El Correo de las Indias

Desde 2002 abriendo caminos hacia un nuevo mundo

Grupo Cooperativo de las Indias

Carolina Ruggero

Carolina Ruggero 158 ~ 31/07/2015 ~ 15 ~ 9

¿Si se es joven hasta pasados los 40, los de 20 qué son?

maxresdefault

Hace un tiempo leía esta entrevista, una entrevista que llama la atención acerca del enorme vacío cultural que se encuentra entre muchos militantes del EIIL. Jóvenes que llegan a Siria desde Europa buscando algo así como un fast track hacia la trascendencia.

-¿Los militantes del Estado Islámico son personas malas, tienen miedo o son simplemente devotos de sus convicciones?

-Es imposible luchar contra el Estado Islámico sin intentar comprender quiénes son los que integran sus filas. Hay muchas personas que están perdidas, que viven en una especie de desierto cultural y que reemplazan esta especie de vacío por la idea de que pueden hacer algo, tomar las riendas de su vida y ayudar de verdad. Creo que muchos de los yihadistas que parten para luchar en Siria, están convencidos de que van allí para ayudar. Después hay un momento que es un poco como el pez que ha picado el anzuelo, porque que se dan cuenta de lo que hay en cuanto llegan al terreno, de la realidad de la guerra que hay allí y creo que les hacen un lavado de cerebro. Algunos yihadistas desean abandonar la organización es ese momento, pero la mayoría son arrestados. Y los otros vuelven y se convierten en yihadistas aguerridos.

-Entre sus captores estaba Mehdi Nemmouche, el presunto autor de una matanza en Europa. ¿Es una de estas personas perdidas de las que habla?

-Mehdi Nemmouche es la típica persona perdida. Es alguien cuya principal referencia cultural son los programas de televisión. Por lo que oía de sus conversaciones, pasaba la tarde ocioso, viendo televisión, y se fue a Siria para salir en la tele. Todos sus referentes son las emisiones de «reality shows», de entretenimiento, series judiciales sobre el crimen. La ideología que le mueve está más basada en el panorama audiovisual francés que en el Corán.

Al drama de esos chicos que no encajan descripto por María, a la voluntad de «ser parte de algo que crece» que narró David concluyendo que este era el motivo principal de la militancia juvenil actual (no solo en los movimientos jihadistas), sumamos la pérdida de noción en Europa sobre quiénes son estos chicos y chicas y qué buscan.

La «nueva política» y la juventud

Durante la última campaña para las elecciones de las autonomías españolas, observamos de cerca el discurso de y para la juventud. La observación principal es la siguiente: no existe.

  • Las fuerzas nacidas supuestamente desde el reclamo juvenil están compuestas por personas que van sobre todo, desde los 35 a los 65 años.
  • El espacio dedicado a la imagen de «lo joven» está ocupado por gente de 30 a 45 años
  • Las actividades que desarrollan  los chicos de 16 a 25 son prácticamente desconocidas

Esto no debería sorprendernos. No hay más que ver y escuchar crónicas y noticias desde hace 5 años para ver que la juventud afectada por la crisis está encarnada por jóvenes con estudios universitarios completos, postgraduados muchos de ellos. La imposibilidad para conseguir un trabajo que cumpla con sus expectativas, para el cual se prepararon y con el sentido que sus padres pusieron al momento de seguir invirtiendo en ellos hasta bien pasada su mayoría de edad, se convirtió en la imagen principal de la complicada realidad española.

Mientras tanto, la juventud tradicional, aquella que comienza a los 16 o 18 años, esa edad en la que se concentran las dudas, las crisis y las rebeldías, está ausente de todo relato. Su lugar de visibilidad social está ocupada por generación anterior, si, esa que está descubriendo la política tardíamente, esa a la que le tomó un tiempo pasar de la exhibición de su disconformidad a la acción (aunque sólo en algunos casos).

