El Correo de las Indias

Hacia un nuevo mundo

Grupo Cooperativo de las Indias

las Indias

las Indias 1123 ~ 26/02/2015 ~ 0

Lecturas interesantes del 26/02/2015

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2206 ~ 26/02/2015 ~ 0

Discurso de la academia: 1. Introducción

Advertencia. Ayer , día 25 de Febrero tuve el honor de pronunciar la segunda conferencia del Aspen Institute España Fellowship Program bajo el título de «Lo que no hemos aprendido de la Gran Recesión». Como me pasa a menudo, mi charla era demasiado larga por lo que tuve que saltarme algunas partes. Con el permiso de Aspen Institute España voy a tratar de reproducir aquí todo lo que tenía programado decir pero de una forma un tanto peculiar. Voy a cambiar el estilo de escritura para construir una parte de un intento de novela que comencé hace tiempo supuestamente en París y que todavía no tiene nombre definitivo pero que aquí denominaré El Discurso de la Academia. Y lo voy a hacer en varios posts que irán apareciendo bajo este nombre precedidos por un enlace a esta advertencia.

Introducción

discursoBuenos tardes y muchas gracias por la disposición que muestran ustedes, distinguidos miembros de esta Academia, a escuchar a este humilde candidato al ingreso. Me dispongo a exponer en alta voz lo que llevo pensando hace años, que no hemos aprendido nada de esta crisis económica que, con el nombre de la Gran Recesión, hemos sufrido desde julio del 2007 hasta hoy en varias fases que han afectado de manera diferenciada a distintos y países y zonas económicas en un mundo globalizado y que hoy todavía nos tiene en vilo a los europeos por el asunto de Grecia y su reto a la U.E a partir del triunfo de Syriza.

Se han escrito miles de páginas al respecto que podría clasificar. Podría así mismo resumir las innumerables ideas en unas pocas claves que parecen haber ganado crédito en estos años en el mundo de las publicaciones técnicas. Podría también dar una opinión, más o menos informada, sobre el éxito relativo de unas u otras medidas de política económica e incluso puedo filosofar un poco sobre el significado de «aprender». Podría hacer todo eso y algo de todo ello haré, pero creo que es sano y honrado que, desde el principio, de este discurso les diga, ilustres académicos, que ante la pregunta «¿qué hemos aprendido de la crisis?» voy a responder que nada y que, eso, saber que no sabemos nada que no supiéramos, es ya mucho, pues nos abre todo un espacio de trabajo significativo y creo que rupturista.

A partir de este momento dividiré mi exposición en cuatro partes. En primer lugar y por un deseo de completitud comenzaré exponiendo lo que todos sabemos es la Economía con mayúsculas separando estratégicamente lo que es el modelo básico microeconómico y cómo del surgen dos familias de modelos macroeconómicos. En segundo lugar trataré de aclarar cómo las ideas explicativas sobre la Gran Recesión proceden, en parte, de una u otra de estas familias y cómo esas ideas llevan a sugerencias de políticas económicas alternativas. En tercer lugar contestaré en negativo la pregunta sobre lo que hemos aprendido lo que me llevará a un epílogo en el que avanzaré mi convicción de que debemos cambiar no solo nuestra manera de trabajar en Economía sino también lo que entendemos por aprender y lo que consideramos es la verdad.

En los siguientes posts iré completando este programa en la esperanza de que constituyan quizá la parte final de la la novela con la que lucho delatando el carácter débil y contemporizador de su protagonista salpimentado con ciertos toques de protesta y de acusaciones amargas.
María Rodríguez

María Rodríguez 614 ~ 26/02/2015 ~ 29 ~ 10

Integraciones fallidas

RecruitingCasi todas las comunidades intencionales jóvenes tienen altas tasas de integraciones fallidas. Seguramente «aprender a crecer» sea una de las tareas comunitarias más difíciles. En sus primeros años de vida un alto porcentaje de nuevos miembros acabará dejando la comunidad y no siempre de forma amorosa.

La libertad da vértigo

vertigo-1La diferencia entre un entorno laboral corriente y una comunidad es abismal, y no solo porque la cultura hegemónica y la ética cristiana nos hayan preparado para «aguantar» en un trabajo hasta lo prácticamente insoportable y asumirlo como un «sacrificio» o un «castigo». Además, el choque que la igualdad y la horizontalidad reales de una comunidad suponen para el nuevo miembro suele infravalorarse.

Por mucho que la mayoría de la gente eche pestes sobre lo malas que son las jerarquías (que siendo una empresa tradicional es lo que toca), cuando llegamos a un entorno igualitario nos sentimos perdidos. Las jerarquías funcionan también como elemento protector, como eximentes de responsabilidad y como brújulas. En un entorno jerárquico no somos dueños de nuestro propio destino, el rumbo y el ritmo lo marcan «los de arriba». Eso nos da instrucciones sobre qué tenemos que hacer, cuándo, cómo y hasta por qué. Ni siquiera en el caso de no seguir esas instrucciones seremos responsables de permanecer o no en nuestro puesto de trabajo, serán «los de arriba» los que nos despidan.

