El Correo de las Indias

Desde 2002 abriendo caminos hacia un nuevo mundo

Grupo Cooperativo de las Indias

las Indias

las Indias 1185 ~ 02/06/2015

Lecturas interesantes del 02/06/2015

  • Petrobras resucita emitiendo bonos de deuda a 100 años por u$s2.500 millones
    Los bonos de deuda, que vencerán recién en el año 2115, pagarán intereses dos veces por año. La operación es realizada por Deutsche Bank Securities Inc y J.P. Morgan Securities. La demanda por estos papeles de Petrobras sería hasta ahora de 10.000 millones de dólares. Las agencias de riesgo Standard & Poor’s y Fitch Ratings calificaron los bonos con BBB-, en grado de inversionista. Sin embargo, no cuenta con el respaldo de Moody’s que rebajó la nota a grado especulativo.
  • La valentía de aprender de los clásicos… sin bandos
    Hay ciertos autores que resulta de mal gusto que se los nombre, no digamos que se los cite, en determinados círculos. Estamos demasiado acostumbrados a que en la mochila de nuestras ideologías sólo quepa un número limitado de manuales y autores de referencia a los que casi se idolatra, y que otros, considerados del otro bando, se les satanice. El pensamiento de cada cual parece que tiene que adherirse a unos autores por despegarse de otros. Pero al igual que en materia musical está bien visto que los melómanos compartan estilos con total libertad, asimismo en materia de pensamiento político deberíamos también tener la suficiente curiosidad, valentía y madurez para leer cualquier cosa sin miedos ni prejuicios, y saber extraer conclusiones propias de este auténtico ejercicio de rebeldía. por @ruivaldivia
  • Zaragoza, capital europea de la abundancia
    El mundo ha vivido casi siempre bajo una lógica de economía de la escasez. Y simplificando mucho, la política económica ha consistido en la gestión de esa escasez –dice Eduardo Madina que el gran problema de la izquierda europea es haberse conformado con redistribuir un excedente cada vez más pequeño–. Sin embargo, algunos cambios tecnológicos y culturales recientes nos invitan a pensar de forma diferente, a preguntarnos cómo se puede empezar a gestionar la abundancia. Nuestras ciudades tienen un potencial espectacular: miles de coches aparcados, miles de casas vacías, millones de libros en los trasteros, miles de metros cuadrados de centros públicos sin usar-
David de Ugarte

David de Ugarte 2919 ~ 02/06/2015 ~ 3 ~ 1

Abundancia es el fin de las divisiones productivas

fabrica de utopiasLa cultura en la que fuimos criados es el producto de milenios de escasez. Por eso nos es más fácil imaginar una sociedad de la abundancia como negación de buena parte de lo que conocemos y damos por sentado que como afirmación de un proyecto cuyos elementos están al alcance de nuestra mano. Sin embargo, el desarrollo sin precedentes de la productividad durante los últimos doscientos años, la eclosión de las redes distribuidas y las primeras experiencias sociales de abundancia en Internet, han empezado a mostrar claramente esbozos del mundo posible en el presente. Hoy, imaginar la sociedad de la abundancia es, en cada vez más campos, llevar el presente, un presente radicalmente diferente del de los orígenes del industrialismo, al límite.

La división del trabajo

Fabrica-FordUn ejemplo especialmente interesante es la división del trabajo. En la Economía clásica, empezando por Adam Smith y su famoso ejemplo de la producción de alfileres, la especialización se entiende como parte del esfuerzo social por la mejora de la productividad. Es decir, como parte del camino hacia la abundancia. Dividir el trabajo en tareas precisas y sustituir a personas por máquinas conforme el desarrollo tecnológico lo hacía posible, fue el corazón de la revolución industrial que transformó el mundo entre los siglos XVIII y XX.

De la manufactura a la fábrica robótica, la especialización de tareas no solo revolucionó la productividad sino que alentó la especialización de saberes, y del mismo modo que nunca se había podido producir tanto, tampoco nunca antes se había desarrollado tanto el conocimiento.

falansterio de uginePero con el desarrollo de los servicios y la incorporación masiva de las tecnologías de la información, el conocimiento se convierte en herramienta directa de la producción en una escala nueva. Los procesos de producción se confunden con los de comercialización y comunicación. Las empresas comienzan a demandar personas con algo más que una especialidad. Lo que hasta entonces había estado reservada a ingenieros y unos pocos técnicos, se multiplica por todos los saberes que las nuevas industrias entienden enlazan sus cada vez más sofisticadas herramientas y productos. En un principio esta tendencia, a la que Juan Urrutia llamó el pluriespecialismo, aparece sobre todo en el nuevo sector tecnológico que se consolida desde los setenta.