Sin embargo, los jóvenes menores de 25 años están haciendo cosas. ¿Qué? Nadie se preocupa en saberlo. Y esto, más temprano que tarde tendrá sus consecuencias, sus manifestaciones generacionales.
¿Con quién se resentirán? ¿Qué opinan sobre seguir estudiando? ¿Querrán tener una casa en propiedad como sus hermanos mayores? ¿Se manifiestan políticamente? ¿Cómo son sus relaciones familiares y con sus pares? ¿Qué hacen en su tiempo libre?

Las viejas políticas de juventud

Hace algo así como 3 décadas surgieron las llamadas políticas de juventud. Las mismas no trataban de desfilar y demostrar el amor a la patria, la destreza física u ambas, sino que de manera más sofisticada, el Estado o algunas instituciones intermedias intentaban reconocer qué podía ser de gusto de los jóvenes, para captar su atención.

¿El objetivo? Variado aunque relacionado. En algunos casos era prevenir las dependencias o el delito, en otras generar canales de participación en democracias que intentaban consolidarse.

Así, clases de teatro, fotografía o música; cine-debate o clubes de discusión o lectura; grupos de trabajo social o alfabetización; radios libres, etc. cumplían el rol de ofrecernos a los jóvenes el acceso a distintas prácticas y aprendizajes según nuestras cambiantes inquietudes, a la vez que contenía nuestra nuestra hormonal rebeldía en espacios cuidados. Todo ello acompañado de un discurso público en el cual nuestra voz estaba supuestamente integrada. En fin, nos educaban para vivir en democracia.

Paulatinamente, esas antiguas políticas de juventud, no sólo no se fueron renovando sino que sus niveles de institucionalización se fueron exagerando. A las Casas de Juventud comenzaron a vérseles los hilos. Se llenaron de funcionarios precoces y juvenólogos y requirieron de infraestructuras ornamentales. Junto a los especialistas en juventud, comenzaron las políticas espectáculo y los jóvenes fueron alejándose de los centros. Porque su institucionalidad no les representaba y porque las actividades propuestas no seguían el ritmo de la calle.

Nuevos jóvenes, nuevas curiosidades

Está claro que  los jóvenes de hoy buscan nuevas referencias, horizontes y emociones. A dónde podrán canalizarlos depende un poco de si se dejan espacios en blanco para que adquieran un lugar social.

Siempre se generan espacios de vinculación, aprendizaje, descubrimiento; también también espacios de acceso a cosas desconocida o de intimidad juvenil (y no sólo espectáculos masivos). Cuáles son y serán esos espacios no lo sabemos.

Pero sí sabemos que deben ser espacios en los que se pueda encontrar respuestas pero también en los que abrir preguntas.

Si las universidades cada vez provocan menos, si las reflexiones intelectuales son difíciles de encontrar, si la mayor parte de los jóvenes sólo van a buscar una titulación… ¿Dónde pueden encontrar algo distinto aquellos que se permiten ser jóvenes a la edad de serlo? Esto es, que son rebeldes, que no tienen miedo a la confrontación intelectual porque en ella encuentran un desafío al que deben responder.

Existe un espacio para hacer cosas interesantes con una generación que seguramente valdrá la pena si logra vencer el peso y el techo de los que quieren ocupar su lugar. Es una generación que, cuando se cansa de ser invisible, toma medidas dramáticas en busca de la trascendencia. ¿Será una generación dispuesta a descubrir nuevos mundos? ¿Tendrán la paciencia suficiente como para tomar la responsabilidad y hacerlo? ¿Disfrutarán de leer, discutir y aprender cosas nuevas? ¿Estarán dispuestos a descubrir que su vida está en sus manos?

