El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

las Indias

las Indias 903 ~ 15 de abril de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 15 de abril de 2014

    Civilization Beyond Earth

  • Novena el portátil 100% tuyo
    Ya lleva el 63% de los 250.000€ necesarios para su producción en serie conseguidos en crowdsourcing
  • Taiwanés para mallorquines (contexto Taiwan a lo LPD)
    Los «dos taiwanes» llevan desde entonces moviéndose en el pragmatismo más absoluto. El KMT se olvidó hace tiempo de sus delirios de reconquistar China y se limita a buscar el acercamiento económico para pillar cacho de la inmensa cantidad de dinero que se mueve entre los Països Xhinesos. Los independentistas suelen permitir que sigan gobernando estos unionistas para que China no se enfade demasiado.
  • Cómo los pequeños platos conquistaron nuestras mesas
    Cazuelitas, cucharas, pizzetas… las pequeñas porciones, degustaciones se han colado en nuestras mesas asociándose a sofisticación, alta calidad y comida ligera.
  • El impacto económico del cambio en el modelo de producción industrial agrícola
    Según un estudio publicado por la ONU, el paso de una producción agrícola industrializada a un sistema de producción a pequeña escala -que los gobiernos deberían subvencionar- conseguiría aliviar el hambre y la pobreza, reduciría las emisiones de carbono y promovería una alimentación más saludable.
  • Un retrato de EEUU en tres gráficos
    Cambios culturales, sociales y demográficos en EE.UU desde los años 60 hasta ahora reflejados por generaciones, desde los milenials a los silents.
  • Civilization da el salto al futuro
    La próxima serie de Civilization comenzará con un viaje al espacio de un grupo de colonos que deben empezar una nueva vida en otro sistema galáctico. Del origen de la humanidad y su evolución a lo largo de los siglos, Civilization se decide a construir futuros
David de Ugarte

David de Ugarte 2762 ~ 15 de abril de 2014 ~ ~ 9 6

¿Cómo dirigiría un filósofo tu empresa?

banquete filosofico
En un post reciente Natalia Fernández nos ha explicado el sistema Toyota que se aplica en los sistemas de calidad (LEAN, EFQM, etc.) que las administraciones y las consultorías llevan a las empresas.

Los modelos de gestión

Modelo EFQMEn estos modelos, todo empieza con el «liderazgo», es decir, con una «idea» que al llevarse a la práctica materializará inevitables errores en la cadena de producción, en la relación entre los equipos, en la comunicación, etc… Osea, se degradará. Solo mediante un férreo sistema de «ciclos de mejora» y balance, la mejora incremental continua irá acercando el producto al objetivo original. El futuro deseado es una vuelta a la idea primigenia, pura, al pasado.

Comparémoslo con el pensamiento ontológico platónico que comentábamos en el post sobre el estoicismo:

El núcleo central del platonismo es la teoría de las ideas. Según ella, el mundo que percibimos es solo una representación de un mundo abstracto de ideas inmutables. Todo lo que para nosotros es «real» solo es una forma degradada respecto a su origen. Esta importancia de la naturaleza ideal y originaria de las cosas (ontología) ha dado forma a muchas ideologías que hoy nos rodean. Para el pensamiento ontológico cristiano, heredero del platonismo, las cosas son puras en su origen, pues las ideas son creaciones divinas, y su «paso» por el mundo no es más que una degradación, que solo cobra sentido si su historia se entiende como el camino hacia una restauración, a una vuelta al origen. Este origen sería Dios en la visión del tiempo de los cristianos, pero el formato aparece bajo multitud de avatares: la clase que se emancipa emancipando a toda la Humanidad en el marxismo, la patria que recupera su esencia originaria a través de la afirmación de un estado propio en una identidad culturalmente «purificada», etc.

Fábrica ToyotaSí, sin duda es el mismo esquema de pensamiento, la misma visión esencialista, ontológica del mundo.

Digámoslo claro aunque sea a lo bruto: Toyota es platónica. Cada producto reproduce el ciclo de la creación divina: comienza en la mente del líder/Dios con una palabra. Cuando pone a todos a trabajar en ello arranca la Historia del producto. Pero la primera versión no es perfecta. Hay un pecado original que ha de corregirse. Y luego otro y otro y otro. En una mejora ciclo a ciclo que conduce, en los límites del tiempo, a la «calidad total», un mítico Edén donde la criatura real se reconcilia finalmente con su creador. Un momento trabajosamente alcanzado y rigurosamente traducido a «procedures» -las nuevas tablas de la ley- a lo largo del tiempo.

La alternativa Nintendo

Pero Natalia en su siguiente post nos planteaba una alternativa, Nintendo, y un modelo que parecía arcano «intentarlo una y otra vez hasta dar con un éxito… sin dejar de buscar nunca». Nos cuenta Nat que el pensamiento de Yamauchi, el creador de la Nintendo que conocemos, era una praxología: en vez de mirar atrás todo el tiempo para contrastar con el «plan original», se preguntaba al ver el resultado de cada movimiento «¿y ahora qué nueva cosa podríamos hacer que antes ni se nos ocurría, cómo convertimos ese conocimiento en nuevas ideas que nos permitan hacer nuevas cosas y aprender más?». De hacer naipes no saldrá hacer mejores naipes, más cercanos al ideal platónico de «el naipe», sino juegos sociales, y de los juegos sociales aventuras de rol con pistolas laser, y de ahí consolas de juegos, y de ahí…

personajes-nintendoEstamos en el mundo de los estoicos, porque para ellos el verdadero sentido de la vida era conocer y aprender, algo que según Séneca constituiría la «elevación» o verdadera divinización del hombre. Recordemos cómo eso les llevaba a tener una visión «tecnológica» y «praxológica» en vez de «ontológica» como a los platónicos:

Estoicos y epicúreos estarán en el extremo opuesto de la visión ontológica del mundo (…) Para los estoicos lo que importa no es «restaurar» nada (…) la relación con la Naturaleza del estoicismo será ante todo «tecnológica», pues no buscará una «vuelta a los orígenes», sino un alineamiento entre lo posible en el entorno y lo necesario para las personas a través del conocimiento científico. Y del mismo modo, en lo social generará una «praxología» que desarrollará la ética de la virtud-conocimiento donde quiera que el estoico se desempeñe, sea en una pequeña comunidad filosófica o en las magistraturas del Imperio

Pequeño off topic ludópata

YamauchiHay un link con algo más que apunta Nat: Yamauchi, el hombre que dio forma a Nintendo, era un apasionado del Go que aplicó la mentalidad del juego para revolucionar la Nintendo original, que hacía naipes. Según un reciente libro de Florence Coppin y Morgan Marchand el Go es la materialización lúdica de la antítesis del platonismo, el producto de un tipo de pensamiento no-esencialista y no-lineal orientado a la acción y que privilegia el «qué podemos hacer» sobre el «cómo llegamos hasta aquí». Según sus propias palabras: una praxología y no una ontología.

