El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

David de Ugarte

David de Ugarte 2764 ~ 21 de abril de 2014 ~ ~ 19 1

Cuando Freud aprendió a jugar al Go

Ernst_von_Fleischl-MarxowErnst von Fleischl-Marxow parecía estar destinado a pasar a la historia como uno de los mejores científicos de su generación. Comenzó como investigador ayudante de Brücke y Rokitansky, dos de los grandes investigadores médicos de la época, pero un accidente diseccionando un cadáver le infectó el pulgar, que hubo de ser amputado.

Aquel accidente marcaría su vida. En primer lugar tuvo que abandonar la Patología Anatómica, pero en el nuevo campo que eligió -la actividad eléctrica del cerebro- se convirtió en el pionero de las técnicas que llevarían al desarrollo del encefalograma y en creador de toda una serie de aparatos de medición y diagnóstico que han sido la base de la neurología actual.

freudNo solo mantuvo su relación con Brücke, sino que gracias a él entró desde muy joven en los círculos científicos de Viena, donde se convertiría en uno de los mejores amigos de Sigmund Freud quién le describió como

Un hombre muy distinguido, por quien la naturaleza y la educación han hecho todo lo posible. Rico, entrenado en todos los ejercicios físicos, con el sello del genio en su ímpetu, guapo, con buenos sentimientos, dotado de todos los talentos, y capaz de formar un juicio original en todos los aspectos

No exageraba. Von Marxow tenía una curiosidad intelectual insaciable. Las discusiones con Freud sobre la lectura psicoanalítica de los mitos griegos le llevarán a estudiar y hablar con soltura el sánscrito para establecer el link con el mundo védico y completar las interpretaciones de Freud con las teorías de Max Müller.

Joven todavía, su salud está cada vez más mermada. El dolor de la amputación se hace crónico e insoportable. Lucha por mantener la concentración. En una visita al club de la Marina en Viena descubre el Go. Rápidamente se convierte en un apasionado.

En su lucha contra el dolor, recuerda a la leyenda del General Gu Yi, un personaje del que se cuenta se concentraba tanto en el juego que usó una partida como anestesia mientras los médicos le operaban. Pero en realidad el juego le sirve para vencer la neblina de la morfina que toma para paliar el dolor y que no sabe cómo sustituir.

Von Marxow empieza a llevar su goban al Café Kurzweil donde Freud y el «bund», la veintena de amigos íntimos, se reúnen una vez a la semana para jugar al ajedrez y las cartas. Las partidas de Go se suceden y ganan un espacio en el ocio de Freud y el grupo.

La caja de juegos de FreudPero la morfina le está minando la salud y empieza a buscar posibles salidas, desintoxicarse. En esa época Freud está investigando la cocaína. Su amigo Carl Koller acaba de saltar a la fama utilizándola en operaciones oftalmológicas como anestésico local a su sugerencia. Encuentra relatos que sugieren que puede servir como tratamiento para desintoxicarse de la morfina y le plantea una terapia. El resto es una historia conocida y trágica que acaba con el suicidio de von Marxlow.

El Go en la escuela psicoanalítica

Freud nunca superará el sentimiento de culpa y algunos de sus biógrafos lo relacionan con que dejara los tableros en 1901, por lo que podemos estar seguros de que no fue a través de él que Jacques Lacan descubrió el juego. Sabemos que lo jugaba por una referencia de Georges Perec en su «Pequeño tratado invitando al descubrimiento del arte sutil del Go»… aunque no es especialmente cariñosa. Es conocida la aproximación de Lacan a los fractales y en general su atención a las matemáticas, pero no parece que dejara ninguna referencia escrita al Go.

mil mesetasDe hecho hay pocas referencias en el mundo psicoanalítico al Go antes de 1980. En ese año, un discípulo de Lacan, Félix Guattari, consagraría el Go en el mundo lacaniano con la famosa y larga comparación con el ajedrez que firmaría junto a Deleuze en «Mil Mesetas».

A partir de entonces el Go comienza a inspirar a cada vez más psicoanalistas que entienden que conceptos como el de frontera o la idea lacaniana de «espacio conectivo» y en general las topologías conceptuales pueden entenderse bajo una nueva luz siguiendo metáforas basadas en la lógica del juego.

Cálculo y deseo

Resulta sugestivo imaginarnos a Von Marxow y Freud preguntándose durante una de aquellas partidas en el Café Kurzweil, si las conexiones entre neuronas en el cerebro o entre conceptos en el inconsciente, seguirían lógicas similares a las estrategias que ellos desarrollaban bajo el tablero conectando grupos de piedras. A fin de cuentas, si el Go no ha podido ser reducido computacionalmente es porque coloca a los jugadores en una posición que va más allá de su capacidad de cálculo, valorando cada piedra por sus cambiantes relaciones con el resto e invitándoles a representarse a sí mismos con una particular gramática de la conectividad, el autocontrol y el deseo.

las Indias

las Indias 908 ~ 20 de abril de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 20 de abril de 2014

