El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2164 ~ 19 de octubre de 2014 ~ 0

El FMI cambia de actitud en octubre

IMFforecastNo me encuentro entre los economistas que no se pierden ningún World Economic Outlook del IMF. Pero el que dio a conocer hace unos días y correspondiente a Octubre obtuvo unas reacciones que me han llevado a echarle un vistazo y aconsejo su lectura aquí. No me detendré en datos concretos ni tan siquiera en una descripción somera de la situación mundial. Me interesa recalcar solo que esa situación es peor de lo que se esperaba que fuera solo unos meses atrás (en abril).

Lo que más me ha llamado la atención es el paso que esta institución da hacia una medicina de recuperación basada en el gasto público, esencialmente en infraestructuras y especialmente para Europa, poniendo así en entredicho la actitud seguida hasta ahora por los economistas académicos y por las autoridades económicas alemanas que seguían enrocadas en la austeridad. Si leemos este último informe notamos con estupor que, sin abandonar sus exigencias de reestructuración en Europa, abren la vía mencionada para la inversión pública mencionada aun admitiendo que los multiplicadores no son ya lo que solían ser, cuantitativamente hablando, en los viejos libros de macroeconomía. Y para mayor sorpresa su recomendación se mantiene incluso si la financiación del gasto público hubiera de hacerse con endeudamiento.

Lo primero que quiero resaltar es que estas opiniones parecen avalar mi aparentemente loca reacción de hace ya casi siete años al comienzo de lo que luego se llamó la Gran Recesión: Inflación y Eurobonos. Nunca he renunciado a ella, pero ahora insisto con más fuerza, especialmente ante la situación europea. Situación que es peor de lo esperado con una tasa de crecimiento prácticamente plana. El BCE hace lo que puede dentro de sus estatutos pero ni así consigue subir la inflación hasta su límite estatutario del 2% entrando en una senda deflacionaria que sabemos a donde lleva con solo mirar a Japón. Draghi se las arregla para ir arrancando concesiones hasta incluso anunciar el comienzo de las compras de deuda soberana; pero ni aun así se ven signos de un sentimiento de mercado un poco optimistas, pues las inyecciones de dinero correspondientes no parecen surtir ningún efecto en la demanda agregada debido, claro está, a la salud maltrecha del mecanismo de transmisión entre la Política Monetaria y la utilización de crédito por parte de las empresas. Algo no va bien en los sistemas bancarios nacionales y los resultados del examen realizado son esperados con temor.

Esto me lleva al segundo comentario que quiero realizar. Si mi trabajo fuera el de aconsejar a los ahorradores cómo colocar sus ahorros lo estaría pasando muy mal, especialmente aquí con clientes del sur de Europa. ¿Deben seguir en renta variable en euros apoyándose en algunas mejoras industriales y en la posible devaluación del dólar? Salirse y pasar a alguna de las variedades de renta fija plantea el problema insoluble de a cual de ellas y en qué divisa. Mi sensación es que a falta de otra medida de fuerza por parte de los ahorradores quizá lo único que quepa hacer es salir a la calle para exigir a Europa la mutualización del endeudamiento sumando fuerzas para permitir un endeudamiento avalado por todos en proporciones a discutir, es decir los eurobonos.

Y termino diciendo que el nudo gordiano está hoy justamente en el endeudamiento ya sea este soberano, privado, interno o externo. Conocer los datos de cada país en lo que respecta a esta estructura del endeudamiento es la única forma de comenzar unas conversaciones políticas que no sean meras palabras vanas. Ya tenemos estos datos y se trata, sin duda de «netear» las deudas entre diversos instrumentos y, en ese sentido, el problema se parece mucho al de la financiación autonómica en España. El «fondo de compensación» debe utilizarse, pero con cautela, de forma que el ranking entre países no quede trastocado, aunque las diferencias disminuyan. A partir de ahí la mutualización de la deuda europea tiene una posibilidad de llevarse a cabo permitiendo así una cierta construcción europea de verdad. ¿Están los políticos europeos a la altura de este reto?

las Indias

las Indias 1023 ~ 19 de octubre de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 19 de octubre de 2014

las Indias

las Indias 1023 ~ 18 de octubre de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 18 de octubre de 2014