Por lo mismo, en una comunidad intencional, la igualdad funciona en todos los sentidos. La libertad de no tener jefes da vértigo. Todos son igual de responsables, todos marcan el rumbo y todos deciden qué se hace, cuándo, cómo y por qué. Nadie está exento de tomar responsabilidades.

vertigo-2Esto deriva en la causa más corriente de problemas en la integración: el recién llegado se siente frustrado por no convertirse en «uno más» tan rápido como quisiera. Es normal, además de aprender a nadar en la igualdad, una comunidad es un conjunto de relaciones interpersonales que se construyen entre todos, y que ya tienen muchas capas cuando llega alguien nuevo.

Esas complicidades y tolerancias, ese «saber apreciar» al otro aun en su peor momento sin ponerle en cuestión, es algo que se desarrolla a través del tiempo. No se adquiere de una vez. El recién llegado advierte fácilmente la profundidad de las relaciones que le rodean, pero también siente la carencia de esa profundidad en sus propias relaciones. Se siente más «torpe» social y laboralmente, le faltan contextos, le falta experiencia. Necesita «hacerse» con las dinámicas, necesita sentir que puede hacer mejor su aporte al trabajo colectivo. Necesita sentir que puede superarse y superar esas carencias inevitables de todo el que llega a un equipo ya formado.

Pero no siempre lo consigue, y la comunidad no siempre es capaz de actuar en consecuencia. Por un lado, el resultado dependerá de la resistencia a la frustración del nuevo integrante, de su capacidad para imponerse a esa «lógica privada» que le dice que está haciendo algo mal o que no es suficientemente bueno. Pero por otro lado también dependerá de la capacidad de los miembros de la comunidad el detectar a tiempo los problemas y reforzarle.

Las cuatro estrategias erróneas

satánLos psicólogos adlerianos caracterizaron el comportamiento de los niños que no se sienten incluidos en la comunidad familiar con cuatro «objetivos» o «estrategias equivocadas». Curiosamente, versiones más o menos intensas y sofisticadas de estos cuatro objetivos aparecen prácticamente en toda la casuística de integraciones fracasadas que comparten las comunidades entre sí… y lamentablemente esto suele estar relacionado con los problemas de integración que los aspirantes a miembros tuvieron en su comunidad familiar cuando eran niños.

Sin embargo, esas cuatro estrategias erróneas son fácilmente detectables con prontitud y deberían servir para establecer conversaciones francas y directas que ayuden al recién llegado a superarlas. Rudolf Dreikurs las llamó demanda de atención, poder, venganza y pasividad.

1. Demanda de atención

591600860_attention_answer_1_xlargeLlamar la atención, buscar aceptación a toda costa una y otra vez, convirtiendo cualquier debate sobre ideas en una exculpación o una reivindicación personal. Esta angustia es insaciable se le preste la atención que se le preste. El problema es inextinguible en realidad mientras la persona no cambie su lógica privada, así que tanto si se ignoran los pedidos como si se presta más atención, el individuo solo se sentirá más y más frustrado.

2. Poder

Sibling RivalryCuando la necesidad de atención no se satisface -y como hemos visto, es imposible de satisfacer- el recién llegado intentará imponer dinámicas de poder.

Establecerá relaciones imaginarias de superioridad e inferioridad con los otros miembros. A continuación, se sentirá dolido, frustrado e injustamente tratado al comprobar una y otra vez que aquellos que siente como superiores «reconocen» más el aporte de aquellos que considera inferiores, a los suyos propios. Es lo mismo que pasa con los hermanos pequeños, siempre parece que papá y mamá les consienten más, les tratan mejor, les quieren más.

Entonces intentará afirmar su poder sobre los demás, haciendo comentarios despectivos y compensando su inseguridad con declaraciones de superioridad sobre algunos compañeros, haciendo valer jerarquías imaginarias, pretendiendo «competir» por «tener razón» o intentando hacer quedar mal a otros. Muchas veces, comprometerá a todos con muestras públicas de chovinismo comunitario y declaraciones de superioridad de la comunidad en su propio círculo de amistades. Otras hará justo lo contrario de lo que se le ha pedido o de lo que se esperaba que hiciera simplemente para llevar la contraria, de nuevo, ejerciendo poder.

3. Venganza

HuevosSin embargo, en una comunidad igualitaria no es ni mucho menos fácil establecer un poder sobre la comunidad o parte de ella. El poder realmente establecido es el poder «de» la comunidad, así que los intentos de hacerlo encuentran antes o después anticuerpos poderosos. La frustración por la imposibilidad de encajar, de hacerse un hueco y sentirse valorado tras intentar primero llamar la atención y después ejercer poder, se hace entonces aun mayor al sentir el rechazo.

Es cuando aparece el deseo de venganza. Suele coincidir con la etapa inmediatamente anterior y posterior a la salida del individuo frustrado de la comunidad. La frustración acumulada y no reconducida puede llevar a cualquier cosa. En los casos menos graves, se denosta a la comunidad creando un relato que justifique el fracaso para sí mismo. En los más graves, los aspirantes fallidos son capaces de robar materiales o inmateriales (clientes) como forma de intentar compensar la carencia de ese algo que sentían tan cerca y no han conseguido. También es común intentar «replicar» el modelo y articular por sí mismo el entorno social de la comunidad, pero con lo que valora como medida del éxito: ser más. Sin embargo, por los mismos motivos por los que no pudo encajar en la comunidad, tampoco conseguirá generar ninguna comunidad viable. La venganza frustrada dará paso entonces al resentimiento.