    the-leftovers

  • «Un documental vale más que mil dramas» por Carles Perelló
    «Hemos ido evolucionando hacia formas de vida que nos libran de desafíos (…) Hacia sociedades que nos convierten en vagos transeúntes. Y, como consecuencia, hacia un cine que desfigura la auténtica naturaleza del ser humano, su comportamiento en sociedad, su concepción del amor, la riqueza y el esfuerzo. Relegando los argumentos naturalistas al género espiritualidad barata.»
  • Trailer de la nueva apuesta de la HBO
    El vilipendiado productor de «Lost» adapta una novela de Tom Perrotta en la que la mayor parte de la población mundial desaparece. Un «rapto» en el que, imaginamos, nada es lo que parece
  • El «Cosmos creacionista»
    El astrónomo Neil deGrasse Tyson lanza una secuela de la serie «Cosmos» de Carl Sagan. Ante las protestas de los grupos creacionistas, el equipo de productores lanza un vídeo satírico «El Cosmos Creacionista»
  • Ike Eisenhower: El capitán América
    En los EE.UU la figura de Ike Eisenhower ha ido creciendo en popularidad con el paso de los años. Los liberales ven su política exterior como un modelo de contención estratégica. Los conservadores lo ven como un duro y astuto «guerrero». Pero hay otra cara de Ike, que a menudo se ignora: La historia de su vida política después de dejar la Casa Blanca.
  • El hombre que asó pan en una lápida
    O el hombre que protagonizó una macabra anécdota con tostadas… Realmente hay muchos títulos posibles para este post: El hombre que asó una pierna de cordero en un secador de patatas… el hombre que creó el primer prototipo de horno moderno… el hombre que ideó una sopa horrible para la hambruna… el hombre que inventó una cocina, una chimenea y una cafetera de filtro… el hombre que tienen un cráter con su nombre en la Luna… Resulta que estudiando la ciencia de la cocina me he topado con un tipo singular…
  • Los cinco partidos de la realidad venezolana
    La Junta Cívica Militar es una instancia colegiada –anti-constitucional, por supuesto– destinada a coordinar a los dos partidos chavistas en el poder. O dicho de modo taxativo: En Venezuela existe una «dualidad de poderes», pero al interior del Estado. A un lado el poder castrista, cuya cabeza visible es Maduro. Al otro, el poder militar tradicional, cuya cabeza visible es por el momento Diosdado Cabello. Este último, además, ha terminado por militarizar a la propia Asamblea Nacional, donde abusando de una mayoría nominal pero no real, hace y deshace como si él fuera un general y sus diputados un batallón de guerra. Pero ese es solo un signo. El hecho objetivo es que el poder militar-tradicional ha copado a una parte no pequeña del aparato estatal. Bajo la luz de estos enunciados es posible entender entonces por qué Maduro se refiere siempre al peligro de un golpe de Estado. Si hay un golpe, éste nunca podrá provenir de la oposición porque la oposición es civil. Si hay un golpe, éste solo puede provenir del partido militar tradicional del chavismo. Esa es la razón por la cual Henrique Capriles ha reiterado: «Lo peor que puede suceder en Venezuela es un golpe de Estado».
  • ¿Inspiración sobrevalorada? Los concursos de ideas, en la mira
    El problema es que resulta mucho más fácil ofrecer una recompensa de 10.000 dólares a la mejor idea que armar un esquema de trabajo en el cual la gente maximice su autonomía, su dominio de habilidades y su propósito -dice Kastelle-. Y eso requiere toda una reinvención del esquema de gestión de una compañía. Por eso la mayoría de estos concursos fracasan: porque simplemente tratan de «encajar» a la idea que resulte ganadora en un sistema que está mal preparado para fomentar la innovación.
  • Cierra una galería de arte «porque solo acudían imbéciles»
    Los responsables de la galería de arte insisten en que «podríamos publicar una taxonomía de imbéciles que daría para varios tomos» y lamentan que el arte contemporáneo atraiga a tanta gente «de este calibre». Es paradójico, añaden, que «muchos de los que defienden que el arte es para la gente de la calle sean individuos que te impulsan a cambiar de acera si te los cruzas por ahí».
  • felices pascuas
Alan Furth

Alan Furth 36 ~ 20 de abril de 2014 ~ 1

La turbulenta, intensa e interesante vida de Ibn Jaldún

ibnkhaldungoldenA pesar de lo enorme y profundamente influyente que es la obra de Ibn Jaldún —en opinión de Arnold Toynbee Jaldún «concibió y formuló una filosofía de la historia que es, sin duda, el trabajo más grande que jamás haya sido creado por una mente humana en momento o lugar alguno»— el historiador e historiógrafo árabe del siglo XIV sigue siendo relativamente desconocido en occidente. Su nombre definitivamente no figura en los libros de texto de varias de las disciplinas de las que se considera ser uno de los padres fundadores, como la economía y la sociología.

Las raíces ancestrales de Jaldún se remontan a Hadramut, actual sureste de Yemen. Desde allí, un Jaldún Ibn Uthman acompañó a las divisiones que ayudaron a los musulmanes a colonizar la península ibérica en el siglo VIII, y terminó estableciéndose en Sevilla, en donde varios miembros de la familia desarrollaron carreras prominentes en la academia y el gobierno.

La familia emigró al norte de África, y se asentó en Túnez alrededor de 1248. Y ahí nació Ibn Jaldún el 7 de mayo de 1332. Recibió una educación privilegiada. Estudió el Corán, matemáticas, lógica y filosofía. Llegó a acumular amplios conocimientos de jurisprudencia. Pero cuando tenía 17 años la peste negra llegó a su ciudad. Sus padres y varios de sus maestros murieron. Pero además, Túnez se encontraba por esa época ocupada por los mariníes ——la dinastía berber que gobernó Marruecos——, lo que la había sumido en el caos político.

Así que los veinte años Jaldún se larga a Fez, la capital mariní y la corte más vibrante del Norte de África. Gracias al nivel de su educación, le ofrecen un puesto secretarial, pero al poco tiempo vuelve a irse. Aunque algunos historiadores juzgan su partida como desleal, otros lo ven como resultado de su hartazgo de la descomposición generalizada.

Y ese fue un patrón que se repitió a lo largo de su vida. El amor al conocimiento impulsaba a Jaldún a recluirse en los libros y la reflexión, pero al mismo tiempo sentía una atracción irresistible hacia la política y sus intrigas. Y debido a la extrema inestabilidad política de la mayoría de las dinastías regentes de aquella época, Jaldún nunca fue súbdito de ningún gobernante demasiado tiempo; se la pasaba viajando de una ciudad a otra. Era un nómada empedernido. Todas esas experiencias, al igual que la de la peste negra, jugarían un papel muy importante en la determinación de su carácter y su visión del mundo.