  • Ergo un cliente java para jugar al go en servidores nngs
    Feo pero efectivo
  • El mapa de los miedos del mundo
    Desigualdad, odio religioso o racial, bombas nucleares… un buen síntoma de las conversaciones y las perspectivas vitales por opiniones públicas nacionales
  • Kickstarter suspende anonabox
    Un pequeño router que pretendía integrar Tor para anonimizar de forma sencilla las conexiones a Internet.
  • El mercado de trabajo del futuro no nos va a gustar
    Según John es «hacer el turco» (por el famoso «mechanical turk») para Uber y otros, es decir, hacer trabajo que las máquinas todavía no pueden hacer pero hacerlo como si fuéramos máquinas
  • Netflix y la organización despiramizada
    El modelo de gestión Netflix según John se resumiría en: Los directivos solo deben dar contexto, la competencia interna debe ser reducida al mínimo o eliminada y solo ser tenida en cuenta la capacidad para tomar decisiones correctas en la trayectoria de los cuadros. De ese modo, apunta, se elimina la necesidad de control burocrático que mata la innovación. Pero… todo tiene un precio: solo se puede contratar gente completamente formada, nada de presentarse como un «lugar de carrera» para los jóvenes con ganas de subir.
  • Los «tecno-hippies» revolucionan Silicon Valley
    Y a fin de cuenta jugando y proponiendo innovaciones con sentido para la pequeña escala y las comunidades desde un cierto espíritu libertario y empoderador
David de Ugarte

David de Ugarte 2816 ~ 17 de octubre de 2014 ~ ~ 14 10

Sharing economy, economía directa, producción p2p… ¡¡Qué lío!!

atfab_opendeskAntes de nada: este post es largo, pero merece la pena leerlo entero (aunque al final hay un resumen). Su objetivo es aclarar un poco el mapa de conceptos que poco a poco se va dibujando entre «sharing economy», economía directa y producción p2p, hacer balance de qué aporta cada uno y entender cuáles son los requisitos para que realmente aporten frente a la crisis.

Desde el arranque de la crisis la preocupación por la pequeña industria está en las conversaciones por lo que representaba y aun representa en términos de riqueza y empleo. Hace unos años Natalia defendía en este blog que ya era hora de salir del fabbing como prototipado, que teníamos la oportunidad y la necesidad de incorporar herramientas y recursos del modo de producción p2p a las PYMEs industriales como forma de enfrentar la crisis. ¿Por qué? Pura y simplemente porque la perspectiva del modo de producción p2p ofrecía un horizonte de productividades mayores a menores escalas. Por eso representa ya un modo alternativo de producir en sectores como el software libre, por eso es el futuro, aunque todavía esté verde, en el sector industrial.

Consciente sin embargo de esa contradicción entre la urgencia de la crisis que se venía y lo verde de las herramientas p2p «puras», la Garum Fundatio invitó a Montevideo en 2011 a John Robb. El objetivo fue impulsar el debate sobre eso que acabaría llamándose «Economía directa».

Definimos entonces la economía directa como una serie de metodologías de producción basadas en la unión de sistemas alternativos de financiación (como el crowd sourcing o la venta por adelantado), la globalización de los pequeños (produciendo a bajo coste en grandes instalaciones de cualquier lugar del mundo) y la potencialidad para ganar alcance en la comercialización a través de Internet. Un cocktail cuyo resultado eran productividades sorprendentes en organizaciones de pequeña escala.

Un giro que perdía significados importantes

Cuaderno de la Ruta ArtesanaPero más allá de esta idea luminosa, John, preocupado por la descomposición de la clase media americana, comenzó a primar la resiliencia más básica en sus propuestas, incorporando elementos de baja productividad pero útiles para generar cash e ingresos en casos de destrucción total del mercado. Cosas como poner una granja de pollos en el patio o utilizar las plataformas de «sharing economy» para convertir habitaciones, coche, etc. en fuentes de pequeños ingresos.

Fue desde esta segunda lectura de John que nuestros amigos de ARssa! y SomosReding incorporaron el concepto de Economía directa a su conceptualización de la «Ruta de emprendedoras artesanas»: microemprendedoras que realizan artesanías y manualidades como forma de obtener ingresos complementarios. La producción doméstica tomaba la primera línea.

