El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

La Navidad del fin del mundo

2005 comenzó con malos augurios, con el extremismo religioso y nacionalista creciendo fuerte como parte de la mala digestión de los grandes ataques yihadistas. Todavía hoy podemos leer análisis que nos recuerdan que

Quien impulsa la guerra [familiar y social en Navidades] es la derecha radiofónica y su cruzada incansable para polarizar y dividir nuestro país, nuestras cenas navideñas y sacar beneficio de hacerlo. Me lleva a pensar que tal vez, debería regalarle a mi padre un iPod y un surtido CDs de música surf por Navidad. Sería un regalo para los dos

Por cierto que la cita no habla de España, sino de los EEUU. La estrategia de la polarización es global, como globales son las fuentes y el lenguaje del nuevo integrismo.

Tal vez una de las lecciones, y no la menos importante, que nos dejó 2005 sea que la apuesta por la diversidad paga y que si se crean las herramientas necesarias, la diversidad y el sentido se imponen haciendo, al menos en la red, imposible la desestabilización artificial.

La reflexión sin embargo debería ser más amplia. Como argumentaba en Open Democracy Faisal Devji en un brillante artículo la globalización lleva pareja una fragmentación identitaria a veces brutal que rompe la cohesión de las viejas comunidades al tiempo que

se hace posible una reciprocidad universal de la violencia, que ha reemplazado formas fallidas de libertad o democracia como moneda de cambio de la igualdad global

Una cierta idea de igualdad como capacidad de represalia, que se ha reforzado este año tanto por la evolución del cada vez más ingobernable Iraq ocupado, como por la incompetencia de gobernantes y sistema demostrada en la reconstrucción -que aún sigue- de las zonas afectadas por el Katrina. Para muchos, Katrina e Iraq han sido tan esclarecedores sobre el verdadero poder de EEUU en un mundo interdependiente como lo fueron la guerra afgana y el desastre económico sobre la hoy extinta URSS.

Por otro lado si como dice Javier Esteban la imprenta bastó para la desintermediación de la espiritualidad, Internet y la blogsfera están demostrando que bastan para desmadejar el poder. No es ya que la institucionalidad y el poder puedan relacionarse con la ciudadanía sin mediaciones, es que puede ser controlado, zarandeado y acosado por esta sin mediadores, sin programa e incluso hasta sin reivindicaciones. El poder es fragil ante cualquier red lo suficientemente amplia aunque esta por no tener, no tenga ni mensaje. El medio basta. Véase Francia.

La lógica del mundo con el que acaba la década, porque aunque lo niegue la aritmética ha pasado ya una década desde la llegada del siglo, es la de los horrores, las catástrofes y las epidemias. No porque haya más que en cualquier otra época histórica. Sino porque las crisis, en un mundo que empieza a manejar nuevas reglas son fogonazos que nos informan de cómo todo ha cambiado. Y hasta qué punto.

Recordemos si no como el temor a una epidemia de gripe aviar ha puesto en cuestión el sistema entero de patentes, poniendo sobre la mesa la cuestión clave: la necesidad de la Devolución. Porque 2005 lo recordaremos también como el año en que Creative Commons fue refutado desde muchos puntos.

O recordemos también cómo la subida de precios del petróleo está apunto de convertir el año y la década que entran en los primeros que vivirán las consecuencias y debates de la primera apuesta en serio por una energía renovable: el biodiesel.

Y es que también hay luces definidas y no sólo ambiguedad en el horizonte. En el mundo social de la tecnología se empiezan a ver los primeros síntomas. Funciones que eran hasta ahora plazas fuertes del software propietario como los navegadores caen frente a un silencioso swarming electrónico. La netocracia blogsférica de verdad usa a estas alturas Linux y sus lectores mayoritariamente ya, Firefox aunque sigan pegados a Windows. En la década que empieza en una semana veremos crudas batallas entre la base social que está cuajando en la red y el sistema de propiedad que necesitan las corporaciones monopolistas globalizadas para mantener sus rentas extraordinarias, sean farmaceúticas, gigantes del software o gigantes multimedia. Todas esas grandes y terribles corporaciones que viven como rentistas del caduco sistema de la mal llamada propiedad intelectual -desde Nike a Microsoft pasando por la Fox o Pfizer- hicieron sus apuestas por un equipo y una política internacional. Fueron fuertes. Hoy las tienen cada vez más en cuestión. Los enroques anuncian la posibilidad cierta de captura.

El el centro de este fin del mundo cada vez más cotidiano veremos el próximo año a América Latina. Hay quien se apresura a mover pieza. Hay quien parece intentar romper el tablero. Energía, tecnología, cohesión social y enfoque de la interdependencia global. Esos son los nuevos ejes. Ya están claros. Se abre el juego.

«La Navidad del fin del mundo» recibió 0 y , desde que se publicó el 25 de diciembre de 2005. Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por las Indias

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)