El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

Terraformación

Abrir actividades en lugares donde no hemos generado previamente agenda pública y un entorno real de relaciones implica plantearse distintas herramientas y ejes de comunicación en el tiempo.

Mediando el año todo parece confirmar la predicción que para este año hacíamos en el último editorial de Navidad:

De hecho, todo apunta a que en 2011 tendremos más descomposición en los estados centrales. Estos, acuciados por la competencia de las nuevas potencias emergentes, tendrán que «soltar lastre» tanto de sectores «privilegiados» (funcionariado, campesinado, etc.) como de gastos en cohesión social. Resultado: un desarrollo del autoritarismo que adelantan España, Hungría y Francia. En Europa la conflictividad social y la crisis se mueven ya claramente desde la periferia hacia el centro.

En ese marco, donde todo se mete (y reprime) en el mismo saco y en el que lo que es presentado como alteridad no puede convencernos, la extensión de la ŧransnacionalidad de nuestra práctica no puede resultar más atractiva ni el hacerlo más sano para nuestros debates.

Pero los entornos, el aire en el cuál esos debates, esas conversaciones tienen sentido, no aparecen sin más porque nos movamos o abramos actividades en nuevos lugares. Es necesario todo un proceso que evoca a una vieja imagen de la ciencia ficción espacial: la terraformación, que a su vez…

…puede implicar desde la creación de la atmósfera y los océanos hasta la recreación artificial de toda una ecología (…) ya que resulta inverosímil imaginar que todos los planetas habitables de nuestra galaxia hubieran desarrollado condiciones idénticas para la vida evolucionando por separado y sin la menor intervención humana.

La metáfora es obvia: desarrollar la transnacionalidad implica invertir en el entorno varias veces más tiempo y esfuerzos de que lo que vamos a invertir en desarrollarnos economicamente. Es más, hay que hacerlo previamente. La dinámica de la terraformación recuerda a la forma en que una enredadera devora un edificio: desde el entorno a las paredes maestras, desde abajo hacia arriba, sin negar la estructura de base pero creando un ecosistema nuevo sobre las mismas paredes antes desnudas y casi estériles.

Cuando llegamos a un nuevo lugar, alimentados tal vez por el oxígeno siempre limitado de un cliente o un proyecto, la meta principal ha de ser crear la atmósfera, el espacio de agenda pública en el que podemos compartir preocupaciones. Nuestra primera herramienta natural es pues la Biblioteca: organizar encuentros, establecer redes, traer las nuevas ideas maduradas por nosotros y nuestro entorno en la última década… Ahí se abren -de forma igualmente espontánea- al menos dos vías de desarrollo de relaciones: nuestra feed, incorporando a nuevas personas a la conversación online y los eventos especializados como los encuentros de democracia económica que construyen espacios de colaboración y discusión con el mundo cooperativo. En una tercera fase, el grupo cooperativo en si mismo permitirá relaciones de intercooperación más profundas que a su vez realimentarán una atmósfera global más rica al tiempo que se amplía la base económica de nuestra comunidad.

Esos, y en la medida de lo posible en ese orden, son los vectores y las herramientas para el desarrollo transnacional de una comunidad con una economía democrática propia. Un proceso en el que a su vez nos «contaminaremos» de nuevas ideas y nuevos enfoques, en el que ampliaremos nuestro entorno real. En una palabra, en el que maduraremos ganando opciones, es decir libertad y por tanto esa extraña forma de seguridad de la enredadera.

«Terraformación» recibió 0 y desde que se publicó el 13 de junio de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)