La verdad es que nunca nos sentimos cómodos con esa idea. En otro post, Nat insistía sobre la capacidad de innovación como clave del modelo más allá de las pequeñas herramientas para reforzar la resiliencia o utilizar más racionalmente los recursos. El miedo a una pérdida de significado de ese tesoro conceptual que es la Economía directa estaba bien presente.

El encuentro con la «sharing economy»

JUAN URRUTIA.-GIJON9.10.2014FOTO DE P. CITOULADurante el encuentro en Gijón de la Anĉovoligo, el mismo título «más allá de la Sharing Economy», apuntaba a definir mejor la relación entre ambos mundos.

Algo a lo que sirvieron especialmente las intervenciones de Juan Urrutia: la economía directa -que cuando se une a la devolución se convierte en la antesala del modo de producción p2p- aparece como motor de la disipación de rentas y esta como impulsora de nuevos espacios basados en la lógica de la abundancia. La «sharing economy», protagonista del momento actual, se rescataba como práctica social que servía fundamentalmente al cambio cultural, pero generaba transformación social cuando, a través de los sistemas de financiación colaborativa (crowd sourcing) servía de motor a la economía directa.

¡¡Es la sidra!!

gijondesidra-votacionesPero la clave estaba en la vuelta a la definición original de Economía directa como forma de producción industrial de pequeña escala y alta productividad. Claro, que para darnos cuenta tuvimos que salir a la calle y encontrarnos con… la sidra.

Durante los días del encuentro se celebraba el «Gijón de sidra 2014», verdadera puesta de largo de las producciones del año que viene acompañada de rutas por sidrerías de toda la ciudad. En la puerta de cada una de ellas, un cartel informaba de la marca de sidra que podías probar, su localización, el año de fundación y su volumen de producción. Las producciones, de más de medio millón de litros en muchos casos (más de 650.000 litros por ejemplo para Viuda de Palacios, en la foto), eran sorprendentes si las comparamos con el mundo de la cerveza natural o el vino artesano. Más aun si tenemos en cuenta que en el evento tomaban parte más de cuarenta llagares!!!

viuda de palacioNuestros invitados internacionales estaban sorprendidos y fascinados por la vivacidad de una industria de pequeña escala y un mercado local así, enraizado en la cultura local, con tantos productores consolidados y tanta diversidad. «La diversidad es el resultado y el reclamo» les decíamos, pero «la clave está en la productividad».

Incidir en la diversidad de la industria de la sidra es importante, porque la diversidad cultural tiene que ver con la capacidad para producir diversidad entre productos y dentro de cada producto. No habría verdadera cultura de sidra si hubiera una o dos empresas nada más o si fuera un producto muy estandarizado, casi indistinguible entre llagares.

Chorizo_RiojanoHace poco una amiga que trabajaba en un centro público de I+D nos contaba como, para «salvar» la producción artesana de embutidos de una región española, estaban creando, como paso previo a una marca, un estándar de sabor, tamaño y composición. Sin estandarizar, ganar alcance resultaba contraproducente porque cada productor individual no producía lo suficiente como para satisfacer siquiera a una cadena de distribución media. Y es que, al contrario de lo que suele aducirse, con bajas productividades la diversidad se hace imposible. La diversidad, como muestra la sidra, es producto de la industria de pequeña escala, pero esta solo puede salir de lo estrictamente local, vender en mercados mayores y generar riqueza de verdad, si obtiene alcance, y eso solo es posible siendo capaz de producir para nuevas demandas y por tanto incrementar su producción, sin aumentar sustancialmente su escala. Exactamente igual que muchos ejemplos del mercado electrónico que usamos en nuestras presentaciones.

etsyEsto es así incluso en sectores como la artesanía. En el mundo que habla español es corriente confundir las manualidades con la artesanía, la pequeñísima escala del productor individual que tiene producciones ínfimas en volumen. Pero basta echar un ojo al que es hoy el mayor mercado de artesanos del mundo, Etsy, que medió el año pasado 1200 millones de dólares en ventas, para darse cuenta de que el tipo de artesano que triunfa en este siglo es el que sin renunciar a la individualidad de su trabajo, incorpora herramientas de producción sofisticadas que le permiten buenas productividades. Plataformas de alcance, como la propia Etsy, no les valdrían de mucho si solo pudieran atender a unos pocos clientes.

