El Correo de las Indias

Desde 2002 abriendo caminos hacia un nuevo mundo

Grupo Cooperativo de las Indias

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2208 ~ 03/03/2015 ~ 0

Discurso de la Academia 3: La Crisis y sus explicaciones y soluciones alternativas

Recordar la advertencia.

Cuando hablamos de la Crisis estamos hablando, en general, de estas cosas que acabo de mencionar (al final del post anterior) que son justamente de las que se nutren las páginas económicas y no pocos editoriales de todos los periódicos desde hace siete años.

Estalló una burbuja en los EE.UU. cuyo origen hay que buscarlo en el desmesurado crecimiento financiero de este país, resultado a su vez, según explicó Varoufakis en su bestseller «El Minotauro global», de los dos déficits gemelos americanos -el fiscal y el de balanza de pagos- que atrajeron todo el ahorro mundial hacia ese país desorbitando el sistema financiero.

Este sistema financiero se tambaleó a resultas del estallido de la burbuja inmobiliaria y la globalización de los mercados financieros hizo que éstos sirvieran ahora no tanto para mitigar riesgos como para propiciar el contagio entre las instituciones financieras de todo el mundo más o menos rápidamente. Las crisis financieras pronto se convirtieron en crisis de endeudamiento, tal como la historia económica nos ha enseñado repetidamente por activa y por pasiva y, en consecuencia, se hizo más y más difícil la emisión de deuda y el uso de la inversión pública para salir del pozo.

El endeudamiento aumentó enormemente en la creencia de que todo terminaría pronto, pero no fue así revelando otros problemas menos generales. En Europa no cabía la devaluación si queríamos mantener el euro como moneda fuerte (con todo lo que eso significa) por lo que la situación no tenía salida fácil; en España, como en Grecia, se procedió a una devaluación interna (que se ha traducido en devaluación salarial) y, quien más quien menos, con diferencias entre norte y sur, incrementó el desempleo.

Y ahí estamos en este momento en el que nos preguntamos si hemos aprendido algo. Ahora me toca por lo tanto argüir mi aseveración inicial de que sólo sabemos que no sabemos lo que sería bueno que supiéramos. Trataré de hacer ver que esto es verdad antes de poner en duda la posibilidad de reconocer esta noción.

La Economía, como toda ciencia más o menos «dura», suspira por la unidad y no es de extrañar que se haya hecho un esfuerzo enorme por unificar el modelo central o básico microeconómico y el modelo macroeconómico con el que nos manejamos para lidiar con los problemas mencionados y tomar medidas adecuadas de Política Económica. No estoy seguro de que esta tendencia a la unificación sea una estrategia óptima, pero me parece imposible de esquivar.

Ahora bien esta unificación pudo realizarse hace cuarenta años aproximadamente de dos formas alternativas. O bien comenzamos por el modelo central o básico con un cierto rozamiento que hace que no todos los mercados estén en equilibrio en todo momento, o bien iniciamos nuestro trabajo a partir del modelo central puro y duro en el que todos los mercados posibles están siempre en equilibrio.

En el primer caso podríamos permitirnos introducir problemas de falta de información y de formación de expectativas sobre el valor de ciertas variables en un futuro hoy desconocido y, en consecuencia, introducir de manera natural el dinero fiduciario como un depósito de valor que nos permite trasladar poder de compra entre períodos de tiempo. Esto dio origen a la Macroeconomía del Desequilibrio aparentemente prometedora durante la época de los sesenta pero que fue desvaneciéndose durante el inicio de los setenta con cambios notables en ciertos autores cono Barro y Grossman que se cambiaron de bando de manera ostentosa.

En el segundo caso no podemos permitirnos introducir mecanismo alguno de formación de expectativas pues toda la información disponible será usada y, en este modelo, toda ella está disponible. Es pues necesario, tal como nos avisó Lucas en 1970, que no quede información sistemática sin utilizar o, lo que es lo mismo, que las expectativas han de ser racionales.

