El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

las Indias

las Indias 977 ~ 11 de julio de 2014 ~ 1

Lecturas interesantes del 11 de julio de 2014

  • de Alemania a México, los cambios migratorios en EE.UU.
    Con 40 millones de inmigrantes, EE.UU. sigue siendo el mayor receptor.
  • La educación basada en proyectos
    Simon Hauger es un profesor de una escuela secundaria de un barrio de bajos ingresos, alta criminalidad y alta deserción escolar (próxima a 50%) en el oeste de Filadelfia, Estados Unidos. Buscando algo que cautivara la atención de estudiantes próximos a abandonar la escuela, Hauger desarrolló entre 1998 y 2010 un programa extracurricular para que sus alumnos crearan vehículos con energías alternativas. Lo hizo de forma no remunerada e incluso gastando ocasionalmente dinero de su bolsillo. Los resultados fueron increíbles.
  • Williamsburg. Hipster hipster o hipster más o menos?
    Los hipster se quejan por la gentrificación de lo que ellos ya gentrificaron y piensan en irse a vivir al campo.
  • Amateur, activista y hacker: tres formas de estar en ciencia
    Los hackers no son el último rostro del buenismo, sino que son excelentes ingenieros, campesinos esforzados, gestores transparentes, críticos honestos, investigadores militantes, mecánicos divertidos y artesanos honrados. La cultura hackers no es un asunto de artilugios, asaltos y penumbras, sino una deriva que reclama lo humano, lo colaborativo y lo abierto.
  • Epicuro y el comunitarismo
    Una mirada sobre el comunitarismo epicureo y la felicidad por Alain de Botton
las Indias

las Indias 977 ~ 10 de julio de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 10 de julio de 2014

  • La economía invisible
    Puede que la recuperación económica sea más robusta de lo que aparece en las mediciones. ¿Están las técnicas de diagnóstico obsoletas? muchos economistas, políticos, diseñadores de políticas públicas utilizan métodos y herramientas que se adaptaban a la realidad socio-económica del S. XX, pero comienza a estar en cuestión su capacidad para hacerlo a la dimensión física y virtual de la economía en el S.XXI.
  • La nueva generación en el conflicto Israel-Palestina
    Los jóvenes han estado en el centro de los últimos incidentes violentos entre Israel y Palestina. La nueva generación ha crecido en un escenario que no tiene nada que ver con el de sus pabres y abuelos. En Israel, se detecta una tendencia en alza hacia sectores más conservadores entre los que por primera ejercen su derecho al voto. En Gaza y Cisjordania, el 73% jóvenes palestinos declaraba en una encuesta realizada en 2013 no pertenecer a ninguna facción política.
Juan Urrutia

Juan Urrutia 2124 ~ 10 de julio de 2014 ~ 0

La noche de mi desencanto

Pagasarri en otoñoMis padres no sabían que yo ya había llegado a la Ciudad, pues me pareció más sensato mantenerles en la ignorancia hasta que Machalen accediera a conocerles y yo tuviera una bonita historia que contar acerca de mi emparejamiento, nada formal, con una futura directora de orquesta, cuando estaba a punto de marcharme a América a no sabía yo muy bien qué. Así que le acompañé en su fumar compulsivo que parecía hacerle revivir sus recuerdos asociados a aquel piso en la calle que conducía al monte, al que llegaban los cánticos populares con los que yo hacía rabiar a esta música tan seria que no podía resistir no solo mi mal oído sino también que nunca recordara la letra entera: «… subirás en aeroplano, bajarás en goitibera…»

Permanecí, pues, callado, y escuché atentamente su apenas audible voz que fue recitando, ignorando mi presencia, sus recuerdos vividos o contados por el abuelo:

…nada sé de cuando mis padres todavía vivían, tengo recuerdos vagos, muy vagos, de la suavidad de la piel de mi madre y de la seguridad que sentía cuando mi padre me tomaba en sus brazos… sí, lo vuelvo a sentir cuando lo evoco… pero recordar, recordar, no recuerdo nada de sus caras, ni tampoco de cómo o por qué nos veo a los tres en casa del abuelo, esa que tú conociste ayer, esa en la que todos hubiésemos cabido, pero en la que ni mis padres ni yo vivíamos de manera regular. Nunca me ha contado nada el abuelo, pero me imagino que fue su yerno, mi padre, el que se negó a vivir con él en una parte noble de la ciudad y se empeñó en vivir con su mujer, mi madre, en un pisito, este en el que estamos, que podía pagar con su sueldo de trabajador de astilleros, magro pero seguro, o eso es lo que él creía hasta que la guerra estalló, la Ciudad cayó en manos de los rebeldes y él eligió ser fiel a su origen… y a sus amigos, esa clase de fidelidad que mi madre admiraba y supongo amaba.

Se sacudió la ceniza que había ido cayendo sobre la colcha y que yo vigilaba para que nada ardiera y para que tampoco se cerrara la fuente de sus recuerdos, una fuente cuyo grifo nunca se abrió allí en Austria durante más de un año. Nunca le había sentido tan desvalida y casi se me saltaban las lágrimas, sobre todo cuando se arrebujó contra mi pecho, suspiró, cerró los ojos y pareció caer en un sueño ligero. No podía moverme y se me disparó la imaginación ante el pulso entre dos hombres fuertes, ambos de un mismo bando en la contienda, pero muy distintos en sus ideas básicas: Un vago independentismo silencioso compatible con cierta mojigatería quizá solo aparente en el hombre mayor, y un izquierdismo anarcoide en el hombre joven.