Lo que hemos aprendido

asidrasUniéndolo todo, lo más importante que hemos aprendido hasta ahora en esta larga discusión, es que si la «Sharing Economy» nos educa para vivir en una economía con espacios desmercados cada vez más amplios, el desarrollo de la productividad a pequeña escala, implícito en el modelo de la disipación de rentas, es la clave que destapona la falsa alternativa entre la homogeneización en producto que nos empobrece culturalmente y la búsqueda de la escala por la escala y sus rentas que nos empobrece socialmente y nos resta verdadera resiliencia y capacidad de innovación.

Por eso lo que impulsa hacia un «más allá», hacia una forma nueva de producir y compartir es, a día de hoy, el continuo entre la economía directa de alta productividad y alcance que vemos florecer en los muchos KickStarter de la red y el modo de producción p2p ya consolidado en mundos como el del software y cada vez más cerca de la PYME gracias al creciente procomún en diseño industrial y a la impresión 3D.

Resumen

  • La nueva economía se está construyendo desde la «sharing economy»
    • en tanto que cambio cultural que reinterpreta los servicios públicos y
    • en tanto que sistema de financiación industrial para proyectos de desarrollo del comunal productivo y de la economía directa
  • Pero sobre todo, la clave que hace posible cambios sostenibles en las relaciones económicas está en el incremento de la productividad y eso está ocurriendo desde
Paul Blundell

Paul Blundell 2 ~ 17 de octubre de 2014 ~ ~ 9 0

La interesante vida de un comunero

¿Qué es una vida interesante? Esa es una pregunta cuya respuesta siempre estoy intentando resolver. De hecho, para mi, una vida interesante es el mismo proceso de buscarle respuestas. Es la libertad para hacer, para probar cosas nuevas, para experimentar, para explorar la vida y el mundo. Pero esta libertad necesariamente implica no tener miedo y tener cubiertas las necesidades básicas; es decir, liberarme de aquello que podría coartar mis avances o hacerme desistir de tomar esos caminos por los que menos transité.

Vivo en una comunidad igualitaria de treinta adultos llamada Acorn Community donde compartimos cuanto podemos, incluyendo nuestra tierra, nuestro trabajo y nuestros ingresos, y donde nos autogobernamos por consenso. Nuestra economía se basa en la iniciativa y la responsabilidad personal, y está organizada como una estricta «adhocracia». Eso quiere decir que a las finales, todos los miembros tenemos igual y libre acceso a todos los recursos comunitarios y podemos tomar de ellos cuanto necesitemos. Tenemos los dos tipos de libertades que describía arriba y las tenemos de verdad. Cada uno de nosotros hace su propio camino y construye su propia vida, pero nunca nos falta lo esencial y si alguno de nosotros tropieza los otros treinta están ahí para ayudarlo a levantarse.

Para mi, la vida es interesante en su vasta diversidad. Y lo más interesante y diverso son las personas libres, cada una con una vida interior al menos tan rica, compleja y característica como la mía propia. Cada uno libre para perseguir y explorar sus propios caprichos, sus pasiones más extrañas, las teorías más locas y los planes más absurdos. Por eso creo que para enriquecerme he de enriquecer mi mundo, debo cuidar que mi gente pueda ser tan libre e interesante como quiera y pueda. Ese es mi verdadero trabajo y es infinitamente fascinante.

La comunidad es un apoyo increíble. Seguramente sea la institución educativa más efectiva de la que haya formado parte. Hay una gran diversidad de proyectos valiosos para emprender y todas las herramientas que hacen falta para hacerlo. Hay un apoyo entusiasta para la experimentación personal y el desarrollo de nuevas búsquedas creativas. Hay mucha gente perspicaz y experimentada que te ayuda en la exploración personal y a desarrollarte intelectualmente. ¡Y la gente saca partido de esas oportunidades continuamente! Un continuo desfile de comuneros haciéndose a sí mismos paso frente a mi año tras año para mi inagotable deleite.

Oponiéndose al proyecto y manteniéndome ocupado está el mismísimo mundo en el que trabajo: accidentes, caídas de suministro, pequeños y grandes desastres, consecuencias indeseadas, problemas desatendidos y miles de deseos y planes que rivalizan entre mi propia gente. Un reto siempre distinto y siempre interminable. El proyecto es lo suficientemente difícil solo con eso, pero por si fuera poco se encuentra enfrentado a cada paso con un puñado de gente destructiva. Gente que tiene tal falta de imaginación que la única manera en la que puede expresar sus necesidades es usando la violencia para acallar a los demás en las negociaciones o arramblar con todos los juguetes para sí.

