El Correo de las Indias

Hacia un nuevo mundo

Grupo Cooperativo de las Indias

David de Ugarte

David de Ugarte 2842 ~ 29/12/2014 ~ 5 ~ 3 20

Icaria o los desastres del «bien común»

le populaire 1849cabetEn 1839 Etienne Cabet vuelve a Francia. No es ningún jovencito, tiene ya cincuenta y un años y una cierta cantidad de libros publicados. En su equipaje lleva el manuscrito de un nuevo ensayo: «Voyages et aventures du Lord Wiliam Carisdall en Icarie». Temeroso de la censura y la represión francesas, a las que conocía ya sobradamente, lo publicará en Inglaterra con ayuda de su amigo Robert Owen, inspirador de algunas de sus principales ideas.

El libro pronto tiene éxito en los ambientes republicanos de París. Cabet se lanza a hacer nuevas ediciones, hasta cuatro, y un periódicdo, «Le Populaire», que consolidará grupos afines en Toulusse y Lion con una, para la época masiva, tirada de 4.500 ejemplares. La idea de hacer realidad Icaria va tomando forma. Lanza un nuevo periódico «Le Village» buscando ganar campesinos para la aventura. Robert Owen le sugiere buscar tierras en Texas, un nuevo estado recién incorporado a EEUU, al margen del terremoto político que se intuye ya en Europa. El diez de octubre de 1848 saldrán los primeros pioneros rumbo a América. Cientos de personas más se preparan ya en el puerto de Le Havre.

La promesa icariana

viaje a IcariaEl «Viaje a Icaria», como se titularán ya las ediciones continentales, ha sabido tocar las aspiraciones igualitarias de la clase media artesana y dar una solución a sus miedos -la naciente industrialización- dando una respuesta radical -la comunidad de bienes- sin promover un movimiento revolucionario. Su influencia pronto se extenderá por Europa cautivando jóvenes demócratas de todo el continente como Narcís Monturiol o Ildefonso Cerdà que traducirán el libro al español y lo publicarán por entregas en «La Fraternidad», uno de los primeros periódicos icarianos fuera de Francia.

Cabet habla de «comunidad» pero se mantiene en el universalismo ilustrado. El suyo no es tanto un comunitarismo como un «socialismo constructivo»: las comunidades icarianas se presentan como un medio, no como un fin en si mismo. Su éxito material demostraría que la abolición de la propiedad y la aplicación generalizada de la democracia harían viable una sociedad en la que cada cual aportaría según sus capacidades y recibiría según sus necesidades, una sociedad de comunidades a la que asocia por primera vez con un término que tendrá fortuna: «comunismo».

El nomadismo de las escisiones

Icarianos saliendo de FranciaSesenta y nueve pioneros llegan a Denton, Texas, el 31 de mayo de 1848 para descubrir que las tierras compradas para la colonia no están junto al río Rojo como se les prometió sino a casi quinientos kilómetros del curso de agua. Lo que es peor, las tierras ni siquiera están contiguas, sino en forma de damero, separadas tanto por parcelas estatales como por otras reservadas para si por la propia empresa promotora, concesionaria del gobierno texano. El asentamiento comunal es simplemente impracticable con esa distribución de la tierra. Para colmo de males, la mayor parte del grupo ha contraído malaria en el camino y algunos mueren. En agosto un segundo grupo se les une solo para constatar la imposibilidad y el desánimo. Deciden abandonar el lugar y volver a Nueva Orleans donde, mientras, ha llegado el grueso de la «sociedad icariana».

El 19 de enero del 49 tiene lugar una asamblea decisiva. Cabet consigue convencer a la mayoría de los 485 colonos varones mayores de edad de no disolver la sociedad. Pero el voto no evita la primera escisión. Quedan en América 280 varones, 74 mujeres y 64 niños. El resto volverá a Francia donde demandarán, sin éxito, a Cabet por estafa.

nauvoo icarianoLos que quedan se desplazan a Nauvoo, Ilinois, antigua capital de los mormones, quienes, perseguidos por las milicias locales, la habían abandonado en 1846. Compran por 2000$ las ruinas del templo mormón; adecúan un comedor colectivo, una escuela y un edificio para dormitorios. Los solteros duermen en una gran sala colectiva. Los matrimonios tienen apartamentos de dos habitaciones. Las tierras son fértiles y la colonización marcha bien, alimentada por nuevos colonos, tanto franceses como americanos, que seguirán llegando hasta diciembre de 1855. Pero para entonces, el descontento ha crecido. Cabet, entre otras regulaciones ha prohibido fumar y restringido las conferencias públicas. Cada vez son más los que piensan que el sistema es demasido estrecho, «liberticida» incluso. La asamblea finalmente opta por el cambio y derroca al fundador por 219 contra 180 votos.

