El Correo de las Indias

Hacia un nuevo mundo

Grupo Cooperativo de las Indias

María Rodríguez

María Rodríguez 609 ~ 25/12/2014 ~ 13 ~ 0 13

Navidad es cuando comienza un nuevo mundo

mirando el futuroCuando llega el momento de reunirse para celebrar el Solsticio de invierno, la Natividad del Señor o el nacimiento de Mitra, cuando nos disponemos a enviar felicitaciones y buenos deseos, por carta, e-mail o mensajería instantánea, hacemos sin darnos cuenta un balance, una actualización de la «base de datos» de los nodos de nuestro año. Como se han reforzado o debilitado lazos, como han surgido amigos nuevos o han aumentado las conexiones con otros que habíamos, por un tiempo, perdido.

día de la ancovoligo gijónEste año en las Indias, este ejercicio ha sido muy especial. 2014 ha sido un año de descubrimientos y redescubrimientos. Todo empezó con nuestra búsqueda de una vida interesante, búsqueda que respondía a la necesidad de enfrentar los discursos de la irresponsabilidad para poner en valor el «ethos» que hace posible la autonomía y la iniciativa individual sin las cuales no hay perspectivas de comunidad ni de cambio. Como escribía Alan en el editorial del año pasado, buscamos:

mirar al pasado para rescatar modos de vivir que lleven a un tipo de preguntas que a su vez siembren la conversación en nuestro entorno.

Así llegamos a Gionvanni Vella y su invención de la anchoa tal y como la conocemos. Una historia de amor, de aventura y de viajes cuya moraleja era clara: el intercambio, la población flotante, los caminos y las rutas sean estas comerciales o de peregrinación son los verdaderos articuladores del crecimiento y el progreso.

nealDel «ethos», de la puesta en valor de un modo de ser, estábamos pasando a encontrar modos de hacer. Y de hecho, ése post fue el nacimiento de la Anĉovoligo, un proyecto que por definición, tenía que surgir de la unión de muchos. Así empezamos a viajar, a conocer a gente nueva y a reconocer a la ya conocida. Fue un itinerario hermoso, que nos llevó de París a Murcia, de Burdeos a Tarragona, de Bilbao a Coruña, de Gdansk a Toulusse, de Río de Janeiro a Tiblisi. Siempre ciudades, nunca países. En el centro del nuevo Camino, Gijón, donde nos encontramos con aquellos que sintieron la curiosidad y la inquietud de Gionvanni Vella y quisieron compartir la emoción de construir un nuevo mundo.

En mitad de esas nuevas conexiones, volvimos a tener grandes organizaciones entre nuestros clientes de consultoría, clientes intensivos en tiempo y también en aprendizajes. Pero los conocimientos nuevos nos están llegando desde lugares nuevos.

Nuevas miradas para un nuevo año

Paul BlundellEn la mirada crítica «hacia dentro», gracias a la visita de Paul descubrimos todo un mundo de comunidades igualitarias en el que encontramos reflejadas muchas experiencias propias. A esa nueva línea de estudio se añadió pronto el trabajo y las horas de charla con Bié y Diana, que nos dieron nuevas claves para entender eso que llaman la «experiencia comunitaria».

De forma aun más importante, en la mirada hacia el mercado y el mundo, la Anĉovoligo nos hizo comenzar a repensar las relaciones entre consumo colaborativo, economía directa y producción p2p. Este último ha sido (y está siendo) un gran paso, porque como siempre, los indianos experimentamos en carne propia antes de proponer nada a los demás y el salto hacia nuevas escalas y actividades supone tener que aprender y experimentar aun más que nunca.

Hacia un nuevo mundo

arbuinoPor eso, a partir de hoy, el subtítulo del blog cambiará en todas nuestras páginas de «Una vida interesante» a «Hacia un nuevo mundo», porque nuestro próximo año estará dedicado a explorar el nuevo mundo productivo cuyas formas comienzan a intuirse.