La mejora incremental en los modelos democráticos de empresa

sonrieEl artículo de Nat sobre Toyota es contundente: «hacer lo mismo un poco mejor cada día, no es innovar». Dicho en otras palabras: mejorar poco a poco es una forma de engañarse y seguir contentos derechito, derechito hasta el desastre. ¿Qué pasa cuando se juntan una visión platónica del mundo con el toyotismo y la democracia en la empresa?

Si el sistema de mejora incremental necesita algo es ese tipo particular de comunicación que se llama transparencia. Juan Urrutia apuntaba esta semana cómo eso conduce a una homogeneización total. Y la homogeneización multiplica el inmovilismo de los métodos de gestión, vaciando la democracia interna de significado. El resultado no es en absoluto una novedad como sabemos por la experiencia histórica: la unión de sistemas basados en el ciclo platónico de la mejora incremental con sistemas participativos de gestión produce necesariamente nuevos caudillismos, nuevos padrecitos que pondrán cara al camino hacia el desastre:

¿Pero quién se va a atrever a plantear algo distinto, algo nuevo? Una democracia económica así, sea un soviet, una cooperativa o un comité, es un excelente sistema de control, donde todos, o al menos bastantes, pueden controlar todo el proceso. Pero podemos imaginarles, ante el reto de hacer algo rompedor, de enfrentar una situación nueva. ¿Hacia dónde iban a mirar? Hacia el lugar de donde vienen las reglas, hacia «arriba», buscando refugio en una estructura que no teme tener siempre opinión, deseando encontrar cohesión, tal vez, en el culto de un líder providencial o de un «padrecito».

Conclusiones

karl-popperKarl Popper, uno de los filósofos más interesantes del siglo XX, apuntó ya en «La sociedad abierta y sus enemigos» como el pensamiento ontológico, de Platón a Marx, había sido una verdadera lacra para la historia de Europa y Occidente. Podríamos hacer desde luego un apéndice aplicado al platonismo y sus taras para la gestión de empresas. O podríamos renegar del pensamiento filosófico europeo.

Desde luego, el peso del platonismo ha sido tan fuerte en todas las dimensiones de la cultura occidental que no son pocos los que han buscado refugio en tradiciones que pretendían «incontaminadas» en Asia, sobre todo el Tao o algunos de sus derivados como el budismo Zen. Pero seguramente Popper nos recordaría que aunque hay otras tradiciones de pensamiento «no ontológico», no esencialista, praxológicas, es precisamente la que se imbrica con estoicos y epicúreos en las raíces mismas de lo que se entiende por Europa, la única que sabrá pensar la relación con la Naturaleza en términos no solo prácticos, sino tecnológicos. Entenderlas como un equilibrio capaz de crecer sobre aquello que para el estoico significa el verdadero motor de la vida tanto de las personas como de las sociedades: el aprendizaje y el conocimiento.

Desde el punto de vista de una empresa, del tipo que sea, la alternativa al platonismo de los ciclos LEAN no puede ser el paso a una relación contemplativa con el mundo. Las empresas tienen que satisfacer necesidades –de sus clientes, de sus propietarios, de los que trabajan en ellas, de la sociedad, del entorno…– y eso no se consigue sin traducir a la práctica (tecnología) lo que se aprende de interactuar con lo que las rodea. Esto es lo que significa innovar: traducir lo aprendido en nuevos usos, productos y herramientas que a su vez permiten aprender más.

Así que si le pidiéramos a un filósofo crítico como Popper un modelo de gestión que atendiera a lo que las empresas necesitan hoy, seguramente nos sacaría de los platónicos programas de ayuda a la PYME gubernamentales, propondría una forma de trabajar que tendría mucho de estoica y el resultado, al cuajar, tendría un aire de familia con nuestra querida Nintendo.

las Indias

las Indias 903 ~ 14 de abril de 2014 ~ 1

Lecturas interesantes del 14 de abril de 2014

  • Xtreme Go
    Una foto genial usando roca de pizarra como goban, avellanas y nueces para jugar. Geniales Alfonso y Ester!
  • Europa, por Daniel Bellón
    [..] deriva el continente, se estremecen las islas, aprisa cantan los gallos …
  • El vertiginoso crecimiento de las ONGs en China
    Se estima que una clase burguesa de 300 millones de personas ha emergido en China en la última década. Las ONGs vendrían a representar las aspiraciones de esta incipiente clase media a participar en actividades de beneficio social. A día de hoy hay 500 mil ONGs registradas en el país, aunque se cree que existen más de 1,5 millones operando sin registro. Y lo que es alucinante, en los próximos años se espera que estas cifras se dupliquen
  • México prepara cerco económico al narco
    El gobierno intenta impedir que instituciones financieras realicen transacciones con personas ligadas al narcotráfico.
  • Facebook estudia emitir moneda electrónica
    Según publica FT, estaría a la espera de la autorización del Banco Central de Irlanda, donde tiene su sede fiscal.
  • Estoicismo: el estado del arte académico
    Conjunto de papers publicado en 2004 sobre la continuidad y las influencias del pensamiento estoico en las corrientes filosóficas de la modernidad
  • Una guía para la buena vida: el antiguo arte del disfrute estoico
    El libro que puso en agenda de nuevo al pensamiento estoico en EEUU
Natalia Fernández

Natalia Fernández 449 ~ 14 de abril de 2014 ~ ~ 9 6

El gran bocado: el nacimiento de la anchoa (tal y como la conocemos)

Anchoa del cantábrico
Appertizacion Francia 1809, Napoleón sueña con su gran expansión hacia Europa. Lanza un reto social: una recompensa de 12.000 francos a quien presente una solución para la conservación de los alimentos. Su objetivo: mejorar eĺ sistema de aprovisionamiento militar. Se trataba de que los soldados llegaran al campo de batalla bien alimentados y de reducir el cargamento de provisiones y utensilios de cocina en campaña. El ganador fue Nicolas Appert, un reconocido cocinero, que según dicen ya venía usando su fórmula en secreto: la appertización. El sistema sobreviviría a Waterloo y se convertiría en uno de los grandes legados de la época napoleónica. Es más, sustituyendo los frascos de cristal por hojalata -un monopolio británico- no sólo los ejércitos sino los cargueros de travesías transatlánticas incorporan la conserva de forma masiva.