Como no hay manera de modelar la racionalidad de las expectativas de manera operativa en situaciones de desequilibrio, la profesión se quedó con este segundo caso al precio de hacer de la introducción del dinero algo artificioso. Este segundo caso da origen a la Macroeconomía del Equilibrio que se plasma en su modelo canónico, el «Dinamic Stochastic General Equilibrium (DSGE) model». Es la adoración de la racionalidad por parte de los teóricos de la economía la que rompe el esfuerzo por comprender como resultado de la bifurcación en la manera de «hacer macroeconomía».

Un ejemplo relativamente sencillo nos hace ver que esta diferenciación en la forma de unificar la Economía no es algo trivial. Pensemos en la llamada Curva de Phillips que relaciona la tasa de inflación y la tasa de desempleo y cuya forma es crucial a efectos de la toma de medidas ante una situación, por ejemplo, de desempleo. Si en su representación habitual la curva tiene una pendiente negativa quiere decir que una relajación de política monetaria que incremente la inflación traerá consigo una disminución de la tasa de desempleo. Si esta curva es vertical no hay manera de reducir el desempleo mediante la generación de inflación.

Notemos ahora que un partidario de la Macroeconomía del Desequilibrio usando su modelo con expectativas adaptativas -no racionales- pensará que la curva de Phillips tiene pendiente negativa y se convertirá en un intervencionista. Análogamente un partidario de la Macroeconomía del Equilibrio con su modelo firmemente anclado en la racionalidad de las expectativas pensará que la curva de Phillips es vertical y se convertirá, siguiendo a Friedman o a Phelps, en un partidario de no intervenir.

Pues bien, durante la Gran Moderación y a pesar de no pocas crisis menores, estas no eran lo suficientemente amenazadoras para los países centrales con lo cual los economistas, especialmente los teóricos, se concentraron en sus ambiciones académicas desarrollando el modelo DSGE, así como su uso econométrico, hasta límites insospechados ganando una enorme credibilidad basada en el reconocimiento profesional de su actividad teórica. También es cierto que los intervencionistas aprendieron también a sofisticar sus modelos, pero por alguna razón adicional (que yo relacionaría otra vez con la adoración de la racionalidad) su influencia no ha ido en paralelo con la calidad de su trabajo.

Pero la Política Económica no la deciden en general los académicos sino los economistas que ocupan puestos básicos en las instituciones como los bancos centrales o los tesoros nacionales. Y así nos encontramos con que en el año 2008, y quizá con independencia de las luchas académicas, unos países tomaron medidas monetarias y fiscales claramente intervencionistas mientras que otros u otras zonas económicas se ataron al mástil del no usar nunca la política monetaria y solo un poco la fiscal dada la situación de endeudamiento.

Recordemos cómo incluso al final de la administración Bush, antes de que Greenspan dejara la FED, este último junto con el secretario del Tesoro, Paulson, colaboraron al rescate de la banca estadounidense en noviembre del 2008 con la excepción famosa de Lehman Brothers. Al mismo tiempo el entonces Presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, aumentaba los tipos de interés.

Es esta división en la Economía una de las variadas causas de las diferencias en el tratamiento de la crisis junto con otras que quizá son fruto de la idiosincrasia histórica de los diferentes países. Mi comentario amargo es, en este punto, que es muy posible que si esa división no se hubiera realizado de manera tan poco seria, las medidas no hubieran sido tan distintas y, más en particular, se hubieran evitado los efectos perniciosos de un exceso de austeridad .