Estamos en Nochebuena, la noche de Navidad. El día en que el mismísimo Sol nos enseña en qué consiste la resiliencia. Ahí fuera, en el frío creciente de una sociedad con algo más que síntomas de descomposición, hay también signos y movimientos de fondo que apuntan al cambio. Un cambio que será productivo y dará un nuevo protagonismo a lo comunitario o simplemente, no podrá ser. Por eso, esta noche, este año, Navidad es, tal vez un poco más que siempre, un momento especial y especialmente valioso, porque Navidad es cuando comienza un nuevo mundo.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2186 ~ 24/12/2014 ~ 0

Montoro, el País Vasco y Europa

olentzero-gorbeaLlego a Bilbao para pasar las vacaciones de Navidad y lo primero con lo que me topo en los periódicos locales es una discusión sobre la postura del Gobierno Vasco en manos del PNV en relación al regalo de Papá Noel de Montoro a la Comunidades Autónomas que se anunció en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Comenzando por el principio hay que recordar que, gracias al buen comportamiento de las instituciones locales y de la administración central, el cumplimiento del compromiso de España con la UE en materia de déficit fiscal va poder cumplirse con facilidad en este 2014 y suponer en consecuencia que esto ha debido de animar a Montoro a hacer un gesto de generosidad hacia la CC.AA. a pesar de que, en su mayoría, no han cumplido con el objetivo de no sobrepasar el 1% de déficit.

A Montoro le sobran unos 5.000 millones de euros y ha dotado un Fondo de Facilidad Financiera con la finalidad que ahora describiré y ha puesto en marcha otros apoyos de los que no voy a hablar. Lo que llama la atención es el apoyo a las CC.AA.. En efecto, a aquellas comunidades que hicieron uso del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) endeudándose con el Estado para poder pagar sus servicios y que generan un déficit mayor del 1% se les condona la deuda de los cuatro últimos años a cambio de dejar a Montoro vigilarles más de cerca. Las que cumplían con sus compromisos y no se endeudaron con el FLA podrán tomar prestado del Estado a un tipo de interés cero. Estas medidas tienen al menos dos facetas. Una es que hay una cierta mutualización del endeudamiento entre CC.AA. y la otra es que, aprovechando la anterior, se reduce la autonomía fiscal existente y se hacen distinciones más o menos arbitrarias.

El País Vasco ha cumplido con sus compromiso de déficit y por lo tanto podría disminuir su futura carga fiscal en un monto que los periódicos locales cifran en unos 40 millones de euros. Hay quien piensa que deberíamos aprovechar esta oportunidad en lugar de refinanciar la deuda actual a tipos positivos aprovechando esta mutualización de la deuda. Pero hay otros, y entre ellos el GV, que parecen opinar que 40 millones son un precio razonable para preservar nuestra autonomía financiera que podría ser torpedeada si, en estos momentos en los que se pone en tela de juicio la justicia de un Concierto Económico que, dicen no pocos, dota al País Vasco (y Navarra) de claros privilegios.

Esta segunda postura, de la que participo, tiene sus peligros pues muchos podrían tomarla como una confesión de parte del privilegio en materia fiscal del que disfrutamos los que habitamos en una CA con régimen de Concierto Económico. Por lo tanto los que la defendemos deberíamos, además de hacer bien las cuentas del cupo, cosa que queda para otro momento, explicar bien nuestra postura. Y la mía se basa en dos pilares que, añadidos a nuestra identidad, sostienen mis convicciones políticas.

El primer pilar puede resultar no muy convincente pues está basado en lo que Ignacio Marco Gardoqui llama hoy en El Correo el “método Urrutia”, un asunto este que no se refiere a mí sino a la postura del presidente del Athletic en el que fue en su día el caso Llorente. Nuestro equipo no aceptó el dinero de la ruptura de la cláusula de retención y prefirió esperar a que esta cláusula llegara a la fecha pactada y permitiera el paso de Llorente al Turín a cambio de nada. Esta aparente tontería definía la «filosofía del Athletic» y la dignidad deportiva exigía, tal como escribí aquí hace un par de años, el mantenimiento de esa dignidad aunque, en los tiempos mercantilizados que corren, no parece quedar espacio para esta antigualla de la dignidad.

