El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

¿Trabajo, empresa o comunidad?

El trabajo genera sentido y es cohesionador sólo en el marco de una comunidad que defina los contextos en los que el significado exista. La crisis del trabajo en la vida de la gente es en realidad la expresión de la incapacidad de las empresas para ser comunidad.

Hoy Julen Iturbe-Ormaetxe constata una vez más la crisis de la empresa como espacio generador de significado para nuestras vidas. Plantea una dicotomía entre empresa y trabajo. Mientras la primera vacía, el segundo sería la alternativa generando una cierta oposición entre lo individual (profesión) y lo colectivo (empresa):

Cuando digo que el trabajo sí puede representar un eje vertebrador, me refiero a nuestra profesión, a nuestras actividades profesionales y remuneradas. Pero es una cuestión primero individual y luego colectiva. Aunque en ocasiones necesite de instituciones -empresas, por ejemplo- lo que en realidad genera sentido es la forma en que nos percibimos como profesionales. La empresa no es de fiar, el contrato que firmamos es lo que es: dinero a cambio de horas. Léelo, repásalo bien: ¿qué encuentras en ese contrato que vertebre tu vida? Nada, es demasiado prosaico.

Pero, como contábamos en Filés, no hay nada menos individual, con menos sentido fuera de lo colectivo que la profesion. La palabra profesar deriva de profeso, aquel que hace o declara sus votos, por ejemplo, en un gremio u orden religiosa. Recordándonos que como hace poco recordaba el Papa, sólo es posible el conocimiento en comunidad.

Lo que falla en la empresa convencional es precisamente que elimina, que mata, todo lo comunitario al supeditar las personas a unos objetivos externos (sea el famoso valor para el accionista o los objetivos del management).

Y al hacer esto todo trabajo pierde significado más allá del consuelo, simplemente porque no genera conocimiento, algo que por definición sólo puede darse donde hay comunidad. Por eso, el centro de la cuestión no está en los valores del artesano, sino en la organización del taller y el Arte en el que esos valores tienen sentido.

En una simétrica, John Rob, en su búsqueda de formas comunitarias resilientes, presenta las neotribus como la forma re-emergente óptima para la cohesión social… olvidándose de que lo que permite al final un contexto común, lo que crea comunidad, no es una ideología o un relato ex-novo sino el compartir propósitos que nace del trabajo en común. Una vez más la salida no está en el artesano, sino en el Arte

Y mientras discutimos, nuevas-viejas formas emergen. Y lo que se valora en ellas no es ya la continuidad del puesto de trabajo, sino la liberación que los trabajadores sienten al comenzar a vivir como comunidad.

En una entrevista a un trabajador de una empresa cooperativizada el entrevistador pregunta:

N+: ¿Zero-Pro funciona mejor o peor que la empresa de la que proceden sus trabajadores?

Uno pensaría que el entrevistado responderá con datos de facturación o contando desventuras comerciales. ¿No se medía el funcionamiento de las empresas por sus resultados? Pero no, lo que responde es muy diferente, hace a la autovaloración personal en el nuevo contexto, a la posibilidad de aprender juntos testando lo que les convence, generando contextos comunes:

M.J: Sólo con ver el día a día se ve que no hay color. Aquí todo se discute, todo se debate. Se hacen las cosas como crees que hay que hacerlas, mientras que en Maquipes sólo había imposiciones. Tú podías aportar una idea fantástica, pero si el que tenía que decidir lo rechazaba, daba igual lo bueno que fueran tus argumentos. A menudo, las empresas están regidas por burócratas que no saben mucho del trabajo en sí, y que tampoco hacen caso de los razonamientos de los empleados.

Lo dicho: la primera respuesta está en el Arte… la segunda, cuando incorporamos la transnacionalización que marca nuestra época, en la filé.

«¿Trabajo, empresa o comunidad?» recibió 0 y desde que se publicó el 11 de noviembre de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)