las Indias

las Indias 1125 ~ 02/03/2015 ~ 0

Lecturas interesantes del 02/03/2015

  • La tiranía de los «chicken finger»
    Cómo se creo a una generación de comensales poco sofisticados y ultraselectivos y cómo dar fin a este ciclo del sinsabor.
  • Funerales shintoistas por Aibo
    Aibo es abandonado por Sony. Sin embargo ha sido la mascota de centenares de miles de viejos japoneses que ahora honran al espíritu de su vieja mascota en preciosos ceremoniales shintoistas. Si el bueno de Philip K Dick levantara la cabeza diría aquello de «al fin y al cabo, los seres electrónicos tienen alma, por pequeña que sea».
  • Black Sails según «La Página Definitiva»
    Imagine que ha invitado a dos amigos, y quieren poner algo en la tele. Y resulta que uno de sus amigos es de la Izkierda Anticapitalista, y el otro es un liberal de VOX. No lo dude: póngales esta serie y los tendrá a los dos encantados. A uno, porque los protagonistas son una banda de anarquistas libertarios que viven en una democracia asamblearia, lo comparten todo, funcionan a base de cooperativas autogestionadas, y retozan alegremente un@s con otr@s sin estar atados por las cadenas del heteropatriarcado opresor. Al otro, porque se trata de emprendedores hechos a si mismos, residentes en un paraiso fiscal, que retienen lo que es suyo sin temer a nadie, nacidos de algo tan noble como la privatización de la guerra, y que aspiran a desmontar las estructuras del estado español para integrar sus recursos en el libre mercado vía asalto de sus galeones (y encima, ¡funcionan con el patrón oro! ¿Se puede ser liberal y pedir más?).
  • El cuento perdido de Mariano Gistaín en Amazon.es
    Cuento para comprador único… o abonado a «Kindle unlimited»…
  • Compartir un enlace en GNU social usando js
    Primer paso para el plugin de wordpress vitaminado para GNU social
  • El comercio ultramarino en el Neolítico
    Los primeros campesinos europeos comerciaban trigo con los isleños británicos, todavía cazadores-recolectores. Este temprano y sofisticado comercio de alimentos ayuda a entender el asentamiento y los patrones de extensión de la economía agraria.
  • Bitcoin: los peligros de la fantasía de una moneda apolítica
    Varufakis relata las fantasías del bitcoin y su desafortunado diseño siguiendo el patrón del oro como moneda de cambio.
  • «The Grid» o cómo murió el negocio del diseño web para pymes
    Un sistema experto e interacción directa eligiendo de una base de datos de diseños siempre cambiando y con capacidad para personalizarla.
  • CogniToys: un primer pasito hacia el manual ilustrado para señoritas
    Juguetes conectados a Internet que sirven para hacer itinerarios de aprendizaje sencillos con los niños a través de la interacción
  • ¿Cómo activar Opcache en PHP 5.5 Ubuntu 14.04?
    Te da tiempo a limpiar la casa mientras esperas que pase algo. Hay que mirar el lado bueno.
  • Jubango de Lee Sedol vs Gu Li: el libro
    Kiseido saca en dos volúmenes las partidas del jubango que marcó 2014 en el mundo del Go con comentarios de Michael Redmond (9d) y Rob van Zeijst
  • Woolet, la cartera conectada llega a Kickstarter
    La cartera imaginaria que todos pusimos en mil ejemplos ya es un proyecto real y llega a kickstarter
  • Un ejemplo de tecnoimperialismo agrario: Monsanto y amigos compran Ucrania de saldo
    Las grandes corporaciones rentistas y monopolistas, comenzando por Monsanto se lanzan sobre las míticas tierras negras de Ucrania…
David de Ugarte

David de Ugarte 2882 ~ 02/03/2015 ~ 31 ~ 4

Vivir juntos no significa vivir en la misma casa

Degania primera casaEl movimiento comunitarista del siglo XIX y XX fue fundamentalmente un movimiento de colonos. Compraban tierras vírgenes o abandonadas, las ocupaban y las ponían a producir. Así que la imagen que ofrecía una comunidad en sus primeras semanas era una colección de tiendas de campaña y su primer objetivo construir unos dormitorios. La primera batalla por la abundancia de icarianos, kibutznik y comuneros americanos fue la construcción de viviendas y su historia el paso de los dormitorios compartidos a los dormitorios separados para parejas, la construcción de dormitorios individuales y finalmente de casas primero para las familias y luego para personas sin pareja.

Casa comunal icariana de CorlingEl «bungalow» y la casita unifamiliar fueron durante mucho tiempo el símbolo de la prosperidad comunitaria. El «vivir juntos» de una comunidad igualitaria no implica y generalmente no incluye, dormir en la misma casa.