El segundo pilar es menos importante para un forofo como yo, pero igualmente relevante. O incluso más relevante. Desde el principio de la crisis defiendo la mutualización del endeudamiento europeo que se podría lograr mediante la emisión de eurobonos. Todos los Estados de la UE o de la eurozona contribuirían a la dotación del correspondiente fondo de acuerdo con sus posibilidades y todos ellos se beneficiarían de unos intereses bastante reducidos. En mi opinión esta idea se abre paso poco a poco pero el proceso va lento justamente porque se mueve de arriba a abajo. Mi apuesta sería lograr que España tomara una postura definida en Europa apostando por una generalización del Concierto Económico Vasco y su correspondiente cupo. Ya expresé esa opinión hace años y ello me ganó la enemistad de no pocos líderes de opinión del momento, unas críticas que no hicieron sino afirmarme en mi convicción de que España y, desde luego Europa, o serán confederales o no serán. Algo de esto ya se apuntaba aquí unos meses más tarde

las Indias

las Indias 1074 ~ 24/12/2014 ~ 0 2

Lecturas interesantes del 24/12/2014

Natalia Fernández

Natalia Fernández 479 ~ 22/12/2014 ~ 12 ~ 2 9

Sensores a flor de piel

Cutecircuit collection 14-15Una de las citas de mayor éxito en su sector durante 2014 fue la feria de tejidos inteligentes y wearables de San Francisco. Más de 300 líderes de la industria se reunieron para discutir sobre últimas tecnologías, productos en desarrollo, mercados, aplicaciones y diseños centrados en las personas.

2014 también fue el año en que comenzaron a brillar las prendas y los accesorios en las pasarelas. Tanto los tejidos biológicos como los tejidos inteligentes han sido una de las tendencias que se puede decir ya han cuajado en la industria. ¿Qué es lo que aportan? la posibilidad de hacer con ellos cosas impensables en un tejido tradicional: adaptarse a las particularidades del cuerpo, transformarse e incluso crecer, conducir energía, comunicarse con dispositivos electrónicos…

Cuando el diseño se encuentra con la electrónica

Ying gao diseñoNueva York y Londres están en la carrera por hacerse con el reinado de las pasarelas tecnológicas. La estrella de la edición de este año de la New York Fashion Week, fue CuteCircuit. La marca, creada en 2004, sorprendió con una colección de prendas con estampados luminosos de colores controlados desde el móvil. Los trajes sobre los que mil veces leímos en las novelas de ciencia ficción, capaces de cambiar en función de las condiciones ambientes, climatológicas, enviar señales, almacenar datos, ya están aquí.

En Londres durante la semana de la moda, se presentó un espectacular modelo: una falda hecha con móviles Nokia se convertía en la primera prenda interactiva de la historia.

En circuitos más independientes se pudieron ver los delicados vestidos fotoluminiscentes de Ying Gao. Ralph Lauren presentó durante el Open USA de tenis una camiseta que transmite datos biométricos. Hace unas semanas Johnnie Walker lanzaba un tweed inteligente, aromatizado con las esencias de su «etiqueta negra».

En el mundo de los complementos y la joyería los sensores han sido toda una explosión. Accesorios, anillos, colgantes, brazaletes han dejado de ser un simple adorno para convertirse en pequeños espías capaces de contabilizar el número de pasos o las pedaladas diarias en la bicicleta.

Burberry, firma tradicional donde las haya, ha optado por introducir la tecnología en sus principales tiendas de Londres, Hong Kong y Chicago haciendo de ellas espacios multipantalla de realidad aumentada y espejos inteligentes para mejorar la experiencia de prueba de sus clientes.