El proyecto de fondo en Acorn, subrayado y pulido por nuestro uso del consenso, es el reto continuo de encontrar soluciones creativas que funcionen para cada uno; el proceso de resolver como satisfacer tus necesidades en el contexto de las necesidades de los demás. Es el proyecto utilitarista hecho realidad. Sabiendo cuán exitosos hemos sido, nosotros y otros, sacando adelante micro-sociedades complejas y diversas bajo el principio del consenso, se hace claro que la violencia, como a Isaac Asimov le gustaba decir, es el último refugio del incompetente.

La violencia, ya sea quitarle a alguien su casa o negar el cuidado a un enfermo, es la admisión de que no eres lo suficientemente listo como para descubrir una solución. El mercado, basado en la santidad de la propiedad privada y en el mito del individuo independiente del resto y hecho a sí mismo, se ha convertido en un lecho de Procusto de escala global, forzando a una atónita y variada humanidad a encogerse o estirarse para encajar en un estrecho formato económico so pena de sufrir las consecuencias. ¿Deben nuestras ideas e ideologías estirarse y apretujarse para encajar a nuestra gente en el mercado o deberíamos «rediseñar» a los nuestros para encajar en nuestra ideología?

En Acorn y en todas las comunidades de la Federation of Egalitarian Communities, en lugar de eso damos forma a nuestra economía como un proyecto colectivo que todos somos responsables de mantener. Ese proyecto necesita todo tipo de trabajo y recursos para hacer lo que queremos que haga y todo tipo de trabajo es necesario. Así que tratamos todo tipo de trabajo de la misma forma y esperamos de nuestros miembros una contribución equivalente basada en sus capacidades. Una hora cumplimentando pedidos es igual a una hora de programación, que es igual a una hora de cuidado de los niños, que es igual a una hora cocinando, que es igual a una hora de diseño de políticas, etc. Y de la riqueza creada por nuestro trabajo, sea en dinero, comida, conocimiento o lo que tengas para aportar, obtenemos lo que quiera que necesitamos para ser felices, estar sanos y sentirnos satisfechos. Hemos alcanzado el viejo sueño: de cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades.

¿Y qué fue de la «tragedia de los comunales»? ¿Qué fue de las curvas de oferta y demanda? ¿No se destruirá la propiedad colectiva, o para empezar, ni siquiera se comprará? ¿No será un cúmulo de cosas gratuitas arramblado por el primero que pase? Afortunadamente la humanidad es más compleja que eso y ha evolucionado durante mucho tiempo como una especie social. Numerosos estudios e historias nos muestran que la verdadera tragedia de los comunales es su privatización y la pérdida de control social que implica. Deforestación, polución, pastoreo excesivo, caza excesiva, degradación: todas estas enfermedades vienen de suyo con la privatización. Y una persona racional solo arrambla o sobreconsume si teme carencias futuras. Calma el miedo y asegura el abastecimiento y arramblar se volverá costoso e irracional además de antisocial.

A nosotros compartir, cooperar y confiar nos ha hecho increíblemente ricos, solo que no en dinero. La riqueza, realmente, es una forma de vida: la capacidad para obtener siempre lo necesario y a menudo lo deseado. No desear nada sería ideal, te haría verdaderamente rico. Y nosotros, la verdad, queremos pocas cosas. Siempre estamos bien alimentados y alojados, recibimos cuidados cuando estamos enfermos, tenemos amigos y diversiones, trabajos que generan significados y horarios flexibles, viajamos tanto como recibimos visitas, criamos a nuestros hijos y perseguimos nuestras pasiones. Y hacemos todo eso trabajando solo 40 horas semanales entre trabajo generador de ingresos y trabajo doméstico, y con un ingreso anual muy por encima de la línea de la pobreza.

