentimientos contradictorios hacia sus propios hijos. Las mejores respuestas, aquellas que dejan a los pequeños sin habla ni opción para seguir otro camino que no sea retirarse con su aburrimiento a otra parte.

¿Por qué se aburren los niños? Yo no tengo recuerdos, pero me imagino que por lo general, los niños se aburren (o dicen que se aburren) cuando sienten una total ausencia de objetivos y propósito… o simplemente cuando sienten que han dejado de ser el centro de atención.

Diría que tiene que ser una situación de lo más extraña para un niño que normalmente no da abasto con la cantidad de novedades que ofrece el mundo a su alrededor y cuya vida es fácil: dormir, comer, bañarse, colorear, jugar, meterse debajo de la mesa y hablar con amigos reales o imaginarios. ¿Qué ocurre en esos agujeros espacio-temporales dentro de una rutina casi animal para que sientan «que se aburren»? ¿por qué de pronto unos seres especializados en entretenerse con un ladrillo demandan exasperados una solución ocupacional inmediata?girl_playing_doctor

Según Todo Papás, la razón es justamente que hoy los niños tienen una vida demasiado ocupada (o demasiado pautada) debido a la cantidad de actividades extraescolares y programas que inundan su agenda. Esto produce que pierdan por falta de uso su habilidad natural para entretenerse con su propia sombra y cuando se acaban las actividades (en verano, por ejemplo) llega el aburrimiento. La solución que estos expertos ofrecen es que los niños tengan algo de tiempo libre todos los días para no perder músculo creativo.

Y ahora pregunto ¿cuándo y por qué se aburre un adulto? Hay muchas respuestas obvias: cuando se ve obligado a escuchar un discurso de, pongamos por caso, el Consejero de Industria, cuando tiene que soportar una interminable discusión sobre un tema que no le interesa, cuando se ve atrapado de noche en un autobús sin libro ni ordenador o cuando tiene que leer uno de esos textos que te hacen sangrar los ojos.

Esto es de lo más corriente. Un adulto se aburre, pues, cuando tiene que ocupar parte de su tiempo en algo que no le estimula intelectualmente, cuando no le ve sentido para su vida a lo que está ocurriendo, lo que en casos extremos puede llegar a producir impulsos suicidas y todo tipo de fantasías de muerte y destrucción. Hay otros que tienen más suerte y simplemente se duermen.

Pero, ¿qué pasa cuando la sociedad se aburre? Pues que nos encontramos con otro tipo de aburrimiento y la cosa se empieza a poner interesante porque:

elefante en equlibrio

Una sociedad, cuyos miembros individuales siguen pautas que conforman un equilibrio, será una sociedad aburrida que genera el aburrimiento en sus miembros. Y esto es así porque en un equilibrio no hay sorpresas en los comportamientos individuales (ni en el mío ni en el de los demás) que han sido como son durante un largo periodo de tiempo debido a que nadie quiere desviarse unilateralmente de una situación que en cada caso es la mejor para él dado lo que hacen lo demás. Sin embargo sabemos muy bien que ese equilibrio de Nash puede ser subóptimo de forma que si todos se pusieran de acuerdo de forma coordinada en cambiar de pauta de conducta, la sociedad que estamos considerando podría alcanzar un equilibrio superior en el que todos mejorarían pero que no se llega a alcanzar porque nadie está dispuesto a dar el primer paso debido a que, si los demás no le siguen, quizá acabe peor de lo que está ahora a pesar del aburrimiento presente. Es tentador conjeturar que el aburrimiento sería ese estado del alma correspondiente a ese comportamiento individual de equilibrio, previsible por parte de todos respecto a todos y que, sin embargo, contiene el germen de una posible mejora.

Es decir, aunque una sociedad aburrida sea algo que a priori nadie desearía, sus miembros mantienen esa situación de hastío mientras no haya un número suficiente de rebeldes que reduzca el riesgo de la mutación individual. Podríamos afirmar entonces que cuando llegamos a la edad adulta, nuestro amor por la seguridad y la estabilidad nos hace preferir una sociedad aburrida aunque seamos conscientes de la necesidad de cambio.