El romance está servido

Joyeria smartCon los weareables, las empresas tecnológicas se adentran en el mundo de la moda, firmas de moda que recurren a tecnológicas para desarrollar sus diseños… Ambas partes parecen haberse puesto de acuerdo, los medidores sólo triunfarán si se invisibilizan o estilizan en su diseño. El romance está servido y los datos estimados de crecimiento del volumen de negocio son espectaculares.

La industria de la moda parece haber descubierto la próxima revolución, uno de esos cambios significativos que como el pantalón femenino o la minifalda, se convierten más que en una nueva prenda, en un estilo vida.

las Indias

las Indias 1074 ~ 21/12/2014 ~ 0 2

Lecturas interesantes del 21/12/2014

  • El carpooling se impone en estas Fiestas
    En SincroPool adaptaron el modelo europeo a la realidad local. "Creamos lo que llamamos comunidades de confianza, si vas a club, un country, o en tu empresa te armamos una plataforma ad hoc para que todas las personas que integren esos grupos publiquen sus viajes y puedan compartirlos con otros desconocidos, pero de la misma comunidad"
  • Cahieres Fourier #10
    Número especial sobre la relación entre fourieristas e icarianos en el entorno de la revolución del 48
  • Tribler = bittorrent + anonimidad
    Un paso más en la peculiar «carrera armamentista» entre los rentistas y el compartir
Juan Urrutia

Juan Urrutia 2186 ~ 19/12/2014 ~ 0 0

Eduardo Elitista y Salvapatrias

ministro-Serra-RexachSalvapatrias es una palabra que suele utilizarse con cierto tono crítico implicando que quien se presenta a sí mismo como tal no puede ser alguien que conoce sus limitaciones. No es mi caso en relación a mi amigo Eduardo Serra quien hace pocos días escribió un artículo de opinión en El País que bajo el título El Declive de los Estados Nacionales pone en juego, con la habitual maestría retórica de su autor, ideas que me interesan desde hace mucho tiempo y especialmente en estos tiempos en los que las ramas de los árboles (ni siquiera los árboles) no nos dejan ver el bosque. No solamente nos previene sobre el peligro para España de que los Estados Nacionales Europeos se difuminen en la globalización, sino que pone un énfasis, que podría parecer anticuado, en el peligro que corre la idea de Patria. De ahí que en el título de este post incluya la idea de salvapatrias. No es exagerado ni distorsionador pues, después de explicarnos el origen estatal de la superioridad de Europa, nos avisa de que el dominio de lo que llamamos Occidente (Europa y los EE.UU.) está en peligro precisamente por el declive, o decadencia, de esos Estados como tales estados. Como una prueba de esa posible decadencia nos cuenta, seguramente pensando en España, que:

Hasta hace solo unos años, determinados edificios de nuestras ciudades lucían a su entrada el cartel «Todo por la patria» y en las juras de bandera nos comprometíamos a derramar por ella «hasta la última gota de nuestra sangre». La patria representaba la soberanía, el ser (mundano) supremo, y así lo proclamaban solemnemente nuestras Constituciones.
Hoy, muy al contrario, la patria, a la que ahora denominamos «país», cuando no «Estado», ha pasado a ser una proveedora de servicios, fundamentalmente educación, sanidad y pensiones; proveedora a la que maltratamos sin ambages cuando comete el más mínimo error y, por desgracia, los comete con frecuencia.

Visto desde un punto de vista muy poco frecuente en estos campos de ideas diríamos, leyéndole la cartilla a Eduardo, que el impulso visceral que subyace a la idea de Patria y que es algo comunal, es un impulso dionisíaco que, si bien ha estado iluminado por el formalismo individualista apolíneo que subyace a los servicios públicos, está pasando a limitarse a éstos que, sin visceralidad patriótica, dejarían de jugar un papel constitutivo y se limitarían a conformar una maquinaria estrictamente mecánica. Maquinaria esta que, a su vez, parece no funcionar demasiado bien. Nos encontramos con un reloj de pulsera de estos que se dan cuerda a sí mismos aprovechando los movimientos de nuestra muñeca y que empieza a retrasarse por la ralentización de nuestros movimientos y por las averías del conjunto de tuercas que impulsan el movimiento de las agujas. Dioniso y Apolo son complementarios y eso hace que no podamos minimizar la importancia de los aparentemente pequeños problemas técnicos favoreciendo la atención a los impulsos creativos que estarían en peligro en buena parte por esa globalización que, seguramente y dada su naturaleza, no va a poder generar una patria global aunque la idea de una aldea global a la que se refiere Serra refleje su nostalgia así como la de alguno de nosotros respecto a símbolos nacionales, no iguales para todos.