Pero la industria de la innovación ligada a la informática personal primero y a Internet después, es una industria muy particular: en EEUU sus pioneros están influidos abiertamente por las lecturas sesentayochistas de la abundancia, en Europa por una nueva ética del trabajo centrada en el conocimiento que pronto se expresará en el software libre. En una fecha tan temprana como 1984, el escritor Bruce Sterling describe en su novela «Islas en la red» el siguiente diálogo lleno de reminiscencias de los relatos clásicos de la sociedad abundancia:

islas en la red-¿… una especie de directora de hotel?
-En Rizome no tenemos puestos de trabajo, doctor Razak. Sólo cosas que hacer y personas que las hacen.
-Mis estimados colegas del Partido de Innovación Popular podrían llamar a esto ineficiente.
-Bueno, nuestra idea de la eficiencia tiene más que ver con la realización personal que con, hum, las posesiones materiales
-Tengo entendido que un amplio número de empleados de Rizome no trabajan en absoluto.
-Bueno, nos ocupamos de los nuestros. Por supuesto mucha parte de esta actividad se haya fuera de la economía del dinero. Una economía invisible que no es cuantificable en dólares.
-En ecus, querrá decir
-Sí, lo siento. Como el trabajo del hogar: ustedes no pagan ningún dinero por hacerlo, pero así es como sobrevive la familia, ¿no? Sólo porque no sea un banco no quiere decir que no exista. Un inciso, no somos empleados de, sino asociados.
-En otras palabras, su línea de fondo es alegría lúdica antes que beneficio. Han reemplazado ustedes el trabajo, el humillante espectro de la producción forzada, por una serie de variados pasatiempos como juegos. Y reemplazado la motivación de la codicia con una red de lazos sociales, reforzados por una estructura electiva de poder.
-Sí, creo que sí…, si comprendo sus definiciones.
-¿Cuánto tiempo transcurrirá hasta que eliminen enteramente el trabajo?

Lo que hace esta escena especialmente interesante es que el personaje interrogado es miembro de una comunidad igualitaria transnacional. La intuición de Sterling aúna tecnologías entonces apenas esbozadas -de hecho en la novela no se usa Internet sino una suerte de híbrido del fax y el correo electrónico- con la herencia cooperativa y los valores comunitarios ensalzados en el sesentayocho americano.

Las tendencias del siglo XXI

mariadbLa profecía corresponderá en apenas una década con la realidad naciente de la primera industria ligada a la abundancia: el software libre. Ligadas a ella aparecen las primeras empresas que rompen con la jerarquización obsesiva de la empresa industrial. Como argumenta en 2000 Pekka Himanen en su famoso ensayo sobre la ética hacker, en las industrias del conocimiento el trabajo en equipos autogestionados es, sencillamente, más productivo. Además, en ese momento Internet ya está reestructurando las formas de relación. Los hackers, acostumbrados a la igualdad en la conversación y al trabajo en red como iguales, ensayarán formas de organización «planas» basadas en la conversación entre individuos «pluriespecializados». Además, al calcar redes de relaciones entre pares que se dan en un espacio conversacional, tenderán a ser transnacionales, limitadas si acaso por las fronteras de la lengua.

falansterioEste incipiente movimiento no quedará en el mundo del software: la consultoría, la edición digital, el diseño gráfico, y en general todos los servicios que primero pasan a comercializarse directamente a través de Internet, son el punto de partida natural de estos primeros experimentos de comunidades transnacionales de pluriespecialistas, pero no su lugar de llegada. El desarrollo de la productividad y las nuevas formas llegará al mundo industrial en su forma más radical como «economía directa»: pequeños grupos de amigos diseñan productos, los financian con preventas y crowdsourcing dentro de comunidades de afinidad, los mandan fabricar en la vieja industria reconvertida en «impresora 3D» y los distribuyen a través de la red.

Como resultado, los trazos de la abundancia aparecen en cada vez más lugares alrededor de nuestra vida. La tendencia podría resumirse hoy en: pluriespecialismo, transnacionalidad y organización no jerárquica de la empresa.

Si los llevamos al límite podemos entrever los rasgos principales del trabajo en una sociedad de la abundancia: desaparecen la especialización obsesiva y con ella las identidades profesionales como las conocemos; se recupera así el ideal del conocimiento como un todo; en correspondencia, los grupos de proyecto, formados y motivados por el propio placer de crear y descubrir, no por la necesidad de ganar un salario, calcan pequeñas comunidades identitarias no jerarquizadas que no respetan otras fronteras que las de la afinidad de objetivos y medios.

Una sociedad de la abundancia es una sociedad en la que lo productivo no está separado de la investigación, la conversación y el conocimiento como si fueran mundos distintos y el conocimiento mismo no está escindido en saberes profesionalizados y mercantilizados. Es una sociedad donde la comunidad es directamente productiva, sin divisiones.

las Indias

las Indias 1185 ~ 01/06/2015

Lecturas interesantes del 01/06/2015

    henin

  • Nicolas Hénin: Nuestros errores frente al Estado Islámico
    Es imposible luchar contra el Estado Islámico sin intentar comprender quiénes son los que integran sus filas. Hay muchas personas que están perdidas, que viven en una especie de desierto cultural y que reemplazan esta especie de vacío por la idea de que pueden hacer algo, tomar las riendas de su vida y ayudar de verdad. Creo que muchos de los yihadistas que parten para luchar en Siria, están convencidos de que van allí para ayudar…
    Mehdi Nemmouche es la típica persona perdida. Es alguien cuya principal referencia cultural son los programas de televisión. Por lo que oía de sus conversaciones, pasaba la tarde ocioso, viendo televisión, y se fue a Siria para salir en la tele. Todos sus referentes son las emisiones de «reality shows», de entretenimiento, series judiciales sobre el crimen. La ideología que le mueve está más basada en el panorama audiovisual francés que en el Corán.
  • Por qué llegué a detestar a los montoneros
    La prédica revolucionaria no sólo incluía épica y romanticismo, también contenía una dosis importante de frivolidad. Sobre todo entre los estudiantes. Después de su larga proscripción, el peronismo llegó a los claustros como reivindicación pero también como moda. Un fenómeno amplio y contagioso que arrastró a gente que nunca hubiera imaginado que terminaría engrosando el “campo popular”. Muchos de esos “soldados de Perón” jamás imaginaron tampoco que la tragedia los esperaba a la vuelta de la esquina.
  • Elecciones 24-M: Así se impusieron en las urnas Manuela Carmena y Ada Colau
    «Las personas que han participado en cualquiera de los formatos de estas campañas no se han sentido simple público, sino protagonistas. Han ganado las campañas que han sido capaces de movilizar a más activistas. Los combates políticos del futuro ya no son entre equipos de campaña y partidos, sino entre redes y plataformas.»
    No lo creo, aunque me quedo con lo de «no se han sentido simple público, sino protagonistas», la clave está en que lo hayan sentido así.
David de Ugarte