Las comunidades hijas de la crisis

Sin embargo muchas comunidades «espontáneas» surgidas con la crisis han comenzado exactamente así, compartiendo casa entre amigos que ponen en común todos o parte de sus ingresos para reducir costes y cubrirse unos a otros ante el riesgo y las carencias impuestas por los bajos salarios y los trabajos temporales. La mayoría de estas comunidades se disolverán cuando sus comuneros consigan mejoras permanentes en su situación laboral. Para ellos habrá sido una forma temporal de resistencia que, de un modo escaso y precario, habrá dado cuenta sin embargo de la reducción de costes que supone compartir vivienda.

edgeryders unmonasteryComo en tantas otras cosas, la «sharing economy» ha convertido en modo de negocio esta «reducción voluntaria» impuesta a muchos jóvenes de la clase media. El «co-living» a las finales no es sino una experiencia «low cost» convenientemente turistificada. Buena parte de la clase media hubiera tenido difícil sobrellevar la vuelta de sus hijos a la escasez sin convertir estas prácticas antes en algo «cool». Un buen ejemplo de como la cultura y las modas pueden ayudar a que una sociedad se adapte a los malos tiempos poniendo en valor «experiencias» y valores comunitarios.

Comunidades nómadas y cambios de la vida

La casa indiana de Escardó, MontevideoPero ponerlo en contexto no debe evitar que aprendamos de ello. Las crisis económicas también afectan a las comunidades productivas y «replegarse» puede ser una estrategia útil. El nomadismo comunitario, mudarse de una ciudad a otra para un proyecto o indefinidamente, también aconseja pasar por fases de casas compartidas con costes menores en tanto se conoce mejor la nueva ciudad.

Pero sobre todo, en curso de la vida hay situaciones que hacen deseable compartir vivienda. No por ahorrar, sino para integrar cuidados especiales en el centro de la cotidianidad. Cuando un comunero enfrenta una enfermedad grave o crónica o cuando llega el terremoto de la crianza y las tareas de todos se acomodan y redefinen para apoyar sustantivamente a los padres, la proximidad física es vital.

La fabrica de hallacasEn estos casos, las comunidades agrarias cuentan una vez más con la ventaja del espacio. En las urbanas es difícil en cambio ampliar una vivienda en propiedad o poder tener la suerte de que la vivienda contigua quede libre. En ocasiones, hacen falta espacios de nuevo tipo -un patio de juegos, un baño adaptado- y lo más sensato es buscar una nueva casa donde vivir. Seguramente esa sea la causa de que los «reagrupamientos» sean más comunes en comunidades urbanas que en rurales.

Lo curioso es que, con cierta frecuencia, muchos de los que se reagrupan tanto en unas como en otras, una vez superada la necesidad que les llevó a compartir espacios, optan por seguir juntos en la misma casa. Tal vez porque aprendieron mantener la intimidad individual con menos metros, o simplemente porque cuando las comunidades maduran aprenden a disfrutar más o al menos de otra manera, de la convivencia.

David de Ugarte

David de Ugarte 2882 ~ 01/03/2015 ~ 31 ~ 7

La importancia de producir juntos

mujeres marchando al trabajo en el kibbutz
Hoy en día en la mayoría de las llamadas «comunidades intencionales» no se ganan la vida juntos. Algunas comparten los ingresos que sus miembros obtienen trabajando para terceros o produciendo y vendiendo por su cuenta. Otras tan solo mantienen en común las propiedades sobre las que se asientan o los servicios que las mantienen.

falansterioSin embargo, la idea de que la viabilidad de una comunidad es la consecuencia directa de su capacidad para producir colectivamente lo suficiente como para satisfacer las necesidades de sus miembros es tan antigua como el comunitarismo mismo.