4. Pasividad

ninja pasivo agresivoUna estrategia alternativa en personas que no acaban de encajar es la de intentar librarse de aquello en lo que esperan fallar, mostrando fatalismo, pasividad, desconexión del entorno o vistiendo su negativa a asumir responsabilidades bajo una incapacidad real o fingida para evitar pedidos a los que teme. Suele ir acompañada de demostraciones de aislamiento sensorial, enfermedades psicosomáticas, victimismo, quejas sobre la propia capacidad y demostraciones de dependencia. Dreikurs, llamaba a esta actitud «violencia pasiva». Y de hecho, aunque parezca menos estresante que las anteriores se convierte fácilmente en un chantaje emocional permanente.

¿Cómo enfrentar estas situaciones?

LucySe trata de detectarlas pronto, tratar de alentar a la persona para vencer su incomprensión de la situación y ser pacientes. El ciclo formado por las demandas de atención, la afirmación de poder y los intentos de hacer daño, suele durar entre un año y año y medio. Por eso incluso la mayor parte de las leyes de cooperativas en todo el mundo permiten periodos de prueba o asociaciones temporales de hasta dos años.

Pero no hay que hacerse ilusiones ni alargar el sufrimiento de todos hasta el final. En la mayoría de los casos, si se ha entrado de manera clara en la fase de afirmación de poder, hay poco que hacer. Los problemas subyacentes en la gran mayoría de estos casos no pueden arreglarse sin ayuda profesional. No es la obligación de una comunidad intentar arreglar los desequilibrios psicológicos o anímicos de todos los que pretenden unirse a ella. Y en cualquier caso, ni siquiera es posible. Cuando alguien no se está integrando sino tomando el camino de las estrategias erróneas, es mejor tener una conversación serena en la que se busquen alternativas para la relación partiendo de la aceptación descarnada de la realidad: la comunidad no puede dar al recién llegado el tipo de reconocimiento que necesita.

El miedo al conflicto

say_what_you_feelOtro caso muy habitual de problemas de integración en una comunidad igualitaria es el miedo al conflicto, más extendido de lo que parece. En una comunidad real, el conflicto es algo natural… que dura aproximadamente 5 minutos, pero sobre todo es algo necesario. Y si dura más de 5 minutos es porque el problema de fondo es más importante pero no por eso irresoluble.

Lo que nunca hay que hacer es evitar el conflicto. Si se evita, solo se conseguirá que la bola de nieve de la frustración termine (de nuevo) en amargura y desánimo. Las comunidades jóvenes que no tienen en cuenta este punto e intentan evitar el conflicto para «quedar bien» ante el exterior y ante los nuevos integrantes, están abocadas a tener conflictos que no se podrán resolver.

Woelfe 2015 55x46.inddNormalmente, el aspirante a comunero evitará tener conflictos que le afecten directamente, y además sufrirá terriblemente ante el conflicto entre otros miembros. De hecho, siente más o menos lo mismo que un niño al ver pelearse a papá y mamá. Suele tratarse de personas que asocian inconscientemente una comunidad igualitaria con una suerte de actitud mística ante la vida, el universo y todo lo demás, y no pueden entender que su paraíso soñado de paz y armonía se vea manchado por una discusión.

Evidentemente es un gran error del que de nuevo podemos culpar al 68, el «flower power» y en «new age». En una comunidad la gente se quiere y mucho, y el amor en el mundo real, se demuestra con acción no con pasividad. Se demuestra luchando cada día por crecer y construir juntos, por seguir en pie, por progresar. Se demuestra siendo responsable y haciéndose cargo de los demás. Y cuando hay acción, hay desacuerdos, discusiones y enfados. Para resolver un conflicto hay que poner los problemas sobre la mesa y conseguir que todos les presten atención, por mucha pereza que de. Aunque suponga pegar un gruñido. Si no podemos gruñir a nuestros hermanos, ¿a quién si no?

Las consecuencias

LawrenceUno de los postulados más llamativos de la doctrina militar de T.H. Lawrence fue defender que el ejército árabe «no podía permitirse tener bajas». La razón era que sus unidades beduinas eran, en realidad, comunidades reales basadas en la fraternidad y no en la disciplina castrense:

Los hombres, al ser irregulares, no eran unidades sino individuos, y una pérdida individual es como un guijarro que cae al agua: el golpe podrá ser breve, pero su ausencia la nombran anillos de pena.