Nunca sabré si es la fe la que te hace seguir un camino o es el camino que quieres seguir el que fuerza la fe que te mantiene en él. En mi caso, pensé sin atreverme a mover el brazo que se me estaba quedando dormido, y a solo unos días de tomar el avión para LA, no sé si es el deseo de desaparecer de un país carcelario el que me hacía disfrazarme de joven intelectual deseoso de expandir sus conocimientos, o si era este deseo el que me forzaba a emigrar a algún sitio donde el pensamiento no solo fuera libre sino que también premiara las ideas novedosas y a poder ser sacrílegas. No, no me entendía a mí mismo, pero ni siquiera este extraño amor imposible de calibrar me obligaría a quedarme en este mundo del que quería huir. No me largaría para siempre, pero me largaría. En ese momento deseaba con todas mis fuerzas querer a Machalen y hacerme querer por ella, aunque bien sabía que nada de lo que yo hiciera le llevaría a ella a salirse de su camino hacia el podio de directora de orquesta a donde le había dirigido ese abuelo amoroso y terco que nunca dejó traslucir delante de su hija las dudas que le suscitaba su yerno, un hombre cabal sin duda, pero lleno de fantasías juveniles que hubiera tenido que ir abandonando desde que nació su niña. Pero, por lo visto y por lo leído en aquellos libros de trastienda, hay convicciones que no te abandonan nunca, incluso cuando tu magín te aconseja otra cosa. Liberé mi brazo asombrado de poder moverlo y ella siguió con su relato ensoñado:

…mi primer recuerdo de verdad es mucho más tardío, cuando ya vivía en este piso con el abuelo que parecía retirado, pues había sustituido su puesto como timbal titular de la orquesta de la Ciudad por el de secreto depositario de ese instrumento de antes de la guerra.

Cambié de postura y le dejé seguir divagando entre sueños esa primer noche juntos en la que había sido y seguiría siendo, hiciéramos lo que hiciéramos, nuestra Ciudad. Yo estaba agotado y no sé si caí repentinamente dormido o si seguí despierto pensando en mis propias elucubraciones. Recordé que ya me había contado Machalen que parece que nunca había sido encontrado el instrumento dichoso a pesar de la búsqueda afanosa cuando la orquesta se volvió a armar mediante un riguroso procedimiento de selección en el que no solo contaban los méritos musicales, sino sobre todo otros de tipo menos técnico y más validados por las fichas policiales llenas de sospechas, en general certeras, pues no creo que a nadie le cupiera ninguna duda de con quién estaban las simpatías de aquel buen músico de clase media cuya carrera truncó la guerra. Pensé que igual podría haber sido amigo de mi padre, al que sin embargo no creía poder preguntar nada dado el estado de sus neuronas. Pero quizá mi madre…

Quizá se revolvió o quizá simplemente despertó, pero lo más seguro es que estuviera continuando con aquella confesión sombría a altas horas de la noche en un día en el que debería estar descansando para comenzar sus ensayos con la que un día fue la nueva orquesta de la Ciudad:

…nunca cambiará mi ritmo básico por mucho que pueda ya apoderarme del que corresponde a casi cualquier compositor, lo que me hace sentirme vacía y sin entraña real. Pero es que nada se parece ni de lejos a aquel ruido que durante años acompañó mi sueño y me despertó a una tranquilidad inexplicable. Era el ruido del goteo del agua de lluvia sobre la piel de vaca que mi abuelo seguía ajustando al timbal, que ocupaba casi todo el amplio mirador que nunca levantó sus persianas durante años, conformando así el escondite prefecto para ese timbal almacenado en ese mirador que justamente se abría al gobierno militar. Pero todo esto lo he pensado más tarde, pues en aquel entonces sabía sin saber por qué nunca debería hablar de nuestro mirador. El abuelo me había convencido de que aquel era nuestro secreto, y de que si se descubría, se acabaría la dulce vida que llevábamos los dos juntos en aquel pisito y las visitas a aquella casa de comidas que visitábamos los domingos al mediodía… Este pisito que esta noche me ha parecido un cuchitril…

Quise contradecirle en ese punto, pero ella continuó hablando con una voz tan baja que callé para poder escuchar todo lo que tenía que decir en esa noche que muy probablemente no llegará a repetirse nunca. Hablaba bajo, pero la voz era extrañamente firme:

…Yo sabía que el goteo mecería mis sueños y por esa razón pedía al abuelo que me hablara de aita y ama, como él llamaba en mi presencia a su yerno y a su hija, mis padres. Vivimos juntos en este piso cuando todavía ni tenía estas goteras musicales y este recuerdo me llena de serenidad a pesar de que ahí fuera pasaban cosas después de años del final de la guerra que no deberían haber pasado si, como decía la propaganda, una cierta reconciliación estuviera siendo contemplada por los ganadores. Las noticias sobre represalias y venganzas eran soterradas, pero casi diarias, así como las que mantenían la ilusión de una cierta resistencia en la montaña de occidente, como si estuviéramos viviendo lo de la conquista romana y la defensa de los últimos vestigios de una civilización en apuros. Yo asistía a estas conversaciones de tarde mientras cenaba y aita, ama y el abuelo tomaban ese vino que nunca faltó en casa ni siquiera cuando aita y ama desparecieron y el único que bebía era el abuelo. Nos quedamos solos los dos a partir de una mañana en la que al despertar no encontré ni al uno ni a la otra y a partir de la cual nunca más he sabido nada de ellos. Sé que el abuelo ha movido Roma con Santiago para saber algo de su paradero; primero de manera discreta y desde hace unos años de manera más abierta, pero sin éxito alguno. Yo he aprendido a vivir sola. Bueno, con el abuelo que siempre me ha hecho sentirme totalmente segura y también por la educación de un Conservatorio, que nada tiene que ver con la de una escuela normal con sus pandillitas de amigas. No he echado de menos los hogares ajenos pues no era costumbre acudir a casa de otras compañeritas de las clases de música ni siquiera para celebrar cumpleaños. Así que parece que estoy viva, me bulle la cabeza de música alrededor de mi ritmo básico y no echo nada de menos…

Dejó pasar un segundo y volvió su cabeza hacia mí, pero yo había utilizado ese segundo para esconder mi tristeza y el brotar de mis lágrimas revolviéndome hacia el lado contrario al suyo. Si hasta ese momento parte de mis dudas respecto a mi huida tenía que ver con ella, mi instinto de felicidad me forzó a mirar las cosas de otra manera. Mientras fingía dormir, creí intuir no solo que nunca le volvería ver después de esta semana que acabaría el día de su concierto, sino también que me libraba de la prisión de una relación que nunca me habría ayudado a crecer. Sin embargo, estaba equivocado, pero faltaban años para que llegara mi despertar.

las Indias

las Indias 977 ~ 9 de julio de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 9 de julio de 2014

  • Intel y Samsung se alían contra Qualcomm para standarizar el Internet de las cosas
    Intel, Samsung, Broadcom, Atmel y Wind River acaban lanzan el "Open Interconnect Consortium" para aunar esfuerzos y, todos juntos, llegar a conseguir un standard de comunicación entre objetos. Algo que sentará las bases del IoT (Internet of Things) y que se unirá al "All Seen Alliance", "Industrial Internet Consortium" y protocolos más pequeños como MQTT o XMP
  • La ilusión de los bienes comunes
    Una buena crítica que refuerza por qué el discurso del modo de producción p2p no es viable sin filé y relaciones comunitarias densas
Natalia Fernández

Natalia Fernández 463 ~ 9 de julio de 2014 ~ 0

El camino de los relatos y los mercados

Beato UrgellEn 1987 el Consejo de Europa declaró el Camino de Santiago como Primer Itinerario Cultural Europeo. Más allá de creencias religiosas y búsquedas espirituales, a lo largo de los siglos se ha convertido en un espacio de tránsito para amantes de la naturaleza, del arte o la gastronomía. Desde su resurgir a finales del siglo XX, la experiencia del Camino se ha ido desligando de la dura prueba de resistencia o del acto de fe. Hoy hay multitud de «caminos» hechos a la medida de las necesidades y placeres de cada cual. La personalización y sofisticación han convertido el peregrinaje en una experiencia que cada año disfrutan más de 200 mil personas; y la inversión en la recuperación de caminos, albergues y hospederías, ha significado el renacer económico para muchas poblaciones alejadas de las rutas turísticas convencionales.

Codice CalixtinusEsta vinculación entre desarrollo y peregrinos no es una nada nuevo. El Codex Calixtinus, elaborado en el siglo XII por el clérigo Aymeric Picaud, dedica el último de sus cinco volúmenes a la descripción de las diferentes rutas que desde Francia estaban habilitadas para realizar el Camino. En él se recomiendan itinerarios, organización de las etapas, ubicaciones de puentes, poblaciones, hospederías para alojarse, descripciones de las gentes y sus costumbres e iglesias a visitar, considerándose la primera «guide du routard» para viajeros solitarios.

El recorrido artístico está plagado de sorpresas. Pórticos de iglesias que cuentan historias de la imposición del catolicismo, simbologías paganas, plantas octogonales que revelan la presencia de la orden templaria en parajes remotos…

Capilla de SantiagoSi hay algo que caracteriza al Camino es su capacidad para albergar relatos, para reinventarse una y otra vez. Invenciones que pasan por históricas y originales. No hay nada más típico que la tarta de Santiago: la primera y dudosa referencia es del siglo XVI y en su formato actual no existe hasta finales del siglo XIX. Lo contrario ocurre también con platos que se consideraban exquisiteces y estaban presentes a lo largo de toda la región cantábrica y sur de Francia, como la oca. Junto con la vieira, uno de los animales emblemáticos del Camino de Santiago según los registros medievales. Y es que veneras (símbolo de Venus) y ocas (símbolo celta) representan la continuidad del relato cristiano con anteriores leyendas del camino hacia el Ara Solis.