Después de mucho ir y venir entre una intriga política a otra, y de incluso pasar un par de años en prisión, termina en Granada alrededor de 1362. Era amigo de Ibn al-Jatib, visir de Muhammad ibn Yusuf ibn Nasr —mejor conocido como al-Ahmar («El Rojo»), o Alhamar en castellano, por el color rojizo de su barba— primer rey del Reino de Granada, y uno de los académicos más famosos de la época. Se habían conocido unos años antes en Fez, en donde al-Jatib estuvo un tiempo exiliado.

alcazaribnjaldun1Rápidamente consiguió la confianza de Alhamar, que le mandó a Sevilla en el año 1364 para que negociara un tratado de paz con el Rey Pedro el Cruel. Pedro le recibe con honores en el Alcázar, conocía las raíces sevillanas de Jaldún, y a pesar de su nombre, parece que fue un monarca tolerante y sabio, mecenas de las artes y las ciencias, lo que contribuyó aun más a que se hicieran amigos rápidamente. Tan fascinado quedó Pedro con aquel sabio árabe con raíces sevillanas que terminó haciéndole una oferta muy generosa para que se quedara en su corte: incluso ofreció devolverle las antiguas propiedades de su familia. Pero Jaldún rechazó la oferta, fiel al rey de Granada y a su querido amigo al-Jatib.

Ese contacto con un poder cristiano también lo marcó profundamente, haciéndole reflexionar no solo sobre el pasado de su propia familia, sino también sobre el cambiante destino de los reinos, y en particular sobre las implicaciones históricas y teológicas de la reafirmación del poder cristiano en la península ibérica después de más de 500 años de hegemonía musulmana.

alcazaribnjaldunMás adelante, las intrigas políticas interrumpieron también su amistad con al-Jatib, por lo que Ibn Jaldún volvió al norte de África. Pero a pesar de sus diferencias, mantuvo su amistad con al-Jatib, con quien se correspondía regularmente, hasta que éste fue acusado de herejía por contradecir a las autoridades religiosas, insistiendo que la plaga era una enfermedad contagiosa. Al-Jatib finalmente muere estrangulado en la cárcel de Fez: su historia terminó siendo parecida a la de Galileo casi tres siglos más tarde, pero con un final menos feliz.

Más allá del impacto personal que le causó la muerte de su amigo, la experiencia hizo que Ibn Jaldún reflexionara mucho sobre el rechazo generalizado al pensamiento racional que prevalecía por esa época.

Fue entonces cuando finalmente decide retirarse al Castillo de Ibn Salamah, no muy lejos de lo que hoy es Orán, en Argelia. Quería satisfacer su profundo deseo de dedicarse a estudiar y reflexionar, de sintetizar lo que había aprendido de los libros y de todas las experiencias, muchas de ellas amargas, que había acumulado a lo largo de su carrera en las esferas del poder del mundo violento y turbulento en el que vivía.

ik-msEl fruto de ese período fue la Muqqadimah, conocida en occidente como los «Prolegómenos», escrita en 1377 como prefacio a su primer libro de historia universal, al que Toynbee hace referencia en la cita al comienzo de este post. Aunque ambos libros son dos tomos de un mismo trabajo, se suelen considerar separadamente porque la Muqqadimah contiene las reflexiones más originales y controvertidas de Jaldún, mientras que Kitab al-Ibar, el libro de historia universal, es una narrativa histórica más convencional. Jaldún reescribió y revisó su monumental obra a la luz de nueva información durante el resto de su vida.

A los 47 años decide volver a Túnez con la firme intención de no seguir viajando y de asentarse como académico y maestro, esquivando todo tipo de actividad política. Pero por supuesto, el destino no se la iba a poner tan fácil. A los pocos años de su vuelta a Túnez, las autoridades religiosas empezaron a ver sus enseñanzas racionalistas como subversivas, y en 1382 emprende de nuevo la partida, esta vez a Egipto, en donde el sultán mameluco al-Din Barquq le recibe con entusiasmo y le da un alto cargo en la escuela de leyes islámicas en el Cairo.

Su vida en el Cairo no fue más tranquila de lo normal. Su empeño en luchar contra la corrupción y la ignorancia, y además de los celos que le tenían en su entorno por ocupar un cargo de tanta importancia siendo extranjero, implicó que entrase y saliese seis veces del cargo.

Jaldún había dejado a su esposa y sus hijos en Túnez, básicamente porque el régimen le había impedido salir con ellos en un intento de chantajearlo para que volviera: por más subversivos que pudieran resultar sus trabajos a los ojos de las autoridades religiosas, el prestigio de Jaldún para ese entonces era tan fuerte que el sultán tunecino quería que volviese a trabajar en su corte. Barquq finalmente intercede para que dejen que la familia de Jaldún se una con él en el Cairo, pero el barco en el que venía se hunde durante una tormenta cerca de Alejandría y no queda un solo superviviente.

La última gran misión diplomática de su vida la hizo seis años antes de su muerte, en 1400, a petición del sucesor de Barquq, el sultán Al-Nasir. Viaja a Damasco para negociar con el conquistador turco-mongol Tamerlán, para tratar de convencerlo de que no saqueara a Damasco. Pero las conversaciones no dan fruto y Tamerlán no solo se lleva a Damasco por delante, sino que de ahí llega a Bagdad, arrasando todo a su paso. El año siguiente derrota también a los otomanos en Ankara.