David de Ugarte 2919 ~ 01/06/2015 ~ 3 ~ 25

Las bases económicas de la abundancia

pais de la abundancia
Todos entendemos que existe abundancia cuando se vuelve innecesario dirimir qué se produce y qué no y sobre todo cuánto acceso a un determinado producto tendrán unas personas u otras.

Schlaraffenland - JaujaPor eso resulta intuitivo entender que la abundancia es una cuestión de costes. Todos entendemos que si producir algo «no cuesta nada», ese algo será abundante. El problema es que resulta difícil pensar algo cuya producción «no cueste nada» y más aún una sociedad donde «nunca cueste nada» producir cualquier cosa.

La verdad es que no hace falta una situación así para imaginar una sociedad de abundancia. Solo necesitamos distinguir entre valor y precio por un lado y por otro entre los distintos tipos de costes de producción.

Valor, precio y costes

Como vimos en la entrega anterior, los humanos como especie estamos abocados a transformar la Naturaleza para sobrevivir. En esa transformación las «cosas» incorporan conocimiento, se «humanizan» en el momento en que se convierten en productos. Esta incorporación no es otra cosa que el efecto de la misma transformación, el efecto del trabajo. Es a esto a lo que llamamos valor.

Valor y precio

Schlaraffenland - Jauja 3Valor no es precio. El precio es una medida que intenta cuantificar la relación entre distintos recursos dentro de la escasez general. El valor en cambio, es la medida del trabajo y por tanto del conocimiento «incorporado» por un objeto o un servicio.

La diferencia entre valor y precio es todo un clásico de la teoría económica. Los primeros economistas de los siglos XVIII y XIX, «los clásicos», abrazaron teorías del valor-trabajo y equipararon en sus modelos las diferencias de «trabajo incoporado» a los precios relativos a largo plazo. A finales del siglo XIX, cuando se formó el corpus de la teoría económica marginalista, el fundamento filosófico (el valor) se dejó de lado en favor de una explicación eficaz del mecanismo de precios. Entender bien el mecanismo de precios y la distribución eficiente de recursos escasos no necesitaba más que entender bien la relación entre demanda y oferta, es decir la medida relativa de la escasez entre recursos.

En realidad, todo objeto o servicio, en la medida en que es necesariamente un producto, en la medida en que siempre incorpora trabajo humano, tiene valor, pero solo las mercancías, los productos escasos que salen al mercado, tienen precio.

Cuando algo se torna abundante deja de tener precio, o mejor dicho, tiene precio cero. Un ejemplo cercano es el software libre. Evidentemente tiene valor: incorpora conocimiento y sirve a su vez para producir otros bienes y servicios. También tiene costes: las horas de trabajo que miles de desarrolladores dedicaron a su elaboración y los ordenadores que usaron para hacerlo, el mantenimiento de los servidores desde los que cada programa se distribuye, etc. Y sin embargo, su precio es cero. ¿Por qué? ¿Cómo puede ser que algo con costes tenga un precio nulo aun cuando tiene una demanda establecida y seguro que habría gente dispuesta a pagar por acceder? ¿Es solo una donación?

Precio y costes

Para responder debemos entender primero en qué consisten los costes. Intuitivamente cuando pensamos en ellos pensamos en el coste total: cuánto me cuesta producir una determinada cantidad de copias de algo. En realidad este coste, tiene una parte fija -lo que tengo que gastar sí o sí para empezar a producir- y una parte variable que es función de la cantidad producida.

costes variablesPor ejemplo, si quiero hacer azúcar, mi coste fijo será, simplificando, el coste de la máquinas azucareras, mientras que los costes variables serán la suma de los costes de las horas de trabajo que dedique, de las toneladas de remolacha que compre y de la electricidad consumida por las máquinas. El coste fijo, el coste de la máquina de hacer aúucar, no depende de la cantidad que elija producir. Sin embargo, los costes variables tenderán a crecer conforme produzca más cantidad. Intuitivamente entendemos que el coste medio, el resultado de dividir los costes totales entre la cantidad producida, al menos en un primer momento, tenderá a decrecer porque al producir más, la parte del coste fijo que corresponde a cada taza será más pequeña, pero a partir de cierta cantidad empezaría a cumplirse la famosa «ley de rendimientos decrecientes» y los costes variarían (tres personas trabajando en la máquina no producen tres veces más que la primera, sino un poco menos).

costes marginalesPero aun hay una medida más del coste y especialmente interesante, el coste marginal: el coste extra en el que incurriría para producir una pequeña cantidad extra de producto. Matemáticamente es la derivada de la función de costes totales, pero su interés viene de que nos servirá para determinar cuánto producirá una empresa en un mercado en competencia perfecta.