¿Qué hacer políticamente en una situación así? Por esta pregunta yo entendería la duda de cómo podemos hacer política nacional de manera que solucionemos problemas internos, aparentemente menores y, al mismo tiempo, sepamos competir en un mundo global que plantea problemas realmente serios y estratégicos. Y es en este punto en el que Eduardo deja de ser un salvapatrias y se convierte en un político que trata de mantener a la que fue su patria en un estado fuerte no en sí mismo sino como parte de una coalición de Estados que sigan mandando en el mundo. El amigo patriótico se me ha convertido en político elitista que aspira a ser escuchado como un oráculo al que se le preguntan cuestiones que se diría no tienen solución evidente. La élite a la que aspira a pertenecer se eleva por encima no solo de los problemitas cotidianos simples sino más allá de las discusiones rutinarias y nadie más que él puede definir quién pertenece a esa élite.

Yo diría que, en opinión de Eduardo, solo puede estar a la altura de los tiempos de la globalización quien se de cuenta de que hacer política hoy exige una mayor amplitud en el abanico de pactos entre políticos de distintas persuasiones:

Hasta hoy solo había que pactar las políticas por las que nos relacionábamos con otros Estados: la exterior y la de defensa. Hoy es imprescindible pactar también muchas otras: desde la educativa y la de I+D+i a la energética o la medioambiental, pues todas ellas son necesarias para competir con otros países.

Y Eduardo nos dice que aquellos políticos que no se den cuenta de esto no podrán hacer el bien por su país (¿patria?) pues hoy en este mundo abierto se necesita apoyar la competitividad al máximo dejándonos de pejiguerías como serían esas cositas como el Estado el Bienestar o, añado yo malintencionadamente, la desigualdad. Si no renunciamos a utilizar la política como arma ideológica, diría Eduardo, no podremos mantenernos entre los Estados poderosos de hoy en día y esto a la postre nos empobrecerá en el futuro. La política hoy no podría ser populista y habría de ser elitista en el sentido de que deberíamos dejar sitio a gente que se da cuenta de estas limitaciones. Su premio, me parece que entiende y espera Eduardo, es que conseguirán recuperar el impulso vital de la Patria. Pero eso exige de un verdadero político de los que no se contenta con fantochadas que se esmere en la pedagogía explicando las cosas con claridad y que, al mismo tiempo, lleve una vida ejemplar sin caer en el aprovechamiento del poder en beneficio propio.

Soy consciente de que no he incluido aquí todo lo que cuenta Eduardo en su artículo, pero creo sinceramente que no he distorsionado su nostalgia de un mundo pretérito en el que Dioniso y Apolo se daban la mano o su intención de superarla a través de una alta política al alcance de poca gente y en la que la embriaguez de Dionisio ha de ser frenada. No es mi intención polemizar, pero termino diciendo humildemente que muchos que no pertenecemos a ninguna élite, pero tampoco somos unos ignorantes, no queremos renunciar a la embriaguez ni creemos que ello nos vaya a llevar, por sí mismo, a la irrelevancia total. Nuestro reto es todavía más complicado que ese al que Eduardo nos llama a enfrentarnos. Pero es el que me interesa a mi, nacionalista tranquilo, uno sobre el que he escrito muchas veces y sobre el que volveré.