En el siglo IV aEC, Epicuro compró una parcela no muy lejos de Atenas y construyó un lugar para que él y sus compañeros filósofos pudieran vivir juntos de forma estable. La comunidad, formada por hombres y mujeres en pié de igualdad, dejó de trabajar para terceros. Unos cuidaban la granja, otros cocinaban y algunos pusieron en marcha una ebanistería. No solo compartían la propiedad del huerto (el famoso «jardín epicúreo») y sus edificios, también la de los talleres. Fue la primera comunidad igualitaria nacida para que sus miembros pudieran vivir una vida de acuerdo a sus ideas.

hutteritas trabajandoCon la aparición de las teorías cooperativas modernas la idea de sustentar la comunidad en la producción común, que de alguna manera había seguido viva en la institución monacal cristiana y en algunos grupos disidentes de la Reforma protestante como los hutteritas, reapareció con fuerza. El comunitarismo igualitario del siglo XIX es, desde el primer «falansterio» fourierista (1832) al primer kibutz (1908) una afirmación constante de este principio. Las comunidades igualitarias son «microsociedades» sustentadas en una economía productiva común.

El siglo XX no cambiará esa definición, aunque la práctica del autogobierno de las comunidades erosionará la idea asamblearia, que ponía el centro en los procesos de decisión y por tanto en las votaciones y las mayorías. Poco a poco se irá dando más importancia a la práctica de la deliberación y al consenso, y de esa manera, no sin cierta ironía, recuperando el espíritu del ideal epicúreo original.

Los cinco pilares del comunitarismo

El modelo comunitarista quedó definido entonces sobre cinco pilares:

  1. propiedad común de todos los medios económicos, desde los terrenos, edificios y máquinas necesarias para la producción a las herramientas de trabajo, el menaje y el mobiliario de las casas
  2. producción conjunta, normalmente organizada a través de una o varias cooperativas de trabajo,
  3. de forma que los ingresos son compartidos desde su origen,
  4. comunitarizándose los consumos comunes, dejando una parte para la expresión de las necesidades individuales y
  5. dedicando el resto a un fondo de ahorro en común, normalmente gestionado a través de la misma cooperativa en la que la comunidad se organiza.

En la práctica

Indianos en GetxoEn su forma más sencilla, una comunidad igualitaria es un grupo de amigos organizados como cooperativa de trabajo, que en vez de perseguir repartirse el excedente a través de salarios cada vez más altos, decide que su cooperativa funcione como propietario colectivo de cuanto poseen y les provea directamente de todo lo necesario para su bienestar: gastos sanitarios y educativos, vivienda, alimentación, vestido, consumos culturales, viajes y en general todas las necesidades de una vida confortable.

Los miembros de la comunidad deciden colectivamente los grandes límites de los gastos realizarán a través del presupuesto de la cooperativa. Las partidas básicas son las propias reservas de la cooperativa: los gastos de consumo y vivienda, los fondos de salud y educación y «bolsas» para subvencionar actividades sociales o medioambientales en el entorno. Es bastante común que a partir de cierto estado de desarrollo se organicen fondos para cubrir emergencias sufridas por familiares de miembros de la comunidad o para invertir en proyectos externos.

Afrontados los gastos comunes, tanto los necesarios para mantener y desarrollar la producción como los gastos vitales normales -viviendas, comida, etc.- la comunidad distribuye de acuerdo a las necesidades de consumo individuales. Todo lo demás se guardará como «ahorro en común», pues una de las pocas libertades a las que se renuncia por tomar parte en una comunidad igualitaria es el ahorro individual. La idea de que la totalidad del ahorro es puesto en común es uno de los pilares sociales y económicos de la vida comunitaria. Solo si la comunidad es también una «comunidad de ahorro» que agrega y capitaliza todo el excedente creado entre todos, puede convertirse en la base de esa «mutualidad general» que la estructura económica de la comunidad quiere ser.

Pero el objetivo de maximizar el ahorro en común no quiere decir que se restrinja el consumo individual o que no existan diferencias entre las pautas de consumo de los distintos miembros de una comunidad.