Beato de UrgellDurante mucho tiempo, la venera simbolizó haber completado el camino y llegado a Santiago. Para asegurarse de la veracidad de esta distinción tanto como del control de su renta, la Iglesia Católica estableció el monopolio de la venta de conchas, siendo motivo de excomunión comercializarlas de forma privada. Sin embargo, al comercio se le puede frenar pero no parar, y de forma clandestina, comenzaron a venderse en las puertas de la ciudad vieiras de madera o piedra, a modo de recuerdo. Fue necesario llegar a un convenio formalizándose una especie de franquicia. De ese mercado, que aprovechaba una pequeña fisura para vender producto, nació en Santiago el gremio y barrio de os concheiros.

Los mercados del camino

El Camino de Santiago abrió rutas de paso creando un corredor comercial entre las regiones francas y el norte de la península ibérica, incluyendo las tierras de Portugal. Aunque su apertura tiene lugar en el siglo IX, es durante los siglos XI y XII cuando conoce su máximo esplendor, siendo uno de los motores de la «Revolución Comercial» que en ese momento vive toda Europa.

Beato de LiebanaEstas nuevas rutas y flujos transformarán la estructura social, urbana y comercial. El centro estará en la figura del peregrino, que en su pasar, adopta diferentes roles. En primer lugar como consumidor de servicios: para satisfacer sus necesidades se desarrollan los primeros núcleos urbanos, el más pequeño de todos la aldea, organizada en torno a una iglesia (construida habitualmente sobre el «castrum»), un hospital o albergue de peregrinos y casas agrupadas en los bordes de la ruta. Con ellas, en el Camino comienza a haber oportunidades de trabajo para gremios y profesionales (sastres, tejedores, carreteros, herreros, curtidores de pieles…)

Con los peregrinos es preciso aumentar la producción agrícola y ganadera para asegurar el abastecimiento y también para ofrecer monturas de cambio o animales de tiro para las carretas. Pero según el Codex Calixtinus, el peregrino también es vendedor, acostumbra a llevar consigo mercancías ligeras para comerciar y sufragar los costes de alojamiento y manutención durante el recorrido. Lleva casi siempre joyas, tejidos y en general cosas que puedan pasar como de uso propio en los puntos de peaje para evitar el pago de tributo. A su llegada a las poblaciones se da un intercambio comercial improvisado que con el tiempo se organiza, dando lugar a los mercados semanales de alimentación, ganadería y cachivaches. Después nacerán las grandes ferias anuales y poco a poco la especialización de algunos mercados. Con ellas los viajeros podrán organizar su llegada a las diferentes localidades en función de sus necesidades.

Viendo el impacto generado por la nueva población flotante, monarcas y señores feudales lanzaron ofertas para incentivar el asentamiento permanente, generando los fueros de las villas y el «Derecho de Francos». Un marco regulatorio que facilitaba el acceso a la propiedad, contemplaba un sistema más favorable de tributos y establecía los sistemas de relación entre los recién llegados y los habitantes ya establecidos.

Con los peregrinos y los mercaderes francos aumenta la población y aparecen nuevos núcleos urbanos. Llegan nuevos productos, hábitos de consumo y casi lo más importante: nuevas tecnologías aplicables a la práctica profesional e ideas que tendrán su continuidad en los monasterios, los centros de conocimiento de la Edad Media cristiana.

Un flujo que no cesa

El codice calixtinoAsí, el Camino dio forma al Norte peninsular, pero también al continente entero en tanto que motor de la Revolución Comercial que reconstruiría a partir del siglo XI las bases de un mercado continental. Y ciertamente, el Renacimiento marcará el comienzo de un largo declive que llevará a su práctica desaparición.

Pero cuando se abren vías de comunicación capaces de transformar la economía y la cultura hasta ese punto, el potencial para generar riqueza no desaparece tan fácilmente. El relato, el poder inspirador del mito, sobrevivió a la práctica peregrina. Bastaron una serie de campañas e inversiones públicas, aquel mítico Xacobeo 93, para reactivar el flujo y movilizar a miles de personas, católicas y no católicas, de todo el mundo.

Art Miniatura XII Codice de San Andres del Arroyo Los cuatro jinetes de ApocalipsisY el flujo continúa. En el último año Xacobeo, 2010, el Camino representó, solo para el PIB gallego, más de 250 millones de euros en plena crisis económica, más de noventa euros por habitante de la comunidad. No habrá otro Xacobeo hasta el 2021, pero solo durante el mes de junio de este año más de 33.000 personas pidieron su compostelana, así que seguramente en 2014 se contabilizarán de nuevo más de 200.000.