Tendremos que averiguarlo!

las Indias

las Indias 1227 ~ 31/07/2015

Lecturas interesantes del 31/07/2015

  • Tikoa: Soluciones de Economía Directa
    La economía directa, o producción directa, permite a cualquiera impulsar un proyecto desde el principio sin asumir grandes riesgos. Nosotros te apoyamos en cualquier parte del proceso que necesites.
  • Hallados precursores de la vida en la superficie de un cometa
    «Hay moléculas precursoras de proteínas, de azúcares e incluso del ADN», celebra el físico español Guillermo Muñoz, del Centro de Astrobiología. Es la primera vez que se detectan in situ estos precursores en un cometa. El descubrimiento refuerza la teoría que sostiene desde hace décadas que los ingredientes de la vida llegaron a la Tierra a lomos de un cometa hace más de 3.800 millones de años. En el primitivo océano terrícola, según esta propuesta, las moléculas habrían reaccionado entre sí para formar productos cada vez más complejos hasta llegar a componer un ser capaz de fabricar una nave espacial.
  • Las comunidades agroindustriales, socialismo y autogestión
    Inspiradas en las sociedades descritas por algunos socialistas utópicos del siglo XIX como los Falansterios de Charles Fourier y el actual movimiento Kibbutzim Israelí -de más de un siglo de antigüedad-, las Comunidades Agroindustriales descritas en este texto, de clara raíz socialista científica y colectivista, aspiran a ser un modelo de organización social y productiva basado en la cooperación y la ayuda mutua. Un espacio en el cual se ha anulado la propiedad privada de los medios de producción y en el que todos sus miembros trabajan en beneficio propio y de todos los demás, velando los unos por los otros. Un lugar, en definitiva, en el que se hacen realidad muchos de los objetivos del socialismo científico, destacando por encima de todos los demás la máxima que dice: «De cada cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades».
las Indias

las Indias 1227 ~ 29/07/2015

Lecturas interesantes del 29/07/2015

las Indias

las Indias 1227 ~ 27/07/2015

Lecturas interesantes del 27/07/2015

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2245 ~ 26/07/2015 ~ 5

Identidad vacía

The OutsiderTodos los veranos me ocurre lo mismo. Mis vacaciones de jubilado duran más de un mes y ocurren fuera de la vivienda habitual. En consecuencia tengo que hacer mi maleta de libros eligiendo entre los muchos cientos que recientemente han ido ocupando el poco espacio todavía vacío en el suelo y las paredes del amplio estudio de casa de invierno en donde se amontonan las últimas adquisiciones caprichosas y no pocos títulos adquiridos hace muchos años pero que han sido desenterrados por algún motivo que no siempre recuerdo.

En la maleta de este año conviven Enemigos Públicos de Houellebecq (M.H.) y Bernard Henry Levy (B.H.L.), una recuperación de correspondencia entre dos intelectuales, un literato y un filósofo con una diferencia en el estilo de pensar imposible de explicar por los simples 10 añitos de diferencia de edad, y Beyond the Outsider de Colin Wilson (C.W.) otro enfant terrible mucho mayor que los dos anteriores.

Creo que ye he hablado en otras ocasiones, como esta o esta otra, de El Outsider de C.W. que tanto me influyó en aquel verano del 67 en Oxford previo a la huida a los EE.UU. desde una España que ya no podía soportar. Pues bien en su día también leí el citado Beyond the Outsider el libro final del ciclo del Outsider. Después de darle muchas vueltas a la simple idea de ser incapaz de sentirte cómodo en un determinado ambiente social por razones ignotas comienza la aventura de construir una personalidad presuntamente única que no necesita ser muy diferente u original para servir como parapeto para lidiar con los mismos problemas que explican la huida.

Y es este conumdrum del ego el que me hizo meter en la maleta de libros el intercambio epistolar citado entre dos outsiders a los que me he sentido en un momento u otro bastante cercano. B.H.L. llegó a mí a través de los noveaux filosophes y M.H. fue masticado por mis mandíbulas aun jóvenes y devorado con un exceso de sexual drive generado a raíz de esa maravillosa novela titulada Las Partículas Elementales y otras de sus obras hasta llegar a La Carte et le Territoire que ya me encandiló desde su mismísimo título y, desde luego, a Sumisión que hace un par de meses me tragué sin parar ni a beber agua.

