El Correo de las Indias

Desde 2002 abriendo caminos hacia un nuevo mundo

Grupo Cooperativo de las Indias

David de Ugarte

David de Ugarte 2956 ~ 05/09/2015 ~ 1

¿Qué rumbo tomar en un mundo que cae hecho pedazos?

refugiados_recorriendo_europa
Empieza ahora un nuevo momento económico y político global. Un nuevo escenario donde el antagonista global ya no es una netocracia terrorista sino un estado jihadista que gobierna un territorio del tamaño de Francia, donde es china en crisisChina quien sufre la sobre-escala del capital y son esos capitales sobre-escalados los que ahora capturan innovaciones distribuidas como el blockchain para escapar de todo posible control y extraer rentas extra-mercado de cualquier situación. La descomposición entra en una nueva etapa en la que los estados no solo han recortado las rentas sociales más allá de lo sensato, como vimos en Grecia, sino que la mismísima Europa tiene que admitir que las fronteras entre estados ya no responden a la realidad o abocarse a la complicidad activa en un nuevo genocidio del que el éxodo sirio solo representa una pequeña parte.

El mismo problema de siempre

población vs producciónDebajo de todo esto, tenemos un sistema económico exhausto, atascado en la extracción de rentas y lastrado por el gigantismo y el inmediatismo de sus principales agentes. Y frente a él solo cabe levantar el mismo sueño que cruza la Historia de nuestra especie: la abundancia.

Porque es verdad que hay problemas ecológicos y hay, localmente, sobre-explotación de algunos recursos. Pero no es ese el problema, no es de ahí de donde nace todo el cuadro de horrores que se despliega ante nosotros al entrar en cualquier página de noticias del mundo.

Lo que nos muestran las estadísticas históricas es que la capacidad para crear riqueza ha crecido más rápido que la población global y como consecuencia la pobreza ha disminuido drásticamente en una escala en la que las destrucciones medioambientales tienen una proporción muchisimo menor sobre el conjunto del que que tuvieron las talas o la minería en la Antiguedad o el Renacimiento. Es decir, el «problema medioambiental» es un problema de gestión que lejos de agravarse se ha reducido más que proporcionalmente, aunque nos asuste porque se da a una escala mayor que la del escenario cotidiano de nuestra vida. En pocas palabras, la crisis ecológica no el motor de todas las demás crisis, no es un «aviso» de que si producimos más nos «cargaremos» el planeta sino una consecuencia más, dramática y costosa pero no central de un modelo económico distorsionado.

el libro de la abundanciaTampoco estamos, exclusivamente, ante un problema de distribución: la desigualdad expresa y agrava las consecuencias de las rentas creadas por la sobre-escala y alimentadas por las fronteras nacionales. Pero aun si pudiéramos de la noche a la mañana repartir a partes iguales la producción mundial seguiríamos necesitando un empujón tecnológico no solo para llegar a todos sino para producir para todos desde lo más básico -alimentación y energía- a lo más sofisticado -sanidad y educación.

La cuestión de fondo es que toda perspectiva que no abogue clara o implícitamente por una «reducción poblacional» solo puede promover producir más para más gente, igual que a lo largo de toda la vida de nuestra especie. Y eso solo puede conseguirse produciendo mejor, a la escala que corresponde a la tecnología actual y por tanto más comunitaria y democráticamente. Y por supuesto seguir apostando por mejorar la tecnología, por desarrollarla de un modo que empodere a las comunidades humanas reales respondiendo a las necesidades productivas de esa gran mayoría que aun vive bajo una escasez escandalosa.

Un futuro que merezca la pena, comunidad a comunidad

exuperyCon todo ese cuadro wagneriano en la cabeza nuestra pequeña comunidad, que es además una comunidad igualitaria, un pequeño kibutz, no una gran corporación ni un club de capitanes de industria, se plantea cómo orientar su trabajo en el próximo año. El resultado es modesto. Puede incluso parecer decepcionante a algunos. No nos gusta hablar para decir «lo que los demás deberían hacer», sino lo que nosotros podemos comprometernos a hacer. Y es que solo así, estableciendo compromisos, las palabras cambian el mundo.