Creative_WallpaperEl texto de Juan Urrutia continúa explicando, entre otras cosas, como para un aburrimiento gravemente irritante y con umbrales de rebeldía bajos «es tanto más fácil que la llama revolucionaria prenda cuanto más fuertes sean las relaciones entre los agentes que están en red» (y viceversa).

Antes de eso, el mismo texto habla de las ya casi olvidadas ciberturbas, fenómenos que se pusieron de moda en los primeros años 2000 y que consistían en la coordinación a través de Internet de un grupo de personas (entre 100 y 300 normalmente) que se juntan en un lugar determinado para hacer algo a la vez (aplaudir, decir, gritar o preguntar algo a la vez…).

Esas primeras ciberturbas «mediáticas» nunca pretendieron tener una motivación seria, ni hacer ninguna protesta o demanda a institución alguna (a diferencia de lo que ocurrió en las cirberturbas del 13M de 2004 o en Africa). En aquellos primeros años se organizaron porque se podía, porque era posible juntarse y coordinarse de manera rápida y efectiva a través de Internet. Eran, en todo caso, una amenaza amable de lo que podía venir.

Han pasado más de 10 años, llevamos 7 de crisis económica y sin embargo el tedio parece estar ganando la partida. Nada cambia, no hay agentes mutantes, no hay posibilidad de rebelión por mucha sentada que haya. En lugar de ciberturbas, la moda viral más reciente son los llamados «desafíos» protagonizados por adolescentes que se graban con el móvil poniendo en peligro su vida o su salud (prendiéndose fuego, saltando a una piscina desde el balcón, etc.) para a continuación subirlo a YouTube y Facebook uniéndose al #fire challenge o al que toque.

cellphoneLos adolescentes siempre tuvieron (y siempre tendrán) una naturaleza suicida, pero no deja de ser curioso que los fenómenos virales en Internet se hayan vuelto individualistas y violentos contra uno mismo o contra otros (otra moda, esta vez deleznable).

Me pregunto si estos adolescentes que buscan sus 3 minutos de gloria prendiéndose fuego o que encuentran placer en hacer daño a los demás mientras lo graban, lo hacen porque se aburren, si ya de pequeños eran de esos niños que perdieron su capacidad de encontrar sentido en lo que les ofrecía su propia cabeza.

Al parecer, estamos en un momento en el que la configuración de las redes y los umbrales de rebeldía, la pérdida de valores y el exceso de agenda marcada desde fuera destruyen la imaginación, nos hacen sentir más solos e imposibilitan por completo la rebelión.

Y no, esto no tiene nada que ver con lo que puede ocurrir las próximas elecciones, porque de nuevo responde a una agenda marcada desde fuera, que no fomenta el tiempo libre, anula la imaginación y solo provoca que la gente se aburra aún más y pida a gritos una nueva actividad extraescolar.

La noche y la rebeldía siempre vuelven2

Qué es «las Indias»

David de Ugarte2833 ~ 19 de noviembre de 2014 ~ 4

Psicología Individual

Hemos aprovechado estos días en Barcelona para asistir a un seminario de Beatriz San Román sobre Psicología Individual, una perspectiva que cada vez nos resulta más interesante sobre todo por su énfasis en lo comunitario. Os dejo una «Introducción a la Psicología Adleriana» recién publicada por Úrsula E. Oberst y Juan J. Ruiz Sánchez que parece escrita para una contextopedia por su claridad y brevedad.
(más…)