Hasta casi el último día de su vida, Ibn Jaldún fue testigo del auge y caída de grandes imperios. En el próximo post de esta serie, veremos como esas vivencias sirvieron de materia prima para las poderosas teorías elaboradas en su Muqqadimah.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2094 ~ 19 de abril de 2014 ~ 0

Ultimas figuras en el linóleo

rothko
No basta el recuerdo del cuarto de baño de mi vivienda para volver a imaginar las imágenes que llevo en mi cabeza. Durante este raro ejercicio que ya dura más de siete días he ocupado todas las posiciones a las que he podido acceder sin denunciar mi presencia y con el permiso, por así decirlo, del buen estibador que ha logrado meter en este container casi todos los instrumentos que la orquesta necesita para esta gira que comenzará mañana por la noche. No me queda más que esta jornada que, descontando las horas de poca luz y la segura visita de Aitor, no me va a dejar mucho tiempo para estudiar algunas de las figuras que son originales del linóleo y que me gustaría guardar en la memoria para estos años venideros cuando me entre la nostalgia y rehaga en mi imaginación esta huida de mis propios actos de los que, en cualquier caso, no me arrepiento aunque conducen a la parte más tenebrosa de mi historia de estos últimos meses. En esta luz del amanecer cuando el sol está lo suficiente bajo como para filtrarse por el más estrecho de los cortes para ventilación que vienen de fábrica, puedo comenzar a distinguir unas figuras que no son fáciles de descifrar. Quizá haya hecho falta llegar al final de esta loca huida para que mi cerebro trate de ver lo que podría ser como una historia corta de mi peripecia vital de los últimos días y como un avance de lo que me espera.

m_el_vampiro_de_dusseldorf_1931_2Allí me está esperando la silueta de Peter Lorre, vuelto de espaldas a la cámara manejada sabiamente por este germano también huido de lo que podría haber sido un paraíso de sabiduría y fue el infierno. En M, el Vampiro de Dusseldorf, Fritz Lang nos hipnotiza con la historia de un asesino morboso que, sin embargo, siempre contó con mis simpatías pues nadie es del todo culpable de cualquier cosa que se le atribuye incluso cuando el hecho atribuido sea cierto como lo eran en esa cinta los asesinatos del personaje de Peter Lorre. Esa figura siempre un poco invisible era el producto de algo a su alrededor como el aura blanca que le rodea en la figura del linóleo, un algo sin embargo que no tenía nada de inocente y que no supo expresarse con claridad hasta muchos años después cuando el expresionismo dejó de ser un método para acabar siendo como casi una coartada. De espaldas, con una boina que yo siempre pensé que era vasca y con el hombro derecho un poco caído, es la figura con la que me identifico. Sí he matado pero no soy un asesino, lo he hecho porque no tenía más remedio, pero carezco de estilo artístico en el que arroparme. Quizá pudiera decir que mi crimen no ha sido pasional aunque haya acabado con la vida de mi amante del momento, sino que solo ha tratado de ser como un experimento de Rothko, que no sabe expresar su enorme pesar de otra manera que no sea matándose él mismo o a aquello que, para su desgracia, es lo que más ama. Pero yo no me mato como hizo él, sino que canto mi crimen con la dulzura del amor carnal satisfecho.

Puede parecer un tanto vulgar que lo diga, pero me meo en los que se sientan aludidos por lo que yo he hecho, y me produce una extraña alegría solo comparable a una buena y potente meada que derramo sobre todos aquellos que dejo atrás perplejos por la muerte de esa mujer y mi súbita desaparición. No solo no me arrepiento, sino que canto un gaudeamu,s y seguiré orinando sin cesar mientras viva. Justamente como ese Manneken Pis que está ahí, ahora lo veo, justo encima de la boina del vampiro de Düsseldorf, casi como una advertencia a cualquiera de los habitantes de esa ambigua ciudad que no se decide a ser de aquí o de allí y se disfraza de centro de la conversación pacífica entre las naciones de una Europa que, sin embargo, continúa ocultando toda su morbosidad, y solo deja de vez en cuando una espita abierta a la presión para horror de bienpensantes. Sí, yo también me meo en todos los que me condenan en silencio y hablan de mí sin mencionar que todos ellos me bailaron el agua mientras todo quedaba justo en el límite del horror. Esa pareja que ya no veo, pero sé que debería estar ahí, no era una pareja de tango como pensé en algún momento, sino un par de cobardes tratando de cubrirse de sus propios crímenes sin conseguirlo, pues la mujer de la pareja continuaba dirigiéndome la mirada como pidiendo más.

HeliosVa subiendo el sol y mis esperanzas crecen. Mañana yo saldré de esta cámara de dulce tortura y ya libre y desfigurado seré otro, libre y dispuesto a no dejarme engañar por nadie nunca más. Determinado a seguir mi camino voluntariosamente sin disculpas, sin perdones engarzados en un rosario de falso penitente. Cantaré todas mis alabanzas propias, todos esos méritos que se me han negado por ser demasiado accesible. Creí que nada era meritorio pues era tan fácil, tan poco trabajoso, que jamás pensé que merecía ningún halago, ni que las plumas que creo tener bien contenidas debajo de mis bíceps merecían ser desplegadas en alardes tontos, hasta que caí en la cuenta que mis ideas solo servían para entretenimiento de gente aburrida que solo captaba mi sereno tono de voz en aquellas charlitas que seguían unos teas que, he de reconocer, tenían su encanto gastrointestinal, teas traídos directamente de Inglaterra con sandwiches de pepino o rostbeef, además de unas pastas en las que solo sobraba la mantequilla. Ya nunca más voy a entretener meriendas de pavos reales, ellos y ellas sí que seguirán con sus costumbres como si nada hubiera ocurrido y siempre con las plumas desplegadas. De ahora en adelante las plumas las voy a lucir yo aunque estos mismos que me reían mi humildad traten de castrar mi insolencia. Por esto pienso que en la figura que ya pega con el techo del container creo entrever un pavo real presto a atacar con toda la fuerza de sus garras y el empuje de sus plumas pero… descabezado.