Y en estos días, con este gigantesco y terrible escenario emergiendo ante nuestros ojos, nada hay más transformador ni más emocionante que tomar la responsabilidad de materializar la perspectiva de la abundancia en nuestro entorno, cambiando la forma de aprender, la forma de producir y sobre todo, creando una red con todos los que quieran empezar a pensar y construir su comunidad desde la abundancia, porque como aconsejó una vez Saint Exupery:

Cuando quieras construir un barco no comiences por juntar la madera, cortar las planchas y distribuir el trabajo, despierta en el interior de los hombres el deseo de la mar grande e inmensa.

las Indias

las Indias 1264 ~ 04/09/2015

Lecturas interesantes del 04/09/2015

las Indias

las Indias 1264 ~ 04/09/2015 ~ 44 ~ 3

La estrategia de las Indias para el año nuevo (que empieza en octubre)

indianos
Ayer tuvimos una mañana intensa reunidos con Juan. Tocaba ponernos al día y discutir el arranque de nuestro plan para el próximo año indiano (que empieza el 2 de octubre, décimo tercer aniversario de la fundación de las Indias). Vienen cambios pero sobre todo disfrutamos de un cambio de ánimo. Ya no estamos intentado llegar a algún lado en mitad de la tormenta. Ya pasó. Y al escampar hemos descubierto algunas cosas:

  1. La más importante: mucha gente inquieta y valiosa se identifica con nosotros y con lo que pretendemos. Tenemos que darles un espacio para el aporte y la complicidad porque queremos compartir nuestra apuesta por la comunidad y la abundancia.
  2. Aunque ahora estamos embarcados en nuevos proyectos de consultoría que disfrutamos muchísimo, el trabajo que nos ha llenado durante este último año ha sido el que hemos hecho junto a otras empresas y amigos, en lógica de Economía directa. Proseguir en esa línea, hacer productos en alianza con otros para el público final y lanzarlos al mercado, es la perspectiva que más nos ilusiona para el nuevo año. Llevamos tiempo poniendo los cimientos para escalar esa experiencia y darle un alcance mayor. Este año tendríamos que empezar a generar resultados.
  3. No somos los únicos en darnos cuenta de que el modelo de crecimiento actual está «roto» y que la alternativa es decrecimiento o cambio radical. Lo que aprendimos este año es que si queremos ese cambio radical, impulsar el cambio cultural es fundamental y para ello hay que apostar por impulsar un nuevo tipo de formación que provea «una educación integral conducente a la buena vida». Con una universidad cada vez más convertida en un centro de training para reducir costes e ineficiencias a las macroempresas, se hace evidente el vacío de un lugar de aprendizaje para pluriespecialistas, que permita ganar una base filosófica y práctica profunda a personas cuya proyección en el tiempo no es convertirse en funcionario de una corporación sino «hacerse una vida» económica y salir al mercado por si mismos o con su comunidad.

pato laqueadoAyer empezamos a poner negro sobre blanco estas tres ideas y, lo que es más importante, construir su materialización a través de un horizonte de actos concretos. No ha sido un avance menor. Por eso hay que agradecer las conversaciones con los amigos de la Matriz dentro y fuera del blog, que han sido valiosísimas. Aunque no tenemos todavía un «plan detallado al milímetro» gracias a la reunión de ayer si que tenemos un primer borrador que se irá desarrollando a través de la práctica a partir del mes de octubre. Cuando acabamos, estábamos tan contentos que nos fuimos a celebrarlo comiéndonos dos deliciosos patos laqueados y hablar de las mil cosas que nos venían a la cabeza con Juan a partir de sus últimos posts y sus próximos libros.

¿Qué viene ahora?

Primera parada: Somero 2015, el punto de partida de un nuevo año, la presentación de las ideas y los primeros planes concretos para dar materialidad a esos tres ejes. Querrás estar. ¡¡Reserva ya tu plaza!!

las Indias

las Indias 1264 ~ 03/09/2015

Lecturas interesantes del 03/09/2015

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2251 ~ 02/09/2015 ~ 1

Ramón decide aprender Euskera

aprenda  euskeraRamón y Javier compartían una especie de orgullo por su ascendencia. En el caso de Javier esa ascendencia estaba compuesta por gente de prosapia intelectual que de una manera o de otra aparecen en cualquier crónica de la forma en que España había ido mimetizando las aportaciones culturales y científicas europeas desde principios del siglo XX. Este orgullo digamos cultural surgía a menudo como argumento final en cualquier discusión sobre puntos concretos que ponían en juego su carrera académica.