RecetarioIdiomas

Diccionario de Go/Baduk/Weiqi

Cursos de Go Baduk Weiqi

Juan Urrutia2175 ~ 18 de noviembre de 2014 ~ 0

Dos gemelos

ibarra y petitboEl otoño y la edad son dos factores que, juntos, producen una cierta tristeza y, en mi caso, una merma de mis facultades mentales. Hoy no quiero insistir en mis lloros de viejo, sino hacerles ver que no he perdido todas mis facultades. Hay una que continúa tan viva como siempre. Me refiero a esa capacidad fisiognómica mía que acentúa cada vez más su poder de, no solo reconocer parecidos físicos, y sobre todo faciales, sino de revelar otras afinidades. Fijémonos primero en Amadeo Petitbo y a continuación en Juan Carlos Rodriguez Ibarra. Aproximadamente de la misma edad ambos han sido profesores de universidad a un nivel u otro y mientras el segundo ejercía de político de primera fila el otro pasó por el Tribunal de defensa de la Competencia para recalar luego en el mundo de las Fundaciones. Sus facciones, especialmente la barbilla muestra en ambos determinación y sentido de la realidad.

David de Ugarte2833 ~ 17 de noviembre de 2014 ~ 2

¿Un bonapartismo quincemista?

asambleas15mJuanjo me hace releer algunas cosas que publicamos hace más de dos años a partir de la evolución del 15M. En marzo de 2012 decíamos que el simplismo de las propuestas apuntaba a un nuevo bonapartismo. Lo que nos llevaba a estudiar el bonapartismo de Stalin y Mussolini a Roosevelt, De Gaulle y Perón. Un modelo en el que no es difícil identificar liderazgos de lo que la prensa llama «populismos» latinoamericanos actuales. Poco después Beppe Grillo nos daba pistas de formas mediterráneas, por si Syriza no hubiera dado bastantes. Visto desde la perspectiva de hoy, parece que no íbamos tan descaminados.

David de Ugarte2833 ~ 15 de noviembre de 2014 ~ 2

«Segregacionistas» ya en versión epub

SegregacionistasComo os anunciaba cuando publicamos la versión html, ya está lista la edición epub de «Segregacionistas», el librito en el que recopilamos historias de comunidades de los últimos dos siglos que buscaron en la separación física, en el éxodo, una oportunidad de vivir a su propio modo sin asumir una identidad nacional en la que no se reconocían.

Espero que os gusten y como siempre, se agradecen comentarios.

David de Ugarte2833 ~ ~ 14 de noviembre de 2014 ~ 0

En @OuiShare Fest 2015 con Juan Urrutia

panel-ouishare-2015

Acaba de publicarse el primer panel del OuiShare 2015. En la primavera, acompañaremos a Juan a París, nos encontraremos con buenos amigos que ya salen en el cartel… y conoceremos a más. ¿Quién se apunta?

Juan Urrutia2175 ~ 11 de noviembre de 2014 ~ 1

Esta semana

abside burgalésFui a Barcelona y a Marsella siguiendo lo que Susan Miller me predijo. Resulta que vuelvo de este viajecito (del que ya les contaré) y no puedo evitar volver a consultar a mi nueva astróloga para ver lo que los astros me tienen preparado. Es en efecto cierto que estoy pensando en hacer una nueva escapada, esta vez a Bilbao, y me topo con que ella me aconseja que:

… realice un itinerario que además de educativo también sea inspirador.

No se cómo podría variar el itinerario habitual de ida y vuelta entre Madrid y Bilbao, pero supongo que ahí está justamente el reto. Quizá debería no parar en Landa sino entrar en Burgos y recogerme un ratito en la catedral. En caso de que esta visita no pueda ser llevada a cabo, Susan me dice que tendré que ocupar mi tiempo

…con revistas y libros que le hagan viajar mentalmente,

lo que me lleva a preguntarme a donde querría viajar realmente y me contesto que creo que a Uruguay.

Pero me siento inquieto porque no se trataría de un viaje sustitutivo en todos los sentidos ya que mi nueva astróloga termina diciendo que:

… debe asegurarse de que su lista de lectura esté llena de publicaciones que son aceptables académicamente

Pero ¿es esto lo que realmente deseo? Creo que, antes de decidir cómo enfoco esta semana, no me queda otra que concentrarme y reflexionar sesudamente sobre mi viaje recién terminado y de ahí sacar consecuencias académicas.