Tratar de evitar esa pena, es lo que, durante la Segunda Guerra Mundial, hizo a los soldados de las unidades de vanguardia famosos por su frialdad con los nuevos reclutas.

wieserhoistEn los setenta y ochenta, pasar unos meses en un kibutz se convirtió en parte del sueño de miles de jóvenes progresistas europeos y americanos. La rotación de estos kibbutznik temporales era alta. No tardó en surgir una leyenda semejante. Los jóvenes sentían la distancia que les imponían esos comuneros a quienes miraban con admiración e inevitablente se sentían rechazados. Pero si les preguntabas a los comuneros te respondían escuetamente con un «se irán» mientras te miraban con cara de «cómo puedes ser tan insensible como para no entenderlo».

Y podríamos seguir contando historias similares. En una comunidad toda integración fallida por consensual y dulce que sea, tiene un coste emocional innegable para todos y cada uno de los miembros. Es seguramente el fracaso que más duele. Porque cuando se abren las puertas de una comunidad para alguien, cada uno se abre también para recibirle. Y ese es el principal peligro de las integraciones fallidas: duelen y hacen más difícil la integración del siguiente aspirante, porque nadie quiere repetir el fracaso y todos serán, cuando menos, un poquito más cautos y distantes.

Pero la esencia de la vida comunitaria es vencer el miedo y aprender a enfrentar la incertidumbre con serenidad. No hay otra opción que volverse a abrir y recuperar el coraje necesario para crecer. Aunque cuando crezcas, casi inevitablemente, te duelan un poco las articulaciones.

las Indias

las Indias 1123 ~ 25/02/2015 ~ 0

Lecturas interesantes del 25/02/2015

  • El vídeo en #esperanto sobre denaskuloj consigue casi 15.000 visitas en dos semanas
    Una buena muestra de que los hablantes de #esperanto están en la red y no en las estructuras asociativas vinculadas a la lengua.
  • La jugada que fue mala… y ya no lo es
    En baduk no hay verdades absolutas. A veces la teoría cambia orgánicamente, gracias a profesionales que se atreven a desafiarla. Un buen ejemplo sería la jugada que muestra el siguiente diagrama.
  • Toma ya «product placement»!!!
    Modern family dedica un capitulo entero a la comunicación desde iPhones y Macs y «White Collar» nos enseña como el Ford Taurus aparca solo
  • Mondragón + Saltillo: 40 millones de € crean 150 puestos de trabajo en Mexico
    En México con ese dineral puedes tener mucho mucho más impacto. Y ejn Euskadi también. Claro que el objetivo de MCC no es crear riqueza, sino dar beneficios rápidos. ¿Alguien se acuerda todavía de cuando MCC tenía algún valor cooperativo, democrático, solidario?
  • De la comunidad natural
    La idea de la amistad e intimidad epicúrea es que debemos involucrarnos en la felicidad, la auto-superación y mejoramiento moral de nuestros amigos (y ellos en el nuestro). A la luz de los estudios recientes, hace perfecto sentido que esto sea importante: a diferencia de los relatos patrióticos y comunidades imaginarias, en las comunidades naturales la felicidad de nuestros amigos tiene un efecto directo y tangible, medible en nuestro propio bienestar a largo plazo.
  • De Aqsa a AlBrittaniyah, una cronología a partir de información pública
    Puede que Aqsa Mahmood no haya sido la primera chica en dejarlo todo para unirse al EIIL, pero es el primero que ha sido reconstruido a partir de su actividad en Internet. Este artículo muestra una secuencia cronológica que recoge la decisión de Aqsa de dar un sentido a su vida y peregrinar a Siria. Allí sigue publicando detalles de su día a día como mujer integrante del EIIL, bajo el apodo de AlBrittaniyah, y animando a otras jóvenes a dar el mismo paso: «Only after becoming the wife of a Mujahid do you realise why there is so much reward in this action.»
Natalia Fernández

Natalia Fernández 489 ~ 25/02/2015 ~ 29 ~ 4

Las ventajas de la transnacionalidad

young peopleLo internacional tiene trampa. Cuando nos encontramos en un congreso o un evento «internacional» cada uno viene definido por el país al que «representa». Poco importa que la convocatoria fuera para hablar de fauna tropical o para jugar un torneo de Go: la chica del fondo pasará inmediatamente a ser «la griega» y el chico que conocimos en el bar será «el alemán». Así queda establecida toda una serie de «nosotros» nacionales que nos separan y empiezan a pesar sobre cada uno todos los estereotipos y expectativas sobre los intereses nacionales y las políticas de los estados. Porque todos sabemos cómo son «los alemanes» y hay que ver lo que le están haciendo pasar a los griegos…

EconSummitLo que seguro que no sabemos es si el chico que conocimos en el bar podría trabajar con nosotros. Y si le vemos desde el filtro nacional como representante de la «federación alemana de Go» y portadores de no se sabe qué difusa «alemanidad», seguiremos sin hacerlo.

Pero las cosas son así. En las organizaciones y eventos internacionales cada uno participa como representante de una nacionalidad y es inevitable. Por eso no hay que hacer ningún esfuerzo por hacer nada «internacional». No pone fácil las cosas a lo que interesa a una comunidad. Si queremos una comunicación honesta, tenemos que trasladar todos esos contextos a un segundo plano y ver simplemente a las personas que tenemos delante. Tenemos que pensar y hacer en clave transnacional.