las Indias

las Indias 1074 ~ 18/12/2014 ~ 0 2

Lecturas interesantes del 18/12/2014

    oeste

  • N1 Academy
    Una nueva no-universidad que nos viene recomendada por Kevin Carson
  • Las encuestas que explican el fin del bloqueo
    Desde 1999 una amplia mayoría de estadounidenses eran partidarios de normalizar las relaciones con Cuba, con un porcentaje de apoyos que se movió entre el 55 y el 71% en los últimos años.
  • Cómo el Papa Francisco medió entre Cuba y EE.UU
    La Casa Blanca y el Gobierno de Cuba relatan cómo el Papá participó de forma activa y promovió el restablecimiento de las relaciones entre EE.UU y Cuba
  • EE.UU: Cuando el tren llegó al Oeste
    Alexander Gardner, fotógrafo que recorrió EE.UU tras la Guerra Civil y documentó la llegada del ferrocarril a las lejanas tierras del Oeste. Acuerdos, viaductos, primeras estaciones son algunas de las fotos que recoge este artículo.
  • Cómo los titulares cambian la forma en que pensamos
    La psicología mantiene que las primeras impresiones realmente importan. Lo que vemos, oímos, sentimos o experimentamos en nuestra primera aproximación a alguien o a algo influyen en cómo procesamos el resto de la información. Los artículos de prensa no son una excepción
  • Apple suspende ventas las online en Rusia
    La inestabilidad y devaluación del Rublo en los últimos días ha llevado a la compañía a suspender de forma cautelar sus ventas en Rusia.
  • Redes neuronales e inteligencia artificial
    El siguiente nivel de la Inteligencia Artificial

Qué es «las Indias»

Juan Urrutia2186 ~ 21/12/2014 ~ 0 1

Otro gran primer párrafo

El primer párrafo es donde un autor de ficción se la juega de verdad tal como decía hace ya muchos años usando como ejemplo el Call me Ismael de Melville. Siempre he pensado eso y puede que ahí está la explicación de mi escasa, por no decir nula, producción literaria. Es imposible competir con ese primer párrafo de Mobby Dick, o incluso con estos primeros párrafos de los que he escrito aquí (Bolaños)o aquí (Flaubert). Hoy he encontrado otro primer párrafo, en este caso de Jean Echenoz en su librito Un año, que me ha llamado poderosamente la atención:

Victoire,luego de despertar una mañana de febrero sin recordar nada de la fiesta y encontrar a Félix muerto a su lado , en la cama, hizo su maleta, no sin antes pasar por el banco, y tomó un taxi rumbo a la estación de Montparnasse

.

RecetarioIdiomas

Diccionario de Go/Baduk/Weiqi

Cursos de Go Baduk Weiqi

Carolina Ruggero145 ~ 18/12/2014 ~ 2 39

Marceloté

Marceloté

Ya es el día siguiente por aquí, pero hoy cerró sus puertas Marceloté.

El edificio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires en el que estudié, donde los estudiantes sobrepasaban ampliamente la capacidad de sus aulas, donde atravesar las puertas entre estudiantes y militantes tomaba media hora, donde crecí, milité e hice muchos amigos, quedaba en la calle Marcelo T. de Alvear.

Para albergar a estudiantes de Ciencia Política, Ciencias de la Comunicación, Sociología, Relaciones del Trabajo y Trabajo Social, no le alcanzaban sus aulas (con sus respectivas subdiviciones, sus pisos para sentarse y sus pasillos para escuchar de lejos) ni las aulas de las facultades aledañas que tomaba prestadas y fue abriendo distintas sedes.

Por eso a esta, a la que me albergó como estudiante, militante y profe, se la llamaba Marceloté. Hoy cierra sus puertas y con ellas sus pasillos y su mítica Aula 100. dejarán de dictarse materias de las carreras allí.