Quizá sea una negra premonición, pero supongo que no, pues la última figura en el linóleo que llego a ver antes de que la oscuridad del container, la última que voy a tener que sufrir, me disponga a la charla con Aitor que hoy ha de ser muy táctica para preparar con cuidado mi desembarco mañana. Desembarcaré portando esa antorcha olímpica que se me muestra como un dulce a un niño. Si resistes un día más, unas pocas horas, me está diciendo, desembarcarás como el portador de una llama que ha de iluminar una nueva vida llena de competiciones que siempre tienen un triunfador claro. Se acabaron las trampas y los engaños. Voy a vivir en toda mi plenitud. Lo juro.

las Indias

las Indias 908 ~ 18 de abril de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 18 de abril de 2014

    Silicon-Valley

  • Ciudades inteligentes o cursilería interesada
    Una puesta al día sobre la interna de los «teóricos» de la ciudad
  • Uber, vuelta del modelo que origió las compañías de taxis

    En la década de los años 10, aparecieron en EE.UU, los«jitneys», un servicio personalizado de transporte, que prometía precios similares al transporte público. El aumento de los jitneys, coincidió con el fin de la salida de la I Guerra Mundial, un pico de desempleo y una bajada de precios en los vehículos de segunda mano. Ofrecían carreras por un centavo y se convirtió en una forma más cómoda de viajar. Según las noticias de la época, el sistema se extendió como las setas, compitiendo directamente con los tranvías que ofrecían trayectos más largos y penosos. Las autoridades de las ciudades decidieron que era el momento de regularlo. Los tranvías eran la fórmula de asegurar los desplazamientos de grandes volúmenes de población. Prescindir de ellos todavía era impensable. Aparecieron las normativas que regulaban la actividad, las tasas municipales y con ellas las primeras compañías de taxi. Con el taxi, el fin de aquel primer sistema que funcionaba en función de la oferta y la demanda de cada momento.

  • Ser un hombre (anuncio)
    Campaña de publicidad de Bell whisky en Sudáfrica que promueve nuevos valores en la virilidad.
  • La tercera temporada de Game of Thrones, resumida en emojis
  • Cómo el gobierno de la ciudad de NY está apoyando las cooperativas
    Inspirados en la experiencia de Evergreen en Cleveland, algunas municipalidades, incluida la ciudad de Nueva York, el gobierno está primando las empresas cooperativas a la hora de firmar acuerdos para proveer servicios a la ciudadanía desde el ámbito privado.
  • Beavis & Butt-head en Silicon Valley
    El creador de la serie «Beavis & Butt-head», acaba de lanzar un serie de TV que transmite desde el humor el ambiente Sillicon Valley de las start-up y las grandes empresas. Cargada de un montón de referencias, comienza con un grupo de chicos «incubados» que consiguen llamar la atención de los gurús del valle con uno de sus proyectos.
  • El deporte mental que atrae al mundo
    Video promocional de la asociación coreana de jugadores amateur
David de Ugarte

David de Ugarte 2764 ~ 18 de abril de 2014 ~ ~ 19 4

Por qué deberías llevar el Go a la escuela de tus hijos

jugando go
ganadoraEn Europa, el éxito creciente de los campeonatos europeos juveniles y estudiantiles apunta a un desarrollo del juego en edades cada vez más jóvenes gracias a los primeros programas en las escuelas.

En Francia, la ciudad de Estrasburgo fue pionera en 2008 con un programa de formación en tres escuelas. El programa no solo sigue funcionando hoy, sino que ha generado una vibrante liga escolar local. Los profesores relatan cómo la práctica del juego ha mejorado el comportamiento de los niños, reduciendo las riñas entre ellos y ayudándoles a ganar capacidad de concentración.

Pero es en EEUU donde ahora triunfan los programas escolares de Go impulsados por la USGO y la evidencia que asocia la práctica del juego en secundaria a mejores resultados en el acceso a la Universidad. Además, con el apoyo de la Fundación Americana de Go ha surgido una liga infantil continental y un campeonato norteamericano con niños mexicanos, estadounidenses y canadienses que se nutre de los cada vez más numerosos equipos escolares.

¿Qué vieron las escuelas francesas y americanas en el Go?

irvington-go-groupLa más famosa de las leyendas chinas que explican el nacimiento del juego atribuye su creación al mítico emperador Yao (2100 a.E.C.). El emperador quería nombrar heredero a su hijo mayor, Danju, pero este era desorganizado, tenía dificultad para llevar las cosas hasta el final y por lo que cuentan las historias, poquita resistencia a la frustración. Así que el rey diseñó un juego que justamente enseñara a su hijo a ganar capacidad de propósito, facilidad para concentrarse y serenidad en la vida.

Es solo una leyenda, pero no deja de resultar interesante que el mito presente el juego como una intervención educativa. Porque la verdad es que algo muy parecido es lo que señalan los estudios científicos. La neurología nos habla de la función ejecutiva del cerebro, encargada precisamente de darnos capacidad de concentración y cálculo, capacidad para desarrollar propósitos y perspectiva a largo plazo. La buena noticia es que esta función puede desarrollarse mediante ejercicio y que las pruebas demuestran que reduce la frustración y la violencia, aumentando la capacidad de autocontrol de los niños.

Lo que la neurología nos dice

edmonton¿Cuál sería el mejor ejercicio? Desde luego, el ajedrez da muy buenos resultados en los estudios de actividad con resonancia magnética. Pero cuando en 2003 los mismos neurólogos estudiaron el efecto del Go, llegaron a un resultado sorprendente: no solo movilizaba más zonas cerebrales, sino que «lateralizaba» más y de forma distinta al ajedrez. Dicho a lo bruto: jugar Go ayuda a conectar entre sí las distintas funciones de nuestro cerebro. Aun más interesantes fueron los resultados de un conocido estudio realizado por neurólogos coreanos en 2013 comparando la actividad cerebral de jugadores sometidos a entrenamiento profesional con amateurs. Según este estudio, jugar al Go regularmente «recablearía» nuestro cerebro, permitiéndo una mayor integración de las distintas funciones, mejorando no solo la función ejecutiva, sino el «pensamiento intuitivo», o sea, el reconocimiento automático de patrones ante situaciones nuevas.

Con este marco, en 2011 se creó en Japón un protocolo para estudiar el impacto de la inclusión del Go como actividad extraescolar sobre la función ejecutiva de los niños, bajo la hipótesis de que desarrollarían un «mejor control emocional y del comportamiento». Los resultados en la práctica parecen avalar esta idea.

Una historia emocionante

yasuda1Y es que la inclusión del Go en los colegios japoneses venía de atrás y tenía nombre propio: Yasuda Yasutoshi. Yasutoshi era jugador profesional de Go. Llegó al noveno dan, la más alta calificación, en 1998. A principios de 1993 le conmovió una noticia: un niño había muerto en el gimnasio de su colegio ahogado por una soga «mientras jugaba». Yasuda maldijo el bullying: «Hay algo que funciona terriblemente mal en Japón», pensó. Y sintió impotencia.

