El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

Los microcréditos son cosa de gigantes

Ayer culminó “Microfinance USA 2010″, el congreso sobre microfinanzas más importante del mundo. La experiencia norteamericana es ilustrativa de los límites del modelo, pero también de su potencialidad. Cabe soñar un nuevo mercado financiero para los pequeños.

Hace ahora menos de un año anunciábamos cómo la crisis empezaba a traer la demanda de microcréditos de la periferia al centro. El cierre ayer de la Microfinance USA 2010 con el patrocinio de la gran banca y, por primera vez de BBVA-Compass, marca el comienzo de una etapa en el que las microfinanzas pasan a estar en el corazón mismo de la banca comercial.

Lo que vimos en la conferencia fue cómo organizaciones como Opportunity Fund e incluso Kiva -tradicionalmente centrada en países en desarrollo- presentaban resultados en los que la morosidad de los pequeños negocios resultaba llamativamente baja, cuando no enviadiable. El efecto social (cada dolar prestado por Opportunity Fund genera dos dólares en el tejido económico) nos devuelve al tradicional sentido del mundo financiero y su plano de relación con la sociedad y los emprendedores.

La cuestión está en la escalibilidad, pues las microfinanzas no pueden ir mucho más allá del tejido de auténticos emprendedores artesanos sin aumentar su morosidad. Así las cosas los microcréditos podrían suplir un mercado paliativo de los retrocesos del crédito institucional con un ciclo complementario a este. Pero también una prolongación del tejido financiero allá donde los dedos gruesos del cálculo de riesgos no acierta a distinguir. Como comenta Bryan Stubbs en Triple Pundit:

On the other side of the coin, it’s interesting to note that the Community Development Financial Institutions (CDFIs), the US Small Business Administration and the major banks are rushing to catch up to this growth in micro lending (judging by their presence at the conference, both in terms of bodies and signage). It will be interesting to watch as these organizations seem to be caught up in legacy systems (CDFIs), irrelevance (SBA), or greed (banks). The truth may really be in the numbers, as Jonathan Brereton of Accion Chicago noted, SBA lending in the Chicago region alone is down 70% over the last two years. Interesting.

Es decir, ahora que el discurso del emprendedor social empieza a ser cuestionado por la esterilidad de sus resultados, los números vuelven a demostrar que lo que produce desarrollo y cohesión social es un entorno de emprendedores artesanos empoderado por herramientas de crédito a su medida.

¿Cómo liberar el poder del microcrédito en una sociedad desarrollada?

Resumiendo las lecciones de estos días en San Francisco, la principal sería que la clave de la baja morosidad es el mentoring proyecto a proyecto. Por tanto los sistemas de microfinanzas no serán escalables a medio plazo sin desarrollar una consultoría de calidad para pequeños. Una aventura paradójica pues requiere de un grande para hacer lo pequeño viable ya que es prácticamente impensable llevar este negocio a sus límites de mercado sin la generación de un gran repositorio de procedimientos comerciales, industriales y organizativos, un Estado del Arte actualizado que sirva de base de conocimiento y al tiempo de medida de la innovación.

Por otro lado la experiencia texana nos mostró como los sistemas informáticos de seguimiento y -en lógica de nuestro análisis- el mismo repositorio han de centralizarse y por tanto presentarse como outsourcing para las firmas de microfinanzas si quiere ganarse escala, mientras la consultoría puede distribuirse en red, al estilo de #REDCA o en proyectos de colaboración con universidades, y sobre la base de la homogeneización de procedimientos básicos, lo que a su vez facilita la competencia y la diversidad en las ofertas de microfinanzas orientadas al mercado local.

La piedra angular ha de ser la primera en colocarse

Como en tantos otros sectores, la clave para generar un mercado de microfinanzas realmente potente está en la liberación del código. No ya sólo el código informático de las herramientas de gestión básicas, sino sobre todo del código social: los procedimientos de negocio que permiten asesorar y hacer seguimiento en red de un emprendedor artesano empoderándolo con el estado del Arte de la propia industria en la que busca desarrollarse.

Si los bancos y las instituciones públicas quieren desarrollar el negocio del microcrédito por su utilidad social sin caer en tasas de morosidad y costes de gestión que los conviertan en subvenciones encubiertas, el punto de partida debería ser externo a ellos y al sistema financiero en su conjunto. La ruta podría resumirse en cuatro pasos:

  1. Aparición de un agente externo al sistema financiero que impulsa la titánica tarea de construir ese gran repositorio de procedimientos de negocio que permitirá la evaluación y asesoría personalizada a bajo coste de los pequeños emprendimientos.
  2. Desarrollo de una serie de herramientas abiertas de evaluación, empoderamiento y formación de los emprendedores
  3. Creación de un mercado de microconsultores ligado a la Universidad y a redes existentes de consultores independientes mediante sistemas de formación y homologación al estilo de la que utilizan empresas de software como Cisco, Microsoft, Sun o IBM para la extensión y uso de sus sistemas.
  4. Desarrollo de productos y fondos para microcréditos por parte tanto de los bancos como de nuevas organizaciones públicas y privadas al estilo de las emergentes en EEUU que externalizarían la gestión personalizada y seguimiento de los créditos en la red entonces ya existente de consultores homologados.

Conclusiones

Extender el mercado del microcrédito requiere un esfuerzo de gran escala que excede la lógica de negocio de los grandes del mundo financiero y subvierte las reglas tradicionales de puesta en marcha de mercados. Un mundo donde la piedra angular es la primera en colocarse y donde el mercado es creado por un esfuerzo colectivo que se sitúa fuera de él.

Precisamente por ello, podría ser la gran causa de la era del conocimiento colaborativo. El triunfo de lo pequeño es el único horizonte digno para verdaderos gigantes.

«Los microcréditos son cosa de gigantes» recibió 0 y , desde que se publicó el 22 de mayo de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)