En cambio la intromisión de Ramón en ese mundo académico era reciente en su familia, que sin una cultura meritoria conocía bien los intríngulis del comercio puro y duro y poco a poco habían acumulado, no tanto lecturas meritorias, como ahorros propiciados por la tranquilidad financiera de esa época que fue de la guerra franco-alemana hasta la Gran Guerra. Lo poco que esta familia sabía de temas literarios-culturales lo sabía en inglés y no se preocupaba de importar ideas sino telas. Para Ramón «dividendo» fue la primera palabra que aprendió a pronunciar, antes que «papá» o «mamá», mientras que Javier insistía en usar el alemán que no hablaba para mencionar conceptos como ego o conciencia.

Parecería que la guerra civil debiera haberle ido mejor a la familia de Javier dado su toque cultural germánico, pero para aquel entonces el abuelo de Ramón ya se había hecho rico con el comercio textil y esa riqueza le permitió apañárselas bastante bien sin adherirse a uno u otro de los bandos enfrentados.

Este pedigrí tan distinto explica bastante bien la mezcla de complicidad y competencia que se estableció desde que, casi simultáneamente, volvieron del estudio en el extranjero y trataron de establecerse en la Universidad carpetovetónica. Ambos cerraban filas contra la corrupción intelectual de la academia basada en los favores mutuos y al tiempo divergían en su comprensión de la naturaleza de las novedades que en aquellos años surgían en el mundo del estudio de la economía.

Para el «americano», Javier, la tarea estaba ya prefijada y consistía en cerrar inteligentemente las posibles grietas del modelo de Equilibrio General neoclásico y su extensión a la macroeconomía. Para el «británico», Ramón, se trataba más bien de preservar la simpleza del modelo macroeconómico keynesiano y de soñar con su aplicación a la microeconomía desafiando, si era necesario, la prevalencia de la racionalidad de los agentes económicos como condición de cientificidad.

Esta competencia soterrada no impedía que ambos fueran los animadores naturales de las conversaciones que cada mediodía surgían en el comedor general de la facultad y excepcionalmente en el de profesores. Javier era la estrella que brillaba con luz solar cuando la conversación basculaba irremediablemente sobre algún tema de la transición resaltado por los periódicos o sobre novedades científicas en campos como la antropología o la biología.

Sin embargo la voz de Ramón, casi siempre con un volumen muy bajo, imperceptible, exigía la atención silenciosa de los demás sobre lo que eran sus temas, repetidamente de corte filosófico-literario. Esta forma de competir usando como arma el tono de voz resultaba ser poco reconocible como un pulso y a veces, sobre todo cuando estaba en juego la singularidad de las matemáticas, parecía casi como una extraña melodía de música contemporánea.

Pero a medida que pasaron los años la fraternidad académica cambió significativamente y esas comidas se hicieron más y más ocasionales y ya no existía la costumbre de continuarlas en la sala de profesores. El dúo musical se disolvió y mientras que Javier se aprovechó de este cambio de costumbres para centrar su atención y para ensimismarse en una especialidad relativamente menor de nuestra ciencia y recientemente importada, Ramón cayó en la depresión y se limitó durante años a continuar con la defensa de la tradición inglesa en la que se había formado y en la que no se podía ni debía ocultar tus responsabilidades sociales y políticas bajo la máscara de la ciencia. Ya no tenían audiencia, pero ellos dos seguían divagando y a menudo a gritos sobre temas que sin duda habrían enfrentado a sus antepasados.

Y ese fue el contexto en el que, siendo ya ambos eméritos, Ramón, contrariamente a su costumbre, anunció a gritos que acababa de matricularse en euskera básico en la Escuela Oficial de Idiomas. Ante el pasmo de otros profesores sentados en mesas cercanas del comedor caro, el de profesores, contó en un tono ya más sosegado, que ante su cada vez más patente mediocridad científica se había doblegado a la idea de Javier, divulgada durante años, de la necesidad de dejarse poner deberes para hacerlos muy bien y obtener así una y otra vez el número uno en algo.

Pero en este caso no eran unos deberes cualquiera pues, tal como Ramón siguió anunciando todavía en un tono no solo alto sino también un tanto belicoso, ya era hora de que aprendiera a hablar la lengua de sus mayores y la que ya hablaban sus hijos y nietos. Javier no pudo contenerse ante que le robaran el protagonismo y una vez más falseó sus principios para reprochar a Ramón que se hubiese matriculado en la EOI y no en Euskaletxea, el centro de reunión de los vascos en esta ciudad y un simple lazo de la red de casas vascas en el mundo, un esfuerzo espontáneo aunque apoyado por el Gobierno Vasco, de mantener unidos en sus tradiciones a los ocho millones de vascos en el mundo.