Pero la transnacionalidad no es solo una alternativa a la forma de hacer eventos «con gente de fuera». Es una forma de concebir nuestra red y nuestra propia comunidad.

El capital social

Cafe en medio de la nadaLas grandes corporaciones hablan abiertamente de capital social y hacen estrategias para que crezca y se alinee con sus objetivos económicos. Y todos sabemos que la riqueza espiritual de una persona está intrínsecamente relacionada con la diversidad de los entornos que conoce y frecuenta. Nuestras relaciones pueden achicarnos, hacernos más mezquinos e inmediatos, o pueden engrandecer nuestra mirada con perspectivas y conocimiento nuevo.

Y eso, que opera igual para una gran corporación que para cada uno de nosotros, hace que el tesoro más preciado de una comunidad sean sus relaciones.

Dime quién eres y te diré hasta dónde andas

Junta de accionistas de MediasetCuando el gobierno de un país o el equipo de ejecutivos de una empresa está formado solo por varones, inmediatamente sabemos que, digan lo que digan, hay una ideología inconfesada debajo: machismo. Pero ¿por qué? Porque entendemos que ya sea para formar un gobierno o elegir un equipo de gestión, el responsable busca a las mejores personas disponibles en su entorno. Y si solo puede encontrar varones es que su entorno social se ha construido desde un prejuicio.

Igual pasa con las comunidades. Si todos los comuneros tienen el mismo origen geográfico, deberíamos preguntarnos si no hay un prejuicio operando debajo. Porque lo que es seguro es que la homogeneidad de orígenes lleva al empobrecimiento y el ensimismamiento de la comunidad en un entorno local inmediato, en una mirada chata que con mucha probabilidad acabará minando su bienestar y su autonomía.

Mapa de los prejuiciosA diferencia de la vida en tiempos anteriores a la sociedad del conocimiento, donde la escasez de relaciones sociales tardaba en tener un impacto en lo económico, la pobreza social hoy -medida en términos de número pero sobre todo de diversidad- limita nuestra capacidad creativa, nuestra capacidad para estar en el mundo e impacta en nuestro desempeño profesional inmediatamente.

El país de tus conversaciones

Ese fue el gran cambio de finales del siglo XX. Antes, las comunidades, como las empresas o las asociaciones, se ligaban a un espacio geográfico local o nacional. Pero con la eclosión social de Internet las posibilidades cambian: el espacio social del que nacen las nuevas ideas y comunidades ya no es el entorno de un lugar físico. Son conversaciones en la red. El recorrido, las ideas, los lazos afectivos y los proyectos nacen desde el primer momento en una «danza» que cruza continuamente las fronteras nacionales entre emails y posts. El impacto económico es brutal.

No es casualidad que las comunidades nacidas en el siglo XXI que ofrecen mejores índices de bienestar sean transnacionales tanto en su composición como en su implantación. Y eso aplica tanto a las comunidades agrarias como a las que producen inmateriales culturales o tecnológicos.

Hasta entonces, el recorrido típico de una empresa había sido: crecimiento, consolidación y abordaje de mercados internacionales. Así lo hicieron también las grandes cooperativas industriales de trabajadores. La globalización de los pequeños que rompe el modelo de globalización corporativa a favor de una pléyade de PYMEs de los países periféricos, les lleva pronto a migrar su producción. Se trata, como se decía en el Mondragón de la época, de «internacionalizarse defensivamente». Pero, desprovistas de una conversación común con sus nuevos trabajadores, renuncian a incluirles como socios. El modelo del gran cooperativismo industrial del siglo XX entra en una crisis de principios cuando llega a los países en desarrollo.

AnĉovoligoEl modelo transnacional de comunidad característico de este siglo, en cambio, se pasa de la afinidad conversacional a la colaboración profesional y finalmente a la integración porque el proceso es en si una conversación. No importa la ciudad o el país en la que se hayan gestado. Con cada uno, llega su red y su propio entorno de relaciones. El capital social de la comunidad se amplía y el resultado de ese crecimiento es más transnacionalidad y más causas para seguir en movimiento.

También significa más capacidades de escucha en más entornos. Y más herramientas para poner en contacto a otras personas entre si y tejer redes no solo para la comunidad sino para cuantos le rodean en cualquier lugar donde actúa o de donde viene uno de los suyos. Y es que la transnacionalidad se expresa en forma de red y una red distribuida permite tener muchos matices, una gran sensibilidad y por lo mismo una gran capacidad de transformación en el terreno.

