El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

Kony 2012 y el imperialismo democrático

cartel kony 2012 vía unationblog.comEl «imperialismo revolucionario» es una vieja tentación del nacionalismo triunfante. En la Francia revolucionaria, Robespierre la enfrentó abiertamente aunque poco después fue el banderín de enganche de Napoleón; en la Inglaterra victoriana encarnizó el conflicto entre los liberales de Gladston -partidarios de una «pequeña Britania» y los conservadores de Disraeli -que justificaban las intervenciones militares contra la esclavitud; fue rechazado por el presidente Willson en 1917 cuando levantó el «principio de autodeterminación de los pueblos» como nueva base del derecho internacional, aunque luego sirvió de justificación a los avances del ejército soviético y tuvo su última reencarnación en el enfrentamiento entre los «neocons» y Carter (que acabó con el paso de los primeros a las filas republicanas y la invasión de Irak).

En fin, es un viejo debate con muchos flecos y muchas argumentaciones espurias. En general los gobiernos prefieren argumentar las intervenciones militares en otros lugares sobre la autodefensa antes que sobre principios generales (los derechos humanos, la democracia univeresal, la revolución social, etc.) que a las finales precisan sujetos imaginados transnacionales cuya representación siempre es conflictivo arrogarse.

Incluso en el caso de la guerra de Irak, si la administración Bush insistió tanto en las inexistentes armas de destrucción masiva fue porque los neocons, a pesar de su ímpetu revolucionario, eran sobre todo pragmáticos y estaban dispuestos a entrar, aunque fuera a calzador, con la lógica del derecho internacional con tal de salirse con la suya.

Por eso la actual intervención norteamericana en Uganda es, efectivamente, un hecho histórico. No lo es porque en sí sea una novedad. Los asesores militares norteamericanos no llegan por primera vez, sino que tienen una larga trayectoria en la zona ayudando, con la bendición de los analistas y a pesar de algún fiasco sonado, a los ejércitos locales en su caza de Kony, el líder del LRA -uno de los productos más terribles y característicos de la descomposición en Africa Central. Lo original de la actual intervención es que es la primera en la historia de EEUU que se justifica un despliegue militar por un argumento puramente moral y no por la autodefensa o la defensa de los intereses estratégicos de EEUU.

Ahora observen esta campaña de una ONG norteamericana que está teniendo un tremendo impacto en la red anglófona (en este momento el contador del vídeo marca 32.612.703 de visionados) y que sin duda inspirará a cientos de ONGs en todo el mundo

Lo primero que llama la atención es la lógica interna del discurso: valores universalistas que se justifican sobre la globalización de las relaciones sociales gracias a Internet, pero que culminan dirigiendo sus pedidos a un estado nacional para que realice actividades armadas (capturar a un convicto) en otro continente. Hasta ahí, chirría un poco, no? Pero luego el relato nos cuenta que sólo obtienen calabazas del gobierno. En respuesta globalizan sus protestas (siempre dentro del mundo anglófono) y finalmente parece que les hacen caso.

Obviamente el vídeo no tiene en cuenta las consideraciones estratégicas de Obama, que en el nuevo reparto africano sabe que su principal enemigo no es ya Francia ni China, sino la descomposición galopante. Pero obviemos eso. Ellos se quedan en el discurso, quedémonos con ellos. ¿Cuál es el resultado de este universalismo justiciero y humanitario? La representación de «el pueblo y la juventud norteamericanas» pidiendo a su gobierno una acción militar tras haber sido profundamente conmovidos por el sufrimiento de los niños y las familias ugandesas.

Por un lado se desdibujan claramente las fronteras de la comunidad imaginada, presentadas como una injusticia («si esto ocurriera una sóla noche en EEUU, sería portada de Newsweek» dice el protagonista del vídeo), por otro la comunidad nacional imaginada, el pueblo de los EEUU, se yergue por encima de la supuestamente limitada visión de sus políticos para hacerse representante de los sufrientes del mundo frente a su gobierno, impulsando a este a liberarlos.

¿No es genial si lo entendemos como una nueva forma -estéticamente cercana a los nuevos movimientos como OWS o el quincemismo- de llegar al mismo lugar que los neocons por parte de un gobierno que pretende representar una alternativa a estos en la forma de conducir las relaciones internacionales?

Se inaugura una nueva etapa de «imperialismo democrático» que incorporará la movilización de voluntades previa, las ONGs, los «virales» en la red y las mejores intenciones. Pero no celebren todavía y sobre todo no olviden que tras Afganistan e Irak quedó claro cómo la acción militar externa de los estados nacionales sólo sirve para multiplicar la descomposición.

«Kony 2012 y el imperialismo democrático» recibió 0 y , desde que se publicó el 8 de marzo de 2012. Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)