Mis ideas sobre lo que se debe esperar de la educación universitaria cambiaron mucho y sobre cuál debería ser el rol institucional y social de la universidad también, pero puedo decir con certeza que gran parte de lo que soy se lo debo a ese paso por Marceloté, a los amigos que hice, que hoy están en Buenos Aires y en otras ciudades del mundo, y a aquellos profesores que sí ocuparon el rol que sigo defendiendo: aquellos que dispersaban generosamente su conocimiento provocando querer entenderlos, aquellos que defendían que las lecturas debían estar provocadas por un debate previo, aquellos que nos enseñaron a aprender.

No cabe contar las cosas que aprendí, sufrí, disfruté, discutí u organicé entre aquellas paredes, pero no puedo dejar de permitirle un lugar a la nostalgia y brindar por Marceloté.

David de Ugarte2842 ~ ~ 17/12/2014 ~ 2 26

¿Economía colaborativa o consumo colaborativo?

darwin ancovoligoHace mucho que en la Indianopedia tenemos entrada para modo de producción p2p y hace algo menos que publicamos la de economía directa. Muchos amigos nos preguntaban, especialmente desde el evento de Gijón de la Anĉovoligo, por qué no incluíamos otro para «sharing economy» o «economía colaborativa»… y la verdad, era porque estaba en discusión.

«Sharing Economy» y consumo colaborativo no son exactamente la misma cosa. Tras mucho discutir y reflexionar hemos llegado a que «economía colaborativa» es una expresión que pretende abarcar demasiadas cosas, desde el software libre a Uber y airbnb pasando por Kickstarter. Consumo colaborativo en cambio, es mucho más preciso: ciñe la cuestión al compartir recursos entre consumidores y permite tener «cajitas claras», con Kickstarter en economía directa y el software libre en el modo de producción p2p, por ejemplo.

Juan Urrutia2186 ~ 13/12/2014 ~ 0 2

Mis adminículos

bilbaobaldosaTengo un buen y querido amigo que dice a quien quiera oírle que me conoció con boina, paraguas y barba. Yo siempre aclaro que se confunde y que nunca he llevado esos tres adminículos juntos. Y es verdad, pero creo que también lo es, y debo confesarlo, que dependiendo del tiempo, a veces sí que llevo tres adminículos curiosos juntos, pues aunque la barba no duró mucho, la que siempre va conmigo es la gabardina, esa prenda que ya solo llevamos los muy mayores pero que, en mi caso, no deja obsoletos ni la boina ni el paraguas. Quizá esto es así pues hubo un tiempo, allí en mi infancia bilbaína, en el que sí que me protegía con boina, paraguas y gabardina en mi camino al colegio. Hacía frío, humedad y una fina lluvia que nunca cesaba de manera que, al acarreo de los libros escolares, debía añadir cada día esas tres defensas contra el mal tiempo. ¡Aquello era vida! Sobre todo por la tarde, después de comer en casa y de asistir a las clases hasta las siete de la tarde. Volver a casa era como una aventura de Salgari. Siempre lloviendo, casi siempre oscuro como una noche casi cerrada y con un frío que la gabardina no podía contrarrestar. Caminaba rápido, con ganas de protegerme, pero sobre todo de disfrutar de las sorpresas que me podrían estar esperando en casa una vez desembarazado del paraguas, la gabardina y la boina. Escribo esto cuando, por fin ha llegado a Madrid lo que la gente llama el mal tiempo, ese que yo asocio a la felicidad en mi Bilbao infantil con un clima que me llevaba allí, y hoy me lleva aquí, a caminar al ritmo exacto de lo que se llama vida, algo entre la nostalgia y el aburrimiento pero siempre presidido por esa todopoderosa esperanza exaltada de las sorpresas que me esperaban al llegar al calor del refugio, esperanza exaltada esta que, pase el tiempo que pase, nunca acaba por apagarse o serenarse.

Carolina Ruggero145 ~ 09/12/2014 ~ 3 3

Lugo de noche y con amigos

Aprovechamos un viaje de trabajo a Gijón para ir unos kilómetros más y visitar a nuestros amigos en Lugo. Aquí el escaso testimonio de un fabuloso paseo nocturno. El análisis comparativo sobre a qué se llama tapa, queda para otro relato.