Es corriente escuchar, como una crítica, que cada día son más los peregrinos que no emprenden el Camino movidos por creencias religiosas sino por el afán de vivir la experiencia con otros, de disfrutar de la ruta y sumergirse en un recorrido histórico. Otros apuntan que es «solo» un tipo más de turismo. Seguramente ambas cosas sean ciertas. ¿Pero no es mucho más potente el «milagro» de una pequeña Humanidad en movimiento, aprendiendo en el viaje y generando riqueza a su paso, que cualquier otro relato?

las Indias

las Indias 977 ~ 7 de julio de 2014 ~ 0

Lecturas interesantes del 7 de julio de 2014

    turistas

  • La ‘Ndrangheta se rebela contra el papa Francisco por la excomunión
    Unos 200 mafiosos encarcelados en la prisión de alta seguridad de Larino, decidieron este domingo no acudir a la misa dominical en protesta por la decisión del papa Francisco de excomulgar a la ‘Ndrangheta. Al tiempo, en Oppido Mamertina, un pueblo de apenas 6.000 habitantes en la región de Calabria, los responsables de una procesión detuvieron la imagen de la Virgen María frente a la casa de un viejo capo, condenado a cadena perpetua por delitos de extorsión y asesinato, pese a las protestas del capitán de los Carabinieri y de los dos agentes que, hasta ese momento, habían escoltado el cortejo religioso.
  • Cataluña multa al portal Airbnb por comercializar pisos turísticos ilegales
    La resolución de la Generalitat obliga a Airbnb a cesar de forma inmediata en la comercialización de inmuebles que estén ubicados en Cataluña y que no estén habilitados. Fuentes del Ejecutivo afirman que la Administración está decidida a hacer cumplir la ley y que, en caso de que la compañía no obedezca, pondrá en marcha el procedimiento necesario para impedir el acceso al portal desde cualquier IP situada en Cataluña.
  • El mercado laboral y la experiencia de la producción P2P
    Entrevista a David de Ugarte en Cronnection.
Juan Urrutia

Juan Urrutia 2124 ~ 6 de julio de 2014 ~ 0

Las meriendas intelectuales

Bilbao 1970La primera vez acompañé al entonces Decano de la Facultad de Económicas y Empresariales sin saber para qué me quería allí, en una casa de ricos en donde la presencia de gente del claustro de la tradicional universidad privada de la Ciudad hubiera resultado más adecuada, tanto por los temas de las charlas, mucho más cercanos a lo que se llamaban valores, como por la vestimenta de los presentadores de esos temas que sin duda nunca habría llegado a ser de tan mal gusto como la de mi Decano. Pronto en la tarde caí en la cuenta de cual era mi papel en aquellas reuniones pretendidamente cultas. No se trataba de mi mayor elegancia, pues creo recordar que estaba usando trajes viejos de mi padre adaptados a mis medidas por un sastre de confianza y que yo aprovechaba sin atención alguna a lo que exigía la época del año. De lo que se trataba era de hacer propaganda de la Universidad Pública para conseguir estudiantes que no necesitaran beca y de hacerlo mediante la miel de una cierta apertura a valores menos pacatos, algo que las señoras demandaban sin saber muy bien lo que querían.

Mi papel era mostrar en público un ejemplo de una persona joven que no solo estaba bien formada académicamente, sino que además podía ingenuamente hacer preguntas que dirigían la conversación no tanto hacia el porvenir de unos hijos todavía en el jardín de la infancia, sino hacia las formas de alcanzar lo que por entonces se empezaba a llamar «autenticidad» como una forma de individualidad con mayor trastienda. Es fácil imaginar lo difícil que era captar este cambio de época en un hogar que, a pesar del paso del tiempo, seguía siendo tradicional en el sentido de que los maridos, una vez aprovechada su formación de gestores empresariales o de inteligentes ingenieros, estaban a lo suyo para continuar con la empresa familiar y transformarla para que siguiera siendo el estandarte de un dueño, y en donde las esposas tenían tiempo libre gracias a la ayuda de un servicio doméstico no solo eficaz sino también bien parecido, como no pude menos de constatar.

Claro que en principio estaba allí para acompañar al Decano en su explicación de los posibles efectos de una crisis del petróleo que amenazaba con empobrecernos a todos, y a la que esta gente le tenía mucho miedo a pesar de que eran estas familias ricas las que habían trabajado con visión en el inicio de la puesta en marcha de las centrales hidráulicas. Pero también era claro para mí que aquellas jóvenes madres que eran de mi edad y podrían ser hijas del Decanon buscaban algo más que pusiera sal y pimienta en el guiso de lo que temían podía ser el resto de su vida.

No sé cómo ni por qué salí de aquella primera asistencia mía a aquellas meriendas intelectuales como el embajador de la universidad en la que trabajaba ante esa alta sociedad, que por primera vez en la Ciudad parecía preguntarse si un poco de pensamiento abstracto no sería garantía de seguir siendo alta sociedad al barato precio de sandwiches de pepino y té importado con leche o limón una vez al mes. Mi misión era elaborar un listado de temas interesantes, con sus correspondientes ponentes extraídos de entre mis colegas y que cubrieran los nueve meses de lo que por aquel entonces era el curso académico. Traté de cumplir y convoqué la reunión del siguiente mes alrededor del asunto de la división del trabajo, un asunto que, suponía yo, podría poner en juego las ocultas ambiciones de mis nuevas amigas y del que me parecía yo podría hablar un poco en direcciones poco habituales, más allá de la manida ventaja comparativa y más cerca de la idea de reparto de trabajo en el hogar como ejemplo transgresor de una cierta ventaja social de no llevar la división del trabajo hasta límites absurdos, límites estos que eran los que explicaban que los hombres de aquellas mansiones no acudieran a la cita mensual.