Cabet en Sant Louisrevista icariana en sant louisCabet ha perdido la hegemonía y en octubre de 1856 abandona Nauvoo con 75 varones, 47 mujeres y 50 niños con intención de crear una nueva base en Sant Louis. Muere antes de dos años y Mercadier, que le sucede como presidente, decide dejar el asentamiento, comprar una nueva propiedad en Cheltenham e instalar en ella a la comunidad. Es mayo de 1858. Los icarianos de Cheltenham, se mantendrán durante diez años más luchando contra unas tierras infectadas de mosquitos. Se disolverán en 1868 arruinados por las consecuencias económicas de la Guerra de Secesión.

los viejos icarianos de corling 1887Mientras tanto, J.B. Gérard, que sucedió a Cabet en la presidencia de Nauvoo, decide en 1857, trasladar la comunidad a Corning, Iowa. Nueva escisión: una parte decide volver a Francia, otros quedarse en Nauvoo, solo unos pocos seguir a Gérard. No sabemos exactamente cuántos salieron, pero si que en 1863, en Corning hay tan solo sesenta colonos.

A pesar de la merma en el número, los resultados son buenos y la colonia atrae a algunos viejos icarianos que se habían ido perdiendo por el camino. Visitantes ocasionales y viajeros destacan el éxito económico y la calidad de vida de los comuneros, basada en el contraste entre la desmercantilización interna a la colonia y el éxito comercial de sus granos y artesanias en el entorno.

Casa comunal icariana de CorlingPero el icarianismo va de escisión en escisión. En 1876 los «jóvenes icarianos» enfrentan a «los viejos» en la defensa del voto femenino. Han evolucionado hacia un igualitarismo democrático cercarno al anarquismo. Pierden por 31 a 17 en la asamblea… y deciden mudarse a un nuevo asentamiento un kilometro y medio más allá, llevándose desde el original ocho edificios de madera. Esta vez la escisión es mortal para la mayoría. La comunidad de Corning es inviable sin «los jóvenes» y cierra, por quiebra, en 1878. Los jóvenes, por su lado, se darán una nueva constitución -hasta entonces seguían usando la de Cabet- en 1879.

Icaria SperanzaLa nueva constitución todavía conocerá una nueva escisión. En 1881, Armand Dehay, uno de los jóvenes icarianos, curioso por las noticias sobre el auge de las ideas socialistas en California, parte a visitar a su hermano Théodore. Allí conoce a Émile Bée, líder del «Partido Laborista Socialista», que le anima a crear una nueva colonia icariana en la costa Oeste. Dehay escribe a Jules Leroux -hermano de Pierre Lerroux, el filósofo socialista francés- y movilizan una última remesa de pioneros europeos. Juntos explorarán Napa Valley aunque se decidirán por otra comarca, Cloverdale, para experimentar el cultivo de vides al que dedicarán 18 Ha de un total de 358 Ha de parcela. El resto se dividirá entre 2Ha de frutal, 40Ha de trigo y pastos para ganado. La comunidad de Carling avala el crédito que permite el asentamiento, pero para 1883 los icarianos de California aun deben 6.000 de los 15.000$ del crédito y su capacidad para alcanzar la autosuficiencia es puesta en cuestión por la comunidad madre.

icaria_speranzaCuando a finales de ese año, los californianos se den una constitución propia, más conservadora, recogiendo ideas de Fourier y Sain-Simon, Corning retirará su apoyo. El tres de agosto de 1886, Icaria Speranza se disolverá oficialmente, agobiada por los créditos, en el tribunal del condado de Cloverdale.

Por su parte, la comunidad de Corning, aislada tras el fracaso californiano y cada vez más cercana a los postulados anarco-individualistas se mantendrá hasta 1898, cuando decidirán disolverse como tal, dividiendo la tierra y mezclándose con sus vecinos.

Cultura comunitaria

la generación de los rebeldes icarianosTanto Nauvoo como Corning recuerdan mucho en su estructura y cultura a los kibbutzim que nacerían tan solo diez años después de la disolución final del movimiento icariano.

Aparecen por primera vez instituciones que luego los kibbutz «descubrirán» por si mismos: De Europa traen la pareja y el divorcio, pero en América descubren el «sueño comunal» de los niños -todos duermen juntos- y con el la «comunidad de los pequeños» -los menores tienen una espacio de responsabilidades y asambleas propias; la prioridad por la educación; el énfasis en desarrollar una vida cultural rica y continuada, incluyendo publicaciones, espectáculos e inversiones en stock (la biblioteca icariana de Nauvoo, con 4.000 ejemplares, era la mayor del estado); una ceremoniosidad distintiva con fiestas regulares y espacios de conversación reglados; y finalmente la igualdad de sexos.