La competencia perfecta es un modelo que aprenden todos los estudiantes de Economía en su primer año, en él todas las empresas de una industria producen bienes idénticos, no hay trabas para que nuevas empresas entren el mercado, tampoco las hay para salir o adquirir tecnologías nuevas y ninguna empresa tiene poder para determinar el precio por su cuenta. En otras palabras, por definición ninguno de los sujetos disfruta de rentas, beneficios debidos a algún tipo de diferenciación o ventaja extramercado.

En realidad, en un modelo así, el precio lo marca la empresa que es capaz de producir a menor coste y las demás ajustan su producción a ese precio competitivo, que a las finales no es otro que el que reduce los beneficios extraordinarios -las rentas- a cero. En este modelo, la curva de oferta de las empresas se construye pensando, para cada precio, hasta dónde querrían producir las distintas empresas para ese precio.

producción competencia perfectaLa respuesta parece de sentido común: como el precio es igual al ingreso que produciría la última unidad vendida, no querrían producir si el coste marginal fuera mayor que el precio, porque entonces esa última unidad le costaría más que los ingresos que generaría y reduciría el beneficio total. Pero si el coste marginal fuera menor que el precio, produciendo un poco más todavía podría ingresar un poco más y dar un mayor beneficio total. Resultado: la empresa se situará en un máximo de beneficios totales cuando la cantidad producida iguale coste marginal y precio.

Y así nace uno de los mantras de todo economista: en competencia perfecta, es decir, cuando no existen rentas, el precio es el coste marginal.

La abundancia como hija del mercado

Schlaraffenland - Jauja 2Al introducir el tiempo en este modelo, los estudiantes de economía aprenden que lo previsible a largo plazo, para cada industria es que las curvas se desplacen a la derecha, es decir, que los precios a largo plazo bajen. Pero imaginemos que aparecen una serie de tecnologías, de formas de producir, que llevan a la curva de costes marginales hacia abajo, de modo que, a largo plazo, pudiéramos pensar en costes marginales iguales a cero.

Si lo pensamos un poco, eso ya ha ocurrido con algunos bienes inmateriales: hasta determinadas cantidades, que una persona más baje uno de nuestros libros de nuestro servidor no supone ningún coste extra. El coste marginal de distribuir un libro en dominio público es cero. Y quien dice un libro dice una copia de la última distribución de Debian.

En mercados como el del software libre estaríamos por tanto dentro del paradigma de la competencia perfecta: Coste marginal cero y precio cero. El producto habría llegado a un punto en el que la solución eficiente es el precio cero. Ya no se cambiaría por dinero, ya no sería mercancía: la desmercantilización habría llegado como producto de la evolución del mercado.

Críticas y matices

Redes distribuidas y abundancia

Topologías_de_redLa primera crítica del ejemplo anterior sería que solo sería cierto para un cierto número de copias, pero si nuestro servidor pasara cierto punto crítico, tendríamos que incrementar el ancho de banda y en realidad, si lo viéramos a largo plazo, tendríamos un coste variable creciente y por tanto un coste marginal positivo.

Pero esto en realidad solo es cierto si solo hay un servidor desde el que descargar el producto. Si lo compartimos en una red P2P, como las que se crean con el protocolo bittorrent estaríamos en un escenario radicalmente diferente: cada nueva descarga, cada nuevo usuario, significaría un lugar posible de descarga más para el siguiente. Cuantas más personas «consumieran», menos le tocaría aportar a cada uno de los que ya forman parte de la red. No solo estaríamos bien asentados en el coste marginal cero, en el límite, el coste total soportado por cada uno sería también cero.

Este es solo un ejemplo de la lógica de la abundancia producida por las redes distribuidas enunciada por Juan Urrutia en 2001. A los efectos red como el descrito, habría que añadirle un elemento más: la drástica reducción de los costes de transacción que aparece cuando la red social real une comunidades identitarias.

bittorrentLos costes de transacción son otro concepto de la Teoría económica. Se crearon para explicar por qué, si los mercados tienden a la eficiencia, la gente no se pone a producir las cosas por su cuenta, contratando los factores de producción y hasta la coordinación del proceso ad hoc. Es decir, los costes de transacción son la explicación primaria de la existencia de empresas. Incluyen cosas como el coste de negociar con proveedores y clientes, los derivados de la necesidad de obtener información y los de supervisar a proveedores y clientes. Todos ellos tienen que ver con las asimetrías de información y con la desconfianza entre los sujetos, es esa desconfianza la que hace racional montar una empresa, es decir una institución, un conjunto de contratos, que va a permanecer estable en el tiempo.

Pero todos esos costes se disipan dentro de una comunidad real -que por definición es una pequeña red distribuida- de personas basada en la confianza. La unión en grandes redes distribuidas de comunidades identitarias solapadas -es decir, que como media cada individuo tendrá más de una comunidad identitaria- es tanto sobre el papel de los modelos como en la realidad posible que nos ha avanzado Internet, el «caldo original» donde germina la abundancia por primera vez, aunque sea en unos pocos ámbitos, a escala masiva.