Y resulta que que mi vieja tendencia a procurar singularizarme, a pesar de mi buen carácter social, revive y me parece que Wilson en sus conclusiones me da pistas para entender la posible significación de estos dos enfants terribles. Este joven siempre airado nos dice finalmente que el existencialismo en el que el había crecido a pesar de ser galés no da más de sí y nuestro vacío interior debe de llenarse de formas siempre cambiantes: no hay esencia, todo es existencia y esta se forma inventándola sobre la base de un potpourri hecho de los memes de nuestro entorno y nuestras propias experiencias, a veces sobrevenidas y a veces producidas por nosotros mismos, a partir de lecturas u otras experiencias que creemos especiales y definitorias de nuestra personalidad, potpourri este que llegamos a creérnoslo como si fuera verdad en un sentido profundo.

Esta herencia existencialista era tan de mi época que me jugué horas de arresto en la milicia universitaria por perder parte de mi tiempo con lecturas intensas de Los Caminos de la Libertad de Sartre, una trilogía que me llevó a pensar que el relleno de la esencia vacía exigía quizá la lucha por los desposeídos o privados de su libertad. O quizá una lucha menos clara por la propia nación para hacer de ella una construcción ejemplar. Ahí me quedé y nunca pude admirar del todo la literatura definitoria de los nuevos filósofos, compañeros de generación más o menos, de B.H.L.,que añadían una nueva dimensión a las dos que tenían que definir la lucha de clases y la lucha nacional. Una dimensión nueva menos rebelde y más pegada a la forma de hacer política dentro de una democracia occidental.

Son estas últimas lecturas las que acabaron con mi deseo de singularidad y con la creencia de que mi vaciedad esencial podría ser rellenada por vivir una vida heroica como académico o como ejerciente de otro tipo de profesiones entre las que ha oscilado mi vida en una búsqueda inconsciente de la autenticidad para llegar a concluir, tal como he explicado en este blog bien recientemente, que no hay forma de encontrar tu propio relleno, que lo único que define tu ser es esa existencia variable y a menudo contradictoria y que se va perfilando como una secuencia de experiencias que oscilan entre la extrañeza de lo extranjero hasta la cotidianeidad de una aburrida vida burguesa y que nunca llega a conformar un tejido único y eterno. Acabas aceptando que solo queda como propio la cadencia de esa cotidianeidad dinámica hasta que, entre una y otra lectura de verano o de una tarde aburrida de crudo invierno, caes en la cuenta de que es una repetición de muchas otras idénticas.

Aunque se pueden elegir. Por ejemplo uno podría tratar de comportarse como un Houelebecq desquiciado o como un Levy nunca fuera de quicio. Con una vestimenta estrafalaria de mendigo apátrida o como un rico francés con pleno éxito social siempre con camisa de seda incluso en plena guerra extraña que el originalmente argelino visita en una muestra de turismo arriesgado. Pero engañarte con este tipo de disfraces tiene también su límite y a poco que pretendas no engañarte del todo acabas reconociendo que sigues vacío y que necesitas una nueva forma de relleno.

Como desespero de que el nuevo relleno sea solamente mío prefiero simplemente entrar en la discusión de cuál es hoy la aventura que mejor va como continuación de mis engaños anteriores. Y justamente hoy La Vanguardia me desengaña hablando para una gran audiencia que, por cierto debe de debe estar al cabo de la calle, de que la economía compartida o colaborativa y la diversidad en la gobernanza son dos asuntos ya convencionales que yo creía eran novedades radicales que, con la ayuda de los indianos, podrían servirme como nuevo relleno de mi vacía identidad.

las Indias

las Indias 1227 ~ 26/07/2015

Lecturas interesantes del 26/07/2015

Qué es «las Indias»

el libro de la abundancia el libro de la comunidad

Juan Urrutia2245 ~ 31/07/2015 ~ 2

¿Para qué las cejas?

cejas mojadas
De vez en cuando entro en una especie de trance que trastoca mi percepción. Un ejemplo es esa sensación que a veces tengo, de que los rostros humanos son pinturas o dibujos que transforman los agujeros de la nariz de todas y cada una de las personas en dos toques de pincel o dos machas grises de lápiz.