Lecciones y aprendizajes

bandera icarianaHasta aquí la historia. Medio siglo de reencarnaciones y reinicios. Los icarianos no fracasaron económicamente como auguraban sus críticos. Al contrario, aunque algunas escisiones quebraron, los núcleos principales consiguieron, hasta el final, niveles de vida superiores a los de su entorno. Sus revueltas internas no rechazaron la comunidad de bienes, los fundamentos, el «compartirlo todo», como pronosticaron los críticos en Francia. Al revés, la asamblea que derroca a Cabet exige más libertad individual y la generación más joven, los impulsores del último avatar de Corning, rompió reclamando mayor igualitarismo, de hecho, como apuntan algunos autores, se vieron abocados a «inventar» un anarquismo a medida de su propia sociedad.

El fracaso del icarianismo es el producto de la incapacidad de la comunidad para estabilizarse y encontrar una manera de aprender y evolucionar juntos en cada comunidad y entre las distintas comunidades escindidas entre si. Solo con que los distintos asentamientos hubieran creado sistemas de apoyo mútuo, la crisis que siguió a la guerra de Secesión primero y la ruptura generacional en Corning después, no habrían ido apagando uno por uno los focos icarianos. Es más, solo con que Corning no hubiera esperado de Icaria Speranza una constitución idéntica a la suya y hubiera mantenido su apoyo unos años más, es muy probable que el icarianismo hubiera pervivido varias generaciones más. ¿Por qué fueron incapaces de algo tan aparentemente sencillo cuando habían enfrentado con éxito construir una economía?

Los monstruos de la Razón universalista

plano para IcariaSubyace en el argumento y las propuestas del «Viaje a Icaria» un ideal ilustrado democrático común a los movimientos republicanos de la época: si todo es decidido por todos en un sistema igualitario que por definición no conoce conflictos de clase o interés, la Razón se verá liberada y los nuevos consensos conducirán al progreso general, haciendo obligatorio lo bueno y prohibiendo lo nocivo.

Hoy nos resulta claro que por muy democráticamente que se sustenten tales decisiones, su resultado no puede ser otro que la generación artificial de escasez y por tanto una restricción opresiva de la libertad individual: en las comunidades icarianas, como en la Icaria novelada, todos visten la misma ropa, tienen los mismos muebles en sus habitaciones, que tienen espacios idénticos, leen los mismos periódicos… La homogeneización, nacida con el absolutismo, ariete «revolucionario» del nacionalismo que inundará Europa en 1848, es todavía parte del ideal «democrático», una consecuencia que se entiende inevitable del imperio de la Razón en política. No deja de resultar llamativo que cuando Cabet argumenta que en una sociedad icariana la libertad de prensa es tan nociva como necesaria en un estado absolutista, los fourieristas, con quienes los seguidores de Cabet discutieron continuamente, no tuvieran nada que decir.

placa commemorativa icarianos corningEl problema es que este universalismo ilustrado también afecta a la definición misma de comunidad. Bajo esa lógica todo debate es un juego de suma cero: unos «llevan razón», otros no. No hay aprendizaje común ni consensos que se desarrollan en el tiempo. Ni siquiera razón para buscarlos. O «aparecen» espontáneamente por la práctica o hay una diferencia de que antecede a una puesta en cuestión de todo el sistema.

Si Cabet reduce fraternidad a homogeneidad es porque desde la mirada de la Razón universalista no hay un lugar legítimo para otros principios de verdad, para otras miradas sobre el «bien común» que no escondan un interés de parte o un beneficio de casta o clase. Por cierto que esta lógica, heredada por el relato marxista de la ideología como expresión del interés económico, no es muy distinta tampoco de su versión «inclusiva» en la democracia liberal: si se admite el disenso de la minoría es porque se considera legítimo el interés particular y hay que darle un espacio, a pesar de su distancia respecto a la verdad que expresa el «bien común», se organiza en el estado y es guiada por las mayorías populares. Que se de un espacio a las minorías no significa, más bien al contrario, que se consideren «verdades sociales» legítimas sus argumentos, algo para lo que no sería en absoluto necesario concordar con ellos.

La fiesta de la RazonLa misma formación del grupo original de icarianos franceses, como el de todo tipo de grupos humanos hoy en día, responde a esta lógica: si se unen personas de similares ideas bastaría con «decidir» democráticamente el rumbo a seguir para que la comunidad existiera y si hay diferencias es porque hay error o miopía en algunos… o intereses inconfesados. Es una mirada autoconfirmatoria por supuesto, pues da una explicación para todo posible curso de los hechos. Pero sobre todo está condenada a la decepción. Como los primeros disensos icarianos mostraron ya, la comunidad no aparece automáticamente por juntar gente de ideas o aspiraciones similares. La «amistad» de Epicuro, el «sentido de comunidad» de Adler o el «gusto por estar juntos» de Urrutia, es decir, las bases de la fraternidad comunitaria, aparecen cuando la pertenencia se presenta a cada uno como un proceso de aprendizaje compartido.