En los puertos del Cantábrico, comienzan a aparecer en esa época las primeras fábricas conserveras. Siguiendo el método Appert envasaban pesca, caza y verduras, atendiendo así a la nueva demanda. La venta a la navegación de cabotaje primero y a la oceánica después se convirtió pronto en una de las principales vías de ingreso local.

Pero tenían competencia. En el siglo XVII el anglicanismo había reducido los días de ayuno. Hay un excedente de salazones de sardinas y arenques que empiezan a buscar mercados en el continente. La invención de la hojalata, y sobre todo su monopolio, convertirán a las islas en el gran exportador de pescado en conserva del mundo.

Crisis de caladeros en el Mediterráneo

Fabrica de Angelo ParodiA mediados del siglo XIX se registra una crisis de capturas en la costa italiana, lo que provoca que las casas comerciales de pescado intensifiquen la compra de materia prima en el exterior. Inglaterra será uno de los puntos de origen, el otro, la costa cantábrica.

Así los comerciantes de Génova, Nápoles y Sicilia, comenzaron a enviar cada temporada delegados comerciales al Cantábrico con una misión: abastecerse de boquerones, un pescado que entonces sólo servía como cebo de capturas de valor superior en el mercado, como el besugo, pero que en Italia era de consumo masivo. Estos hombres llegaron a los puertos de Getaria, Bermeo, Laredo, Santoña, Llanes o Lastres, se ocupaban de los encargos de pesca, su almacenamiento y conservación. Para ello alquilaban naves (magazzines), y contrataban a las mujeres para realizar el procesado del pescado. Las cajas de anchoas en salazón salían nuevamente por barco hasta Italia.

Aquellos temporeros, llegaban cada año a las costas y dinamizaban la economía local durante unos meses de frenética actividad. Los genoveses llegaban con dinero, pedidos e historias y la población local les adoraba.

Il piú grande bocatto

La DoloresGiovanni Vella Scatagliota había nacido en Trapani (Sicilia). En 1883 llega, entre otros muchos a Santoña como delegado comercial de la casa importadora genovesa Angelo Paroli.

Pero su historia será diferente a la de los demás. Y la diferencia tenía nombre: Dolores, una chica del pueblo. En 1889 se casa con ella y se establece en Santoña de manera permanente. Giovanni aplicaba el procedimiento estándar que comenzaba con la organización de las capturas y terminaba con los boquerones salados en cajas, listos para subir de nuevo al barco. Al igual que las sardinas o los arenques conservaban piel y espinas, lo que obligaba a los comensales a limpiarlas antes de poder comerlas.

Giovanni se da cuenta de que esto es una barrera. Hay que mejorar la «usabilidad» del producto. Se obsesiona con la idea de eliminarla y comienza a trabajar con las mujeres en los almacenes buscando una forma alternativa de conservar el pescado. El primer resultado de esa búsqueda fue el filete de anchoa en salazón que conocemos hoy en día, sin piel, sin espina, listo para comer en un solo bocado.

Fabrica de La DoloresEl nuevo producto era una exquisitez en comparación con los salazones, se merecía una nueva marca y un nuevo envase: «Il piú grande bocatto» o «El gran bocado» se comercializó en pequeñas latas rectangulares, también ideadas por Giovanni. En un principio utilizó alcaparras para aromatizar y mantequilla para atenuar su fuerte sabor, siguiendo la moda italiana del consumo de la anchoa. Debido al aumento de coste que le suponía, finalmente, Giovanni opta por un envasado en aceite de oliva. Había nacido la lata de anchoas que conocemos.

La nueva técnica del «sobado a mano» de la anchoa se extiende rápidamente al naciente sector conservero. En 1900 Giovanni comienza la construcción de la que sería la primera fábrica de anchoas de Santoña: La Dolores, en honor a su mujer. En los años siguientes abre nuevos talleres de salazón en Llanes y Lekeito e invierte en sus propios barcos convirtiéndose además en armador.

Atraer nómadas, base del desarrollo en la costa cantábrica

Fabrica de conservas Villarás. Santoña 1932El procedure de la conserva se popularizó con la apertura de nuevas vías comerciales, sus delegados, nómadas durante años, se establecieron creando las primeras empresas. Santoña, con los Oliveri, Gatto, Orlando, Marino, Zizzo, Sanfilippo o Busalachi, vivió época de mayor esplendor.

La llegada de los italianos propició un salto en la industria de la conservación. Con las anchoas comenzó una época de efervescencia industrial en la costa del Cantábrico. Solo en Santoña se instalaron más de cien familias italianas, convirtiéndose en el puerto de mayor concentración de conserva de anchoa del mundo, con una treintena de fábricas que dieron empleo a más de 800 personas, además de pescadores, transportistas y toda la industria auxiliar, incluidas las latas, diseñadas por Vella y fabricadas a partir de entonces por los ferreteros vascos.

Después de Giovanni Vella

Pero a esa ola de innovación no siguió otra. El sector industrial creado por Vella apenas subsiste hoy gracias al filete de anchoa, que sigue teniendo en el «sobado a mano» su seña de identidad. Aquella época de esplendor, no ha conseguido mantenerse en el tiempo. Hoy se cuentan una docena escasa de conserveras en Santoña. El resultado del nomadismo fue la aparición de la industria de la conserva en Santoña, y el resultado de la especialización fue su estancamiento.