Conclusiones

ComunidadLa transnacionalidad es ante todo una manera de ser y mirar juntos que obliga a mirar directamente a las situaciones y a las personas concretas sin permitirnos perder de vista el marco global. Establece comunicaciones honestas, abre relaciones que evolucionan en el tiempo y que son la forma natural de crecer para una organización democrática de nuestra época. Y crecer no significa solo incorporar nuevos miembros sino entrar en un ciclo en el que una mayor diversidad genera nuevas referencias y con ellas nuevas ideas, productos, proyectos… y lugares donde estar. Y es que toda comunidad transnacional tiene, cuando menos, el corazón nómada.

las Indias

las Indias 1123 ~ 24/02/2015 ~ 0

Lecturas interesantes del 24/02/2015

    coches aymaras

  • Guía de diseño de Google
    La guía de diseño de google: principios, colores, distribución del espacio…
  • El empresario bilbaino que cultiva la planta milagro
    José Manuel Vecilla Blanco es uno de los mayores proveedores mundiales de suplementos alimenticios basados en la moringa. La Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria clasifica a la moringa como sustancia con posible riesgo tóxico, adictivo o psicotrópico. Algunos estudios, sin embargo, aseguran que mejora la tolerancia a la glucosa en ratones insulinorresistentes. La popularidad de este producto se ha multiplicado en los últimos años. En EE UU las ventas alcanzaron los 32.500 millones de dólares en 2012
  • El negocio oculto de las cárceles españolas
    Grandes empresas, como El Corte Inglés, Banco Santander, Telefónica o ACS, y muchos Ayuntamientos, se benefician del trabajo, apenas remunerado, de miles de presos de las cárceles españolas. También la familia Pujol-Ferrusola, que tiene tras las rejas otro de sus oscuros negocios.
  • Ciudadanos: ¿por fin un Podemos de derechas?
    Correlativamente a la decadencia de UPyD, pero sin hacer apenas ruido, Ciudadanos no ha dejado de crecer desde las Elecciones Europeas, donde ya obtuvo un buen resultado. Se ha presentado, a los ojos de mucha gente que no quiere votar al PP por un cúmulo de razones (por la corrupción, por el fracaso de su gestión, por el carácter de «casta¢, pero sobre todo de "caspa", de este partido, …), como una alternativa válida, con un liderazgo moderno (Albert Rivera), que da el pego en la televisión. Un Pablo Iglesias «de orden», en resumidas cuentas.
  • Pebble Time
    Pebble vuelve a Kickstarter para financiar un nuevo smartwatch y le está yendo MUY bien.
  • El adiós al plástico está en el caparazón de un insecto
    El quitosano es un material abundante cuya versión sintética atrae a las industrias y podría utilizarse directamente en impresión 3D. Por un lado, la industria quiere reducir la dependencia del plástico. Y, por otro lado, empresas médicas están interesadas en aplicaciones que van desde cura de hernias, sutura reabsorbente, pegamento quirúrgico o piel artificial.
  • Sobre las adolescentes británicas desaparecidas: la elusión de la responsabilidad gracias a la tecnología
    «Los estudiantes no pueden acceder a Twitter o Facebook en los ordenadores del instituto. Con estas medidas, la policía nos ha informado de que no hay evidencias de que la radicalización de las estudiantes desaparecidas tuviera lugar en el centro», ha declarado Mark Keary, director de Bethnal Green Academy, centro que goza de una excelente reputación.
  • ¿Podrían los productores independientes de licor incentivar una economía local?
    Montar un negocio internacional exportando un alcohol poco conocido de un pueblo medio vacío, sin teléfonos, parecería una locura. Entonces, una década más tarde, varios negocios locales se encontraban a punto de vender mezcal en los Estados Unidos. Donde fueron invitados a una serie de bares en San Francisco y tiendas de licores para poder presentar su nueva marca.
  • Las millonarias inversiones aymaras que están cambiándole la cara a La Paz via @mrduranch
    Existen sectores populares que ingresaron bajo sus propios términos dentro del circuito capitalista global. Así participan de una economía en la que estuvieron históricamente marginados
Carolina Ruggero

Carolina Ruggero 150 ~ 24/02/2015 ~ 27 ~ 16

Ciudades inteligentes, ayuntamientos tontos

smart cities
Ya no podemos decir ni que las «Smart Cities» estén de moda. Ya pasó. Ya no tiene ningún atractivo hablar de ellas. Porque es una idea vieja, porque no significa nada y porque, en definitiva, lo palpable del concepto ya es real, lo es cada vez más y no es otra cosa que un modelo de negocio inadmisible.

cámarasTanto en artículos de divulgación, como en prensa o en artículos académicos, si se habla de una Smart City, se estarán vinculando de manera más o menos sistémica:

  1. Cuestiones ambientales (sobre todo energéticas)
  2. Comunicación intersectorial
  3. El uso eficiente de bienes y servicios
  4. La integración de las nuevas tecnologías (sobre todo relacionados al transporte)

Pero en la vida cotidiana de la smart-city, la mejora de datos se convierte en «supervisión optimizada del espacio», la cooperación publico-privada en la captura de la ciudad por unas cuantas corporaciones; y la comunicación… no es más que la producción incesante de datos por parte de los ciudadanos sin recibir nada a cambio. Pero ¿cómo se llegó a esto?

Mas allá de los puentes y los túneles

Cuando se terminaron los fondos europeos para infraestructuras, llegaron los fondos europeos para I+D, en la búsqueda de no perder competitividad frente a Asia y EE.UU. y sobrevivir la crisis.

De esta manera, las entrenadas plumas de los ayuntamientos españoles comenzaron a redactar proyectos que permitieran comprar aquello que las empresas les venían a vender (con el número de subvención a la que se debía aplicar incluido en el show de ventas). Y esas empresas, no son cualquier empresa, son empresas muy entrenadas en vender artículos con trampa, algo así como una mosca que te deja sus huevos.