No hay verdadera pertenencia en el dogma ni en la competencia entre dogmas. O mejor aun, hay una pertenencia invertida: las personas «pertenecen» a la verdad, al «bien común». Un conjunto de valores y formas de hacer que es único y supuestamente accesible mediante la razón, si nos liberamos de las ataduras del interés particular. Por eso el discurso del «bien común» es necesariamente totalitario. La razón universalista ilustrada no es sino el penúltimo trasunto del Dios monoteista.

El «bien común», de existir, no es una verdad autoevidente, por eso ni siquiera sirve como razón de la comunidad. Al revés, el «bien común» universal es necesariamente excluyente en lo concreto y real: si la causa de la comunidad es sentar la base de una sociedad nueva que ha de poder acoger a la Humanidad entera, importará más el posicionamiento «correcto», «el camino correcto», que los compañeros reales con los que discutimos. El universalismo del «bien común» desubjetiviza la comunidad, mueve el foco de las personas reales a las imaginaciones de «la Razón» y anula el placer y la utilidad de aprender juntos.

Si el «para qué» de la comunidad para cada uno no es aprender juntos, es más, si ese aprenrdizaje no es fuente de felicidad, motor y ligazón de las relaciones interpersonales, cada diferencia será un conflicto, cada minoría será herética, cada discusión producirá una escisión y el hacer común estará condenado a la frustración permanente.

Conclusiones

Colonia icariana de CorningEl asentamiento icariano en América fue seguramente la experiencia comunitaria más larga, profunda y exitosa del siglo XIX. Su práctica descubrió las instituciones básicas del comunitarismo igualitario y consiguió asentar economías prósperas y diversificadas de distinta escala en lugares que, en principio, eran los menos propicios para ello.

Pero nacía lastrado por la idea ilustrada de la Razón universal, un principio de verdad única que lleva de cabeza a la generación artificial de escasez y tensa la comunidad en un imposible contraste con su propio «ideal», homogéneo y unánime. Su principal legado es recordarnos que la base de toda comunidad real no es el «bien común», padre de todos los totalitarismos, sino el gusto por aprender juntos.

María Rodríguez

María Rodríguez 610 ~ 25/12/2014 ~ 13 ~ 6 21

Navidad es cuando comienza un nuevo mundo

mirando el futuroCuando llega el momento de reunirse para celebrar el Solsticio de invierno, la Natividad del Señor o el nacimiento de Mitra, cuando nos disponemos a enviar felicitaciones y buenos deseos, por carta, e-mail o mensajería instantánea, hacemos sin darnos cuenta un balance, una actualización de la «base de datos» de los nodos de nuestro año. Como se han reforzado o debilitado lazos, como han surgido amigos nuevos o han aumentado las conexiones con otros que habíamos, por un tiempo, perdido.

día de la ancovoligo gijónEste año en las Indias, este ejercicio ha sido muy especial. 2014 ha sido un año de descubrimientos y redescubrimientos. Todo empezó con nuestra búsqueda de una vida interesante, búsqueda que respondía a la necesidad de enfrentar los discursos de la irresponsabilidad para poner en valor el «ethos» que hace posible la autonomía y la iniciativa individual sin las cuales no hay perspectivas de comunidad ni de cambio. Como escribía Alan en el editorial del año pasado, buscamos:

mirar al pasado para rescatar modos de vivir que lleven a un tipo de preguntas que a su vez siembren la conversación en nuestro entorno.

Así llegamos a Gionvanni Vella y su invención de la anchoa tal y como la conocemos. Una historia de amor, de aventura y de viajes cuya moraleja era clara: el intercambio, la población flotante, los caminos y las rutas sean estas comerciales o de peregrinación son los verdaderos articuladores del crecimiento y el progreso.

nealDel «ethos», de la puesta en valor de un modo de ser, estábamos pasando a encontrar modos de hacer. Y de hecho, ése post fue el nacimiento de la Anĉovoligo, un proyecto que por definición, tenía que surgir de la unión de muchos. Así empezamos a viajar, a conocer a gente nueva y a reconocer a la ya conocida. Fue un itinerario hermoso, que nos llevó de París a Murcia, de Burdeos a Tarragona, de Bilbao a Coruña, de Gdansk a Toulusse, de Río de Janeiro a Tiblisi. Siempre ciudades, nunca países. En el centro del nuevo Camino, Gijón, donde nos encontramos con aquellos que sintieron la curiosidad y la inquietud de Gionvanni Vella y quisieron compartir la emoción de construir un nuevo mundo.

En mitad de esas nuevas conexiones, volvimos a tener grandes organizaciones entre nuestros clientes de consultoría, clientes intensivos en tiempo y también en aprendizajes. Pero los conocimientos nuevos nos están llegando desde lugares nuevos.