David de Ugarte2833 ~ ~ 6 de noviembre de 2014 ~ 10

¿Es la identidad un límite a la reducción del tamaño de los estados?

euroregionesDesde la pugna entre epicúreos y aristotélicos hay dos maneras opuestas de entender la fraternidad que corresponden a dos maneras opuestas de definir la identidad: la de la comunidad real y la de la comunidad imaginada. Ambas conviven en nuestra realidad con distintos efectos.

Juan Urrutia ha trabajado sobre ambas: desde la idea aristotélica construyó una teoría de la individuación que descubre cómo los lazos identitarios de las comunidades imaginadas producen inevitablemente rentas; por ejemplo, si la ONCE solo contrata directivos ciegos y empresas proveedoras formadas por ciegos, seguramente sus directivos obtengan en la ONCE mejores ingresos que si compitieran en «mercado abierto» y los empresarios ciegos más ventas. Es decir, tanto directivos de la ONCE como empresarios tendrán una renta al margen de la competencia. Claro, que esas rentas no serán gratis para la organización ni para el tejido empresarial de los invidentes, que cargarán con mayores ineficiencias porque en vez de contar con los mejores directivos y proveedores que podían pagar han optado por reducir las opciones entre las que podían elegir a aquellas que participaban de su identidad.

Por otro lado, desde una perspectiva «fraternal epicúrea», de comunidad real, Juan ha incorporado la tendencia a la reducción de las escalas óptimas para mostrar como esa reducción de óptimos afecta también al estado y defender un confederalismo de nuevo tipo que se hace posible por la disipación de rentas en mercados «aplanados» y competitivos en el límite. Mercados que hoy estarían sostenidos sobre todo por la incipiente pero turbadora economía directa y su inevitable compañera, la globalización de los pequeños.

Ahora unamos las consecuencias de ambos modelos. Tendríamos un tejido económico eficiente y de pequeña escala que haría viables «pequeños estados» confederados sobre la base de un mercado único compartido. Pero tendríamos una administración compleja, sofisticada, como lo son todas en Europa en estos días, seleccionando a sus cuadros y proveedores no en el mercado global sino exclusivamente en el local. Es decir, generando rentas para las empresas locales y para sus propios cuadros políticos y gerenciales… a costa de la eficiencia, la innovación permanente y la productividad creciente que impulsa la disipación de rentas. Resultado: si están en competencia con unidades mayores (digamos, los viejos estados), la competencia favorecerá sistemáticamente a los grandes. ¿Por qué? Porque aunque apliquen la misma lógica identitaria en la selección de directivos y proveedores, sus ineficiencias tenderán como media a ser menores porque su competencia interna es mayor por pura dimensión de mercado. Vamos, es más fácil que la media de calidad de proveedores y directivos alemanes sea mayor que la de holandeses para el universo de demandas de un pequeño estado simplemente porque la competencia entre alemanes es mayor para la media de los puestos, mercancías y servicios que la que existe entre holandeses.

Es más, cuanto mayor sea la diferencia entre grandes y pequeños, si aplica el principio identitario en la selección de directivos y proveedores, mayor tenderá a ser la diferencia de eficiencia y menos viable será en términos relativos la unidad administrativa menor. Por tanto, el debate sobre la «viabilidad» de nuevas unidades estatales en el espacio europeo no es un debate sobre «dimensiones» sino sobre eficiencias: cuanto menos identitaria sea la definición de una unidad estatal, más pequeña podrá ser sin temer por su viabilidad.

Conclusión: a día de hoy la crisis de las escalas erosiona no solo a las grandes empresas, sino también a los grandes estados. Y de hecho, una Europa confederal, basada en unidades mucho más pequeñas que los grandes «estados nación» que lideran hoy la UE es más que viable… a condición de que dejen de ser estados nacionales y renuncien a elegir cuadros y proveedores bajo el principio de nacionalidad. Es hora, incluso para los grandes estados, de cortar con una lógica identitaria que algunos exacerban hasta la xenofobia, y ganar la innovación y la competitividad que la diversidad generan: no ya solo como algo puntual, sino como parte de un modo de vida.

Estadísticas del Correo de las Indias

2.295 feed subscribers

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)