Compartió su rabia con sus amigos, en su mayoría jugadores profesionales como él, miembros de una generación que por entonces estaba enfrentando el arrollador «nuevo estilo» del baduk coreano con su entorno de partidas televisadas y su énfasis en la velocidad.

En cierto momento me obsesioné con que había que hacer algo contra el problema social —el bullying— mas allá de simplemente popularizar el Go.

yasuda3Y Yasuda comenzó a enseñar como voluntario «atari Go», una versión simplificada del juego, en parbularios. La magia de la unión de juego y un mínimo de ritualización —los saludos antes de la partida, el agradecimiento al oponente al terminar— empezó a dar sus frutos casi de inmediato. Los maestros observaban que los niños ampliaban su círculo de relaciones. Más niños jugaban, más allá del tablero, con los demás. Su capacidad de concentración aumentaba. Contra todo pronóstico, niños de cuatro a seis años eran capaces de mantener la atención durante más de una hora.

Una partida de Go nunca sigue el mismo patrón que otra. Así que los niños desarrollan la capacidad de concentración mientras intentan anticiparse a los movimientos del contrario. Parece que este tipo de actividad no había existido hasta ahora en la educación infantil.

Dados los resultados, el programa se extendió rápidamente por los colegios de primaria de la región. Yasuda los visitaba haciendo una clase ejemplo para los profesores. Antes de un año, la experiencia ya era relativamente conocida en el mundo pedagógico y Yasuda recibía nuevas invitaciones con regularidad. Aparecieron entonces los primeros centros de educación especial. Primero, para niños con discapacidades psíquicas, y después, un centro para niños sordos.

yasuda2Y así, emergieron nuevos «milagros»: niños que mostraban comportamientos violentos y tendían a aislarse descubrían una vía de relación a través de la comunicación simbólica. Una forma tradicional de referirse al juego en japonés significa literalmente «hablar con las manos». Niños que no mostraban expresión, sonreían por primera vez frente a sus compañeros y tutores.

En mi tercera visita a Himawari-no-sato, Tsuru —un niño con discapacidad mental, habitualmente retraído, inexpresivo y con reacciones violentas— jugaba con otro niño mientras yo hacía lo mismo. Entonces me di cuenta de que Tsuru estaba intentando preguntarme algo mirándome fijamente a los ojos. En aquella época se había convertido ya en un buen jugador, de lejos el mejor jugador en el centro. Cuando miré a su tablero, era su turno para mover. Podía capturar las piedras de su oponente si quería. Me mandó un mensaje silencioso con los ojos: «¿Puedo comer esas piedras?». No dije nada, pero le indiqué un sí con los ojos y el procedió a capturarlas. Repetimos lo mismo tres veces. La cuarta vez Tsuru no capturó las piedras, aunque sabía que podía. En su lugar puso una piedra donde su oponente podía capturarla. El oponente capturó una piedra por primera vez y corrió por la habitación con alegría. Viendo la alegría de su oponente, Tusru también sonrió. Su cara mostraba que era feliz.

El programa se expandió después a centros de día y residencias de ancianos. Y empezaron a organizarse días de juegos entre niños de primaria y niños de centros especiales, entre niños y mayores, entre padres y niños, entre mayores de distintos centros… El proyecto de Yasuda estaba empezando a servir para crear vías de comunicación y espacios intergeneracionales que el desarrollo económico había arrasado. «Jugando Go con los mayores en el centro de día», cuenta la directora de una escuela de primaria, «los niños han aprendido a desarrollar amabilidad y atención hacia los otros. Cada uno de ellos parece más independiente y confiado en sí mismo que antes».

yasuda4En poco tiempo, más de 10.000 niños y mayores participaban regularmente en el proyecto iniciado por Yasuda y sus amigos. Y la experiencia se extendió después a Hungría, Chequia, Rumanía, Polonia… y EEUU, donde la Fundación Americana de Go regala el libro de Yasuda a los profesores que lo soliciten y facilita materiales pedagógicos extra a los colegios, en la convicción de que la enseñanza del Go aporta al desarrollo infantil.

Hoy el trabajo de Yasuda sirve incluso como base para el trabajo de los pedagogos con niños de minorías en peligro de exclusión en el interior estadounidense, y sigue extendiéndose sin necesidad siquiera de una ONG que le de soporte por Asia, Africa y Europa, solo a base de voluntarios que ofrecen clases de demostración a profesores, pedagogos y dinamizadores culturales, por todo el mundo. El sencillo método que creó para acercarse a los niños es ya mucho más que un un proyecto social.
estudiando

¿Qué aporta el Go?

Como apuntábamos cuando queríamos entender por qué tantos grandes emprendedores tecnológicos eran apasionados del Go,

esta capacidad para resistir la frustración, determinar propósitos, sostenerlos en el tiempo y adaptarse a las circunstancias para ejecutarlos, es lo que determina las probabilidades de éxito de todo el que quiera convertir una idea en proyecto. Y es exactamente eso lo que empieza cuando pones tu primera piedra sobre el tablero.

atariEs decir, los niños aprenden también, en un juego largo donde cada movimiento transforma completamente el futuro curso de las cosas, algo más: responsabilidad. Como comentábamos hablando sobre la relación entre el Go y el lenguaje, sobre esta idea escribió Takeo Kajiwara (1923-2009), un gran jugador profesional que centró el objetivo de su carrera precisamente en «encontrar la verdad entre las piedras»:

Cada vez que colocas una piedra sobre el tablero estás mostrando algo de ti mismo. No es solo una pieza de pizarra, concha o plástico. Has confiado a esa piedra tus sentimientos, tu individualidad, tu potencia, y una vez que la has jugado no hay marcha atrás. Cada piedra carga una gran responsabilidad en tu nombre.

estudiandoSeguramente la mayoría de los jugadores de Go coincidirían en que una de las cosas más fascinantes del juego es precisamente esa combinación de reto y diversión, con la práctica de una responsabilidad bien entendida. El otro jugador es para uno «un fenómeno de la Naturaleza», alguien con quien jugamos y de quien podemos aprender, pero a quien no podemos culpar de lo que hagamos mal o de nuestras derrotas.