Nuevas miradas para un nuevo año

Paul BlundellEn la mirada crítica «hacia dentro», gracias a la visita de Paul descubrimos todo un mundo de comunidades igualitarias en el que encontramos reflejadas muchas experiencias propias. A esa nueva línea de estudio se añadió pronto el trabajo y las horas de charla con Bié y Diana, que nos dieron nuevas claves para entender eso que llaman la «experiencia comunitaria».

De forma aun más importante, en la mirada hacia el mercado y el mundo, la Anĉovoligo nos hizo comenzar a repensar las relaciones entre consumo colaborativo, economía directa y producción p2p. Este último ha sido (y está siendo) un gran paso, porque como siempre, los indianos experimentamos en carne propia antes de proponer nada a los demás y el salto hacia nuevas escalas y actividades supone tener que aprender y experimentar aun más que nunca.

Hacia un nuevo mundo

arbuinoPor eso, a partir de hoy, el subtítulo del blog cambiará en todas nuestras páginas de «Una vida interesante» a «Hacia un nuevo mundo», porque nuestro próximo año estará dedicado a explorar el nuevo mundo productivo cuyas formas comienzan a intuirse.

Estamos en Nochebuena, la noche de Navidad. El día en que el mismísimo Sol nos enseña en qué consiste la resiliencia. Ahí fuera, en el frío creciente de una sociedad con algo más que síntomas de descomposición, hay también signos y movimientos de fondo que apuntan al cambio. Un cambio que será productivo y dará un nuevo protagonismo a lo comunitario o simplemente, no podrá ser. Por eso, esta noche, este año, Navidad es, tal vez un poco más que siempre, un momento especial y especialmente valioso, porque Navidad es cuando comienza un nuevo mundo.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2187 ~ 24/12/2014 ~ 0

Montoro, el País Vasco y Europa

olentzero-gorbeaLlego a Bilbao para pasar las vacaciones de Navidad y lo primero con lo que me topo en los periódicos locales es una discusión sobre la postura del Gobierno Vasco en manos del PNV en relación al regalo de Papá Noel de Montoro a la Comunidades Autónomas que se anunció en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Comenzando por el principio hay que recordar que, gracias al buen comportamiento de las instituciones locales y de la administración central, el cumplimiento del compromiso de España con la UE en materia de déficit fiscal va poder cumplirse con facilidad en este 2014 y suponer en consecuencia que esto ha debido de animar a Montoro a hacer un gesto de generosidad hacia la CC.AA. a pesar de que, en su mayoría, no han cumplido con el objetivo de no sobrepasar el 1% de déficit.

A Montoro le sobran unos 5.000 millones de euros y ha dotado un Fondo de Facilidad Financiera con la finalidad que ahora describiré y ha puesto en marcha otros apoyos de los que no voy a hablar. Lo que llama la atención es el apoyo a las CC.AA.. En efecto, a aquellas comunidades que hicieron uso del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) endeudándose con el Estado para poder pagar sus servicios y que generan un déficit mayor del 1% se les condona la deuda de los cuatro últimos años a cambio de dejar a Montoro vigilarles más de cerca. Las que cumplían con sus compromisos y no se endeudaron con el FLA podrán tomar prestado del Estado a un tipo de interés cero. Estas medidas tienen al menos dos facetas. Una es que hay una cierta mutualización del endeudamiento entre CC.AA. y la otra es que, aprovechando la anterior, se reduce la autonomía fiscal existente y se hacen distinciones más o menos arbitrarias.

El País Vasco ha cumplido con sus compromiso de déficit y por lo tanto podría disminuir su futura carga fiscal en un monto que los periódicos locales cifran en unos 40 millones de euros. Hay quien piensa que deberíamos aprovechar esta oportunidad en lugar de refinanciar la deuda actual a tipos positivos aprovechando esta mutualización de la deuda. Pero hay otros, y entre ellos el GV, que parecen opinar que 40 millones son un precio razonable para preservar nuestra autonomía financiera que podría ser torpedeada si, en estos momentos en los que se pone en tela de juicio la justicia de un Concierto Económico que, dicen no pocos, dota al País Vasco (y Navarra) de claros privilegios.

Esta segunda postura, de la que participo, tiene sus peligros pues muchos podrían tomarla como una confesión de parte del privilegio en materia fiscal del que disfrutamos los que habitamos en una CA con régimen de Concierto Económico. Por lo tanto los que la defendemos deberíamos, además de hacer bien las cuentas del cupo, cosa que queda para otro momento, explicar bien nuestra postura. Y la mía se basa en dos pilares que, añadidos a nuestra identidad, sostienen mis convicciones políticas.

