El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

El quincemismo a la luz de Beppe Grillo

Y ahora, desde el lugar donde nos coloca Grillo, reflexionemos ¿fue el quincemismo un movimiento precursor? ¿Precursor de qué?

grilloJorge nos pone bajo la pista de los textos de WuMing sobre Beppe Grillo y el M5S lo caracterizan como lo que es, una forma contemporánea del fascismo, cuando no, y ahí creo que acierta menos, como una secta derechista

Me acordaba de los artículos de opinión que siguieron a los resultados electorales italianos en la prensa española y como expresaban muchos de ellos que al quincemismo español le faltaba su propio Beppe Grillo. Y como no, de los muchos posts en los que expresamos, para indignación de muchos, cómo veíamos al quincemismo en las lindes del protofascismo. No sólo era la vertiente mística, ni el no hacerse cargo de nada pero apuntarse a todo de la adhesión sin deliberación, ni siquiera el cómo se estaba (está) creando una atmósfera bonapartista desde unas demandas que, hasta el mismísimo Zizek caracterizó como propias de un estrato a la caza de rentas estatales… Era más básico, para nosotros traducía el nuevo contexto que se dibujaba en Europa y que hoy simboliza Grillo:

El «Movimiento del 15M» en España representa un verdadero arquetipo y un aviso de lo porvenir en Europa. Un debate social que parte de la nada, sin discusión ni objetivos previos pero que exige un aplauso por el hecho de «moverse», que se contenta en «acampar» no como fruto de una deliberación social previa sino como expresión de una «indignación» que no es sino un gran «no me gusta» que no sabe ir más allá porque es incapaz de construir su propia pirámide del compromiso desde el momento en que ni siquiera sabe definir su demos. Pero sin definirse, sin asumir costes, no hay comunidad, ni contexto, ni por tanto conocimiento y por tanto el resultado no puede ser otro que la toma de la dirección intelectual por los medios (la única estructura social que genera un significado para el movimiento capaz de llegar a todos sus adherentes). En este sentido, el efecto global del 15M es tan negativo o más que la locura y la crispación política que siguió al 14M en 2004 y lo único que en principio sería positivo -la difuminación de toda representación organizada de la alteridad en movimiento público- no hace, en realidad, sino reforzar la lógica de pantano y el discurso de la dependencia estatal.

Iba más allá de la percepción de una distancia insalvable con una alteridad convincente. En uno de ellos, comentando las conversaciones que habíamos tenido de vuelta a la península comentábamos:

Esos brillos, junto con la idea emergente de «superación de la democracia», el eslogan mil veces repetido de «ni de derechas, ni de izquierdas» y otros muchos destellos, nos recuerdan a los que aún estamos formateados en el discurso de la Historia del siglo XX, a los primeros momentos de los fascismos contemporáneos. Tal vez muchos se obsesionen con identificar el fascismo con correajes y desfiles, incluso con el -ya entonces anormal- «nacionalcatolicismo» falangista. Pero en el fascismo italiano había mucho pajarú, alguno incluso hizo aportes progresistas -piensen en los Montesori- y desde luego había ese álito futurista, poético y juvenil que rememoraba Hakim Bey en ZTA precisamente porque en su principio usó esa lógica de fiesta y happening más que la de «patota». Incluso en Alemania y Austria, ¿podemos separar el ascenso pajarú de la Antroposofía y las «Escuelas Waldorf» del ambiente social del primer nazismo?

Y bueno, Beppe Grillo ya está haciendo su propia «Marcha sobre Roma». La línea entre el quincemismo en sus diferentes formas y los «Cinque Stelle» es clara para casi todos. ¿Siguiente paso?

Addenda: Moraleja

Al descomponerse el estado se descomponen con él los sujetos, las comunidades imaginadas desde las que se hacían los discursos que le sostenían. La supuesta «tecnocracia» asume un discurso de acreedores, ni siquiera sabe vestir la reestructuración y reequilibrio de poder entre los estados europeos con algo parecido a un «proyecto», así que de entrada da por perdido ese aspecto del autorelato, el que permite adhesión.

¿Y el llamado «populismo»? ¿Qué es ese «pueblo», ese 99% sino un intento de recomponer la vieja idea de nación y soberanía popular al que solo le queda reivindicar a ese mismo estado cuyos fallos estructurales le justifican?

Seguramente en la siguiente estación esos «populismos» -o protofascismos si preferimos llamarles así- no podrán sino entrar en contradicción cada vez más clara con las «formalidades» de ese estado a regenerar… Seguramente les veremos arremeter contra la descentralización o la definición de ciudadanía (el M5S de Grillo ya empezó a enseñar la patita ahí) o cuestiones «técnicas» como poner en cuestión algunas de las bases del parlamentarismo contemporáneo. Veremos.

«El quincemismo a la luz de Beppe Grillo» recibió 0 y desde que se publicó el 10 de marzo de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)