Mi comunidad es una burbuja en la cual hemos reescrito las reglas de nuestra economía y nuestra sociedad, manteniendo a raya la violencia y la crueldad de lo establecido con una robusta pero permeable membrana. He vivido aquí y es hermoso. En lo que a mi hace, podría pasar una vida interesante soplando e hinchando burbujas así.

las Indias

las Indias 1023 ~ 16 de octubre de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 16 de octubre de 2014

  • ¿Cómo se relacionan la desigualdad y los valores?
    Menos desigualdad, más valor de la imaginación. Más desigualdad más valor del esfuerzo.
  • Los «perdificios» y la templanza del «estartapero»
    Me pregunto qué tipo de empresarios se está formando en esta burbuja de emprendimiento….
  • Pepsi lanza «Caleb's» una cola artesana
    No deja de ser curioso que la marca reivindique su pasado de pequeña escala…
  • La América hipster ama lo «artesano»
    Una de las tendencias más potentes en los hábitos de consumo de los últimos años, desde cervezas a textil es la vuelta a lo «artesanal», a la pequeña escala como garantía y símbolo de calidad. Lo artesanal es el nuevo lujo asequible para clases medias.
  • El drama de la gramática y la ortografía en la universidad
    La ¿exigente? ortografía del castellano saca lo peor de cada casa. Los pronombres interrogativos bailan con y sin acentos, los «sinos» se convierten en «si no» a su libre albedrío y el tradicional «ha venido» se reconvierte por diabólica economía de letras en un «a venido» insoportable. Y pasan los años y creo ¡vamos a peor! No pasa nada, me digo, otras competencias ganarán con esta pérdida lamentable. Digo yo. O me quiero decir, claro.

Qué es «las Indias»

Juan Urrutia2164 ~ 16 de octubre de 2014 ~ 1

The Economist 11-17 de octubre

economistMañana llega a los kioskos el nuevo número de The Economist y, como todas las semanas, llegará con algún artículo que merece la pena. El número anterior me resultó especialmente atractivo pues contenía al menos las siguientes cuatro entradas que me interesan y mucho ahora mismo.

En la página 4 comentaba inteligentemente el futuro del libro, cosa ésta que preocupa a los que, como yo, adoramos al libro como objeto.

En la p.39 nos regalaba un bonito artículo sobre el Estado de Colorado, una mezcla única de conservadurismo económico y de progresismo social al ser un Estado tradicionalmente Republicano y rico, pero de los primeros en admitir las bodas de gente del mismo sexo y el uso habitual de marihuana. Tengo que volver por un lugar en el que fui feliz sin un duro en el bolsillo, pero con Alan Ginsberg recitando su Aullido sobre el césped del campus de la C.U. en Boulder.

En la p.65 pone en entredicho el futuro de la banca a no ser que se renueve, justo cuando en el cierre de la reunión de Gijón sugerimos que cabría una utilización inteligente de la información que acumulan los bancos a efectos de vender nuevos productos que podrían ayudar a hacer florecer la Sharing Economy al tiempo que lavan la imagen del sector.

Esto se complementa, en la p.69, con el recuadro sobre el Crony Capitalism, ese capitalismo de amigotes que tanto criticamos en esa reunión de Gijón y del que volvimos a predecir ese declive que nos llevará hacia una verdadera economía de mercado no necesariamente capitalista.

RecetarioIdiomas

Cursos de Go Baduk Weiqi

Juan Urrutia2164 ~ 15 de octubre de 2014 ~ 0

Jean Jacques y Jean

bildo-tirolA muchos de nosotros Francia nos ha dado siempre envidia y nos la sigue dando. A pesar del atractivo indudable de los EE.UU. entre los economistas, cuando un colega francés resulta destacado nos sentimos orgullosos, o al menos a mí me ocurre esto.

Me acaba de ocurrir con el premio Nobel que ha recibido Jean Tirol, un jovenzuelo de solo 61 años y que quizá lo hubiera recibido junto a Jean Jacques Laffont si este no hubiera muerto prematuramente. Son dos ejemplares de economista francés educados en el sistema de Grands Ecoles que además, en su caso, son dos grandes constructores de instituciones fuera de París.

Yo conocí a Laffont en California en el verano del 1974 y luego nos tratamos bastante cuando cada uno por su parte intentábamos, junto con muchos otros, crear centros de calidad cada uno en su país y fuera de las respectivas capitales.