El primer pilar puede resultar no muy convincente pues está basado en lo que Ignacio Marco Gardoqui llama hoy en El Correo el “método Urrutia”, un asunto este que no se refiere a mí sino a la postura del presidente del Athletic en el que fue en su día el caso Llorente. Nuestro equipo no aceptó el dinero de la ruptura de la cláusula de retención y prefirió esperar a que esta cláusula llegara a la fecha pactada y permitiera el paso de Llorente al Turín a cambio de nada. Esta aparente tontería definía la «filosofía del Athletic» y la dignidad deportiva exigía, tal como escribí aquí hace un par de años, el mantenimiento de esa dignidad aunque, en los tiempos mercantilizados que corren, no parece quedar espacio para esta antigualla de la dignidad.

El segundo pilar es menos importante para un forofo como yo, pero igualmente relevante. O incluso más relevante. Desde el principio de la crisis defiendo la mutualización del endeudamiento europeo que se podría lograr mediante la emisión de eurobonos. Todos los Estados de la UE o de la eurozona contribuirían a la dotación del correspondiente fondo de acuerdo con sus posibilidades y todos ellos se beneficiarían de unos intereses bastante reducidos. En mi opinión esta idea se abre paso poco a poco pero el proceso va lento justamente porque se mueve de arriba a abajo. Mi apuesta sería lograr que España tomara una postura definida en Europa apostando por una generalización del Concierto Económico Vasco y su correspondiente cupo. Ya expresé esa opinión hace años y ello me ganó la enemistad de no pocos líderes de opinión del momento, unas críticas que no hicieron sino afirmarme en mi convicción de que España y, desde luego Europa, o serán confederales o no serán. Algo de esto ya se apuntaba aquí unos meses más tarde

las Indias

las Indias 1074 ~ 24/12/2014 ~ 0 2

Lecturas interesantes del 24/12/2014

Natalia Fernández

Natalia Fernández 480 ~ 22/12/2014 ~ 12 ~ 3 11

Sensores a flor de piel

Cutecircuit collection 14-15Una de las citas de mayor éxito en su sector durante 2014 fue la feria de tejidos inteligentes y wearables de San Francisco. Más de 300 líderes de la industria se reunieron para discutir sobre últimas tecnologías, productos en desarrollo, mercados, aplicaciones y diseños centrados en las personas.

2014 también fue el año en que comenzaron a brillar las prendas y los accesorios en las pasarelas. Tanto los tejidos biológicos como los tejidos inteligentes han sido una de las tendencias que se puede decir ya han cuajado en la industria. ¿Qué es lo que aportan? la posibilidad de hacer con ellos cosas impensables en un tejido tradicional: adaptarse a las particularidades del cuerpo, transformarse e incluso crecer, conducir energía, comunicarse con dispositivos electrónicos…

Cuando el diseño se encuentra con la electrónica

Ying gao diseñoNueva York y Londres están en la carrera por hacerse con el reinado de las pasarelas tecnológicas. La estrella de la edición de este año de la New York Fashion Week, fue CuteCircuit. La marca, creada en 2004, sorprendió con una colección de prendas con estampados luminosos de colores controlados desde el móvil. Los trajes sobre los que mil veces leímos en las novelas de ciencia ficción, capaces de cambiar en función de las condiciones ambientes, climatológicas, enviar señales, almacenar datos, ya están aquí.

En Londres durante la semana de la moda, se presentó un espectacular modelo: una falda hecha con móviles Nokia se convertía en la primera prenda interactiva de la historia.

En circuitos más independientes se pudieron ver los delicados vestidos fotoluminiscentes de Ying Gao. Ralph Lauren presentó durante el Open USA de tenis una camiseta que transmite datos biométricos. Hace unas semanas Johnnie Walker lanzaba un tweed inteligente, aromatizado con las esencias de su «etiqueta negra».

En el mundo de los complementos y la joyería los sensores han sido toda una explosión. Accesorios, anillos, colgantes, brazaletes han dejado de ser un simple adorno para convertirse en pequeños espías capaces de contabilizar el número de pasos o las pedaladas diarias en la bicicleta.

Burberry, firma tradicional donde las haya, ha optado por introducir la tecnología en sus principales tiendas de Londres, Hong Kong y Chicago haciendo de ellas espacios multipantalla de realidad aumentada y espejos inteligentes para mejorar la experiencia de prueba de sus clientes.

El romance está servido

Joyeria smartCon los weareables, las empresas tecnológicas se adentran en el mundo de la moda, firmas de moda que recurren a tecnológicas para desarrollar sus diseños… Ambas partes parecen haberse puesto de acuerdo, los medidores sólo triunfarán si se invisibilizan o estilizan en su diseño. El romance está servido y los datos estimados de crecimiento del volumen de negocio son espectaculares.

La industria de la moda parece haber descubierto la próxima revolución, uno de esos cambios significativos que como el pantalón femenino o la minifalda, se convierten más que en una nueva prenda, en un estilo vida.