En esta primera reunión, para mí sorprendente, no me atreví a pedir un martini, aunque odio el té y el pepino —con lo que va bien es justamente con la ginebra— pero sí que me hice el propósito firme de romper el rito del té para abrir las mentes y las sensibilidades hacia otras latitudes. Tendría que encontrar una manera de hacerlo que no desentonara con mi compromiso de explicar con cuidado lo que estaba por debajo de la manera de organizar la economía y con una terminología más actual que la que, en esa materia, quedaba todavía de la herencia falangista. Y tenía incentivos a hacerlo porque, aunque Esperanza y yo no nos dimos por conocidos oficialmente después de veinte años de no saber nada el uno del otro, algunas miradas cazadas al vuelo me hizo pensar que ella, como yo, sabía con quién estaba hablando, lo que me dio valor para dirigirme a ella, que resultó ser la dueña de la casa, en el momento de la despedida haciendo referencia a una lejana infancia que ahora parecía ya de otro tiempo:

Te llamas Juan ¿no?

dijo ella como emitiendo una señal de reconocimiento. Me quedé pensando unos quince segundos y contesté:

No Esperanza, me llamo Jon

La suerte estaba echada y las cuatro próximas semanas iban a estar dedicadas no a Adam Smith sino al diseño de una estrategia casi cinegética. Se trataba de conquistar a esta mujer sin duda alguna, pero también sin ninguna intención particular, pues yo era todavía tan joven que pensaba que el estar casado y cuidar a un hijo me convertía ya en un viejo que no soñaba en serlo verde. Aunque, en fin, tampoco cerraba la puerta a nada si ese algo que pudiera surgir llegaba como consecuencia de una seducción intelectual que pusiera en tela de juicio algunas de sus supuestas convicciones tanto más defendidas cuanto menos creíbles eran. Y es aquí naturalmente donde entraba mi crítica de la división del trabajo como una forma de alienación en la producción con márgenes crecientes que hacían imposible plantearse la puesta en funcionamiento del paraíso comunista tal como lo describió Marx y no, desde luego, tal como lo impuso el «padrecito» Stalin. Pero para explicar esto yo debería ser muy delicado, pues trataba de diferenciarme de sus maridos, a los que desconocía, pero a los que podía imaginar sin miedo a equivocarme por mucho.

Tendría que presentarme a mí mismo como un idealista que vivía del erario público y que nunca había sabido lo que era trabajar o lo que realmente costaban las cosas. Dudé cómo hacerlo, pero la estrategia se fue perfilando sola. Tendría que comenzar con algún gesto teatral que dirigiera su mente a donde yo la quería, ese lugar recóndito de lo auténtico que nunca se ha asociado con las mujeres y que, sin embargo, tenía que estar allí dentro de su alma casi olvidada por la evidencia del cuerpo. Y a partir de ahí, contar que no tiene sentido el saber para trabajar sino que nuestro verdadero destino, el que nos tatuó el ángel que nos expulsó del paraíso, era justo lo contrario: trabajar para poder llegar a saber algo que nos resulte estimulante como, por ejemplo, lo que comunica la poesía de la Emily Dickinson. No tenía duda que tenía que terminar recitando una de sus poesías y creí saber que la adecuada era esta, quizá la más conocida:

I’m nobody! Who are you?
Are you nobody, too?
Then there’s a pair of us — don’t tell!
They’d banish — you know!

How dreary to be somebody!
How public like a frog
To tell one’s name the livelong day
To an admiring bog!

Este poemilla también podría servir como acto teatral inicial, pero prefería algo más físico para alterarles el pulso desde el principio. Recordé mi estancia en el Esalem Institute de Big Sur y decidí jugármela pidiendo a cada una de la asistentes, que no creía yo pasarían de seis o siete, ponerse frente a mí a una distancia suficiente para que mi gesto de empujarles suavemente con mi dedo índice derecho en el comienzo del escote no se malentendiera y pudiera evidenciar quién tambaleaba y quien no. Les explicaré el experimento, y muy serio les anunciaré mi intención:

La que lo consiga será mi ayudante en cada sesión de estos maravillosos tés que cambiarán la Ciudad sea quien sea el presentador del día. Junto conmigo y sin que él lo sepa, le interrogaremos suavemente y sabremos cómo de verdadero ha sido lo que nos ha contado, si era una simple repetición de algo de libro de texto o si, quizás, ahí, en sus palabras, nos entregaba su ser.