Así nació ASSET, una asociación que continúa bien viva tal como se puede ver aquí. Y fue a través de esta asociación y de la Escuela de verano de la FUE que tuve algunos contactos con Jean Tirol tanto en Bilbao como en San Sebastián de los que a veces me he hecho eco en este blog. En mis propias publicaciones se trasluce la admiración que he tenido a ambos. En el caso del reciente joven premio Nobel, mis ideas provenían directamente de él en el campo de la especulación o de las burbujas, pero sobre todo en el campo del gobierno corporativo con la idea de la Stakeholder Society a la que se hace referencia, entre otros muchos sitios, en el post con el que acabo de enlazar.

A pesar de las enormes contribuciones de estos dos economistas franceses lo que me más me gusta recordar es su terquedad en quedarse en la periferia desde la que irradian sus ideas y su insistencia en no abandonarse en esa periferia mediante un nomadismo enriquecedor.

Manuel Ortega448 ~ ~ 9 de octubre de 2014 ~ 8

Streaming: Hoy arranca la Anĉovoligo

Actualización: Muchas gracias a todos por seguirnos!! En la Anĉovoligo comenzaremos a editar los vídeos del evento lo antes posible para poder compartir con vosotros un registro de calidad de las entrevistas de «Más allá de la Sharing Economy»

Carolina Ruggero142 ~ 4 de octubre de 2014 ~ 0

El Camino del Mar

Santoña Rodiles La RíaEl Camino IMG_20141002_190838 Naranco Sidrería Escanciador Las señoras en la Playa de San Pedro Los Señores en la Playa de San Pedro Vista al mar desde Cimadevilla

María Rodríguez601 ~ 4 de octubre de 2014 ~ 1

Pon la abundancia en el mapa

Por segundo año, Shareable organiza en MapJam una acción multilocal y colaborativa online en la que cientos de personas mapean en sus propias ciudades el comunal, las cooperativas y proyectos sociales de base. Un mapa para visibilizar la abundancia que vive ya entre nosotros.

Este año dos ciudades peninsulares se unirán al MapJam: Barcelona, animada por OuiShare con amigos como Albert Canyigueral moviéndolo todo y Gijón, animada por nuestros amigos y compañeros de Anĉovoligo, que contará además con la presencia del mismísimo Neal Gorenflo. Si vas a estar por cualquiera de estas dos ciudades, no lo dudes: ¡únete!

Juan Urrutia2164 ~ 3 de octubre de 2014 ~ 1

Contra balbucear lo inefable

260px-Ludwig_Wittgenstein_by_Ben_RichardsHablamos demasiado. De todo: de cultura, de arte, de finanzas, de corrupciones varias, de presupuestos, de Cataluña, de Ucrania, de Hong Kong, del Estado Islámico, de la comisión Europea, de la austeridad, del cine español, del teatro, de los recortes en todos los renglones, de la pobreza, de la desigualdad y de mil otras cosas más. Y de todas ellas hablamos como si no tuviéramos conocimiento de causa, balbuceamos simplezas y nos repetimos hasta la nausea. Rara vez lo hacemos a partir de «first principles», tal como sugería deberíamos hacer hace un par de posts y, en consecuencia, no podemos ni siquiera entendernos entre nosotros. Y la razón de todo esto está en que, en general, esos principios básicos son inefables. Deberíamos recordar el final del Tractatus de Wittgenstein y afirmar que «De lo que no se puede hablar hay que callar». Es decir, «Wovon man nicht sprechen kann, darüber muß man schweigen». ¡A ver si así se entiende!

las Indias1023 ~ ~ 2 de octubre de 2014 ~ 9

Día de las Indias 2014

IndianosHoy se cumplen 12 años de la fundación de la primera empresa de nuestro grupo: la Sociedad de las Indias Electrónicas. Es un día de fiesta que este año celebraremos junto al mar: los que estamos en Europa visitando a nuestros amigos de la Ancovoligo en Gijón, los que están de gira por América con una explosión de sabores.

Hoy queremos daros las gracias a todos los que nos habéis ayudado, apoyado, abierto mundos e ideas durante este último año. Gracias en primer lugar a nuestros clientes, de los que hemos aprendido y con los que hemos disfrutado tanto. Y gracias a los amigos, a los que nos visitasteis y los que nos recibisteis. Y gracias a los lectores de nuestros blogs. Os prometemos un nuevo año de ideas y haceres por compartir en la idea común de construir una vida interesante.

Estadísticas del Correo de las Indias

908 feed subscribers

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)