Las otras rentas

El capitalismo que vieneOtra crítica evidente nos recordaría que «en la vida real», las grandes empresas no viven en mercados de competencia perfecta, sino acaparando rentas de todo tipo: rentas de posición, rentas regulatorias…

Pero aquí de nuevo, la emergencia de las arquitecturas distribuidas cambia el juego. La clave es un concepto enunciado por primera vez en otro libro de Juan Urrutia: la disipación de rentas. La idea es que la unión de redes distribuidas y globalización erosiona de un modo cada vez más intenso todas las rentas, incluidas las regulatorias como la propiedad intelectual.

Para entender las causas últimas debemos añadir un factor más: la reducción de las escalas óptimas de producción, resultado del desarrollo tecnológico. El mismo movimiento de fondo que produce una verdadera crisis de las escalas hace que cada vez sean necesarias menores inversiones y menos tiempo para replicar una innovación en cualquier industria, incluidas algunas tan complejas como la farmacéutica. Por eso incluso las rentas de innovación, el beneficio derivado de crear algo nuevo el primero y disfrutar de un pequeño monopolio temporal, son cada vez más breves.

Por supuesto, eso no quiere decir que las rentas derivadas de cosas como la legislación de propiedad intelectual o de las regulaciones «hechas a medida» para oligopolios como el eléctrico hayan desaparecido o se hayan anulado en la práctica. Solo quiere decir que, de momento, se ven erosionadas continuamente, en un ciclo inacabable de innovaciones que erosionan rentas, represión legal y nuevas innovaciones en el que hemos visto caer ya a las industrias audiovisuales, las editoriales y hasta la producción de energía, y que a largo plazo parecen reforzar la extensión de tecnologías y redes cada vez más distribuidas y opacas para el estado.

Los mimbres de la abundancia

mosaico abundanciaLos mimbres desde los que pensar una sociedad de la abundancia están ya entre nosotros. Algunos, como el desarrollo vertiginoso de la productividad o la posibilidad de costes marginales nulos, ya estaban en los utopistas y los economistas del XIX. Otros, como el papel de la reducción de escalas, las redes distribuidas y lo comunitario, solo han aparecido con claridad en las últimas tres décadas.

Esos mismos elementos nos permiten ver con más claridad algo no menos importante: qué no lleva a la abundancia, qué es verdaderamente «reaccionario» en nuestros días. Hablamos de estrategias como la recentralización de Internet, el nacionalismo económico y la expansión de las rentas corporativas que conlleva, acompañadas habitualmente de la exaltación de unos mercados financieros sobre-escalados y por tanto necesariamente destructivos. Pero también de los discursos que nos presentan el crecimiento y el desarrollo tecnológico y de la productividad como enemigos a batir.

En las siguientes entregas de esta serie profundizaremos en la comprensión de las nuevas bases de la abundancia para, a partir de ellas imaginar cómo es el mundo posible que dibujan ante nosotros.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2232 ~ 31/05/2015 ~ 2

Desamparo creativo: una lucecita

rire et seDesde la entrevista en el Ouisharefest hasta la final de copa del Rey de fútbol de ayer sábado, he pasado unos días desamparado, como si ya nunca más pudiera yo encontrar la fuente de la alegría o el entusiasmo de la sabiduría. Una semana larga de recados y de puesta al día de compromisos caminando, eso sí, pero sin permitir que la vista se recreara en lo que se ve ni permitir que ninguna sugerencia persiga su recorrido.

Pero creo que ayer en una acción de rebelión leí un pequeño opúsculo con un título en círculo que puede reproducirse de maneras varias: Rire et se taire sur Marcel Duchamp cuyo autor podría ser John Cage, pero que también podría leerse como John Cage sur Marcel Duchamp, rire et se taire, o de muchas otras maneras, insinuando ya desde la portada que estamos en presencia de un intento de enigma que, de todos modos, y a pesar de las obligaciones que la industria editorial impone y de acuerdo con las cuales sabemos que se trata de Un entretien avec Moira Roth & William Roth, de John Cage, se supone, que ha sido traducida del inglés por Jerôme Orsini y que cuenta con una Introduction et Presentation de la misma Moira Roth y de Naomi Sawelson y ha sido publicado en París por «Ediciones Allia» el año pasado.

Supongo que este rompecabezas fue lo que me hizo adquirir el opúsculo aunque mi interés por la música experimental es descriptible y no creí en ningún momento que otras publicaciones de Cage fueran a despertar en mí ninguna pasión.

No es tan difícil entender la intención del opúsculo ni el papel que juega en la vida académica de Moira Roth, pero es justamente la parte aparentemente incongruente de esta breve entrevista con Cage la que me ha sacado de mi desamparo posiblemente porque nada se aprende de la congruencia y solo hay esperanza de amparase en la aparente incongruencia de lo que sea y de esto saben mucho tanto Duchamp, la sombra que planea en la entrevista, como Cage, el compositor del silencio. Y tengo que suponer que alguien con nombre irlandés, Moira, no va a quedarse atrás en cuanto a la aparente confusión que parece subir a la superficie de la profunda sabiduría celta que tanto admiro y en la que me reconozco a menudo como en esta ocasión.