La diversidad en el consumo

Burdeos ostras nat tereLos individuos tienen márgenes flexibles para definir los gastos que responden a sus necesidades. En general, la relación de los miembros con el presupuesto no es muy diferente a la de los miembros de una pareja con el suyo. En la pareja los ingresos se ponen en común y ambos «saben» cuales son los límites de libre disposición de cada uno sin necesidad de establecer complejos sistemas contables ni dividir el dinero para gastos en partidas separadas. En una comunidad productiva la única diferencia es que los ingresos se producen en la cooperativa que sirve, entre otras cosas, de cuenta corriente común. Cuando uno cree que se está acercando a los límites de disposición individual que la sensatez marca en cada momento, comenta y consulta con los demás.

Además, todas las comunidades distribuyen, regularmente o a pedido, una cierta cantidad de dinero entre sus miembros para gastos personales. Estas cantidades no deben entenderse como una forma salario sino como una forma de garantizar que existen espacios intimidad exclusivamente individuales cuya expresión económica no tiene por qué compartirse. Por ejemplo, los tickets de compras dicen sin pudor lo que costaron tus regalos de Navidad y las facturas de los hoteles de una escapada de fin de semana pueden hablar de una nueva pareja. Así que el respeto por la intimidad de cada uno de los comuneros aconseja que además de los gastos que se hacen a cuenta de los fondos comunes se produzcan transferencias de la cuenta común a las cuentas individuales.

Este dinero de disposición individual, opaco a los ojos de los demás, solo tiene una condición: ha de destinarse a consumo, no puede convertirse en ahorro. Por supuesto se trata de un compromiso moral individual: nadie tiene derecho a mirar a las cuentas corrientes de otros para comprobar si acumulan en secreto un pequeño capital.

maria burdeos vinoEsto puede parecer ingenuo, pero la verdad es que en nuestra experiencia nunca ha producido un conflicto. Las comunidades igualitarias se forman dentro de ámbitos culturales definidos, con patrones relativamente homogéneos de consumo. Unos comuneros consumirán más, otros consumirán menos, pero en general impera el gusto minimalista. Nadie tiene ni pasión por la austeridad ni deseo de ostentación, todos persiguen tener «consumo significativo», que les satisfaga realmente, y no consumir mucho o poco.

El resultado, cuando se hacen las cuentas, es que el gasto individual medio de un comunero en «abundancia», consumiendo sin restricciones, suele estar por debajo de los salarios medios del lugar donde se asienta. Las diferencias individuales en el gasto, cuando se sostienen en el tiempo se explican facilmente por cosas como tener hijos, tener familia en otros países o tener ciertos hábitos que elevan la media de gasto personal -todas esas cosas que van desde fumar o ir al gimnasio a tener un hobby o salir a cenar con los amigos todos los fines de semana. Pero ¿para qué querría nadie ahorrar si la comunidad es efectiva proveyendo a cada uno de sus necesidades y las de su entorno familiar?

Producir con iguales abre mundos

reunion trabajo pensar neal jacinto cris pensar indianosLos humanos necesitamos sentir que cada movimiento de nuestra vida conduce a algún lado. Necesitamos vislumbrar destellos de autenticidad en el resultado de cada esfuerzo porque no hay día en que la experiencia humana no pretenda vencer la ansiedad y la incertidumbre del siguiente. Y sabemos que, en realidad, solo tenemos oportunidad de hacer nuestra la jornada si empleamos todo cuanto somos y tenemos en convertir nuestros esfuerzos en resultados con valor vaya más allá de lo inmediato.

Por eso el trabajo es tan importante en la vida de cada uno. Si a ese trabajo podemos darle Norte, si además de servirnos por lo que nos produce, podemos decidir y empujar para que produzca cosas que sirvan a cuánto creemos y queremos, entonces, le encontraremos verdadero sentido. Y si en vez de conformarnos con un «es mío», podemos decir «es nuestro», si el sentido de cada tarea, de cada día de trabajo, es compartido con aquellos que buscan lo mismo que nosotros, entonces, cada día de batalla, cada momento de aprendizaje, nos hará sentir más capaces de dar forma al siguiente día.