Puesto que creía estar seguro de que me conocía más de lo que dejaba traslucir, esperaba que fuera Esperanza la que mantuviera su posición sin tambalearse. Pero quizá debería yo asegurarme de esto quedando con ella unos días antes de la siguiente sesión en la que yo llevaría a cabo ese plan que cada minuto me parecía más genial. Además del poemilla, que leeré con mi mejor acento dublinés, les citaré para la próxima sesión y chillaré un Aufwiedersehen añadiendo que, como no confío en su conocimiento del alemán, se lo diré de otra manera dirigida específicamente a ella:

Aurevoir Espoire

RecetarioIdiomas

David de Ugarte2788 ~ 11 de julio de 2014 ~ 2

Comunidad y felicidad

imageEl Philosopher’s Mail, blog de Alain de Botton y los seguidores del ateísmo 2.0, publica un artículo sobre los epicúreos. Lo mas interesante es que en pocas palabras defiende que el comunitarismo epicúreo se fundamenta en la minimalista definición de felicidad de su fundador:

Con su análisis de la felicidad en la mano, Epicuro hace tres importantes innovaciones:

En primer lugar decidió vivir con sus amigos. Ya bastaba de verlos de cuando en cuando. Compró un pedazo de tierra asequible fuera de Atenas y construyó un lugar donde él y sus amigos pudieran vivir unos junto a otros de manera permanente. Cada cual tenía su habitación y había áreas comunes en la planta baja y el sótano. De esa manera los residentes podían estar siempre rodeados de gente con la que compartían miradas sobre el mundo, siendo amable y divertido. Los niños eran cuidados por turnos. Comían todos juntos. Podías charlar en los soportales hasta tarde. Fue la primera comunidad intencional propiamente dicha.

En segundo lugar, todos dejaron de trabajar para terceros. Aceptaron reducir sus ingresos a cambio de centrarse en un trabajo que les llenara. Algunos de los amigos de Epicuro se dedicaron a trabajar en la granja, otros a cocinar, unos pocos a hacer muebles y objetos de arte. Tenían mucho menos dinero, pero ganaron satisfacción por lo que hacían.

Y en tercer lugar, Epicuro y sus amigos se dedicaron a encontrar la serenidad a través del análisis racional y la reflexión. Dedicaban un tiempo cada día a reflexionar sobre sus propias ansiedades, mejorando el autoconocimiento sobre sus personalidades y dominando los grandes temas filosóficos.

El experimento vital de Epicuro cuajó. Se abrieron comunidades epicúreas en todo el Mediterráneo y ganaron miles de seguidores. Estos centros prosperaron durante generaciones hasta que fueron brutalmente suprimidos por el fanático y agresivo cristianismo del siglo V. E incluso entonces, su esencia sobrevivió al volverse algunos de ellos monasterios

De Botton olvida que ese monastismo epicúreo, familiar y mixto del siglo V, común e incluso hegemónico en lugares como la península Ibérica o la isla de Irlanda, fue poco a poco cercado desde Roma y finalmente extirpado con la reforma gregoriana. El espíritu del comunitarismo epicúreo comenzaría entonces a prosperar en un entorno muy diferente. Pero esa es otra historia.

Manuel Ortega443 ~ 8 de julio de 2014 ~ 0

¿El embargo de Estados Unidos a Cuba tiene los días contados?

obama_raul_castro_jef_131210_16x9_992En 2012 el embargo de Estados Unidos a Cuba cumplió 50 años y a día de hoy todo apunta a que tiene los días contados. Todo empezó con un apretón de manos entre Obama y Raúl Castro durante el funeral de Mandela y un creciente interés por el mercado cubano. 2013 sentó las bases para un nuevo posicionamiento de Cuba en el mundo y abrió las puertas para un cambio fundamental en las relaciones con Estados Unidos. Sin embargo, sería Holanda quien primero rompería filas con la UE, abriendo un dialogo político con Cuba. A principios de 2014, Cuba, en su campaña de actualización, anunció una ley de inversión extranjera más «profunda», y en el terreno de los gestos políticos, la congelación de los activos vinculados a Al Qaeda. El embargo recibió su herida mortal durante la II Cumbre de la CELAC, donde todas las voces fueron de elogio y bienvenida a los cambios en desarrollo en la isla. En Palabras de Insulza, secretario general de la OEA, «Cuba es siempre bienvenida». El último invitado a la fiesta ha sido Eric Schmidt, director general de Google, quien durante su última visita a la isla ha declarado que «el embargo no tiene absolutamente ningún sentido para los intereses de los Estados Unidos».

Manuel Ortega443 ~ 7 de julio de 2014 ~ 2

La lingvo plej parolata en la mondo estas la «ne-angla»

bla_blaEn multaj konversacioj pri la disvastiĝo de la lingvoj kaj la uzo de la angla kiel lingua franca ni renkontas la aserton, ke la angla estas la plej parolata lingvo en la mondo. Gravas memorigi ke la realo estas tute alia. La plej parolata lingvo en la mondo estas la «ne-angla», tio estas, la ceteraj lingvoj. La nombroj kaj elcentoj, troveblaj en «The World Factbook», klare prezentas tiun ĉi realon. Prezentinte tiun ĉi fakton, endas emfazi, ke preter la nombroj kaj elcentoj la diskutindaj punktoj pri la supero de la lingvaj barieroj kaj la adopto de lingua franca estas aliaj. Ni parolas pri la rentoj kaj povostrukturoj povigitaj de la adopto de nacia lingvo kiel lingua franca, ĉi-okaze la angla, kaj pri la limigoj trans supraĵaj interagoj.