Es una impresión con consecuencias filosóficas pues me quedo aturdido como si pensara en quiénes somos nosotros los seres humanos más allá de una visión de un artista imaginativo. Pero ¿por qué orificios nasales? Entiendo que la pregunta parece menos interesante que las que, al concentrarse en la conciencia o los límites de la percepción, son las que dan a la reflexión llamada filosófica todo su empaque. Lo entiendo pero no puedo dominar mi imaginación y desde hace pocos meses he comenzado a verme a mí mismo mirando a todo prójimo un poco por encima de los ojos, los suyos, y sorprendiéndome de las cejas y su trazo. ¿De quien nos queremos diferenciar? Y esa es la pregunta pues la habitual sobre la función de nuestras propiedades físicas no parece pertinente.

Y la respuesta me llegó por una vía totalmente inesperada: un buen chubasco. Hacía tanto tiempo que no me ocurría que me hizo ilusión y gracia. La tormenta nos cogió a R., a N. y a mí a dos kilómetros de la presa de Colomers. Ya no tenía sentido volver a Foixá y seguir hacia Colomers parecía la única decisión sensata pues allí podríamos esperar a que M. nos viniera a buscar en coche resguardados en algún sitio. Pero ese sitio protector estaba muy lejos y arreciaba la lluvia que como inocente addagio acompañaba a los timbalazos de los truenos. No se lo que les ocurrió a mis compañeros de paseo pero yo llegué al refugio del puerto de kayaks chorreando agua y calado hasta los calzoncillos. Comprendí de pronto para qué sirven esa ridículas cejas que casi todos tenemos. Sirven para que la lluvia no sea como una cortina cegadora sino que dosifiquen la catarata cegadora en dosis diminutas de gotas que te permiten distinguir el terreno que pisas.

Y es eso, saber el terreno que se está pisando, lo que nos distingue a los seres más evolucionados.

la Matriz

RecetarioIdiomas

Cursos de Go/Baduk/Weiqi

David de Ugarte2939 ~ ~ 31/07/2015 ~ 1

El fusaki periodístico del Go peninsular

Hacía tiempo que me faltaba una piedra para tener toda la colección: los tres artículos de prensa que dieron a conocer el Go en España, desde donde llegaría después a Portugal, en los setenta. Nuestro amigo Manuel, del Club de Go de Bilbao, que tanto hizo porque aprendiéramos a jugar un poco dignamente, me envió hace unos días el pdf del famoso artículo de Ajoblanco en 1979.


Reseña de «El Cercado», primer libro de Go escrito en español, en el ABC el 29 de agosto de 1970


Primer reportaje sobre el Go aparecido en una revista española: Ajoblanco, enero de 1979


Primer reportaje sobre el Go aparecido en un diario español: ABC 6 de febrero de 1979

las Indias1227 ~ ~ 25/07/2015 ~ 1

Contratamos desarrolladores Android

En nuestro grupo de cooperativas buscamos desarrolladores de aplicaciones Android nativas. Si te interesa, por favor escríbenos y mándanos en el mensaje enlaces a las apps que hayas desarrollado hasta ahora y una breve descripción de las herramientas que hayas utilizado para hacerlas.

las Indias1227 ~ ~ 24/07/2015 ~ 4

Los nuevos libros pasan la frontera de las 1000 descargas

Cabecera libro comunidad
Solo podemos contabilizar una parte de las descargas de nuestros libros: aquellas que se hacen pinchando desde un enlace en nuestro sitio. Aun así, es un indicador importante, así que realmente nos sentimos orgullosos de poder contaros que nuestros nuevos libros, «El libro de la Comunidad» y «El libro de la Abundancia», acaban de pasar la frontera de las 1000 descargas registradas desde lasindias.com en tan solo un par de semanas y sin más promoción que una presentación pública en Gijón.

No hay que decir que estos libros son el resultado de muchos años de trabajo, reflexión y experiencia, algo así como el «core» de nuestra forma de ver el mundo y estar en él. Por eso, qué mejor día que el de hoy para presentaros la nueva versión de «Qué es las Indias» que incorpora ya los nuevos libros como parte del relato sobre nosotros mismos.