Más allá de cómo mejore físicamente nuestro cerebro, de que nos haga más determinados e intuitivos, el Go enseña a enfrentar desde la serenidad un mundo impredecible, a entender al rival como alguien que lejos de estropear nuestras posibilidades, cuanto mejor sea, más nos ayudará a mejorar nuestro juego; el Go es además un mundo en el que entendemos nuestros gestos como decisiones con significado, como palabras que decimos a los otros. Y todo eso significa algo más importante que un entrenamiento mental. Para unas generaciones a las que se carga de angustia en la carrera por conseguir resultados, el Go significa una herramienta para algo completamente distinto: madurar y aprender a desarrollar la propia serenidad practicando un arte bello.

las Indias

las Indias 908 ~ 17 de abril de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 17 de abril de 2014

RecetarioIdiomas

Alan Furth36 ~ 18 de abril de 2014 ~ 0

El economista contra la «demencia digital»

chicostabletMatthew Gentzkow acaba de ganar la Medalla Jason Bates Clark, un premio bienal de la Asociación Estadounidense de Economía al economista menor de 40 años que se considere haya contribuido de manera especialmente significativa al avance de la ciencia económica, y cuyos receptores a veces terminan ganando un Nobel, como sucedió con Paul Krugman. El trabajo de Gentzkow destaca porque se dedicó a estudiar el impacto social de los medios de comunicación, un área bastante apartada del ámbito tradicional de la investigación económica. Y parece que uno de sus trabajos más conocidos, basado en las calificaciones de más de 300.000 estudiantes de secundaria, concluye que ver televisión no tiene ningún impacto en el coeficiente intelectual. Una grietita más para el resquebrajado mito de la «demencia digital».

Natalia Fernández450 ~ 18 de abril de 2014 ~ 2

Kokken

Risotto de chipironFuera de los circuitos habituales de pinchos, ha abierto en Bilbao, en la plaza del Gas, Kokken. Llegamos con la intención de tomar unas cervezas y no nos pudimos resistir a su oferta de esos platitos pequeños que poco a poco han conquistado las barras de picoteo. Nos lanzamos al bacalao, en buñuelos y en brandada. En ambos casos una textura increíble, un desalado en su punto y un maridaje acertado, con aceituna negra y trufa, en el caso de la brandada y cebolla caramelizada en el buñuelo. Irresistible resultó el canelón de wan-tun, relleno de carne mechada, y las croquetas de cordero y almendras. Para rematar buena música, bajita, y el trato inmejorable. Toda una sorpresa y un sitio de los de repetir.

Juan Urrutia2094 ~ 16 de abril de 2014 ~ 0

Stendhalizado

lunarojaLa noche previa anunciaba la luna llena del siguiente día, nada menos que el 14 de abril. Desperté pronto, me calcé mis zapatillas de andar y me lancé a confundirme con el paisaje ampurdanés como alguien que querría mezclarse con los demás en la espontánea alegría de las primeras luces de una bonita república.Era muy pronto y el relente refrescaba las verdes hierbas del borde del camino, inclinándolas suavemente, mostrando así una incomprensible falta de ganas de despertar. Estar despierto en ese momento era, sin embargo, una bendición, o quizá hasta algo más. Levanté la vista hacia la sombra del Castillo de Foixá y ante mis ojos apareció una conjunción sagrada. El amarillo de los campos de mostaza, trufados de rojas amapolas y entreverado de un casi imperceptible toque del malva de la lavanda, era ya en sí mismo como una visión sublime sin necesidad de apelar a ninguna bandera determinada. Un par de caballos, blanco y marrón con manchas negruzcas, comen tranquilamente dentro de los límites artificiales de su espacio vital, y dos globos aerostáticos se deslizan por un cielo limpio y sereno. Quedo, por un instante, como elevado en un aire que no corre y sé que no estoy respirando. No puedo despertar de mi ensoñación muda e inexplicable que dura un cierto tiempo imposible de calcular, pero durante el cual el perro deja de ladrar y los cerdos hacen un receso en su asamblea de cada mañana a favor de los purines. Solo sé que no puedo irme de aquí, porque si me voy volveré a pensar y caeré al suelo áspero de una tierra poco acogedora debajo de sus flores y sus plantas. ¿Quien describirá este síndrome ante el que el de Stendhal pasaría desapercibido?

las Indias908 ~ 16 de abril de 2014 ~ 1

Aprende a jugar al Go estas vacaciones

black2playHemos actualizado, corregido contenidos y añadido nuevos materiales a nuestros cursos de Go. Échales una mirada: en flash, epub, o pdf, tienes cursos de iniciación de lo más completos. Se acerca el 21 de junio y queremos animarte a venir a Bilbao para entonces.

¿Qué mejor forma de empezar el verano que yendo a Bilbao a jugar el Open? Porque «open» quiere decir que seremos muchos como tú, que nunca hemos ido a un torneo y tenemos un nivel entre bajito y bajísimo de juego, pero también buenos jugadores de toda Europa con cuyas partidas podrás aprender. Es como si te dejaran ir al mundial de básket, ver los partidos desde el banquillo, y en las finales, ¡lanzar tiros libres con tus amigos en el descanso! Ya está la preinscripción abierta. Apúntate, todavía no tienes que pagar, la preinscipción es gratis y el coste de la inscripción es de solo 10€ para los novatos. La experiencia vale mucho más.

