El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

Viejo Goebbels mediático

Las mismas élites políticas y mediáticas que no quieren adaptar el relato a la realidad -porque demostraría la desnudez de su posición- tampoco tienen fuerza ya para adaptar la realidad a su relato.

Radios de Goebbels en la propaganda naziMi fascinación con los medios de comunicación y su rutina goebbelsiana supongo que tiene mucho de mirada externa. A fin de cuentas su acento está en algo que no siento como propio -los estados y sus élites- desde un lugar que me resulta ajeno, los discursos nacionales de esos mismos estados y sus rentistas.

Por ejemplo: hoy todos los medios españoles insisten en la presunta derrota del presidente Mas en Cataluña y su proyecto independentista (al contrario que FT o BBC). El hecho es que su partido ha sido la fuerza más votada aunque se haya erosionado. Teniendo en cuenta que se presentó a las elecciones tras un durísimo recorte de presupuestos lo raro es que no se haya hundido. Si no lo ha hecho es porque cambió su programa a mitad de legislatura y ofreció una opción nueva: un referendum de independencia. Los votantes han dicho, obviamente, que les gusta esa opción: 2/3 partes del Parlament que surgió ayer, se presentaron apoyando la idea. Pero desde primera hora los medios españoles insisten en que el porcentaje de diputados soberanistas es el mismo que antes. Totalmente falso: CiU, la coalición liderada por el President Mas, no era una fuerza soberanista en las últimas elecciones, así que en realidad el número de parlamentarios electos bajo un programa soberanista se ha multiplicado por tres. Yo de la prensa españolista, no cantaría victoria. Si Mas convocó las elecciones fue porque dió un giro drástico a su programa y que conserve la mayoría de su voto a pesar de todo es lo que realmente llama la atención a un observador externo. ¿Declaraba otros objetivos? Supongo, pero los años y la experiencia me han hecho desconfiar sistemáticamente de los objetivos que declaran los políticos, por lo general tienen más de conjuro que de sinceridad. Como los medios.

Otra fascinante, es la perra de la prensa argentina, uruguaya, chilena y venezolana con la crisis española. Es grave sin duda, pero no tiene el grado de dramatismo cuasi survivalista del relato que cuentan. Hablas con los amigos y tienen la impresión de que en la península se vive poco menos que en un mundo postnuclear, en cualquier caso, mucho peor que en el continente sudamericano. No es verdad. Las cifras de ingresos, la distribución de la renta, la seguridad física… siguen estando muy lejos de las medias sudamericanas. No hablemos de la cotidianidad. Lo que desde la mirada peninsular es una situación grave parecería un lujo incluso en lugares tan desarrollados como Buenos Aires. Pero los medios prefieren transmitir otra realidad relatando un hundimiento que aún se presenta lejano en el día a día. Seguramente porque lo entienden como legitimador para unos ciclos políticos, como el kirschnerista o el bolivariano cuyos modelos se sienten agotados sin haber llegado a brillar más allá del ánimo de los relatos.

Pero obviamente no hay cuento que se cuente reiteradamente a millones de personas que no tenga consecuencias. Ese es el gran aporte goebbelsiano a la estrategia mediática. El cuento nacionalista (según el cual, lo que se aplica a un estado vale para sus ciudadanos y los proyectos de esos ciudadanos) hace daño cada vez que hablas con un cliente. Sus contextos mediáticos le dicen que vives más cerca de «Walking Dead» que de Bruselas. Y simplemente no es verdad. Como no es verdad que las elecciones catalanas refuercen las tesis nacionalistas del gobierno español. Los tiros van por otro lado.

La cuestión es que las mismas élites políticas y mediáticas que no quieren adaptar el relato a la realidad -porque demostraría la desnudez de su posición- tampoco tienen fuerza ya para adaptar la realidad a su relato. Como un Goebbels que hubiera llegado a viejo, pasearán cojeando y gritando día tras día por los canales unidireccionales y las portadas de los periódicos. Pero lo que en su juventud era un peligroso torbellino de locura, hoy solo puede ser diagnosticado como demencia senil.

«Viejo Goebbels mediático» recibió 0 y 0, de los cuales desde que se publicó el 26/11/2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)