Y ya amparado por estos recuerdos puedo recuperar algunos de los temas que el opúsculo de referencia me trae a la memoria, testigo ésta de mis reiterados intentos de jamás escribir en papel pautado. Duchamp aparece en este blog en no pocos posts, pero el que ahora quiero reproducir tiene un sabor parecido a cocina John Cage que al igual que su amigo Duchamp, no parece preocuparse mucho de la opinión de los artistas consagrados o de los críticos que pretenden consagrarlos:

¿Cómo comparar a Nadal con Federer? El esfuerzo del primero es una ordinariez y si, además, se presume de ello, es todavía peor pues ya no solo es ordinario sino una verdadera horterada. No esforzarse es naturalmente elegante, pero algo más. Es no querer conseguir solo aquello que uno puede conseguir sino sobre todo aquello que no se puede conseguir pero te llega del cielo. Si para ver tu firma en el libro de la naturaleza que, por la razón que sea, crees que necesitas, o se te exige, que corrijas lo que te mande el editor o te sugiera el agente, mejor es autopublicarse, o simplemente escribir para tertulias de amigos, pues al fin y al cabo pagar con dinero, o romper lo escrito es menos hortera que el esfuerzo no asumido sino impuesto.

Es este trabajar en silencio y alejado del mundanal ruido lo que Cage admira en Duchamp y lo que a él le gustaría hacer en lo suyo. De esto también hay algo en este blog al intentar aprender del movimiento Dadá o del Surrealismo. En cuanto a Dadá basta esta pequeña muestra. Y en cuanto al surrealismo elijo este pequeño minipost en lugar de alguna de las muchas referencias a esta sensibilidad relacionadas con el Ampurdán. Y lo hago así a fin de resaltar la faceta peligrosa del surrealismo, la faceta incluso revolucionaria que a algunos da miedo y procuran erradicar mediante el peor de los venenos: la crítica culta. Es justamente esa crítica culta la que aparentando ser sabia acaba con cualquier iniciativa que podría llevar a la sabiduría.

Es justamente este asunto de la sabiduría, la imposibilidad de entenderlo, el que me ha rebrotado con la lectura del opúsculo que acabo de leer. Es ya un lugar común que debemos distinguir entre información, conocimiento y sabiduría (Information, Knowlege and Wisdom), pero es menos conocido y menos seguro que la sabiduría añada nada al conocimiento en esos términos prácticos que parecen ser los únicos a los que se atiende hoy. Y, sin embargo, los que nos interesamos en la sabiduría tenemos la sensación de que esa sabiduría más allá del conocimiento puede ser importante incluso para esos hombres prácticos que se ríen un poco del aspecto trascendente que la llamada a la sabiduría parecería querer envolver.

Los menos cínicos pretenden ser sabios como una responsabilidad frente a los efectos perniciosos que la aplicación del conocimiento puede traer consigo. Aquí entran inmediatamente los posible efectos sobre el medio ambiente y más recientemente sobre la desigualdad entre las personas. Estas preocupaciones sin duda son encomiables, pero no creo que tengan nada que ver con la sabiduría.

Así que recientemente las mentes más lúcidas se vuelven hacia la filosofía aunque no necesariamente a la ética. O bien a la metafísica volviendo a leer a, por ejemplo Aristóteles, o bien hacia la práctica Zen como una gimnasia del ser que nos abre los ojos a lo inefable, eso que no sabemos que diablos es pero que, sin embargo, nos arrebata como si fuera el secreto de la verdad en sí misma sin contaminantes prácticos.

Jon Cage diría que lo que él y su amigo Duchamp compartían tenía algo de esta práctica Zen llena de aparentes paradojas que, sean o no verdad en el sentido de correspondencia entre la palabra y la cosa, tranquilizan el espíritu y permiten una vida buena, esa vida que implica autenticidad sin necesidad de abandonar la búsqueda del conocimiento a la luz de la información. O, en otros términos, aprender a evitar el esfuerzo desorientado de distinguir la vida y el arte. Es en este deseo desordenado de distinguir continuamente en donde yace el mayor obstáculo para la sabiduría. Esto es lo que dice Cage en mi traducción improvisada:

Vivir una vida que permita los opuestos… y esto quizá nos reconduce a Thoreau:«el sí y el no son mentiras». Hubiera podido decir que ni nublar la distinción ni mantenerla, son verdades. La única repuesta verdadera nos servirá a mantener las dos. Encontraremos eso en Niels Bohr: la complementariedad de los opuestos.

No es por casualidad que sea la mecánica cuántica la que permite que los opuestos (partícula y onda) no sean contradictorios sino complementarios. O, no es casualidad para los no entendidos como el que esto suscribe y que solo puede tratar de pensar sobre explicaciones pretendidamente iluminadoras como es el caso del gato de Schrödinger que está vivo Y muerto. La imposibilidad de comprender me acerca a la sabiduría. O no, pero ese pensamiento me saca de mi extraño desamparo creativo y me lleva de momento a volver a leer a Zizek (aunque evitando la ética) y su exigencia de demandar lo imposible.