3 11

Qué es «las Indias»

Juan Urrutia2187 ~ 27/12/2014 ~ 1

El Duverger de ma jeunese

LibrairieAcaba de fallecer Maurice Duverger un autor francés de derecho constitucional general, y de otros temas relacionados, que me empeñé en leer al principio de la carrera en aquel tiempo en el que no me interesaba nada lo que me enseñaban de economía y, en cambio, sentía mucha curiosidad por el derecho político público. Poco a poco fueron cambiando las tornas y, a medida que se especializaba el derecho y la economía se hacía más abstracta, me pasé a esta última. Pero no es esto lo que quiero contar. Lo que me viene a la cabeza son esos viajecitos a Biarritz a aquella librería en la que se podía pedir que te enviaran libros a Bilbao, libros imposibles de encontrar en esta mi ciudad. Una librería que desapareció hace años según creo recordar y pienso que con acierto pues no aparece en esta lista de tres librerías que incluye el kiosko de prensa del gran ciclista Darrigade. Nadie debe pensar que solo íbamos a Biarritz a ver cine bueno prohibido en España o a comprar el Playboy. También íbamos a comprar libros serios que, en mi caso me sirvieron para presentarme como un estudiante brillante cuando en realidad es ya desde aquel entonces que aprendí a sacarles partido a las contraportadas de libros con los que me hago. Olfateo y memorizo la contraportada sin llegar a leerlos y mucho menos estudiarlos.

RecetarioIdiomas

Diccionario de Go/Baduk/Weiqi

Cursos de Go Baduk Weiqi

Juan Urrutia2187 ~ 21/12/2014 ~ 0 1

Otro gran primer párrafo

El primer párrafo es donde un autor de ficción se la juega de verdad tal como decía hace ya muchos años usando como ejemplo el Call me Ismael de Melville. Siempre he pensado eso y puede que ahí está la explicación de mi escasa, por no decir nula, producción literaria. Es imposible competir con ese primer párrafo de Mobby Dick, o incluso con estos primeros párrafos de los que he escrito aquí (Bolaños)o aquí (Flaubert). Hoy he encontrado otro primer párrafo, en este caso de Jean Echenoz en su librito Un año, que me ha llamado poderosamente la atención:

Victoire,luego de despertar una mañana de febrero sin recordar nada de la fiesta y encontrar a Félix muerto a su lado , en la cama, hizo su maleta, no sin antes pasar por el banco, y tomó un taxi rumbo a la estación de Montparnasse

.

Carolina Ruggero145 ~ 18/12/2014 ~ 2 39

Marceloté

Marceloté

Ya es el día siguiente por aquí, pero hoy cerró sus puertas Marceloté.

El edificio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires en el que estudié, donde los estudiantes sobrepasaban ampliamente la capacidad de sus aulas, donde atravesar las puertas entre estudiantes y militantes tomaba media hora, donde crecí, milité e hice muchos amigos, quedaba en la calle Marcelo T. de Alvear.

Para albergar a estudiantes de Ciencia Política, Ciencias de la Comunicación, Sociología, Relaciones del Trabajo y Trabajo Social, no le alcanzaban sus aulas (con sus respectivas subdiviciones, sus pisos para sentarse y sus pasillos para escuchar de lejos) ni las aulas de las facultades aledañas que tomaba prestadas y fue abriendo distintas sedes.

Por eso a esta, a la que me albergó como estudiante, militante y profe, se la llamaba Marceloté. Hoy cierra sus puertas y con ellas sus pasillos y su mítica Aula 100. dejarán de dictarse materias de las carreras allí.

Mis ideas sobre lo que se debe esperar de la educación universitaria cambiaron mucho y sobre cuál debería ser el rol institucional y social de la universidad también, pero puedo decir con certeza que gran parte de lo que soy se lo debo a ese paso por Marceloté, a los amigos que hice, que hoy están en Buenos Aires y en otras ciudades del mundo, y a aquellos profesores que sí ocuparon el rol que sigo defendiendo: aquellos que dispersaban generosamente su conocimiento provocando querer entenderlos, aquellos que defendían que las lecturas debían estar provocadas por un debate previo, aquellos que nos enseñaron a aprender.

No cabe contar las cosas que aprendí, sufrí, disfruté, discutí u organicé entre aquellas paredes, pero no puedo dejar de permitirle un lugar a la nostalgia y brindar por Marceloté.

David de Ugarte2842 ~ ~ 17/12/2014 ~ 2 27

¿Economía colaborativa o consumo colaborativo?

darwin ancovoligoHace mucho que en la Indianopedia tenemos entrada para modo de producción p2p y hace algo menos que publicamos la de economía directa. Muchos amigos nos preguntaban, especialmente desde el evento de Gijón de la Anĉovoligo, por qué no incluíamos otro para «sharing economy» o «economía colaborativa»… y la verdad, era porque estaba en discusión.