Lugo 1

Muralla de Lugo

Juan Urrutia2186 ~ 06/12/2014 ~ 0 0

Tximeleta y Wittgenstein

tximeletaSe ha roto la racha y por primera vez en mucho tiempo nuestra venida a Bilbao no ha traído el sol consigo. Hace un tiempo de perros y los yates del Abra apuntan su proa hacia el noroeste evidenciando el que denominamos viento gallego, el que, a diferencia del francés, trae el mal tiempo. Graniza y hace frío y me paseo por nuestra casa renovada tratando de encontrar el sitio adecuado para cada cuadro pues el cambio del entorno exige una renovación de lo que lo enmarca. Pero lo que da forma y sentido a un entorno no son solo los cuadros; también cuentan otros elementos. Como, por ejemplo, las mesitas bajas. La nueva del salón tiene forma de ala de mariposa y debe ser por eso que, tomando la parte por el todo, recibe el nombre comercial de tximeleta. Se me ha ocurrido que cuando llegue el momento de volver a LA para siempre puedo ocupar mis mañanas en escudriñar por donde sopla el viento y colocar la proa de esa mesa tan ligera en dirección al viento que toque. Una forma esta de no distinguir el interior del exterior añadiendo un intento más a esta tarea terca en la que estoy enganchado y que trata de escapar de la prisión del lenguaje siguiendo la estela de Wittgenstein. Quizá algún día pueda decir que yo hablo y que ya no es cierto que el lenguaje me habla. Pero quizá esta tarea pueda ir más allá de lo esperado e invertir los términos. Estoy dispuesto a sugerir en el Ayuntamiento que proporcione boyas adicionales de forma que todos los yates estén amarrados a dos boyas simultáneamente comprometiendo así la dirección de su proa. El viento habrá dejado de ser un fenómeno del exterior y se habrá convertido en una característica identitaria de mi casa cuya tximeleta habrá de ser consultada por los meteorólogos.

Juan Urrutia2186 ~ 03/12/2014 ~ 0

Adios al lenguaje

La última película de Jean-Luc Godard: un joven de 84 años que se da cuenta de lo que aquí hace tiempo llamé el fin de la heurística y de la concomitante obligación de subvertir el lenguaje para que no caigamos en el engaño de creer que las cosas tienen sentido porque podemos contar historias. En la discusión en la que me enzarcé en ése post Godard habría estado de mi parte y lo muestra ya desde el título de esta película, «Adiós al Lenguaje», de donde sale el título de este post.

A los dos días de disfrutar de la película de Godard escuché con relativa atención una conferencia de Fredric Jameson sobre la globalización y la representación en la que este señor tan serio nos venía a contar que la globalización en la que se habría desarrollado la postmodernidad en el campo cultural era muy difícil de representar en sí y que no daba origen a ninguna forma realmente novedosa de representación de uno u otro tipo que mereciera ser entendida como cultura. En la discusión del post citado hubiera estado en el otro bando junto con Vargas Llosa y tratando de relacionar el «High Frequency Trading» (aunque no pronunció estas palabras) con la falta de sentido de las producciones que pretenden ser cultura y no son sino mercancías en un mundo en el que el capitalismo ya no tiene alternativa. Ambos Godard y Jameson son o han sido marxistas y esta forma de ver el mundo les ha condicionado su discurso. Pero mientras uno ha renunciado a esa representación de las épocas históricas, el otro continúa buceando en esas aguas en busca del sentido de las formas de representación en el siglo XXI. A este crítico de la cultura se le entiende todo, es un profesor frankfurtiano y, por tanto, se entiende también cuando no acierta con su diagnóstico. Al primero, que es un artista, que ha renunciado a entender o a explicar, no se le entiende nada y por eso es mucho más didáctico pues nos enseña que «allá nosotros», una de las pocas cosas que hoy se pueden enseñar sin sentir el ridículo.

Estadísticas del Correo de las Indias

1.551 feed subscribers

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)