¿Qué pasó? Simplemente que dejaron de llegar «forasteros», porque lo que en realidad lo que nos enseña la historia de Giovanni Vella es que la población flotante es la verdadera clave para la innovación y a través de ella el desarrollo local. Trae 100 conserveros y surgirá un Vella. Pero no pretendas vivir del ingenio y la innovación de un sólo hombre para siempre. La rentas de innovar se disipan y los Giovanni cantábricos de hoy, atentos a las demandas de los consumidores, seguramente se hallen en algún puerto del Pacífico o del Atlántico Sur, soñando con encontrar la vía para innovar e independizarse de sus casas matrices en Europa.

El desarrollo local necesita a «los de fuera»

El gran bocadoLos italianos en el Cantábrico trajeron un «procedure» para organizar la producción de salazones y el conocimiento del envasado en barriles. Pero al confrontarse con un entorno nuevo, pensaron retos nuevos. En vez de dedicarse a la mejora incremental, buscaron una forma completamente nueva de entrar en el mercado (el pescado sin escamas ni espinas).

Seguramente Giovanni Vella no hubiera liderado ese proceso en Génova. Y el hecho es que tampoco a nadie en el Cantábrico se le ocurrió hacerlo por su cuenta hasta que ya era un procedimiento industrial bien establecido. Esperar otra cosa sería utópico. Aunque es en lo que se basa la mayor parte de las «políticas de emprendimiento» y desarrollo local que encontramos por Europa.

La innovación real, como vimos en el caso Nintendo, tiene que ver con entablar conversación con gente fundamentalmente distinta, con otros contextos, con «otro mundo». Es decir, foráneos. Eso es lo que nos obliga a repensar todo y a vernos de una forma distinta. Así nació la Filosofía en la Grecia antigua. ¿Debería extrañarnos que a esa promiscuidad le debamos también la lata de anchoas?

La conclusión es sencilla: Si quieres desarrollar una ciudad o una región no te preguntes cómo hacer distintos a sus habitantes, pregúntate a cuánta gente distinta les puedes presentar y a cuánta gente interesante «de fuera» podrían convencer de que se mudaran… al menos por una temporada.

las Indias

las Indias 903 ~ 13 de abril de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 13 de abril de 2014

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2092 ~ 13 de abril de 2014 ~ 0

Otro ejercicio literario: 4.El concierto de los domingos (cont.)

(Viene de aquí.)

Diosa MnemosyneHizo Machalen como una especie de parada en su discurso como para tomar aire, pero yo sabía que esperaba mi respuesta o, al menos, alguna reacción; pero como yo no decía nada, pues nada me sugerían sus recuerdos infantiles más allá de la sorpresa que me producía la historia de una niña que no decía nada de sus padres, ella continuó:

“Y allí estaba yo, en medio de esos hombres mayores, de espaldas a la mesa alargada, con las piernas colgando, los zapatos de domingo adquiridos con crecederas bamboleándose en el aire, y con unos calcetines blancos que me espantaban y procuraba ocultar bien debajo del mantel. Toda oídos a una conversación que entonces me era difícil de entender y que año tras año, domingo tras domingo, se centraba en que «nosotros» no teníamos apenas una última oportunidad y que ellos, es decir «vosotros», habían ya copado todo, que no podíamos sino resignarnos a hacer lo poco que sabíamos: vender caramelos, coger puntos a las medias, fabricar muebles de artesanía sin marca alguna, recibir a hombres jóvenes con ganas de jarana y atenderlos con amabilidad, limpieza e higiene”.

Me miró como esperando un comentario a este punto último, como para asegurarse de que lo había entendido, y como retándome a que allí mismo cortara la conversación y me diera la vuelta hacia mi territorio. Solo pude mirarle y enarcar las cejas como diciéndole ¿y qué más?

“Ahora pienso que aquellas fronteras intangibles que separaban tu mundo y el mío de otros mundos que yo ni siquiera imaginaba, eran las causantes de la docilidad de Don Jacinto y de mi abuelo. Para Don Jacinto mi abuelo era Don Ricardo y nunca pasaron al tuteo sino que, más bien, esta cierta ampulosidad en el trato marcó la enorme serenidad de los domingos con el atractivo hipnótico que todavía hoy tiene, en mi recuerdo, el calorcito del salón, el ambiente de hotel con dos mesas, la alargada para las chicas y la redonda para nosotros cuatro y, sobre todo, aquella especie de balconcito situado en el único ángulo recto de esta habitación de ambiente tan singular y sobre el cual parecían descansar algunos instrumentos musicales entre los que destacaba una batería que, oh sorpresa, un día descubrí que mi abuelo solía tocar en algunas ocasiones en las que yo no necesitaba sus cuidados. Solo Doña Amparo circulaba entre las mesas y entre éstas y la barra con su torno por el que llegaba la comida. Y lo hacía con tal discreción que solo se oía un tono de voz, el de los dos hombres, un tono íntimo y suave con el que ellos dos, no tan mayores como yo pensaba entonces, evocaban episodios de un pasado cercano. Yo me habría quedado horas escuchándoles con la cabeza bien tiesa, como un pajarito ante la mirada de una serpiente, absorta; pero Don Ricardo (y eso justamente, un Don Ricardo, parecía aquel ser serio y tan distinto del abuelo que me acariciaba la cabeza en los anocheceres cuando encendíamos la radio, yo tendida en el sofá con la cabeza sobre sus rodillas) implacablemente me arrancaba de mi ensimismamiento y me arrastraba pasado el puente de Cantalojas hasta el pie de la calle Zabala, nuestra calle, donde a media altura, en los impares, acurrucábamos nuestra serenidad, que algunos llamarían tristeza, él con su siesta y yo con mis deberes. Recuerdo estas tardes como llenas de ensoñaciones sobre música, mujeres sin arreglar, o el rosario y el misal de Doña Amparo y con la única inquietud, hasta cierto punto estimulante, de esa frontera que algún día cruzaría sin ninguna ilusión especial aunque con una enorme curiosidad”