Así, Indra, Endesa, IBM y Telefónica, más alguna más, se encargaron de diseñar productos para España y para el mundo con una utilidad tecnológica que puede resultar interesante, para proveer servicios que, en la mayoría de los casos, nadie pidió específicamente y que, por una módica suma, capturarán al estado en concepto de manutención de infraestructura y licencias de software durante décadas.
EU

La innovación en la vida urbana

Indra_SmartCities(1)Un semáforo o una rotonda pueden ser de gran utilidad para una ciudad, también lo pueden ser algunos sensores y ni hablar de la utilidad de repensar una matriz energética o promover la utilización de bicicletas. Asimismo una tarjeta ciudadana o una iluminación eficiente pueden ser de gran valía para los vecinos de una ciudad, hacerles la vida más fácil y más segura.

Sin embargo, si hacemos la pregunta -típica en el diseño de políticas públicas- «¿Cuál es el problema al que se está atacando?, la mayoría de las veces podríamos responderla con «la falta de datos sobre cómo se mueven y qué consumen las personas», ya que ese pareciera ser el objetivo principal de las tecnologías implantadas, sin entrar en el detalle de la generación artificial de necesidades en absoluto prioritarias para los ciudadanos… como que el alcalde pueda representarse frente a un «panel de mandos de la ciudad».

Las ciudades inteligentes

Para empezar, los más o menos inteligentes son los vecinos de una ciudad. Conviven entre sí no de manera macro sino entre personas. En los barrios, donde esta interacción se da de manera más fluida, las necesidades se transforman en modificaciones de comportamientos y hasta de infraestructuras, a veces promovidas por los mismos vecinos.

arroces del mundoEl soporte administrativo de un ayuntamiento puede apoyar ese uso barrial de la ciudad y también puede regular el espacio macro de manera de optimizar infraestructuras y detectar injusticias, abusos o necesidades.

La ciudad es un terreno en pugna, una arena de batallas y resistencias, el escenario de distintos intereses que demandan su lugar, su forma de dar vida a la ciudad. Esas batallas se dan en un quehacer diario, entre comerciantes, emprendedores, empleados, parados, pensionistas, estudiantes, amas de casa, marginales… y el Estado municipal debería de saber de esa pugna, garantizar libertades, saber cómo son sus ciudadanos y pensar a futuro para que la ciudad pueda seguir siendo vivible: ¿habrá más viejos? ¿habrá más jóvenes? ¿qué producirán?

Poner lo común de una ciudad en explotación comercial y a sus habitantes a trabajar en una mina de datos no es sensato. Sin embargo, eso es lo que muchos ayuntamientos hacen, a cambio de promesas de unos datos tontos de circulación en el mejor de los casos, a cambio de una factura abultada en el peor.

No es elegir entre ciudades tontas e inteligentes, sino entre ciudades distribuidas y ciudades corporativas

Pero existe otra manera de hacer las cosas. No decimos que no a la tecnología al servicio de las ciudades. Necesitamos que los lugares en los que vivimos sean eficientes y estén al servicio de nuestras necesidades, también necesitamos que los ayuntamientos gasten menos y ofrezcan mejores servicios.

La manera de lograrlo es no pensando en el dispositivo que se ofrece sino en las necesidades que tenemos para optimizar la vida en la ciudad, la circulación del transporte, los servicios sociales, la calidad del aire, la calefacción en las escuelas, el cobro de salarios, el valor del suelo en el centro, la definición de nuevas centralidades, la apertura o instalación de nuevas empresas la promoción de emprendedores, la cohesión social… y las preguntas deben ser cuáles son nuestras prioridades, qué herramientas nos pueden ayudar, cómo se puede hacer de la manera más eficiente

¿Una fórmula? No puede haber captura corporativa ni se puede reducir los ciudadanos a generadores de datos y debe responderse a sus necesidades reales. Y los caminos que pasan por ahí no van de la mano de los gigantes corporativos sino de los datos abiertos, la fiscalización por cada ciudadano, las arquitecturas distribuidas y el software libre, tecnologías todas ellas más baratas, robustas, resilientes y que no generan dependencias eternas a las administraciones que a estas alturas todavía dicen con orgullo que «el cerebro» de su ciudad está en manos de una multinacional.

Qué es «las Indias»

la Matriz

Manuel Ortega465 ~ ~ 24/02/2015 ~ 3

Juegos en GNU social

goboardHoy hemos lanzado una primera versión en fase de pruebas de la opción para subir y comentar partidas de Go en «la Matriz». Aún quedan muchas pruebas y buscar un modelo de integración óptimo para poder agregar esta opción en otros nodos de GNU social. Por ahora se puede subir un archivo sgf y seguir la partida jugada a jugada en la visualización expandida de los mensajes. Ya puedes subir tus archivos y comentar tus partidas preferidas y/o aprender josekis con tus amigos.

Es un primer paso para que las redes distribuidas puedan sostener juegos y sobre todo para que el Go en Internet no dependa de servicios centralizados.