«Sharing Economy» y consumo colaborativo no son exactamente la misma cosa. Tras mucho discutir y reflexionar hemos llegado a que «economía colaborativa» es una expresión que pretende abarcar demasiadas cosas, desde el software libre a Uber y airbnb pasando por Kickstarter. Consumo colaborativo en cambio, es mucho más preciso: ciñe la cuestión al compartir recursos entre consumidores y permite tener «cajitas claras», con Kickstarter en economía directa y el software libre en el modo de producción p2p, por ejemplo.

Juan Urrutia2187 ~ 13/12/2014 ~ 0 2

Mis adminículos

bilbaobaldosaTengo un buen y querido amigo que dice a quien quiera oírle que me conoció con boina, paraguas y barba. Yo siempre aclaro que se confunde y que nunca he llevado esos tres adminículos juntos. Y es verdad, pero creo que también lo es, y debo confesarlo, que dependiendo del tiempo, a veces sí que llevo tres adminículos curiosos juntos, pues aunque la barba no duró mucho, la que siempre va conmigo es la gabardina, esa prenda que ya solo llevamos los muy mayores pero que, en mi caso, no deja obsoletos ni la boina ni el paraguas. Quizá esto es así pues hubo un tiempo, allí en mi infancia bilbaína, en el que sí que me protegía con boina, paraguas y gabardina en mi camino al colegio. Hacía frío, humedad y una fina lluvia que nunca cesaba de manera que, al acarreo de los libros escolares, debía añadir cada día esas tres defensas contra el mal tiempo. ¡Aquello era vida! Sobre todo por la tarde, después de comer en casa y de asistir a las clases hasta las siete de la tarde. Volver a casa era como una aventura de Salgari. Siempre lloviendo, casi siempre oscuro como una noche casi cerrada y con un frío que la gabardina no podía contrarrestar. Caminaba rápido, con ganas de protegerme, pero sobre todo de disfrutar de las sorpresas que me podrían estar esperando en casa una vez desembarazado del paraguas, la gabardina y la boina. Escribo esto cuando, por fin ha llegado a Madrid lo que la gente llama el mal tiempo, ese que yo asocio a la felicidad en mi Bilbao infantil con un clima que me llevaba allí, y hoy me lleva aquí, a caminar al ritmo exacto de lo que se llama vida, algo entre la nostalgia y el aburrimiento pero siempre presidido por esa todopoderosa esperanza exaltada de las sorpresas que me esperaban al llegar al calor del refugio, esperanza exaltada esta que, pase el tiempo que pase, nunca acaba por apagarse o serenarse.

Carolina Ruggero145 ~ 09/12/2014 ~ 3 3

Lugo de noche y con amigos

Aprovechamos un viaje de trabajo a Gijón para ir unos kilómetros más y visitar a nuestros amigos en Lugo. Aquí el escaso testimonio de un fabuloso paseo nocturno. El análisis comparativo sobre a qué se llama tapa, queda para otro relato.

Lugo 1

Muralla de Lugo

Juan Urrutia2187 ~ 06/12/2014 ~ 0 0

Tximeleta y Wittgenstein

tximeletaSe ha roto la racha y por primera vez en mucho tiempo nuestra venida a Bilbao no ha traído el sol consigo. Hace un tiempo de perros y los yates del Abra apuntan su proa hacia el noroeste evidenciando el que denominamos viento gallego, el que, a diferencia del francés, trae el mal tiempo. Graniza y hace frío y me paseo por nuestra casa renovada tratando de encontrar el sitio adecuado para cada cuadro pues el cambio del entorno exige una renovación de lo que lo enmarca. Pero lo que da forma y sentido a un entorno no son solo los cuadros; también cuentan otros elementos. Como, por ejemplo, las mesitas bajas. La nueva del salón tiene forma de ala de mariposa y debe ser por eso que, tomando la parte por el todo, recibe el nombre comercial de tximeleta. Se me ha ocurrido que cuando llegue el momento de volver a LA para siempre puedo ocupar mis mañanas en escudriñar por donde sopla el viento y colocar la proa de esa mesa tan ligera en dirección al viento que toque. Una forma esta de no distinguir el interior del exterior añadiendo un intento más a esta tarea terca en la que estoy enganchado y que trata de escapar de la prisión del lenguaje siguiendo la estela de Wittgenstein. Quizá algún día pueda decir que yo hablo y que ya no es cierto que el lenguaje me habla. Pero quizá esta tarea pueda ir más allá de lo esperado e invertir los términos. Estoy dispuesto a sugerir en el Ayuntamiento que proporcione boyas adicionales de forma que todos los yates estén amarrados a dos boyas simultáneamente comprometiendo así la dirección de su proa. El viento habrá dejado de ser un fenómeno del exterior y se habrá convertido en una característica identitaria de mi casa cuya tximeleta habrá de ser consultada por los meteorólogos.

Estadísticas del Correo de las Indias

1.520 feed subscribers

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)