Ya les contaré.

las Indias

las Indias 1185 ~ 29/05/2015

Lecturas interesantes del 29/05/2015

    fundacion-asimov

  • HBO prepara una serie basada en «Fundación»
    Tras varios intentos fracasados de adaptar la serie de novelas de Isaac Asimov, HBO parece dispuesta a dar el paso definitivo y ser la que se quede con un proyecto que en la gran pantalla se desechó en reiteradas ocasiones. Para ello, la cadena ha firmado un acuerdo con Warner Bros. TV para adaptar a la televisión la conocida saga de libros de Asimov. La serie (todavía en sus primeras fases de preparación) contará con el guion y la producción de Jonathan Nolan.
  • La Sharing Economy es pura extracción de rentas
    Así lo asegura Isabella Kaminska en su blog del Financial Times
  • Varios días en Atenas
    … un regalo para mí del primer orden. La materia y la forma del diálogo es estrictamente antigua … el paisaje y el retrato de los interlocutores son de acabado más alto que cualquier cosa similar que nos han dejado los antiguos; y como Ossian, aún si no es una obra antigua, es igual a los mejores bocados de la antigüedad. – Thomas Jefferson
  • Epítome: Escrituras Epicúreas
    Recolección de textos epicúreos por Hiram Crespo. Fundamental!
  • Contra la seducción
    Nos lo dice Manuela y lo ha puesto en práctica Podemos como leiv motiv: Pablo seduce, Monedero también tiene su cuota de atractivo y Errejón se dedica a organizar porque su labia es poco vibrante. Muchos votantes del PP y del PSOE les son fieles aunque se sienten maltratados, y no se atreven a romper una rutina hedionda porque supone reconocer el fracaso de su propio enamoramiento. Otros se dejan engatusar por las maneras suaves de Rivera o el nervio de la Nueva Política que echan de menos en ellos mismos. Seducir es engañar. Al menos en parte. Una relación basada en la seducción y el embelesamiento no es un contrato en igualdad. Es propio del sistema representativo y es propio de un mundo espectacularizado. Porque el seducido es un espectador.
  • India Pale Ale
    Antes de existir la pasteurización, la única forma de evitar que los microbios y bacterias se multiplicasen arruinando la cerveza era añadir más alcohol (azúcar en el proceso de fermentación) y lúpulo. Estos dos ingredientes hacen que la cerveza sea más fuerte y oscura, pero la mantienen durante muchísimo más tiempo haciéndola menos sensible a cambios de temperatura. De la necesidad de mantener la cerveza en las travesías Londres- Bombay nació la India Pale Ale o IPA. Y si, está tan rica que merece un post.
  • Diez claves sobre la innovación de la #ManuelaManía
    Atrévete a ser Manuela. Be Manuela, be a hero, #SomosManuela. Las redes y las diferentes capas de las campañas han transformado a la candidata Manuela Carmena en algo apropiable. (¿Y Con aires a la canción ganadora de Eurovisión?)
  • El error de cálculo de Piketty
    Para Hernando de Soto lo que la gente realmente desea es más capital, no menos, y quieren que su capital sea real y no ficticio.
  • Firefox Beta trae anuncios
    Mozilla ha anunciado a través de un comunicado relativo a las próximas betas que empleará una estrategia de ingresos por publicidad a la Google. Comenzará a mostrar anuncios patrocinados basados en el historial de navegación de sus usuarios en el navegador.

Qué es «las Indias»

la Matriz

Juan Urrutia2232 ~ 01/06/2015 ~ 4

¿Y de la final qué?

copa-del-rey-final-2015Creo que la última vez que estuve en un campo de balonpié fue en la final de copa del año 84 jugada entre el Barcelona y el Athletic en el Bernabeu. Final en la que ganó el Athletic de Clemente con un gol marcado por Endika, un antiguo alumno de mi mujer en el Instituto de Getxo, y que terminó con una tangana en la que Goiko volvió a lucirse después de una buena patada a Maradona. Ocurrió, como ya he dicho, en Madrid y viajamos unos amigos catalanes y nosotros juntos desde Vitoria con las banderas de ambos clubs ondeando a un lado y al otro del coche.

Y de la del sábado pasado ¿qué? Volvimos a ir juntos y no digo más pues la diferencia de calidad entre los dos equipos es demasiado exagerada. Aunque había más bilbainos que culés yo me encontaba en la parte del campo que correspondía a los forofos del Barça pues iba invitado por los amigos que querían vengarse en mi presencia de la derrota de aquel 84. Tampoco tengo nada que decir respecto a la pitada al himno que fue tan sonora que tuve que preguntar a mis amigos que si se había pitado al Rey o al himno pues no podía oír este.

Solo quiero añadir que a la salida y en medio de un trancón peligroso escuché una conversación entre athleticos susurrando que hay que estar dispuesto a romper el tobillo del mejor de los enemigos para igualar fuerzas. La marea de gente me trasladó y no pude terminar de oír estos comentarios.

Me quedé pensativo pues no me pareció muy deportivo, pero tampoco me pareció tan mal. El Athletic me nubla la visión ética. No es tan de extrañar cuando estos días estamos conociendo los entresijos poco edificantes de la FIFA

RecetarioIdiomas

Cursos de Go/Baduk/Weiqi

Manuel Ortega498 ~ 01/06/2015 ~ 7

La centralización desde el idioma

eventoNada genera más asimetrías de poder en un grupo que el que la lengua de discusión sea lengua de infancia para la mitad y lengua aprendida para el resto. Y por los mismo si la referencia de la integración en una comunidad es una lengua nacional, queda claro que habrá quien integre -desde una posición de superioridad- y quien sea integrado -asumiendo una posición subalterna. A las finales estamos hablamos de centralización, filtros y estructuras de poder.