De esta manera continuaban con su costumbre de adoptar siempre posturas diferentes y, en general contrarias a lo que se esperaba de ellos. Así que Ramón explico brevemente que lo que quería era acercarse a este idioma sin otras connotaciones que las lingüísticas y que el curso en esta Euskaletxea madrileña era no solo mucho más caro sino también mucho más duro y que, la única verdad de este discurso, «ya no estoy para esos trotes».

Javier calló y permitió que Ramón se extendiera en que esperaba sentirse joven entre el grupo de estudiantes y disfrutar de ese ambiente de las escuelas de idiomas tan relajante y añadió, guiñando un ojo, tan propicio al ligoteo.

Qué es «las Indias»

el libro de la abundancia el libro de la comunidad

Radio las Indias: la voz de la Abundancia

las Indias1264 ~ ~ 05/09/2015 ~ 1

«El libro de la Abundancia» ahora en inglés

the book of abundanceAyer se publicó en GEO la versión en inglés de «El libro de la Abundancia» traducida y editada por Steve Herrick.

Desde que nos encontramos con Juan hace ya muchos años, la abundancia ha sido el hilo conductor de una larga y profunda reflexión sobre el mundo que fue emergiendo -y en parte descomponiéndose- desde los noventa. Un camino en el que hemos estudiado y aprendido miles de problemas, desarrollado conceptos, diseñado herramientas y vivido en primera persona del plural cambios radicales. Hemos vivido «arrebatados por el cambio» y hemos dejado, a veces, que el cambio nos arrebate. Pero cada vez que hacemos una breve pausa, que discutimos para saber dónde estamos y fijamos el rumbo, una y otra vez volvemos a las referencias de partida: abundancia y redes distribuidas, abundancia y comunidad.

la Matriz

RecetarioIdiomas

Cursos de Go/Baduk/Weiqi

Natalia Fernández506 ~ 03/09/2015 ~ 16

La importancia de los ciclos y la concepción del tiempo

Alex Zapico, Praia de RilEs inevitable negarlo, el verano terminó. Para no faltar a la tradición, el último domingo de agosto cayó el tormentón que desde el episodio final de Verano Azul se repite una y otra vez. En la blogsfera, en estos días, es fácil encontrar post de resumen que tras unas semanas de dejación y pereza anuncian la vuelta la actividad. No lo puedo evitar, me encantan los post de este tipo. Hay en el relato de la actividad cotidiana algo que me lleva a mirar con profunda atención. Pareciera que toda esa normalidad oculta secretos, que en el relato de la cotidianeidad están los rastros de las cosas que nunca se cuentan, al tiempo que se deslizan los deseos de ser y de hacer.

El verano que acaba de pasar en mi caso se podría definir como el «verano ping-pong», un trasiego entre distintos puntos del Cantábrico y Madrid. Más intenso que muchos otros, venía con mudanzas incluídas que contribuyeron a la dispersión y fueron en buena medida responsables de lectura a picoteos, de vacaciones express, de inquietud… una manifestación a gritos de los trastornos asociados al cambio. Lo que me lleva a pensar que hay veces que te dejas arrebatar por el cambio, y otras que el cambio te arrebata a ti, aunque sea por un corto tiempo. Y es entonces cuando uno se puede dar cuenta de la conveniencia de los ciclos. Representan la ventana del destape, la posibilidad de hacer terapia abierta, de sostener un compromiso.

Estos ciclos tienen aceptación pública dos veces a lo largo del año, la declaración de intenciones inicial, y, a modo de corrección casi al final del curso. Curiosamente, en el medio de los dos, tienen lugar las dos fiestas paganas por excelencia. Tal vez para aligerar la presión impuesta por las exigencias de la nueva vida que se anuncia. Y me parece entender que sólo tiene sentido en la concepción del tiempo infinito. Sólo cuando asumes que puedes cambiar de forma cíclica, constante, es cuando puedes relajarte y ser.

David de Ugarte2956 ~ ~ 02/09/2015 ~ 61

Por qué no somos una filé (todavía) y de dónde saldrán los que las formen

la salada
Primera nota: hoy, en Europa no existe ninguna filé. Una filé es una confederación -es decir una red sin estructura superior- de comunidades conversacionales con sus propias empresas, que comparten en un espacio transnacional una serie de fondos comunes: básicamente sistemas de «seguridad social» y de apoyo económico mutuo.