David de Ugarte2764 ~ 11 de abril de 2014 ~ 0

Esperando a Savonarola

savonarolaLa edición española de la Enciclopedia Católica presenta a Savonarola como un reformador. Algo obsesionado con el Apocalipsis, sí, pero tampoco una cosa dramática. Algo ya escama cuando nos recuerda que «atacaba agriamente a Lorenzo de Médicis como promotor del arte pagano». O sea el Arte renacentista que hoy lleva a millones de personas cada año a la ciudad. Y algo más que un reformador eclesial sería cuando presenta la expulsión de Pedro de Medicis como uno de los «frutos» de su trabajo. Lo que le daría más fama sería la «hoguera de las vanidades», un evento que pretendía anual en el que en plena plaza de la Signoria quemaba instrumentos musicales, cuadros con motivos no cristianos, joyas femeninas, libros de esos paganos que según él eran Boccaccio y Petrarca…

Sus verdaderos «frutos» vendrían con la imposición de un sistema teocrático en el que «Cristo era considerado el Rey de Florencia y protector de sus libertades», pero donde el propio Savonarola actuaba de tirano porque aunque «no intervino directamente en la política y en los asuntos del estado, sus ideas y sus predicaciones eran el criterio de la autoridad».

¿Qué es el savonarolismo? Algo que no pasa de moda y vuelve crisis tras crisis: moralistas que culpan al liberalismo de costumbres, al paganismo de los tiempos de bonanza, de los desastres de la crisis, sumergiéndose paulatinamente en un discurso más y más apocalíptico que hace elogio de la pobreza voluntaria, desarrollando los viejos tópicos medievales antimercado hasta saltar, con un tono casi insurreccional, a lo directa y abiertamente político, generando un inmenso poder alrededor de la prédica y el predicador. Poder que al no formar parte de una estructura formal, controlable, está por tanto exento de contrapesos y controles. A veces, como en el paradójico caso de la revolución Iraní y el ayatolah Jomeini, se consolidan. Otras, como parece que sucede con Beppe Grillo en Italia, se estancan. Las más de las veces acaban desastrosa e indignamente, como el propio Savonarola.

Hoy, en Europa, hay mucho de savonarolismo en el ascenso de las nuevas ultraderechas, pero también en los discursos que se pretenden alternativos que surgieron en estos años. Aun no ha surgido un Savonarola televisivo capaz de cristalizar masivamente las frustraciones de la crisis en respuestas simples y autoculpabilizadoras. Pero estamos ahí. Esperando al monstruo y ojeando aspirantes. Por eso distinguir entre el sano minimalismo de estoicos y epicúreos y el elogio del ascetismo es importante. Con los discursos éticos, cuando salen del ámbito de la comunidad voluntaria y aspiran a la «obligatoriedad del bien», conviene ser extremadamente crítico y recordar que efectivamente cumplirán lo que prometen: miseria económica, intolerancia moral y pacatismo cultural.

David de Ugarte2764 ~ 7 de abril de 2014 ~ 0

Europa trimegista

capa estelada de mitraEn la primera entrega de nuestra serie sobre los «otros» orígenes de Europa, la leyenda del lobo y la Osa nos puso sobre el rastro del mitraísmo, y en la segunda entrega, éste nos dio pistas que apuntaban hacia delante y hacia atrás en el tiempo. Hacia delante uniendo la tradición mitraica a los orígenes del pensamiento ilustrado a través de tradiciones gremiales. Hacia atrás llevándonos a los estoicos latinos y griegos. Es como si junto a ese verdadero «eje del mal» que dibuja Popper desde Platón a Marx en «La sociedad abierta y sus enemigos», se esbozaran al menos dos líneas alternativas y profundamente subversivas, desde Epicuro al propio Popper y sus amigos (Hayek, Gombrich, etc.), y desde Zenón a Foucault y el actual resurgir del comunitarismo.

Como todos los grandes relatos, como en el del mismo Popper o el de Marx, no estamos hablando de otra cosa que de una mitología, o mejor dicho, de una «Eurogonía». Pero si la establecida nos habla de Europa como del producto de la fusión entre el espiritualismo oriental y el idealismo del «logos» platónico, sintetizados sabiamente en el cristianismo, éstas dos líneas nos darían un contrapunto, unos compañeros tan alternativos como inseparables a lo largo de miles de años de Historia, que arrancarían con los primeros pensadores materialistas por un lado, y con el panteísmo de la escuela estoica por otro.

Así, Europa sería el producto de la interacción, el conflicto, y la conversación entre tres grandes corrientes: la platónico-cristiana–socializante y colectivista, la epicúrea–individualista y portadora del sueño de la «felicidad», y la estoica–comunitarista y minimalista. Estas dos últimas habrían competido con el cristianismo en sus mismos orígenes mediante religiones basadas no en la creencia, sino en la alegoría, al modo de la «religio» de tiempos republicanos, el mitraísmo de la era imperial, las fraternidades gremiales de la democracia urbana en la edad Media, o la francmasonería en el siglo XVIII. Todas ellas tomaron su forma actual a partir de la revolución francesa. Ligada al pensamiento libertario y liberal en la línea epicúrea, a los movimientos no político-céntricos en la estoica (como el cooperativismo o los minimalismos), y al socialismo en sus diferentes versiones (desde el marxismo a la democracia cristiana) en la platónica.

Dicho en términos simbólicos: si la bandera de Europa hoy es azul con 12 estrellas por el manto de la Virgen, ese mismo manto fue antes el de Mitra y antes aun el de Afrodita.

Carolina Ruggero126 ~ 5 de abril de 2014 ~ 2

Retrato

chica-2

Como las grandes mujeres de la historia, yo tengo mi propio retrato. Mi Velazquez: la gran Clara Lagos. Muchas gracias!

Estadísticas del Correo de las Indias

La feed indiana tiene hoy una media de 873 suscriptores activos. Esta estimación se calcula como el número de personas que durante los tres últimos días descargó al menos un post cada día de nuestra feed principal. Así que si una persona no se conectó o a pesar de estar suscrito, no nos leyó durante un día de los últimos tres, no se computa como suscriptor, por eso este número se reduce de sábados a martes y es más alto de miércoles a viernes.

Blogs dentro del blog

Nao VictoriaJuan Urrutia,
Carolina Ruggero, y
Las Indias in English.

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)