Más adelante me acostumbré a estos parlamentos largos, ininterrumpidos como si Machalen se los hubiera aprendido de memoria; pero aquel día de otoño temprano callé asombrado. Muchos años más tarde tuve un cierto éxito académico criticando la especialización que la operativa del comercio internacional acarrea necesariamente; pero aquel día no eran mis conocimientos los que se rebelaban, sino una espantosa tempestad entre mis deseos de acariciar su melenita y la obligación que creía tener de disculparme por haber estado al otro lado de una frontera que yo ni siquiera llegué nunca a percibir, de repartir con ella ahora mismo mi escueta beca Fullbrigt aunque bien sabía yo que su asignación como música prometedora era mucho mayor que la que correspondía a mi beca de economista ordinario. Pero no eran cuestiones morales las que me desgarraban; lo que yo quería era arrebatar esa extraña seriedad que pobló sus domingos, esa majestad con la que paseaba en nuestro camino hacia Helbrun, como hablando para sí misma sin que le importaran si sus súbditos que en cortejo la seguían, es decir yo, le escuchaban o le entendían.

“Dime como era el otro lado de la frontera en esos años. ¿Qué hacías tu después del concierto o de la misa? Años después crucé la línea divisoria para ir al Conservatorio, en pleno corazón de tu Ensanche y seguramente nos cruzamos algún día. Pero en la infancia, en aquel tiempo que todo era tan triste ¿qué hacías tu?”

Contesté que nada, que en cualquier caso no lo recuerdo, que en mi lado de la frontera no había cosas interesantes, que solo recordaba frío, humedad, estufas eléctricas, comida abundante y mucha lectura edificante para adolescentes, todo ello adobado con ensoñaciones de piratas y exploradores de Salgari o Verne. No encontré nada a la altura de su lirismo aparentemente instintivo, nada que me enganchara a su piel y me permitiera retenerla y atarla a mí. Casi sonaba a torpe venganza de macho, pero solo se me ocurrió mencionar que yo nunca disfruté del calor desinteresado de un abuelo, pero que mis padres estaban allí todos los días y a todas horas, que las rodillas que acogían mi cabeza eran las de mi padre, y que mi madre hacía ganchillo mientras escuchábamos la radio. Añadí:

“Y de tus padres qué?”

No se despidió con la mirada como solía, continuó sin mirar atrás y entró dignamente, con el porte de una reina.

Alan Furth

Alan Furth 34 ~ 13 de abril de 2014 ~ 2

Oda minimalista a la Coca-Cola

french_wine_cocaEl viernes almorcé un shawarma espectacular y se me ocurrió, por primera vez en mucho tiempo, acompañarlo con una Coca-Cola. No la bebo jamás, simplemente porque la considero una bomba de azúcar/aspartame y colorante innecesaria, y que en general, no le aporta verdadero valor gastronómico a mis comidas.

Ergo, mi despiadada guadaña minimalista la arrancó de raíz de mi existencia hace mucho tiempo.

Pero la verdad es que la disfruté bastante con el shawarma, y por un momento, tuve una sensación parecida a la que tuve cuando leí el post de María sobre Texas el otro día, con el que hasta Yo Mismo, que me considero Una Persona Libre de Prejuicios, di varios saltos en el asiento al percatarme de tantas cosas interesantes y absolutamente geniales que tiene la cuna de la cultura cowboy.

Y es que si lo pensamos un poco, aunque sí hay razones muy sólidas para eliminar la Coca-Cola de un estilo de vida minimalista, el acto de beber –quizás incluso más que el de comer– se presta tan bien para disfrute ritualizado de los pequeños pero grandes momentos de la vida –en sí una máxima minimalista fundamental–, que todo lo que nuestra cultura haya producido hasta ahora en ese sentido merece como mínimo que le prestemos atención y lo entendamos a cabalidad.

Y ese entendimiento, por supuesto, es imposible sin que de vez en cuando uno se anime a celebrar esos momentos tal cual como se celebran en nuestra cultura en el aquí y el ahora. Por eso es que paradójicamente, el minimalismo existencial permite, y casi diría que exige, que de vez en cuando hagamos cosas aparentemente tan poco minimalistas como acompañar un shawarma con una Coca-Cola.

Fin de mi contorsionado esfuerzo por racionalizar mi repentina fascinación con lo que simple y llanamente es uno de los productos más geniales de los últimos 130 años de historia del capitalismo moderno.

«Una agradable diversión momentánea»

En cuanto uno echa un vistazo a la historia de Coca-Cola, aunque sea muy por encima, inmediatamente empieza a toparse con hechos que parecen salidos de la cabeza de Gabriel García Márquez.

Aparentemente la bebida nació como un invento de un tal Coronel John Stith Pemberton, un médico que prestó servicio en el Ejército Confederado. Pemberton se había hecho adicto a la morfina durante el tratamiento de las heridas que sufrió durante la Guerra de Secesión, y se puso a experimentar con un tónico que le ayudara a desengancharse.

En 1885 Pemberton ya empieza a mercadear una bebida llamada Pemberton’s French Wine Coca, una mezcla de hojas de coca, nuez de kola y damiana, un arbusto florido al que se le atribuyen propiedades curativas para una cantidad enorme de dolencias. Se dice que los misioneros españoles documentaron que los aborígenes mexicanos la usaban para preparar un té endulzado con azúcar al que se le atribuían propiedades afrodisíacas.

coca_cola_1926La bebida también tenía su dosis de alcohol, que al actuar como solvente sobre las hojas de coca, les extraía la cocaína, lo que le daba un toque, digamos, interesante a la bebida. Se dice que Pemberton puede haberse inspirado en el enorme éxito que para ese entonces tenía el Vin Mariani en Europa, una bebida que contenía vino y extractos de hoja de coca creada en 1863 por Angelo Mariani, que también la promovió atribuyéndole todo tipo de propiedades terapéuticas. Algunos afirman que hasta los papas Pío X y León XIII fueron sumamente entusiastas del tónico.

Hasta que la prohibición le obligó a Pemberton a eliminar el alcohol de la fórmula, la publicitó son eslóganes como «un magnífico vigorizador de los órganos sexuales». Y una vez lanzó la versión no alcohólica bajo el nombre Coca-Cola propiamente dicho, le atribuyó la capacidad de curar el alcoholismo, las jaquecas, la ansiedad, la depresión y la indigestión.