Así que que hay que decirlo claro: las Indias no es ni será una filé por si misma. Nuestro trabajo hasta ahora y nuestra perspectiva va hacia la construcción de una. Y nuestro rol será, si el mundo viene como pensamos, un nodo dentro de una, pero no pretendemos sustituir o presentarnos hoy como si fueramos una red de nodos aunque tengamos una red alrededor. Por muchos proyectos que apoyemos hoy, son cosas de las Indias y su entorno directo, cosas dentro del nodo indiano o alrededor suya y encima dentro de un espacio geográfico muy limitado todavía aunque tengamos actividades regulares en tres países de dos continentes distintos y aliados por medio mundo. Pero eso no es (todavía) una filé. La filé es una red transnacional de nodos y lo normal es pensar que cada uno tendrá diferente trayectoria, valores y formas de construir compromisos a su alrededor, todo en un escenario amplio, en varios países, no que sea el resultado de una «empresa nodriza» o una ideología determinada y sus productos.

Ninguna ideología en particular

¿Quiénes serían pues esos otros nodos de la filé? Lo normal es que no tengan ninguna ideología especial, que sean simplemente compañías comunitarias, es decir pequeños grupos de personas que comparten una conversación y un hacer juntos que no tienen por qué vivir en comunidad y pueden ser una cooperativa, una SAL o incluso una SL gestionada de manera más o menos igualitaria entre los socios-trabajadores. Tampoco tienen porque ser «puros» en ningún sentido: pueden estar «quitándose» de las rentas públicas o incluso de la propiedad intelectual. No tienen por qué ser transnacionales de facto pero tienen que tener vocación transnacional del mismo modo que si todos tienen el mismo sexo resultaría raro que no tuvieran vocación de superar ese anómalo.

¿Dónde estaría la frontera? A día de hoy (y luego explico por qué remarco «a día de hoy») lo mínimo que se le puede pedir a un proyecto comunitario para que sea serio es:

  • que sea productivo y se puedan hacer cargo -o al menos tengan la vocación de hacerse cargo cuanto antes- de sus miembros y de la cobertura social de sus familias en condiciones de trabajo y vida normales en el entorno, que sean «competitivas» con lo que una vida de asalariado o pequeño empresario ofrece. Es decir, no valen modelos decrecentistas ni basados en la «economía social». Los primeros simplemente no ofrecen una vida mejor y renuncian a un horizonte de abundancia para todos, los segundos por su dependencia no valen para crear una base sólida.
  • que no usen «nosotros» imaginados (nacionales, de sexo, raza o de cualquier otra cosa) ni se piensen desde ellos (localismo, sexismo, etc.)
  • que tengan sincera vocación de autonomía: que no pretendan vivir del dinero público ni de rentas estatales como la Propiedad Intelectual.

Y remarqué el «por ahora» porque en el tiempo, redes así tendrán una diversidad mucho mayor que al principio, pero a los pioneros les toca sentar las bases culturales de lo que ha de venir. Porque no es lo mismo que esa apertura a la diversidad se de en un espacio productivo fundado desde el espíritu libertario e igualitario del hacker, orientado hacia el mercado y su más allá (la abundancia) en un espacio social y de intercambio transnacional, que el que refleje en los orígenes y en su propia actividad económica el espíritu descompuesto de nuestra época, donde se da por bueno el rentismo y el ordenancismo, el antimercatismo es un lugar común y las utopías de un mundo mejor parecen haber sido sustituidas por fantasías pastoriles, mesiánicas y nacionalistas.

Pero sí, basicamente, la filé es un lugar donde cabría «todo el mundo»… que se tome en serio construir una economía resiliente para su entorno. Y lo que vemos surgir ahora no son filés, sino algunos de sus posibles nodos futuros.

David de Ugarte2956 ~ 01/09/2015 ~ 1

El New Yorker y el gif del nuevo curso económico

2015-09-07-Swarte-Market-Panic-

Manuel Ortega512 ~ 01/09/2015 ~ 2

Roger Federer y Valentino Rossi: ¿Es la gracia imperecedera?

roger_federer_valentino_rossiHace un par de días Roger Federer venció contra todo pronostico a Novak Djokovic en el torneo de Cincinnati. Y este fin de semana que recién pasa Valentino Rossi se impuso bajo la lluvia en el circuito de Silverstone. Es verdad que en los últimos 15 años ambos deportistas lo han ganado todo pero también es cierto que a día de hoy los dos son los abuelitos en sus respectivas competiciones. Si tomamos a Roger Federer y a Valentino Rossi como ejemplificación de la gracia frente al esfuerzo cabría preguntarnos ¿Es la gracia imperecedera? Las victorias de Federer y Rossi tienen también un sabor dulce cuando los aires de los tiempos parecen encontrar valor solo en los recién llegados y despreciar la historia y el tener un largo recorrido.