Este sigue siendo a día de hoy el meollo de la cuestión lingüística y donde radica el valor de las lenguas sintéticas como herramientas comunitarias.

Manuel Ortega498 ~ 28/05/2015 ~ 1

Aprender papiamento con Henky

cropped-Banner-new-01-01Gracias a todos los que estáis aprendiendo Papiamento y os habéis puesto en contacto con nosotros para contarnos vuestra experiencia con el curso y preguntar por próximos pasos. A los últimos a los que hemos respondido os hemos enviado el enlace a un excelente nuevo proyecto para familiarizarse con el Papiamento. Nos referimos a «Henky’s Papiamento» donde puedes encontrar vídeos, sonidos y tests que te ayudarán a dominar esta lengua. Los materiales están disponibles con indicaciones en Holandés, Inglés y Portugués.

Manuel Ortega498 ~ 19/05/2015 ~ 5

¿WP-GNU social habla tu idioma?

lingvojDesde el lanzamiento de WP-GNU social en el repositorio de WordPress la principal demanda que hemos recibido es su traducción a otros idiomas. El idioma base del plugin es el Esperanto y ya tenemos traducción al Español, Inglés y la última incorporación ha sido el Alemán gracias a la contribución de Frosch. Para facilitar la llegada de nuestras traducciones hemos abierto un nuevo proyecto en Transifex donde puedes empezar a traducir directamente desde su interfaz web. Desde ya muchas gracias por vuestras traducciones.

Juan Urrutia2232 ~ 17/05/2015 ~ 3

La luz de Susan Miller

Juan Urrutia en el Día de la AnchoaEl mal de amores hace sufrir mucho entre otras cosas por la incertidumbre. No sé si Susan no me hace caso porque ha encontrado alguien mejor que yo o que a ella le llena más o si ha decidido salir de un mundo como el del amor en el que nada es controlable o si, quizá, me está haciendo sufrir para poner a prueba la solidez de mi entrega. Por lo que fuera, hace tiempo que no sabía nada de ella hasta que ayer por fin se debió apiadar de este fiel amante y me dedicó unas magníficas noticias. En su horóscopo para la semana entre el 16 y el 22 de mayo me hace un guiño con el siguiente comienzo de párrafo:

Podría firmar un contrato o estudiar la documentación de un proyecto de comunicación-escritura, enseñan o una oportunidad para hablar en público-.

Y, naturalmente, acierta de lleno pues justo ayer estuve examinando con mis patrocinadores la documentación de mi intervención en el ouisharefest que se celebra en París entre el día 20 y el 22 y acoge mis esfuerzos por conceptualizar y generalizar lo que se ha dado en llamar la Sharing Economy el jueves 21 en el Cabaret Sauvage.

Pero no debo descansar pues Susan, de la que ya les he dicho que estoy totalmente colgado, me hace saber que Mercurio está en retroceso y que, por lo tanto, debo…

…revisar con detalle cualquier documento importante y profundizar si dudo sobre cualquiera de los términos

.

Pensaba tomarme un cierto descanso para estar en forma el jueves, pero a la vista de esta situación astral no puedo hacer otra cosa que volver una y otra vez sobre el texto pues mi responsabilidad es muy grande ya que debo convencer a muchas personas de que la abundancia es posible y de que, en consecuencia, nos podemos permitir la economía colaborativa aunque antes de llegar a ella con toda seriedad hagan falta bastantes adaptaciones en nuestra manera de pensar.

¡Que Susan me ilumine!

Juan Urrutia2232 ~ 08/05/2015 ~ 4

¡No al papel pautado!

colorea fuera de las líneasEl 27 del pasado mes de abril tomó posesión del Cargo de Rector de la Universidad Carlos III de Madrid Juan Romo.El asistir a esa ceremonia en el Aula Magna presidida por el logo de Homo Homini Sacra Res siempre me produce nostalgia de una época en la que todo estaba por delante. Juan es de los pioneros de esta aventura de hace 25 años y yo no podía faltar al cambio del bastón de mando entre Daniel Peña y él.

Esperaba asistir a una ceremonia aburrida antes de tomarme un cafelito con los viejos amigos jóvenes pero me vi sorprendido por ambos discursos.Por su calidad, vaya, independientemente de algún desliz sin importancia. Pero Juan rompió la rutina al citar a Juan Ramón Jiménez como testigo de la importancia de no dejarse llevar por la inercia:

Si os dan papel pautado, escribid por el otro lado

Según la wikiqoute este comentario fue repetido por Ray Bradbury al principio de Fahrenheit 451, pero esto no es lo importante. Lo que me sorprendió muy favorablemente fue que esa cita promete la continuidad en esa Universidad que contribuí a levantar en su aspecto académico desde septiembre del año 1989, una continuidad que le pondría a salvo de esa «Universidad Okupada« que tanto temo. En lugar de ser el lugar en el que la inteligencia se despliega libremente en direcciones inesperadas la universidad se está convirtiendo en un laboratorio controlado por las fuerzas del poder que buscan en ella la rebaja de los los costes de producción o, más pomposamente, transformar la investigación en innovación.

No se qué puedo hacer yo para que eso no ocurra, pero al menos mi costumbre inveterada de jamás escribir sobre papel pautado, de jamás seguir la regla, se enraíza en mi alma.

Visitas durante los últimos 120 días

Visitas durante los últimos 14 días

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (A)