Pero Pemberton siguió añadiendo cocaína a la versión no alcohólica de la bebida hasta 1904, aunque en Estados Unidos el consumo recreativo de la sustancia no fue ilegalizado hasta 1914.

Ya durante sus primeros años de consolidación en el mercado, cuando la bebida se vendía en Estados Unidos a cinco centavos de dólar por vaso y se acostumbraba a pedirla a domicilio telefoneando a la fuente de soda de la esquina, The Coca Cola Company mercadeaba la bebida con campañas más sobrias, pero no menos ingeniosas, y que resaltaban de manera muy directa eso que al principio comentábamos sobre la celebración del acto de beber: se invitaba al consumidor a entregarse al momento, y celebrar «una agradable diversión momentánea».

Y casi podría decirse que hasta el día de hoy la empresa mantiene una imagen de marca principalmente basada en la celebración del acto de beber y de todas las tradiciones que de manera más o menos directa tienen que ver con éste:

Ese posicionamiento contrasta fuertemente con el de Pepsi, más vanguardista, futurista y enfocado en la expresión de todo un estilo de vida asociado a la marca en el que se enaltece el logro, el cultivo del talento y la individualidad:

Volviendo al tema del realismo mágico caribeño, otro episodio histórico en la «guerra de las colas» que también podría haber perfectamente salido de la mente de García Márquez, sucedió en los 90 en al otro lado de la frontera del país que lo vio nacer. En 1996, la Organización Cisneros, que era el embotellador franquiciado de Pepsi en Venezuela desde 1940 –y que había logrado que Venezuela fuese uno de los pocos países del mundo en el que Pepsi mantenía sistemáticamente, año tras año, una cuota de mercado bastante superior al de Coca-Cola–, de la noche a la mañana anunció que terminaba su sociedad con Pepsi y arrancaba un nuevo acuerdo con Coca-Cola, lo que también de la noche a la mañana dejaba a Pepsi sin producción ni distribución en el país, reversando inmediatamente las cuotas de mercado de las dos marcas. La noticia cayó como una bomba atómica. Pepsi acusaba a los Cisneros de haber traicionado al pueblo venezolano que tanto se identificaba con su marca, y la movida hizo que mucha gente viese a Oswaldo Cisneros, para ese entonces líder del grupo y que había desarrollado a lo largo de los años una amistad personal con la cúpula ejecutiva de Pepsi, como un oportunista sin escrúpulos que se había «saltado la talanquera», como se le dice en Venezuela al que se pasa al bando del enemigo por conveniencia. Se decía que los empleados de la planta prácticamente tuvieron que acudir a sesiones de psicoterapia para acostumbrarse a vestirse con el logo que hasta ese momento había representado a su rival más fuerte. Ocho años más tarde, en el 2004, el país entero recordaba ese episodio con una sensación de que había sido un presagio. Gustavo Cisneros, que en ese momento era el referente más poderoso de la oposición política a Hugo Chávez y no escatimaba en recursos para criticar al presidente desde su imperio mediático, sobre todo a través de Venevisión, uno de los dos canales más populares de Venezuela, se reunía a puerta cerrada con Chávez acompañado de Jimmy Carter, que un par de meses más tarde participaría como observador del referéndum revocatorio en el que se decidiría la permanencia de Chávez como presidente. Para ese entonces la tensión entre Chávez y Cisneros estaba llegando a un punto tan álgido que el gobierno estaba impulsando una iniciativa para quitarle hasta la nacionalidad a Cisneros, al que acusaban, entre otras cosas, de haber sido uno de los cerebros del golpe de estado del 2002. Luego de la reunión, todo cambió. Venevisión bajó inmediatamente el tono de su crítica al régimen, y Chávez desistió de atacar los intereses económicos de Cisneros. De hecho, a los que Chávez nunca dejó de acusar de haber apoyado logística y estratégicamente al golpe del 2002 fue a Radio Caracas Televisión (RCTV), el canal que históricamente había sido el principal competidor de Venevisión. Y en el 2007 el gobierno decidió no renovarle la concesión de transmisión. Venevisión sigue operando sin problemas, y hoy, más que nunca, sus telenovelas muestran una capacidad asombrosa de no dejarse interrumpir por noticia alguna, ni siquiera por las relacionadas a la ola de protestas que sacude el país desde hace mes y medio…

Todo vuelve a sus orígenes

El momento actual por el que atraviesa la empresa tiene mucho que ver con el tema fundacional que inspiró a Pemberton en su momento: el impacto de la bebida en la salud.

Cuando el próximo martes la empresa anuncie sus ganancias trimestrales, toda la atención estará enfocada en una de sus bebidas: Coca-Cola Light. Lanzada al mercado en 1982, el producto fue la primera respuesta de la empresa al hecho de que los consumidores ya no percibían a las bebidas gaseosas como algo que podía contribuir en ninguna forma positiva a su salud.

Pero con la gran cantidad de estudios que parecen indicar que los endulzantes artificiales típicamente usados en las bebidas dietéticas son tan nocivos o peores para la salud que el azúcar, las ventas de Light se han ido estancando durante los últimos años –sobre todo en mercados desarrollados como Estados Unidos y Europa–, hasta el punto que el año pasado cayeron casi 7%, lo que en gran parte fue responsable de que la empresa no lograra alcanzar sus metas de crecimiento en ventas: el volumen global aumentó solo 2% en 2013, bastante por debajo de su objetivo de largo plazo de 3% a 4% anual.

Debido a esto, un buen número de analistas de Wall Street han opinado recientemente que la empresa debería gastar menos en publicidad y utilizar sus reservas de US$17.121 millones de dólares en efectivo para diversificarse con adquisiciones, sobre todo en el segmento de bebidas no gaseosas. El portafolio de bebidas de la empresa en ese segmento, que incluye el jugo de naranja Minute Maid, el agua Dasani y las bebidas deportivas Powerade, experimentaron un crecimiento del 5% en volumen de ventas en el 2013.

Pero al parecer la empresa va a hacer todo lo contraro. Su CEO, Muhtar Kent, dijo en febrero que iba más a bien a redoblar su apuesta por la marca insignia, elevando el gasto publicitario en US$1.000 millones en los próximos tres años.