Natalia Fernández506 ~ 28/08/2015 ~ 19

Los arquitectos de la enfermedad

Pasillo hospitalHace un par de años perdimos un guante en El Corte Inglés, cuando volvimos a al día siguiente a preguntar por él nos enviaron a objetos perdidos. En cuestión de minutos pasamos a un inframundo de galerías de luz mortecina, revestimientos gastados, colores beige envejecidos. El guante pasó a un segundo plano, sólo nos queríamos ir.

Ayer llegamos al hospital donde en los próximos meses continuaré con mi tratamiento. Es un hospital de la red pública de Madrid, afamado por sus proyectos de investigación y servicio de oncología. Al otro lado de la puerta giratoria el interior parecía hecho y pensado por el mismo arquitecto del inframundo. De un lado luz, sol, aire. Del otro pasillos estrechos, caritas tristes.

Los hospitales son de por si sitios complicados, uno acude en situaciones de riesgo propio o de seres queridos. A la posible situación de pérdida de salud se suman angustias, miedos. De manera inconsciente buscas referencias, impactos agradables, objetos bonitos, cualquier cosa que permita a tu mente escapar durante unos segundos, descansar, aliviarse. Este en concreto es viejo, pero no es cuestión de cómo ha envejecido el edificio, sino de cómo y para quién se pensó el uso del espacio. No pude evitar pensar en las personas que lo diseñaron ¿habrán visto el resultado de su trabajo, qué sentirán? ¿Acaso sólo las grandes inversiones en edificios representativos merecen un relato sobre el espacio y cómo influye en los que los transitan, viven o trabajan en ellos?

Y la pregunta final ¿no mejoraría el resultado económico de un centro sanitario por el simple hecho de ser bonito? Estoy segura que no sólo aumentaría el rendimiento laboral (menor absentismo, mayor motivación…) sino que el impacto en los pacientes también sería positivo en cuanto a la evolución de las patología, reducción de tiempos de hospitalización, de rehabilitación… Y no estoy pensando en decoraciones superfluas o lujos sinsentido que a veces observas en clínicas privadas. Eso responde a la necesidad de crear sensación de exclusividad en los usuarios. Hablo de otra cosa muy distinta, de cómo el medio contribuye a sentirse mejor, y eso cuando se está enfermo, es lo realmente importante.

Natalia Fernández506 ~ ~ 25/08/2015 ~ 6

Un modelo de negocio sobre el Go en las escuelas

Niños jugando a GoLa Asociación Americana de Go está buscando un profesor para enseñar Go y ajedrez en las escuelas. El proyecto responde a la necesidad de fomentar el juego entre los niños, un segmento de población que es muy difícil que acuda a los clubs de Go a no ser que alguno de sus padres o familiares sea a su vez jugador. A modo de pruebas, dos miembros de la Asociación comenzaron a dar clases en una escuela, también con el apoyo de un padre jugador. Los resultados fueron espectaculares en cuanto a participación y éxito del juego entre los chicos, pero terminó al mudarse de ciudad el padre promotor.

La experiencia, aunque muy casera, sirvió a la Asociación para hacer los números y calcular la previsión de ingresos y gastos que requeriría iniciar un programa desde cero. Con una matrícula de 175 dólares por curso escolar, ofrecen 75 dólares por hora a un profesor «que quiera llevar una vida modesta enseñando Go». El objetivo de programa pasa por tener 5 escuelas activas en dos años y a partir de ahí continuar creciendo. Cada escuela interesada en iniciar las aulas de Go, recibe todo el equipamiento, contemplando la celebración de un torneo al final de curso con snacks y trofeos incluidos. De regalo la escuela también recibe una serie completa del manga Hikaru No Go para su biblioteca. Desde la oferta de trabajo se puede descargar el dossier de programa, con la explicación del modelo de negocio. Sencillo, bonito, con sentido.

Visitas durante los últimos 120 días

Visitas durante los últimos 14 días

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (A)