La funkcia angla, kiel ĉia ĵargono, montriĝas utila por supraĵaj interagoj, ekzemple kiam kelnero en kafejo de Antaljo priskribas al vi la vidon al la maro kiel „very nice” (tre belan). Ĝi atingas siajn limojn en la kunteksto de universitata instruado, intelekta funkcio supera, kiu mobilizas plene la lingvajn kapablojn. Ĉar oni havas tre malofte la saman nivelon de nuancigo kaj de precizigo en lernita lingvo ol en sia gepatra lingvo. Tiu fera leĝo de lingva kompetento konfirmiĝas eĉ en landoj famaj pro sia kono de la angla lingvo.

Manuel Ortega443 ~ 7 de julio de 2014 ~ 0

El idioma más hablado en el mundo es el «no inglés»

bla_blaEn muchas conversaciones sobre la expansión de los idiomas y el uso del inglés como lengua franca nos encontramos con la afirmación sobre el inglés como la lengua más hablada en el mundo. Es importante recordar que la realidad es bastante diferente, siendo la lengua más hablada del mundo el «no inglés», es decir, el resto de idiomas. Las cifras, que podemos encontrar en «The World Factbook», reflejan claramente esta realidad. Puesto este hecho sobre la mesa, cabe también destacar que más allá de las cifras, los puntos importantes a señalar en el debate sobre la superación de las barreras lingüísticas y la adopción de una lengua franca, son otros. Hablamos de las rentas y estructuras de poder soportadas por la adopción de una lengua nacional como lengua franca, en este caso el inglés, y de sus limitaciones más allá de interacciones superficiales.

El inglés funcional, como toda jerga, es útil para interacciones superficiales. Por ejemplo, cuando un camarero en una cafetería de Antalya te describe la vista del mar como muy bonita. Pero llega a sus limites en el contexto de la enseñanza universitaria, una función intelectual superior, que moviliza plenamente las capacidades lingüísticas. Porque en muy pocas ocasiones se tienen los mismo niveles de precisión y de matices en la lengua aprendida que en la lengua materna. Esa ley de hierro de la competencia lingüística se confirma hasta en países famosos por su conocimiento del inglés.

Carolina Ruggero137 ~ 5 de julio de 2014 ~ 0

Startup clase #1

PiedPiperSi estás interesado en descubrir los secretos del éxito de los grandes, si quieres aprender a surfear una ronda de capitalización, si creés que necesitas un ecosistema que esté preparado para entender de verdad lo que querés hacer y que tu idea es genial y única… mira Silicon Valley y después volvé a pensarlo todo.

Así como tantas películas nos mostraron las peripecias de una joven rubia que llegaba a Hollywood para ser una estrella, pero en el camino se juntaba con otras estrellas con las que compartía trabajos varios e iban a castings; así, Silicon Valley nos cuenta como en ese pedacito de San Francisco, hasta el que te vende el pan tiene una app que está esperando financiación para convertirse en lo nunca visto.

Un limbo que garantiza de modo orgánico el éxito de Silicon Valley. Una masa crítica sacrificada para que unas cinco empresas zarandeen el mundo… «una fuerza de trabajo montada por grandes inversores que corren con sus gastos mínimos para que no desaparezcan, pero que nunca las dejarán ser autónomas»

Pero Silicon Valley no trata solamente de la dura vida en el Valle del Silicio y de la presión de los Gigantes del sector o de los financiadores. Silicon Valley trata, de manera MUY divertida, de qué es tener una empresa, más allá de tener una buena idea.

Juan Urrutia2124 ~ 3 de julio de 2014 ~ 0

Cita de Limónov

limonovNo hace mucho tiempo escribía yo sobre Pablo, Limónov y yo, un post en el que decía reconocerme en ciertos aspectos de la figura del trangresor ucraniano que continúa llevando la contraria por doquier, parecería que por sistema. Desde las elecciones europeas y los análisis posteriores de los comentaristas, aparentemente bienpensantes pero realmente más neoconservadores que el propio Bush, se agudiza en mí el deseo de transgredir. Y me armo con las armas de mi «maestro», que dice:

Si un artista no comprende a tiempo que debe consagrarse a algo más elevado que él, como un partido o una religión, lo que le espera es un destino lastimoso compuesto de borracheras, shows de televisión, pequeños chismorreos, pequeñas rivalidades y, para acabar, un infarto o un cáncer de próstata

Si sustituyo la palabra artista por cualquiera otra que refleje la subordinación a los intereses, culturales o del tipo que sean, de lo que se llama el sistema, y si en vez de partido o religión pensamos en el deseo genuino de participar en el esfuerzo por vivir en armonía colectiva, me doy cuenta que doy el tipo y que ya he pagado con un infarto. ¿Me inmuniza esto del cáncer de próstata?

Estadísticas del Correo de las Indias

La feed indiana tiene hoy una media de 694 feed subscribers activos. Esta estimación se calcula como el número de personas que durante los tres últimos días descargó al menos un post cada día de nuestra feed principal. Así que si una persona no se conectó o a pesar de estar suscrito, no nos leyó durante un día de los últimos tres, no se computa como suscriptor, por eso este número se reduce de sábados a martes y es más alto de miércoles a viernes.

Blogs dentro del blog

Nao VictoriaJuan Urrutia,
Carolina Ruggero, y
Las Indias in English.

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)