Y gran parte de ese optimismo de Kent se debe a que aunque las ventas de gaseosas puedan estar cayendo en Europa y Estados Unidos, el futuro luce mucho mejor para la empresa en los mercados emergentes, sobre todo en América Latina, donde las proyecciones de crecimiento de la empresa son, de nuevo, verdaderamente dignas de cuento de realismo mágico, ese género literario tan popular en la región.

Soda-Market-Sales-Forecast

De hecho, la empresa dice que la mayor campaña de marketing de su historia se va a llevar a cabo este año, con motivo de su patrocinio del mundial de fútbol en Brasil, país que la empresa identifica como mercado clave junto a México, que es su segundo mercado por ventas después de Estados Unidos y el mayor consumidor per cápita de productos Coca-Cola del mundo.

Pero además, durante un viaje que Kent acaba de concluir por Colombia, Ecuador y Perú, anunció nuevas inversiones por un total de US$3500 millones en esos tres países.

El potencial de crecimiento en otros mercados emergentes también es despampanante: al parecer, las gaseosas son simplemente uno de los productos que más consume la gente que recién se incorpora a la clase media.

En Eurasia y África, los volúmenes de las bebidas de la empresa aumentaron 7% el año pasado. En Rusia el crecimiento fue de dos dígitos, impulsado por las campañas de marketing en anticipación a las olimpiadas de invierno en Sochi. Coca-Cola India espera alcanzar también un crecimiento de dos dígitos en ventas durante el año próximo, con un consumo per cápita de apenas 14 productos de Coca-Cola al año, comparado con un promedio anual de 94.

Y como para cerrar con broche de oro su apuesta estratégica por las gaseosas a pesar de la adversidad del corto plazo, la empresa está planificando llevar al resto del mundo un producto completamente desarrollado por las filiales argentina y chilena de la empresa: Coca-Cola Life, una versión endulzada con Stevia, hierbas y arbustos de la familia del girasol, originarias de regiones subtropicales y tropicales de Suramérica, Centroamérica y México, que cuenta con bastante respaldo científico en cuanto a su salubridad. Es casi imposible evitar pensar que la sustancia viene a representar en términos de marketing lo que la damiana representaba en la época de Pemberton.

Ya sé con qué bebida voy a acompañar mi próximo shawarma…

RecetarioIdiomas

David de Ugarte2762 ~ 11 de abril de 2014 ~ 0

Esperando a Savonarola

savonarolaLa edición española de la Enciclopedia Católica presenta a Savonarola como un reformador. Algo obsesionado con el Apocalipsis, sí, pero tampoco una cosa dramática. Algo ya escama cuando nos recuerda que «atacaba agriamente a Lorenzo de Médicis como promotor del arte pagano». O sea el Arte renacentista que hoy lleva a millones de personas cada año a la ciudad. Y algo más que un reformador eclesial sería cuando presenta la expulsión de Pedro de Medicis como uno de los «frutos» de su trabajo. Lo que le daría más fama sería la «hoguera de las vanidades», un evento que pretendía anual en el que en plena plaza de la Signoria quemaba instrumentos musicales, cuadros con motivos no cristianos, joyas femeninas, libros de esos paganos que según él eran Boccaccio y Petrarca…

Sus verdaderos «frutos» vendrían con la imposición de un sistema teocrático en el que «Cristo era considerado el Rey de Florencia y protector de sus libertades», pero donde el propio Savonarola actuaba de tirano porque aunque «no intervino directamente en la política y en los asuntos del estado, sus ideas y sus predicaciones eran el criterio de la autoridad».

¿Qué es el savonarolismo? Algo que no pasa de moda y vuelve crisis tras crisis: moralistas que culpan al liberalismo de costumbres, al paganismo de los tiempos de bonanza, de los desastres de la crisis, sumergiéndose paulatinamente en un discurso más y más apocalíptico que hace elogio de la pobreza voluntaria, desarrollando los viejos tópicos medievales antimercado hasta saltar, con un tono casi insurreccional, a lo directa y abiertamente político, generando un inmenso poder alrededor de la prédica y el predicador. Poder que al no formar parte de una estructura formal, controlable, está por tanto exento de contrapesos y controles. A veces, como en el paradójico caso de la revolución Iraní y el ayatolah Jomeini, se consolidan. Otras, como parece que sucede con Beppe Grillo en Italia, se estancan. Las más de las veces acaban desastrosa e indignamente, como el propio Savonarola.

Hoy, en Europa, hay mucho de savonarolismo en el ascenso de las nuevas ultraderechas, pero también en los discursos que se pretenden alternativos que surgieron en estos años. Aun no ha surgido un Savonarola televisivo capaz de cristalizar masivamente las frustraciones de la crisis en respuestas simples y autoculpabilizadoras. Pero estamos ahí. Esperando al monstruo y ojeando aspirantes. Por eso distinguir entre el sano minimalismo de estoicos y epicúreos y el elogio del ascetismo es importante. Con los discursos éticos, cuando salen del ámbito de la comunidad voluntaria y aspiran a la «obligatoriedad del bien», conviene ser extremadamente crítico y recordar que efectivamente cumplirán lo que prometen: miseria económica, intolerancia moral y pacatismo cultural.

David de Ugarte2762 ~ 7 de abril de 2014 ~ 0

Europa trimegista

capa estelada de mitraEn la primera entrega de nuestra serie sobre los «otros» orígenes de Europa, la leyenda del lobo y la Osa nos puso sobre el rastro del mitraísmo, y en la segunda entrega, éste nos dio pistas que apuntaban hacia delante y hacia atrás en el tiempo. Hacia delante uniendo la tradición mitraica a los orígenes del pensamiento ilustrado a través de tradiciones gremiales. Hacia atrás llevándonos a los estoicos latinos y griegos. Es como si junto a ese verdadero «eje del mal» que dibuja Popper desde Platón a Marx en «La sociedad abierta y sus enemigos», se esbozaran al menos dos líneas alternativas y profundamente subversivas, desde Epicuro al propio Popper y sus amigos (Hayek, Gombrich, etc.), y desde Zenón a Foucault y el actual resurgir del comunitarismo.