Por eso, cuando en una comunidad se comparten propiedad y responsabilidades de manera igualitaria, producir juntos abre nuevos mundos que de otra forma tendrían cortas las alas. Es entonces cuando compartir el consumo o ahorrar en común dejan de ser un experimento social para convertirse en un modo de vida.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2208 ~ 28/02/2015 ~ 0

Discurso de la Academia 2. Sobre Economía: micro y macro

Behavioral Economics: Buy the Right ThingRecordad la advertencia.

Seáseme permitido comenzar por el principio diciendo que la economía moderna es un sistema, complejo o no, en el que se mueven los seres humanos desde casi el comienzo de los tiempos y que la Teoría Económica o Economía con mayúscula es un intento de entender la asignación de recursos entre esos agentes, ya sea para el consumo ya sea para la producción, a partir de una caracterización de esos seres humanos, incluida la racionalidad, y de una institución que se llama mercado.

Este intento de entender acabó generando un modelo central, el sistema de equilibrio general, en el que un número muy grande de agentes individuales, dotados de cantidades finitas de un gran número de bienes, los intercambian en el mercado determinando así un precio para cada mercancía en cada fecha y en cada posible estado de la naturaleza hasta llegar a una situación en la que no hay otra asignación posible que sea unánimemente preferida.

Los estudios sistemáticos de este modelo central constituyen la Microeconomía y aquí los economistas han generado resultados muy potentes y muy útiles para la organización de una sociedad en la que quizá no tengamos siempre «todos» los mercados abiertos, en la que surgen nuevas instituciones para poder trasladar poder de compra entre fechas o entre estados de la naturaleza que reducen el riesgo o en la que se usan bienes públicos que nadie quiere contribuir a sufragar.

En estos estudios se han generado muchas ideas respecto a la regulación o a la lucha contra los monopolios; se ha relajado la hipótesis de la racionalidad instrumental y se ha comenzado a elaborar lo que se llama «Behavioral Economics» en la que se estudian todos estos temas en un contexto en el que los agentes individuales se mueven por motivos e incentivos bien entendidos por los psicólogos (como el Nobel Kahnemann) a través de experimentos y que conforman una racionalidad menos estereotipada en la que cabe el altruismo e incluso la racionalidad expresiva (en la que uno no solo compra bacalao porque le gusta sino porque eso le identifica como bilbaíno); se han entendido mucho mejor los mercados financieros, incluidos los de derivados raros, se ha elucubrado sobre la posibilidad de emergencia de burbujas y se han estudiado los mecanismos de gobernanza de la empresas etc.

Este campo de la Microeconomía, en el que florece por ejemplo el último premio Nobel, Jean Tirole, no plantea problemas y sigue siendo un campo abierto como se puede ver pensando, por ejemplo, en la discusión relativamente reciente sobre la unificación de las agencias regulatorias independientes en España del que por una u otra razón se habla muy a menudo.

Este modelo central básico es, sin embargo, tan abstracto y ambiguo como para no poder ser utilizado sin más para estudiar ciertos problemas como el paro, el déficit presupuestario, la inflación, la balanza de pagos o los tipos de cambio. Estos problemas exigen la agregación de las variables micro en variables macro que, al no ser muy numerosas, pueden ser manejadas con relativa facilidad y nos permiten albergar la esperanza de poder llegar a recomendar medidas de política económica entendibles e implementables y sobre las que los políticos pueden discutir.

Esta es la Macroeconomía y la mayoría de los últimos premios Nobel han recaído sobre estudiosos de esta rama (desde Lucas a Prescott pasando por Sargeant). Tomemos el modelo central, agreguemos todos los agentes en uno solo y todas las empresas en una sola y dejemos correr el modelo a lo largo del tiempo, con unas gotitas de aleatoriedad, observando su comportamiento, que puede generar ciclos en el empleo o en la inflación o períodos largos de aburrimiento como «La Gran Moderación» de los noventa.

Esta breve explicación es suficiente, señores académicos, para que a continuación pueda concentrarme en la explicación de la crisis y en la exploración de las posibles explicaciones y las correspondientes posibles soluciones.

Qué es «las Indias»

la Matriz

Manuel Ortega474 ~ 01/03/2015 ~ 0

¿Creer o no creer en los datos estadísticos?