RecetarioIdiomas

Cursos de Go/Baduk/Weiqi

Natalia Fernández489 ~ ~ 21/02/2015 ~ 1

Aprópiate del cambio

Hace unos días Shareable publicaba un post sobre un nuevo documental que busca promover el cooperativismo y mostrar cómo económicas locales basadas en cooperativas contribuyen a crear entornos más resilientes. Llama la atención en los primeros minutos del documental que la idea fuerza, el eje motriz sobre el que se articula el discurso, no es otro que la propiedad.

Un cooperativa explicada en términos muy escuetos es eso que de forma igualitaria ejecuta la fórmula: un trabajador, una participación, un voto. Poner el acento en este mensaje es algo que sin duda tiene que ver con la fascinación de descubrir una forma de organización que tradicionalmente en el anglomundo había sido utilizada para consumir. Trasladado a la producción, el cooperativismo en EE.UU se está consolidando como una opción real para recuperar la economía de los grandes núcleos industriales arrasados por la crisis. Pero también el mundo de los servicios profesionales, del comercio o cuidados socio-sanitarios.

Lo descubrimos con Evergreen hace unos años. El orgullo cooperativo tiene mucho que ver con hacer accesible la propiedad de las empresas a muchos que nunca soñaron con poder pasar de ser trabajadores. Con tener la posiblidad de modificar y transformar el sistema productivo. Emociona.

Manuel Ortega465 ~ ~ 20/02/2015 ~ 2

Un choque inevitable: Redes centralizadas vs autonomía personal

warm_bodies-wideEn los últimos años hemos vivido un «ataque zombie» en la sociabilización y cultura que nacía a partir de Internet. Lo conocemos como la etapa de la «recentralización y su mayor exponente el modelo FbT ha cercenado conversaciones, el nacimiento de nuevas identidades y en general la abundancia de Internet a su paso. No faltaban estrategias y ciertamente el mundo distribuido trabajaba en el desarrollo de una vacuna contra el virus. Pero la respuesta a este ataque al final ha llegado de algo mucho más básico: la autonomía personal. Y es que el debate sobre las topologia de las redes es un debate sobre la autonomía de la que dispones para participar en la generación de información, la definición de tu agenda y en definitiva las posibilidades que tienes para ser auténtico. El choque era inevitable y así como en esa gran película «Warm Bodies» algo estaba latente, no estábamos completamente muertos, nuestro deseo de autonomía personal seguía vivo. Esto explica muy bien el nacimiento, aunque no sea masivo, de cada vez más islas en la red que apuestan por un mundo distribuido. Las palabras clave del futuro son autonomía y soberanía.

Juan Urrutia2206 ~ 19/02/2015 ~ 0

¿El camino de la sabiduría?

rilkeEn el último post me decía: «Ramón: ¡pregúntate ahora para qué sirve un timón si has perdido la quilla!» No sé si es demasiado tarde, pero no veo otra posible reflexión para mí u otra actividad posible que no sea la de la búsqueda de esa quilla que a veces confundo con la sabiduría y a veces relaciono con la autenticidad. Como no sé muy bien donde buscarla no tengo más remedio que dejarme llevar por Javier quien, en ese libro que se cita en ese post pone al lector en contacto con alguien que, bien pensado, se acercó en su obra a construir una quilla y careció de timón, siempre viajando sin destino fijo. Se trata de Rainer Maria Rilke del que Javier me había hablado en alguna ocasión y justamente en relación al asunto de la autoría que se esconde debajo de la quilla:

Si todos los sabios del mundo y todos los santos del paraíso me abrumaran con su consuelo y sus promesas, y dios mismo con sus dones, si no me cambiaba a mí mismo, si no surgía de mi interior una nueva obra, en lugar de hacerme bien, los sabios, los santos y dios, exasperarían más allá de lo imaginable mi desesperación, mi rabia, mi tristeza y mi ceguera

O sea que me pongo a trabajar y en «Seducción y Verdad» Javier me da ya dos pistas para perseguir la sabiduría y su relación con la autoría. La primera es esta:

Y nosotros: espectadores, siempre, por donde quiera
vueltos hacia todo, pero jamás hacia la lejanía.
Las cosas nos desbordan. Las ordenamos.Se disgregan.
Las ordenamos nuevamente y nosotros nos disgregamos.

Una manera de decirme que esa búsqueda no tiene fin. La segunda es menos pesimista:

Y allí donde nosotros vemos futuro ve él totalidad y se ve en ella y está a salvo para siempre.

Ese es el objetivo único, perderse en la totalidad. Por el camino hay otras metas alcanzables como esta con la que Javier me fustigaba presumiendo de su alemán:

Du aber bist der tiefste Mittellose,
der Bettler mit verborgenem Gesicht;
du bist der Armut große Rose,
die ewige Metamorphose
des Goldes in das Sonnenlicht

Igual eso es todo lo que hay en la búsqueda de la autoría, la transformación continua del oro en la luz del sol. Y eso es lo que no he sabido hacer yo No tengo ni idea de cómo puedo glosar su figura y luego admitirme a mí mismo.

Estadísticas del Correo de las Indias

1.898 feed subscribers

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)