Como todos los grandes relatos, como en el del mismo Popper o el de Marx, no estamos hablando de otra cosa que de una mitología, o mejor dicho, de una «Eurogonía». Pero si la establecida nos habla de Europa como del producto de la fusión entre el espiritualismo oriental y el idealismo del «logos» platónico, sintetizados sabiamente en el cristianismo, éstas dos líneas nos darían un contrapunto, unos compañeros tan alternativos como inseparables a lo largo de miles de años de Historia, que arrancarían con los primeros pensadores materialistas por un lado, y con el panteísmo de la escuela estoica por otro.

Así, Europa sería el producto de la interacción, el conflicto, y la conversación entre tres grandes corrientes: la platónico-cristiana–socializante y colectivista, la epicúrea–individualista y portadora del sueño de la «felicidad», y la estoica–comunitarista y minimalista. Estas dos últimas habrían competido con el cristianismo en sus mismos orígenes mediante religiones basadas no en la creencia, sino en la alegoría, al modo de la «religio» de tiempos republicanos, el mitraísmo de la era imperial, las fraternidades gremiales de la democracia urbana en la edad Media, o la francmasonería en el siglo XVIII. Todas ellas tomaron su forma actual a partir de la revolución francesa. Ligada al pensamiento libertario y liberal en la línea epicúrea, a los movimientos no político-céntricos en la estoica (como el cooperativismo o los minimalismos), y al socialismo en sus diferentes versiones (desde el marxismo a la democracia cristiana) en la platónica.

Dicho en términos simbólicos: si la bandera de Europa hoy es azul con 12 estrellas por el manto de la Virgen, ese mismo manto fue antes el de Mitra y antes aun el de Afrodita.

Carolina Ruggero125 ~ 5 de abril de 2014 ~ 2

Retrato

chica-2

Como las grandes mujeres de la historia, yo tengo mi propio retrato. Mi Velazquez: la gran Clara Lagos. Muchas gracias!

Carolina Ruggero125 ~ 5 de abril de 2014 ~ 4

Aventuras en el museo

guggenheim-bilbao-ernesto-neto-01

Ayer tuvimos una comida de esas que realmente incentivan, con esas charlas que regodean la mente y el corazón. Al terminar, Nat propuso ir a ver la muestra de Ernesto Neto que hay en el Guggenheim.

No se si fue porque nuestras cabezas se encontraban en estado de ebullición, pero la experiencia complementó nuestro estado de ánimo de manera perfecta.

La propuesta de Neto permite tocar, oler, saltar, trepar, mirar encantado, comentar, sentirse parte como si supieras todo sobre arte y al mismo tiempo sentirte un niño. Nunca me había divertido tanto en un museo.

No puedo decir más que «vayan a verla si tienen oportunidad». Eso sí, si es en el Guggenheim de Bilbao, no dejen que ni el personal de sala ni la muestra de Yoko Ono les empañen la visita.

Neto en GuggenNat y Caro camino a Neto

Alan Furth34 ~ 4 de abril de 2014 ~ 1

La explosiva delicia de las palomitas de maíz en China

Manuel nos contaba el otro día de la poesía y el significado que se esconden tras las palomitas de maíz. Pues bien, si el tema os gusta, y además sienten una fascinación por China tan fuerte como la nuestra, no os perdáis este vídeo. De verdad, vedlo hasta el final, cada uno de sus 49 segundos vale la pena:

David de Ugarte2762 ~ 31 de marzo de 2014 ~ 1

Eva, Manolo, Amparo, Miguel y Mireya construyen una vida interesante

Como cada año, Eva, Manolo, Amparo, Miguel y Mireya tenían que elegir una actividad de ocio, y lo de hacer un corto se salía de lo habitual. Pero no sabían lo que les esperaba: nervios, esfuerzo, risas, camaradería… Porque mientras aprendían, ensayaban y rodaban su corto, estaban siendo actores de su vida y de su película: Máscaras.

Juan Urrutia2092 ~ 31 de marzo de 2014 ~ 5

Estado… ni el vasco

europaSe van poniendo nerviosos los partidos con las elecciones europeas e inician el funcionamiento de su maquinaria electoral. Hoy, como estoy en Bilbao, leo una ración extra de noticias de mi comunidad y me llama la atención las declaraciones del presidente del PNV, más allá de su caricaturización de Bildu, de que Europa se debía mirar en Euskadi y de que tanto Francia como España deberían abrir su mente al derecho a decidir de los vascos. Por otro lado, el mismo Ortuzar u otro político declara algo relacionado con lo vieja que se queda la noción de estado-nación.

A mi juicio Euskadi es ya, en efecto, como una confederación de comunidades identitarias, no estaría mal que Europa fuera camino de convertirse en algo así, y la noción de estado-nación está ciertamente desfasada tanto porque el Estado, si bien necesario, se ha pasado demasiado en la generación de rentas, y la nación no es sino un ejemplo de la idea de comunidad identitaria.

En cambio, en el marco de una confederación Europea, como si fuera una Suiza grande, los llamados pueblos, otro ejemplo de comunidad identitaria, tendrían la oportunidad de decidir por sí mismos, la regulación podría ser descentralizada, tal como escribí aquí, iniciando así la disipación de rentas a pesar de lo que se dice en contra de la proliferación de agencias reguladoras independientes, e incluso la defensa se podría organizar con menores presiones empresariales.

En resumen que los vascos que crecimos medio frankfurtianos y medio sesentayochistas, y que seguimos así como ya dije aquí, podríamos hacer realidad nuestra posible doble divisa de que monopolios ni el de la violencia, y Estado… ni el vasco.

Estadísticas del Correo de las Indias

La feed indiana tiene hoy una media de 538 suscriptores activos. Esta estimación se calcula como el número de personas que durante los tres últimos días descargó al menos un post cada día de nuestra feed principal. Así que si una persona no se conectó o a pesar de estar suscrito, no nos leyó durante un día de los últimos tres, no se computa como suscriptor, por eso este número se reduce de sábados a martes y es más alto de miércoles a viernes.

Blogs dentro del blog

Nao VictoriaJuan Urrutia,
Carolina Ruggero, y
Las Indias in English.

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)