Juan Urrutia2245 ~ 22/07/2015 ~ 1

El rostro oculto tras un «paper»

venusEl título de este post es una frase de un amigo al que encontré en el festejo de fin de curso del Aspen Institute Madrid. Le prometí que la utilizaría sin citarle y así lo hago pues me parece que lo merece por la importancia de lo que quiere decir con esa frase de «el rostro oculto tras un “paper”». Desde luego que quiere decir el no estar dispuesto a dar la cara, pero añade un posible motivo para esa actitud.

Ese posible motivo es justamente la reticencia a comprometerse públicamente cuando la situación lo exige y la caída en la tentación de mirar para otro lado para no sentirse responsable de nada, no complicarse la vida tratando de colaborar a a construir un mundo nuevo. Y este motivo es muy típico de algunos intelectuales o científicos para los que su trabajo especializado es razón suficiente para no perder el tiempo para esas minucias cuando, por ejemplo, a instancias de un referee, se cree estar a punto de cerrar la prueba de un nuevo resultado que asombrará al mundo.

¿Es esta la actitud de un genio ensimismado en su trabajo intelectual o es más bien hoy, en el medio académico, la de alguien que ha caído en la comercialización del conocimiento sin ni siquiera darse cuenta de que, a menudo, es eso lo que está haciendo?

Es hora de ser conscientes de que cerrar los ojos a la realidad emergente es algo que contribuye al retardo de la llegada de un mundo nuevo a caballo de la información, tal como lo explica Paul Mason en The Guardian un lectura obligatoria que, además de ser recomendada por el Correo de las Indias en sus lecturas interesantes de hace dos días, nos proporciona un cierto esquema bastante didáctico a los que ya hace tiempo estamos tratando de encontrar una explicación coherente de los principales rasgos de este mundo que no podemos ignorar pues ya apunta en muchos campos de la vida en común y algunos de cuyos rasgos (como la abundancia o la sharing economy han tenido su sitio en este blog) y ciertamente en el último libro indiano.

Aunque no lo cite Paul Mason uno de los rasgos del postcapitalismo es precisamente la provisionalidad de la que se hablaba en el último post de este blog y que no puede pasar desapercibida en estos momentos de transición desde el capitalismo superrefinado hacia un postcapitalismo que no puede ocultar ya más la abundancia. Esta postura en el pensamiento es incompatible con la defensa a ultranza del capitalismo como la última y definitiva etapa de la historia de la humanidad. Y solamente los pensadores no muy finos pueden olvidarse de la provisionalidad que ya está aquí.

Manuel Ortega508 ~ 18/07/2015 ~ 7

Esperanto e Internet

esperantoHace un par de semanas atrás nos contactó Lucía Caballero para hablar sobre el Esperanto e Internet. Unos días después mantuvimos con ella una agradable conversación sobre como la llegada de Internet está dando un nuevo impulso al Esperanto y como están naciendo nuevas comunidades que lo usan en su día a día como herramienta para establecer y posibilitar conversaciones igualitariamente. Hablamos sobre el uso diario del Esperanto en las Indias y de los proyectos en los que usamos el Esperanto como lengua de trabajo y las contribuciones que hemos realizado a otros proyectos de traducción.

Hace unos días nuestras conversaciones han sido recogidas en un artículo de prensa publicado por Lucia y al leerlo me ha llenado de alegría recordar que por allá en 2004, en el 10º congreso andaluz de Esperanto, mi charla justamente trataba sobre el Esperanto e Internet. Una charla en la que hablaba de mi experiencia aprendiendo Esperanto en Internet y sobre el papel del Esperanto en la superación de las barreras lingüísticas en las conversaciones en la red. Un debate sobre el que hemos vuelto en los últimos años y en el que la charla TEDx de David tiene un valor muy importante. La metáfora del Esperanto como el software libre de las lenguas es muy potente. Es grato recordar y ver cuanto hemos aprendido.

Visitas durante los últimos 120 días

Visitas durante los últimos 14 días

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (A)