Volviendo a ver la charla de Tim Berners-Lee sobre su nuevo sueño anoté su mención sobre otra charla de Hans Rosling. Busqué la charla mencionada y descubrí una agradable sorpresa cuyo principal tema son los datos estadísticos.

Tenemos la sana tendencia a no confiar del todo en los datos estadísticos, la mayoría de ellos son mentira o sólo quieren dar la razón a la estrategia o plan de un grupo concreto. Pero entonces ¿los datos estadísticos mienten y no son útiles? Responder con un «sí» a esta pregunta sería inocente y estúpido. Los datos son importantes y nos pueden ayudar a comprender muchas cosas y fenómenos.

Entonces, ¿de que debemos desconfiar? Necesariamente no confíes en los pomposos y tontos titulares de la prensa que presentan las estadísticas como si dieran razón contundentemente a los más diferentes intereses, usualmente nacionalistas. Y he aquí el problema, las estadísticas nacionales presentan un promedio como si existiera una realidad nacional igual para todos, como si todos los habitantes de un país fueran representantes iguales de una realidad nacional. Esta es la trampa.

Por el momento sólo quiere poner atención y subrayar el peligro de los promedios. Y te quiero invitar encarecidamente a ver la charla de Hans Rosling. Te garantizo que disfrutaras como un niño su narración de los datos que aparecen sobre las pantalla. Dudo si algunas vez ha habido alguien que presente así de bien las usualmente aburridas gráficas.
(más…)

RecetarioIdiomas

Cursos de Go/Baduk/Weiqi

Manuel Ortega474 ~ 28/02/2015 ~ 4

Mi relación con los robots

Funny robot sit with headphonesAntes que nada debo confesar que mi relación con los robots no es buena y con los chatbots es aún peor. Pero a pesar de los momentos difíciles y conversaciones absurdas en ocasiones he logrado aprender algo de las interacciones con ellos. Ayer conocí al «Dro Teks» gracias a un enlace que encontré en uno de las webs de Ĵeromo. Me decidí a intercambiar algunas palabras con «Dro Teks» sólo por curiosidad y porque habla esperanto pero la conversación no duró mucho. No soporte la insistencia alineada al procedure del «Dro Teks» sobre problemas psíquicos. Creo que no lo visitaré una próxima ocasión. Pero la vuelta de los chatbots a mi vida me ha hecho preguntarme si estos chatbots podrían tener alguna utilidad más allá de ser una curiosidad? ¿Podrían ser útiles en el aprendizaje de idiomas? A esto es a lo que le sigo dando vueltas.

Manuel Ortega474 ~ 27/02/2015 ~ 1

El nuevo sueño de Tim Berners-Lee

Hace más de 20 años Tim Berners-Lee soñó con un gran repositorio interconectado de documentos entrelazados. Su sueño nació de su experiencia en el intercambio de documentos entre los científicos trabajando en proyectos comunes. La realización de esos intercambios era difícil y nos cuenta como de frustrante era todo el proceso. Personas de todo el mundo llegaban a su laboratorio y traían sus computadores con documentos en formatos de lo más diferente, una gran torre de babel de documentos que eran difíciles de manipular. ¿Era posible hacerlo de otra forma? A su respuesta a esta pregunta le debemos el nacimiento de la Web. Ahora tiene un nuevo sueño, no justamente ahora, porque ya hace algunos años comenzó a publicar y darlo a conocer. Su nuevo sueño se llama datos entrelazados. El principal objetivo de este nuevo sueño es liberar y quitarle el cerrojo a los datos, es decir, hacelos cuanto más accesibles mejor. Ya pasaron algunos años desde que comenzó a hablar de su nuevo sueño y al parecer nada considerable ha pasado en relación a este campo. ¿Puede ser que su nuevo sueño se le revelara demasiado pronto? Creo que si y tengo la intuición de que los datos entrelazados serán de mucho valor para la comunicación entre los nodos de las redes distribuidas que cada vez más ganan terreno en la batalla contra la recentralización.

Estadísticas del Correo de las Indias

1.775 feed subscribers

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (A)